1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

¿Sobran poetas?

Carlos H. Vázquez 28/12/2016

DIARIVEU

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

______________

Según el reloj, son casi las nueve y media de la noche. Delante del sofá del Aleatorio! Bar, en el número 7 de la calle de Ruiz, en Madrid, recitan los abonados a las jams que allí se convocan los miércoles. La media de edad en el Aleatorio! roza los veintidós años, y allí se dejan ver barbas, pelos largos (sueltos o con moño), sombreros, gorros y estilos más o menos bohemios. Pero hay excepciones, como Valentín Nueda, cantante de ópera jubilado, o Claudio David Lier, poeta argentino que ofrece su libreta a quien se cruza en su camino para que escriba en ella lo que le venga en gana. Sergio Puerta, un joven poeta, recita en público por primera vez: “Son estas hojas en blanco el muro de las lamentaciones”. Aunque la poesía factura hoy menos que hace dos años, según el Gremio de Editores, la publicación de volúmenes crece: 921 títulos nuevos, en España, el año pasado.

“No hay burbuja, porque la burbuja es algo que surge artificialmente, carente de fundamento, como la burbuja inmobiliaria. Y la mejor poesía que se está escribiendo hoy es en inglés, español y portugués. Estoy maravillado, con los poetas mayores y con los jóvenes, como Erika Martínez o Claudio Rodríguez. Si algo hay, es una crítica cobarde y acomodada: en unos valores consensuados y en la amabilidad con las grandes editoriales”, responde Manuel Borrás, editor de Pre-Textos, al teléfono. Han pasado solo dos días desde que el Ministerio de Cultura le premiara con la Medalla de Oro al Mérito de Bellas Artes.

Si algo hay, es una crítica cobarde y acomodada: en unos valores consensuados y en la amabilidad con las grandes editoriales

Poetas lejanos visitan Madrid para participar en varios recitales. Pablo Benavente nació en 1989 en La Línea de la Concepción, en Cádiz, pero fue en Granada donde quiso tener lo mismo que había visto en la capital. No fue tarea fácil. “Cuanto más visitaba Madrid, más me dejaba allí al volver”, reconoce. Al final, como el dinero escaseaba (y escasea), lo más viable era emular en Granada lo que había vivido fuera de ella. “Yo quería un sitio donde poder leer, entrenar la dicción, ver si lo nuevo que iba escribiendo gustaba”. Después, cuando vio la respuesta de la gente, surgió la intención opuesta: mover la poesía, que Granada recuperara su lugar, no sólo en el académico e histórico.

Y del sur, aunque de Málaga viene Kris León, firmante de Animal de deseo. “Cuando empecé a recitar, hará unos siete años, apenas se conocían las jams de poesía o micros abiertos. Es algo que paulatinamente se ha ido trasladando del plano musical al literario y, sin duda, ha ayudado a que muchas personas de todas las edades que no leían poesía se acercaran con naturalidad, e incluso se engancharan”, aclara la poeta. El músico y componente de Vetusta Morla Guille Galván, también dedicado recientemente a la poesía, opina que “ojalá todas las burbujas sean poéticas”. Al fondo del Aleatorio!, apoyado en una columna, un tipo aplaude irónico. Se huelen los egos y se reflejan en el techo espejado del bar. “Hay ataques de narcisismo por todo el mundo y en todas partes. Y en algo tan subjetivo, intuitivo, personal, entendible, popular y asimilable como la poesía, cada voz tiene un valor absoluto”, detalla Escandar en su conversación.

“Como en todo en esta vida”, cuenta Benavente, “hay trasfondo, hay razones. Poca gente se hace abogado para mejorar la situación judicial del país, y mucha para forrarse. El mundo del arte siempre ha estado ligado a la sensualidad, al erotismo y al libertinaje. Estoy convencido de que mucha gente se fuerza a escribir para pertenecer a ese mundo y ganar el empuje que necesita para saltar esas inseguridades”. El mensaje de Escandar es más libertino: “Hagas lo que hagas, follar siempre será más divertido”.

Todo empezó en la red

Internet ha querido juntarlos a todos. “Llevaba años publicando mis textos y poemas en un blog, después di el salto a las redes sociales y mis publicaciones comenzaron a ser muy compartidas y recomendadas”, recuerda Elvira Sastre, precursora de la denominada nueva poesía, esto es: nacida al calor de Internet y las redes sociales. Un día subió un vídeo a YouTube recitando en su habitación, sin música ni imágenes, y se volvió viral. “A los pocos días, la editorial contactó conmigo y me propuso publicar el que sería mi primer libro”, expresa Sastre, quien ahora lanza La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida (Visor, 2016) y reedita en edición especial su obra más conocida: Baluarte (Valparaíso, 2014).

Para Benavente, con un pie en las jam y en las redes sociales, sí “hay una clara y gran burbuja de poesía”. Óscar Sejas, poeta y firmante de Pasaporte, agrega: “Se escucha que la poesía está de moda y está claro que cuando algo se pone de moda es fácil que se apueste por ello”. La editorial con la que firmó, Argonautas, solo había publicado ocho títulos cuando dijo adiós este verano. Los responsables de la editorial colgaron una nota en la red explicando los motivos: “La crisis existía en este país desde antes de que los políticos le pusieran rostro, aunque cierto es que desde entonces no ha hecho más que crecer. La desprotección y marginación de la cultura, los impuestos abusivos que apuntan contra el que menos tiene, el dichoso IVA cultural y un largo etcétera. Esa es nuestra crisis”. Una crisis cultural y social a la que trataron de imponerse cuando, en 2015, decidieron apostar “única y exclusivamente” por autores noveles. Llegaron a un punto en el que no les era posible continuar acumulando pérdidas y deudas.

Según el Gremio de Editores, la facturación en los últimos cinco años por tamaño de empresa se ha reducido en los cuatro grupos (pequeña, mediana, grande y muy grande). A pesar de este descenso, “las cifras son algo más positivas para el grupo de las editoriales más grandes”.

Partiendo de las cifras que dejaba 2013, los títulos de poesía y teatro habían facturado 8,07 millones de euros. Cifra minúscula si se compara con los 218,66 millones de euros que había facturado la novela contemporánea en ese mismo año. Dos años después, el verso y el drama facturaban aún menos: 6,65 millones de euros. A pesar del descenso, en 2013 se editaron 812 títulos de poesía, hasta los mencionados 921 volúmenes editados en 2015. Esto es: el camino inverso. Cada libro de poesía ronda los 12 euros.

Hay oportunismo. Nosotros publicamos a los autores noveles y, en cuanto venden, las grandes editoriales se los llevan

Elena Medel dirige la editorial La Bella Varsovia desde 2004. “Cuando publiqué mi primer libro —hace tres lustros— ya existían tanto premios abiertos a nuevos autores como editoriales interesadas en otras escrituras. Pocos años después, a mediados de la década, empezaron a surgir proyectos, con una clara vocación de difusión de autores que empezaban o que aún no habían destacado”, cuenta la también poeta. 

De hecho, ese mismo 2015, la editorial Espasa anunciaba la nueva colección de poesía (Espasa Es Poesía) con la siguiente premisa: Se viven tiempos adversos, pero no para versos. Loreto Sesma fue una de las aclamadas poetas que inauguró su colección. “Está en las listas de los más vendidos en un momento en el que las ventas de libros no son como antes, y sus obras tienen tiradas por encima de los 7.000 ejemplares, lo cual es mucho decir en poesía”, destacaba Belén Bermejo, editora de Espasa, en el Hay Festival de Segovia.

Borrás reconoce, en movimientos como ese, algo que le ha ocurrido varias veces a lo largo de sus cuatro décadas de carrera: “Más que burbuja, hay oportunismo. Nosotros publicamos a los autores noveles y, en cuanto venden, las grandes editoriales se los llevan. Está muy bien hacer una buena edición de Göethe, pero hay un editor, de una pequeña editorial, que le descubrió, y gracias al que estamos leyéndole hoy. Ese es un trabajo que hacemos nosotros, no las grandes firmas”. Los más de cien manuscritos que Pre-Textos recibe cada mes les persuaden de buscar a sus nuevos talentos, como ocurre en otros casos, a través de las redes sociales.

“Siempre ha sido el momento de publicar poesía. Las editoriales son negocios, así que mientras ellos se aseguren de que habrá compradores de ese libro, publicarán. Así de sencillo y triste”, agrega Sesma. Marcus Versus, editor de la firma Ya Lo Dijo Casimiro Parker, recoge el guante: “Si alguien quiere hacer negocio con la poesía tendrá que pensar en publicar libros ignorando la calidad poética”. Lo mejor no es lo que más vende.

_____________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Carlos H. Vázquez

Periodista por vocación literaria, especializado en hacer entrevistas. Por su grabadora ha pasado gente del cine, la política, la música, el deporte, la televisión y la literatura. Así hasta mil y más allá. Cree en Jesús Quintero, en el whisky y en llevar siempre encima algo que pueda grabar voz.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. JordanaAmorós

    La poesía es algo que hay que amar,que hay que sentir. Algo inexplicable, casi mísico a lo que hay que dedicarse apasionadamente, poniendo en ello el alma sin ninguna otra finalidad finalidad, porque sí,sin otra ambición que expresar lo que se siente creando al tiempo armonía y belleza hasta donde el talento te alcance. Hacerlo así es uno de los goces espirituales más grandes que se pueden disfrutar . Y por el contrario,pobres de aquellos que se sumerjan en ese mundo con otras expectativas, porque casi con toda seguridad están abocados al fracaso. http://islapoetaria.blogspot.com.es/

    Hace 4 años 9 meses

  2. JordanaAmorós

    La poesía es algo que hay que amar,que hay que sentir. Algo inexplicable, casi mísico a lo que hay que dedicarse apasionadamente, poniendo en ello el alma sin ninguna otra finalidad finalidad, porque sí,sin otra ambición que expresar lo que se siente creando al tiempo armonía y belleza hasta donde el talento te alcance. Hacerlo así es uno de los goces espirituales más grandes que se pueden disfrutar . Y por el contrario,pobres de aquellos que se sumerjan en ese mundo con otras expectativas, porque casi con toda seguridad están abocados al fracaso. http://islapoetaria.blogspot.com.es/

    Hace 4 años 9 meses

  3. Jose Naveiras

    lo de que las editoriales son negocio, mola. La gente se piensa que una editorial es algo así como si te fichara una casa de discos en los años 80, que habrá una gira y demás. En fin. La poesía es una auténtico fracasar en todos los aspectos, el económico también. Así que amigos y amigas, fracasemos. Quien espere hacer dinero con la poesía no sabe lo que dice.

    Hace 4 años 11 meses

  4. Hanna

    O solventáis lo de una captcha que no funciona, o que funciona mal, o los comentarios se duplicarán y sus autores abandonarán un juego que puede ser tan sencillo como escribir y enviar. Es una lástima porque, en principio, la lectura de ciertos artículos de ctxt atrae y despierta las ganas de puntualizar las cosas, al menos algunas. En fin, suerte y Feliz Año

    Hace 4 años 11 meses

  5. yyo republicana

    la poesia es un arma cargada de futuro(G. Celaya), hay ruiseñores que cantan encima de los fusiles y en medio de las batallas(M. Hernández)

    Hace 4 años 11 meses

  6. yyo republicana

    la poesía es un arma cargada de futuro, eso nos dijo un gran poeta(Gabriel Celaya) al que no hay que olvidar porque hay hay ruiseñores que cantan encima de los fusiles y en medio de las batallas(M. Hernández).

    Hace 4 años 11 meses

  7. Noticias Punto Net

    Cuando todo es arte es porque nada es arte. Cuando todo es poesía es porque nada es poesía. ¿Se hace la gente la misma pregunta respecto a las sagas de narrativa que terminan con contratos para ser llevadas al cine? ¿Sobran narradoras? Se compra poco libro de poesía y se lee mucho menos. Las jams están recuperando la oralidad de la poesía y están dándole nueva vida a muchos locales asfixiados por las ordenanzas municipales prohibicionistas sobre descanso vecinal, ruido, iva cultural, etc. Es gente que comienza a compartir gratis sus versos y que puede que si se lo trabaja bien en poco tiempo sean cortejados por el mundillo cultural de las editoriales. Lo auténtico siempre estará más en esas jams, en sus poetas espontáneas, que en las editoriales, pues business is business.

    Hace 4 años 11 meses

  8. Hanna

    Sobran poetas, es decir, sobran los nombres de los que se proclaman, o son proclamados, poetas y, por otro lado, no los hay, lo que tampoco es cierto, los hay, pero ocultos tras todo ese jolgorio que se traen los reconocidos tiempo ha, esos que forman parte de jurados que premian a los amigos porque estos, a su vez, serán jurado en otras ocasiones y, obviamente -esta obviedad, su miseria- premiarán a quienes los premiaron. Y lo que digo es verificable, no un hablar por hablar, y además conocemos sus nombres y apellidos. Por decirlo de otra manera: la parcela que debiera corresponderle a la literatura, qué decir de la poesía, está gobernada, como casi todo en este país, por caciquillos o famiglias que no permiten que nadie ajeno a ellos se entrometa, entre otras razones, por que no vaya a dejarlos con el culo al aire. Cierto es que, por otra parte, si de verdad existieran lectores de poesía -de literatura-, nada de esto seguiría sucediendo, se habrían quedado sin público, el que exigiría pan que llevarse a la boca, en lugar de la insustancial bollería industrial, incomestible. . Ah, y por cierto, no hago verso, lo leo desde que tengo uso de razón. Y debo decir que, tras el fallecimiento de los últimos poetas, por ejemplo, un Claudio Rodríguez, en verdad poeta, por coincidir en algo con lo que acabo de leer, releo, leo en otras lenguas, refunfuño por tener que tragar traducción -la de una Wisława Szymborska, pongamos- o bien, suerte que tenemos algunos, leo a alguno español vivo, absolutamente ignorado, desconocido y, desde luego, este, sí, poeta.

    Hace 4 años 11 meses

  9. Hanna

    Sobran poetas, es decir, sobran los nombres de los que se proclaman, o son proclamados, poetas y, por otro lado, no los hay, lo que tampoco es cierto, los hay, pero ocultos tras todo ese jolgorio que se traen los reconocidos tiempo ha, esos que forman parte de jurados que premian a los amigos porque estos, a su vez, serán jurado en otras ocasiones y, obviamente -esta obviedad, su miseria- premiarán a quienes los premiaron. Y lo que digo es verificable, no un hablar por hablar, y además conocemos sus nombres y apellidos. Por decirlo de otra manera: la parcela que debiera corresponderle a la literatura, qué decir de la poesía, está gobernada, como casi todo en este país, por caciquillos o famiglias que no permiten que nadie ajeno a ellos se entrometa, entre otras razones, por que no vaya a dejarlos con el culo al aire. Cierto es que, por otra parte, si de verdad existieran lectores de poesía -de literatura-, nada de esto seguiría sucediendo, se habrían quedado sin público, el que exigiría pan que llevarse a la boca, en lugar de la insustancial bollería industrial, incomestible. Ah, y por cierto, no hago verso, lo leo desde que tengo uso de razón. Y debo decir que, tras el fallecimiento de los últimos poetas, por ejemplo, un Claudio Rodríguez, en verdad poeta, por coincidir en algo con lo que acabo de leer, releo, leo en otras lenguas, refunfuño por tener que tragar traducción -la de una Wisława Szymborska, pongamos- o bien, suerte que tenemos algunos, leo a alguno español vivo, absolutamente ignorado, desconocido y, desde luego, este, sí, poeta.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí