1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

MÚSICA

El estrépito reunió a George Harrison, Roy Orbison y Bob Dylan

A finales de los 80, un futuro Nobel de Literatura, un antiguo ‘beatle’ y el conocido como la gran O se unieron, junto a Jeff Lynne y Tom Petty, en un grupo rara vez recordado: los Traveling Wilburys

Manuel Gare 11/01/2017

<p>Bob Dylan, Roy Orbison, George Harrison, Tom Petty y Jeff Lynne, en acción.</p>

Bob Dylan, Roy Orbison, George Harrison, Tom Petty y Jeff Lynne, en acción.

TRAVELINGWILBURYS.COM

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

_____________

En una era copada de grandes nombres en la música, aflora la nostalgia por aquellos acontecimientos que un día hicieron retumbar la escena. Oír hablar hoy, bajo dosis de actualidad, de nombres como George Harrison, Roy Orbison o Bob Dylan es casi tan anecdótico como que al último le hayan dado un Nobel de Literatura y se haya convertido en una de las comidillas favoritas del año. Lo cierto es que hace casi 30 años que los tres se juntaron, junto a Jeff Lynne y Tom Petty, para crear el que en adelante sería un supergrupo, como se conoce a los conglomerados de estrellas musicales unidos bajo una nueva marca. 

Son los Traveling Wilburys y sus canciones acumulan, aún hoy, millones de reproducciones, a pesar de que no son pocos quienes pasan por alto que un día existió tal nexo de unión entre figuras tan diferentes. Temas como Handle with care son la muestra inconfundible de la sincronía personal y musical de estos artistas. El verso “You're the best thing that I've ever found / Handle me with care” continúa encandilándonos hoy. End of the line nos recuerda a lo mejor del folk rock con sus estupendos “Well it's all right” resonando por todas partes. Las dos canciones pertenecen a Traveling Wilburys Vol. 1, el primer disco lanzado en 1988. Traveling Wilburys Vol. 3, su segundo álbum, llegaba en 1990 —con la ausencia de Roy Orbison, fallecido poco después del estreno del grupo— y sería recopilado junto al primero en 2007 bajo el título de The Traveling Wilburys Collection.

Aunque venimos de un año en el que se ha hablado de las innegables bondades musicales de Bob Dylan, si nos centramos en su etapa previa al grupo, el discurso dista de ser tan positivo. “Intuyo que Traveling Wilburys le sirvió a Dylan como revulsivo, y en ese sentido puede que resultara el más beneficiado por la experiencia”, explica Fernando Neira, crítico musical. Cercano, con matices, a la idea de que los ochenta fue su década errática, Neira sitúa al supergrupo como un momento clave para el artista. “Con los Wilburys, Dylan se resintonizó. Se encarriló. Volvió a lo suyo: escribir canciones gigantescas. Y a las pruebas nos remitimos: al año siguiente llegó Oh, mercy, disco enorme y resurrección artística irrefutable”, asegura.

El paso de Dylan por el grupo marca, de alguna forma, su propia carrera. “No sé si Dylan es una superestrella. Dylan es Dylan: esto es, muy suyo. Y quizá su propia conciencia de personaje histórico (e irrepetible) le permite ir a su bola, sin importarle nada ni nadie: solo la visión que él mismo se vaya forjando de su obra”, dice Neira. El Lucky Wilbury —así se le conocía en el grupo— se descubre a sí mismo haciendo música como parte de algo colectivo. Menos intimidante. Simplemente, “hacer un álbum con algunos amigos”, como mencionó George Harrison la primera vez que se refirió a los Wilburys.

Si alguien tuviese alguna duda sobre el valor de Harrison en la música popular, con los Wilburys se despejaría toda incógnita

Tito Lesende, periodista y autor de Revolver. El disco de los Beatles que revolucionó el rock, habla precisamente de Harrison como el pilar de la banda desde su origen. “Él venía de trabajar con Jeff Lynne en un disco notable —Cloud Nine— y volvieron al estudio para grabar un single para Harrison; llamaron a algunos cercanos y la idea se les fue de las manos, afortunadamente”, narra. Tal y como desarrolla Tito, el empujón de Lynne fue “el epicentro de aquel terremoto”, resultando en un grupo que representaría “la reválida de Harrison en la primera línea del rock y en contraste genial con algunos otros artistas con caracteres definidos y reconocibles”.

“Cada vez que cimbrea el tubo de slide de George, los Wilburys ganan una dimensión histórica, lo mismo que cuando entra alguna de sus típicas melodías en cadencia lánguida descendente. Si alguien tuviese alguna duda sobre el valor de Harrison en la música popular, con los Wilburys se despejaría toda incógnita”, determina Tito, quien sostiene que llegado al grupo, Harrison ya había dejado atrás el estigma de los Beatles, consciente de que no podía medirse con Lennon o McCartney. “Los Wilburys no tenían una competencia tan cruel: creativamente hablando, ninguno de sus socios en esta nueva banda vivía un momento comparable al auge de Lennon-McCartney en los sesenta”, aclara. Y añade, reforzando las palabras de Neira, que la mayor estrella del combo, Bob Dylan, “atravesaba una fase artística algo regulera”. “En este contexto y dado su rol catalizador, parece lógico que la impronta de George tuviese especial presencia”, declara.

Para George Harrison no era la primera vez que tocaba cerca de Roy Orbison. En 1963 formaron parte del mismo cartel cuando el guitarrista de los The Beatles se coló con su grupo en la gira de Orbison. En aquel entonces, Orbison era el cabeza de cartel de una serie de conciertos que terminó con los Beatles equiparados a su mismo nivel gracias a que, por aquel entonces, empezaron a dispararse en las listas de ventas. Ahora hay quienes reclaman el verdadero protagonismo de Orbison en aquella gira, que juntó a la primeriza banda de Liverpool con el texano cantante de Oh, Pretty Woman.

Según el escritor Federico Navarro, autor de Conexión Orbison. Más allá de Pretty Woman, la pérdida de Roy Orbison afectó claramente al segundo álbum del grupo. “La prueba es que un tercer disco de los Wilburys no se llegó ni a grabar y el segundo, pese a no ser un mal trabajo, no llegó al éxito de su predecesor”, explica. “Su voz era un verdadero prodigio, algo indefinible y que muy pocos privilegiados pueden llegar a poseer”, comenta sobre el cantante y compositor, quien tuvo la oportunidad con los Travelling Wilburys de relanzar su trayectoria, en un “preámbulo perfecto al que sería su gran disco de retorno: Mystery Girl”. En definitiva, Federico Navarro traza a Orbison como un artista que “vencía a la adversidad con todas sus ganas” que contribuyó “a un disco realmente maravilloso con esa pasión por la música que le acompañó siempre”.

La falta de presión hizo aflorar todo ese talento que escondían los cinco músicos

No obstante, para Federico Navarro, Jeff Lynne es la persona clave de entre los protagonistas de los Wilburys. “Él fue el que produjo Cloud Nine en 1987 devolviéndole a Harrison el sabor de un éxito que no recordaba desde hacía años, también produciría el álbum de Roy e incluso trabajaría con Petty. Sencillamente, un genio tras la mesa de mezclas. Su trabajo fue clave en el sonido que tuvo Traveling Wilburys Vol. I a lo que cabe añadir la buena sintonía entre todos los miembros de la banda”, anota. La broma de los Wilburys, iniciada como una forma de “revitalizar unas carreras que, en algunos casos, no pasaban por sus mejores momentos”, fue evolucionando y dando forma a lo que sería un colectivo capaz de todo.

“Se creó un ambiente muy relajado y agradable ante la posibilidad de trabajar sin pensar en conseguir un gran éxito. En pocas palabras: la falta de presión hizo aflorar todo ese talento que escondían los cinco músicos”, señala Navarro, que enumera la poesía de Dylan, la guitarra de Harrison y la fuerza de Tom Petty, junto a los ya mencionados papeles de Lynne y Orbison, para dar muestra del trabajo coral de los Traveling Wilburys. “Le vino muy bien a todos: cinco artistas enormes que renuncian a firmar con sus nombres y que acreditan todas las composiciones como una obra colectiva”, ratifica Neira.

¿Volveremos a ver unos Traveling Wilburys?

Cuenta Federico Navarro que el regusto más reciente a un supergrupo lo vimos en 2015, cuando Paul McCartney, Kanye West y Rihanna grabaron FourFiveSeconds. En 2016, el ejemplo viene de Eric Clapton y el último disco de los Rolling Stones, Blue & Lonesome, en el que colaboraron “sencillamente porque Clapton estaba en el mismo estudio que ellos y aprovechó para tocar en un par de piezas”. En tiempos de colaboraciones, para Navarro se trata de “cuestiones más puntuales. A veces estas cosas ni se planean, sino que surgen en el camino y es en esa espontaneidad donde, a menudo, el talento fluye más libre de trabas”.

Aún así, ve complicado volver a ver un supergrupo como los Traveling Wilburys. “Desde los años 80 es algo que se ha visto bastante menos; el último supergrupo como tal diría que es Velvet Revolver porque a veces esa denominación se la dan a cualquiera”, apunta. La tendencia se remonta a los sesenta y los setenta, donde el hecho de montar uno de estos grupos llenos de estrellas era algo muy habitual.  Son los casos de “Cream, Bad Company, CSNY. Muchas grandes bandas se disolvían cuando el éxito devoraba sus egos. Entonces, sus miembros se juntaban con otros procedentes de otros grupos donde había pasado exactamente lo mismo”. “Incluso en 1981 apareció Asia, donde unieron sus fuerzas músicos de Yes, King Crimson o Emerson, Lake & Palmer pero es uno de esos últimos fenómenos de ese tipo que encontramos”, concluye.

Muchas bandas se disolvían cuando el éxito devoraba sus egos. Sus miembros se juntaban con otros grupos donde había pasado lo mismo

Para Tito Lesende, “el futuro incierto de la industria de la música es un entorno propicio para este tipo de encuentros” y responde a la pregunta asegurando que tendremos la oportunidad de volver a ver algún caso así. “Aunque debemos lamentar la ausencia de Harrison u Orbison, todavía quedan genios de la música pop contemporánea como para armar cualquier día un combo de calado semejante a los Wilburys”, dice. Quién sabe si en una de esas neuras de Kanye estará el siguiente supergrupo de nuestra época. La creatividad musical está más desarrollada que nunca, y en la escena electrónica ya hemos visto a figuras de la talla de Skrillex y Diplo unirse para crear cosas como Jack Ü. Quizá no suene tan emocionante ni creativo como las invenciones de los Traveling Wilburys, pero sí es un pequeño resquicio de ese espíritu colaborativo colándose a través de nuevos medios. Si estos son capaces de abrir la puerta a una amalgama de géneros musicales llevados al supergrupo, aún está por ver.

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí