1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Los olvidados de la colza

Afectados por el síndrome tóxico hace 35 años denuncian el abandono de las administraciones y la falta de investigación sobre la enfermedad y piden a los políticos que tramiten sus demandas

Carla Pina Madrid , 6/01/2017

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

 

“Somos unas personas que enfermaron sin motivo y que seguimos esperando las respuestas de muchas preguntas”, resumen su situación los enfermos por el Síndrome del Aceite Tóxico (SAT). Se trata de un padecimiento que afectó a 20.199 personas, especialmente mujeres, y que fue provocado por la ingesta de un aceite de colza --que terminaría por ser el nombre coloquial de esta enfermedad-- desnaturalizada con anilina al 2%, que se vendió fraudulentamente en España en 1981. Según los datos que recoge el estudio de la mortalidad de la cohorte del SAT, del total de los afectados, que pertenecían en su mayoría a un grupo social de escasos recursos económicos, 5.533 han fallecido. El resto de los aquejados por esta enfermedad que siguen vivos, 14.666, arrastran las consecuencias de esa intoxicación: fatiga crónica, contracturas, problemas en las articulaciones o daños en el estómago, el hígado, los pulmones y el páncreas, entre otros órganos. Además de los dolores anteriormente descritos, soportan, desde entonces, el abandono de las administraciones y la falta de investigación sobre la evolución de su padecimiento.

“No podemos olvidar, lo que siempre decimos: que esto sucedió en los años 80, cuando España era un país en formación democrática y todo esto se arrastra. Pero es que estamos ya en el siglo XXI y nosotros seguimos estancados”, destacan las víctimas. Con el objetivo de denunciar esa dejadez institucional que les ancla a la época de la Transición, a los años de la televisión en blanco y negro, a la famosa frase de Tejero --"¡Se sienten, coño!"--, algunos de los afectados han impulsado, 35 años después del mayor envenenamiento de la historia de este país, la plataforma Seguimos Viviendo, una organización que tiene por objetivo reclamar sus derechos como víctimas.

Del total de los afectados, que pertenecían en su mayoría a un grupo social de escasos recursos económicos, 5.533 han fallecido  

La lucha de Seguimos Viviendo se centra en tres aspectos fundamentales. El primero, la creación de una unidad funcional que se constituya como paso previo al CSUR (Centro, servicio y unidades de referencia del Sistema Nacional de Salud) en el Hospital 12 de Octubre, donde pueda atenderse a todos los afectados, independientemente del lugar en el que residan, garantizando a todos ellos una asistencia sanitaria equitativa. Aunque el envenenamiento se propagó por todo el país, el número de enfermos se reparte de forma desigual. La Comunidad de Madrid concentra aproximadamente la mitad de los afectados. El resto pertenecen a Castilla y León, Comunidad Valenciana, Cantabria, Cataluña, Galicia, Aragón, La Rioja, Andalucía… “Queremos que todas la personas, vivan donde vivan, puedan ser tratadas”, resumen desde la plataforma su primer propósito. El segundo, la contratación de una auxiliar de enfermería para que ayude a la doctora María Antonia Nogales, la única médica que, a su juicio, conoce los detalles de su enfermedad y que pasa consulta en una sala ubicada en el pabellón de Maternidad, en la sexta planta del centro 12 de Octubre, y que “si no la conoces es difícil de encontrar”, apuntan.

Desde la agrupación reclaman la realización de estudios médicos que se centren en la evolución de la enfermedad y no solo en la mortalidad

Por último, desde la agrupación reclaman la realización de estudios médicos que se centren en la evolución de la enfermedad y no solo en la mortalidad. “Parece que en lugar de víctimas somos los responsables y hay muchos afectados que están muriendo en la más absoluta soledad”, expresa Carmen Cortés, miembro de Seguimos Viviendo que enfermó cuando era una adolescente, al igual que la mayor parte de sus compañeros que forman parte de la plataforma, y que sufre un repunte de sus dolencias. “No es lo mismo que esto te pase cuando tienes 30 años que cuando eres niño o adolescente y estás en pleno desarrollo, pero nosotros crecimos con ello y esa evolución no es algo que se esté investigando”, denuncia.

Se buscan científicos

En 2009 finalizó el convenio con el centro Carlos III, el hospital donde los enfermos tenían una unidad de seguimiento que trataba de forma conjunta la parte asistencial y la de investigación. Fue Esperanza Aguirre --entonces presidenta de la Comunidad de Madrid-- la que acabó de manera unilateral con este concierto. Desde entonces, el estudio que se lleva a cabo es contestar “una tarjetita sobre las dolencias”. “Lo único que se investiga es cómo morimos y si lo hacemos antes que el resto de las personas. En general, la mayor parte de nosotros tenemos tocados todos los órganos y nuestros cuerpos se comportan como los de una persona mayor. Queremos calidad de vida y también, cuando llegue el momento, calidad de muerte”, dicen. “A nosotros no nos importa ser conejillos de indias. Necesitamos darnos a conocer a los jóvenes. Tenemos que buscar científicos”, resaltan.

El director del Instituto de Investigación de Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III de Madrid, centro encargado de coordinar la investigación sanitaria pública en España y referente en el país, Manuel Posada, explica y coincide con las víctimas en que en la actualidad el avance en el estudio del Síndrome  del Aceite Tóxico está sujeto a que existan expertos que estén “interesados en el tema” y que presenten proyectos de calidad y estos sean aprobados, “como ocurre en todos los ámbitos de la investigación y de las enfermedades raras”. Él mismo admite que todos los trabajos que se hicieron fueron muy importantes, pero que quedan aspectos relacionados con los mecanismos fisiopatológicos que “merecería la pena seguir investigando”. Un hecho que sería factible ya que el centro cuenta con muestras de sangre y derivados (suero, plasma, ADN y células) de más de 3.000 pacientes que esperan expertos que las quieran analizar. 

 En la actualidad el estudio del Síndrome del Aceite Tóxico está sujeto a que existan expertos que estén “interesados en el tema”

No obstante, el doctor Manuel Posada precisa que para poder solicitar este tipo de investigaciones es preciso seguir la normativa habitual. “Los proyectos no se presentan en el centro. No somos una agencia de financiación. El ISCIII tiene su propia agencia de financiación de investigación, conocida como convocatorias de la Acción Estratégica en Salud (AES). El Ministerio de Economía, Industria  y Competitividad (MINECO) tiene su convocatoria pública en el plan nacional de I+D+I (Investigación, Desarrollo e Innovación) y todas las comunidades autónomas también lanzan las suyas propias. Es en alguno de estos lugares donde los investigadores acudimos por financiación de nuestras ideas y proyectos, incluido yo mismo. Son convocatorias públicas y competitivas con alto nivel de transparencia ya que se conceden subvenciones de dinero de todos. El centro no tiene ese estatus legal y no puede dar dinero para proyectos”, precisa. 

Teorías alternativas 

A la par que comenzaron las primeras investigaciones surgieron numerosas teorías alternativas que se han difundido mediante libros, tabloides internacionales y, más recientemente, en diversas bitácoras. Por ejemplo, el artículo publicado por Bob Woffinden el 25 de agosto de 2001 en The Guardian, donde se asegura que el envenenamiento no lo provocó el aceite sino los productos químicos que se utilizaron en unos tomates de Almería. Sobre la validez de estas hipótesis, Manuel Posada es tajante: “Ninguna de ellas”. “¿Se investigó poco? No es verdad, y algunos intentan insistir en ese tema, pero no es verdad y las publicaciones y los resultados lo avalan. Toda esa información es accesible en el mundo científico y en libros de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde mi punto de vista no merece la pena seguir ahondando en estos temas alternativos”, concluye. Este debate fue también una conversación frecuente que abandonaron en la sala de espera los miembros de la plataforma porque lo que buscan es conseguir sus tres objetivos. Aunque sí admiten que no todos creen que su enfermedad fuera provocada por la ingesta de aceite.

Sus esfuerzos se centran desde hace mucho tiempo en la peregrinación constante por los despachos de los principales partidos políticos para que les escuchen e impulsen --todos los grupos y no de manera unilateral-- una Proposición no de Ley (PNL) que agrupe sus propuestas. Si el encuentro con los grupos parlamentarios es complicado, todavía lo es más conseguir la atención de los miembros de la Casa Real, a quienes ya han solicitado una audiencia a la que todavía no han sido convocados. “No se sabe si no saben, no quieren o no les interesa, pero esto es también un tema pendiente en el que somos víctimas; aunque más que víctimas nos sentimos responsables”, concluye Carmen Cortés, a la espera de que  la Administración rompa su silencio sobre la enfermedad tabú de la Transición.

____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carla Pina

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Andres artacho morales

    la verdad es que estamos dejados de la mano de dios, en todos los aspectos, yo tengo dos afectados del síndrome toxico, y todos los días en lucha con lo económico, que no lo hay, y con los médicos que cuando tengo que bajar a ellos las medicinas nos dicen que esto no son del síndrome toxico, otra verdad es que es penoso los que tuvimos la mala suerte que nos metieran ese experimento de algún laboratorio, contra el ser humano, con edades muy cortad de su juventud, pero donde esta esa investigación que se iba hacer, por parte del psoe-pp, en ningún lado solo recibimos una carta del Carlos III para ver si nos hemos muerto, pero de estar muy enfermos y no tener una ayuda económica, como deberia ser porque la enfermedad no se coge se crea por parte de alguien que ahora no hacen ni caso, y yo me pregunto, las personas que antes eran menores y ahora son mayores que no pudieron trabajar, no tienen derecho a una pensión siendo de invalidez absoluta,.

    Hace 4 años 10 meses

  2. Victor M. Pérez-Frade Manzanares

    Mensaje para la Sra. Carla Pina: Tengo información relevante sobre este asunto. Hoy mismo lo he revelado a Podemos-Badajoz en el Ayuntamiento. Tfº 924 286 249.Saludos.

    Hace 4 años 10 meses

  3. M.

    En este documental se dice bien claro lo que pasó. Y las represalias que sufrieron los que demostraron que la intoxicación no tenía nada que ver con el aceite. https://www.youtube.com/watch?v=2LkkVhzGhRQ

    Hace 4 años 10 meses

  4. Antonio V

    Si, Pedro si... la indemnizacion. Me rio de ella, Pedro. De personas que tras 22 años pasaron por un tribunal para que este diga que informes abalados por otros medicos (informes de hasta 200 paginas realizados por facultativos en muchos casos responsables de areas en hospitales de primer orden en España) se achaquen a cualquier cosa de manera que la indemnizacion sea ridicula.Que te digan que tu porcentaje de invalidez es tal que te quedes a 3 decimas de la gran invalidez... Que de la cuantia que te indenmizan te digan que la pension no retributiva que te dieron durante esos años (unos 400 euros al mes o asi) hay que descontarla de la indemnización. Hay que informarse. Yo desde luego hubiera preferiado tener a mi madre bien durante todos estos años a ver la p*** mierda de vida que ha tenido y tiene. No la vi durante meses y meses teniendo yo 8 años cuando llego a pesar 38 kilos... En fin, este pais sinceramente da asco.

    Hace 4 años 10 meses

  5. Isabelo de Parmo

    Se hace imprescindible "La CIA en España" de Alfredo Grimaldos.

    Hace 4 años 10 meses

  6. yyo republicana

    otro tema que el gobierno se hace el sueco para no dar solución y que la gente se olvide de aquellos que se enriquecieron con la muerte de muchas personas españolas y no solamente porque hubo también extranjeros que compraron el aceite porque era una ganga...3 décadas después seguimos sin tener juicios y condenas de los gobiernos de la época y de la gente que quiso sacar dinero vendiendo aceite industrial para maquinas a personas...

    Hace 4 años 10 meses

  7. Pedro

    ¿Por qué no se citan en el artículo las indemnizaciones pagadas por el Estado? Parece que este terrible asunto no nos costó nada a los españoles. Tenía un familiar afectado,

    Hace 4 años 10 meses

  8. Alain

    Es curioso. Tengo45, nunca probé ese aceite y tengo bastantes de los síntomas que se citan.

    Hace 4 años 10 meses

  9. Francesc

    Como en el artículo de habla de las teorías alternativas sería interesante aportar algunas investigaciones que realizaron algunos españoles en su momento que me supongo han servido a éstos otros investigadores aunque nada se mencione. Entre ellas la de Andreas Faber Kaiser expuestas en su libro "Pacto de silencio". Saludos

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí