1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

París, la “ciudad refugio” donde los migrantes duermen en la calle

El centro de la Chapelle ofrece un lugar digno donde vivir a los refugiados que acaban de llegar a la capital francesa, pero solo puede acoger a 400 personas

Enric Bonet París , 21/12/2016

<p>Algunos de los demandantes de asilo hacen cola para entrar en el centro de La Chapelle.</p>

Algunos de los demandantes de asilo hacen cola para entrar en el centro de La Chapelle.

E.C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Son las siete de la mañana en París. Cerca de un centenar de refugiados, afganos y sudaneses la mayoría de ellos, se encuentran frente al nuevo centro de acogida de inmigrantes de la Chapelle, situado en el norte de la capital francesa. Delimitados por vallas y vigilados por una docena de policías, esperan pacientemente en fila india. Los afortunados que están en los primeros puestos de la cola conseguirán entrar en grupos diez, mientras que los otros esperarán durante varias horas bajo el frío del invierno parisino. Una vez el centro haya acogido a cuarenta nuevas personas, sus empleados invitarán al resto a marcharse. Entonces, empezará un nuevo día para todos aquellos inmigrantes que llegaron a Francia con el sueño de pedir asilo y se ven obligados a vivir como vagabundos.

El pasado 10 de noviembre abrió sus puertas el centro de acogida de la Chapelle, destinado a hombres solos. Esta residencia representa “una alternativa digna a la calle”, declaró la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, durante su inauguración. Inspirado en el campamento de Grande-Synthe, uno de los primeros campos humanitarios construidos en Francia, esta infraestructura es una apuesta personal de Hidalgo. Con la construcción de esta instalación, la dirigente socialista ha querido distinguirse de las escasas políticas de acogida de refugiados del actual Gobierno francés, también en manos de los socialistas. Así que la municipalidad de París ofrece ahora “un lugar donde cada inmigrante recién llegado a la capital francesa pueda ser acogido de forma digna”, explicó a principios de noviembre Bruno Morel, el director general d’Emmaüs, la organización encargada de gestionarlo.

El proyecto ha costado cerca de 8 millones de euros, financiados entre la ciudad de París (6,6 millones) y el Gobierno francés (1,3 millones)

Una acogida que está cumpliendo de forma limitada. Con una capacidad para 400 personas, el campamento de la Chapelle acepta cada día la entrada de sólo 40 nuevos inmigrantes. Estos residen allí entre cinco y diez días y luego son enviados en función de su perfil a un Centro de Acogida y Orientación (CAO) o a un Centro de Alojamiento de Urgencia de Migrantes (CHUM). El número limitado de plazas provoca que “varios centenares de refugiados están durmiendo en la calle en París”, denuncia Antoine Decourcelle, responsable de las peticiones de asilo de la asociación la Cimade.

Un lugar normal donde vivir

Con la forma de una burbuja blanca y amarilla gigante, la recepción del centro está conformada por una estructura hinchable de 900 metros cuadrados. Allí los refugiados que consiguen entrar reciben información sobre cómo pedir asilo en Francia y los asistentes jurídicos de Emmaüs hacen una primera evaluación de la situación de cada uno de ellos. En cambio, las habitaciones, los baños y las duchas se encuentran en un antiguo hangar ferroviario de 10.000 metros cuadrados. Dividida en ocho secciones de 50 plazas cada una, esta residencia contiene habitaciones para cuatro personas, con cama, armario y toma de corriente propia. El proyecto ha costado cerca de 8 millones de euros, financiados entre la ciudad de París (6,6 millones) y el Gobierno francés (1,3 millones).

Vista de la cola para conseguir plaza en el centro de La Chapelle. / E.B.

Vista de la cola para conseguir plaza en el centro de La Chapelle. / E.B.

Además, el centro dispone de una tienda, una lavandería y una zona común con Internet, futbolín y televisión. Los residentes reciben también un kit de higiene, prendas de vestir y asistencia médica y psicológica. “La mitad de los refugiados llegan con algún problema de salud. Muchos de ellos también sufren problemas psicológicos”, explica Pierre Ramel, el coordinador en la región parisina de Médecins du Monde, la organización encargada de la asistencia sanitaria.

Todos los que quieren quedarse en la residencia de la Chapelle están obligados a ir a la prefectura y registrar allí sus huellas dactilares

“La gente está muy contenta de poder estar en el centro. Pero la vida que uno tiene allí no es la mejor. Es simplemente una vida normal”, asegura Mohamed Amazay, 22 años. Tras haber pasado dos meses malviviendo en las calles de París, este joven afgano consiguió entrar en la residencia de la Chapelle hace tres días. Ahora ya ha dado sus primeros pasos para pedir el asilo en Francia: “Ayer fui a la prefectura para dar mis huellas dactilares y hacer mi petición”. Durante su tiempo libre, sale a pasear por las calles del norte de París o se aproxima a la entrada donde charla con algunos de sus compatriotas que aún no han conseguido acceder al interior.

“El centro es demasiado pequeño”

En la cabecera de la cola frente a las puertas del centro, Issam Koulibaly, de 30 años, espera pacientemente su turno. Son las tres de la tarde, pero este emigrante marfileño guarda con tenacidad su plaza. “Estoy en la segunda posición y esta noche no voy a dormir porque mañana quiero ser alojado”, afirma.

Koulibaly estuvo desde principios de octubre en un campamento en la localidad de Vintimille, en la frontera francoitaliana, uno de los principales puntos de paso de los refugiados que llegan a la Europa continental a través de la ruta de Libia e Italia. Allí lo detuvieron hasta cuatro veces en su intento de alcanzar el país galo. Pero ahora hace un par de días que se encuentra en París y un amigo le ha aconsejado ir al centro de la Chapelle. “Me siento orgulloso porque estoy a punto de cumplir mi misión”, explica. Un objetivo que podría verse frustrado si la policía obliga a pasar la noche en otro lugar al casi centenar de refugiados que hacen cola frente a la entrada.

“La residencia de la Chapelle es demasiado pequeña, 400 personas es insuficiente”, critica Decourcelle de la Cimade. Este número de plazas limitado provoca que a veces no se respete la consigna de dejar entrar diariamente a 40 nuevos inmigrantes. “Hubo un día en el que sólo pudieron acceder diez”, afirma Ramel. La prefectura se encarga de determinar el número de entradas y lo hacen en función del número de plazas disponibles en los otros centros de acogida del resto de Francia. El Gobierno francés anunció en septiembre la creación de 12.000 nuevas plazas en los CAO para hacer frente al desmantelamiento del campo de Calais y a la llegada constante de refugiados. Pero no se han creado todas y algunos de estos lugares de acogida están al límite de su capacidad.

Los refugiados esperan desde primera hora de la mañana para lograr una plaza en el centro de acogida. /E.B.

Los refugiados esperan desde primera hora de la mañana para lograr una plaza en el centro de acogida. /E.B.

La gran dificultad para acceder al centro de la Chapelle provoca tensiones entre los inmigrantes y la policía. “Las fuerzas del orden han gaseado al menos en dos ocasiones y suele haber empujones e incluso algunos enfrentamientos entre los refugiados”, explica Marion Le Bloa, de la asociación Utopia 56, que ofrece comida y asiste a los que esperan a las puertas de la residencia.

Obligados a vivir como vagabundos

“Estoy cansado de intentar entrar en el campo de acogida”, afirma Fiasul Mohemed. Aunque lo ha probado en cinco ocasiones, este sudanés de apenas 19 años no ha conseguido acceder al centro. Tras haber huido de la violencia de la guerra civil en Darfur, lleva más de dos semanas durmiendo en la calle en París. Buena parte de este tiempo lo ha pasado en un campamento improvisado, que reunió a unos 250 inmigrantes en el Boulevard Wilson de Saint-Denis, a unos centenares de metros de la residencia de la Chapelle, “Ahora mi vida es más segura, pero me veo obligado a vivir como un vagabundo”, lamenta.

Además de la amenaza de extradición, los refugiados que viven en la calle en París también hacen frente a la represión policial

Después de haber pasado un mes en una tienda de campaña en el campamento Wilson, Zakir Hussain, de 27 años, afirma sentirse feliz en París, pero reconoce que tiene miedo de que lo deporten a Afganistán: “Me fui de allí por los atentados y las ejecuciones de los talibanes”. La Cimade y otras asociaciones como el Bureau d’accueil et d’accompagnement des migrants (BAAM) o el colectivo de la Chapelle Debout denuncian que el “centro Hidalgo” —como le llaman despectivamente— se trata en realidad de un “centro de selección de inmigrantes”. Todos los que quieren quedarse en la residencia de la Chapelle están obligados a ir a la prefectura y registrar allí sus huellas dactilares.

Para Decourcelle de la Cimade, “este procedimiento no tiene demasiado sentido, porque los demandantes de asilo ya están obligados a registrarse, una vez hacen su petición”. Estas asociaciones consideran que la única función de este trámite es separar a los que no están registrados en ningún país de la UE de los que ya lo habían sido, los famosos “dublineses”, que de acuerdo con la convención de Dublín deben ser enviados al primer país europeo al que llegaron.

Más de 30 campamentos desmantelados en un año

De hecho, el 20% de los refugiados que llegan en la región parisina han sido registrados en otros países, según la Cimade. “He visto a varias personas que han salido del centro con los papeles para ser reenviados a otro país de la UE”, explica Le Bloa de Utopia 56. Sin embargo, las extradiciones no resultan demasiado numerosas. Según la Dirección General de los Extranjeros en Francia, la administración francesa inició 11.698 procedimientos de reenvió, pero sólo se ejecutaron 605 entre enero y julio de este año.

Campamento improvisado de inmigrantes y refugiados en el Boulevard Wilson de Saint-Denis. / E.B.

Campamento improvisado de inmigrantes y refugiados en el Boulevard Wilson de Saint-Denis. / E.B.

“La mayoría de los dublineses son enviados a los centros de urgencia, pero allí no están obligados a quedarse y también pueden presentar un recurso”, explica Decourcelle, quien considera que el sistema de extradición de los dublineses “es absurdo, ya que para respetar su lógica habría que encerrarlos en los centros de detención administrativa (los CIE franceses), pero estos se encuentran casi completos”.

Desde junio de 2015, la policía ha desmantelado más de 30 campos de inmigrantes, según informa el diario Libération

Además de la amenaza de extradición, los refugiados que viven en la calle en París también hacen frente a la represión policial. El 16 de diciembre la policía llevó a cabo el desmantelamiento del Boulevard Wilson. “Algunos de sus antiguos residentes están durmiendo en una fábrica abandonada en el norte de París”, reconoce Le Bloa. Durante estos últimos años, los campamentos improvisados no han dejado de sucederse en París. Desde junio de 2015, la policía ha desmantelado más de 30 campos de inmigrantes, según informa el diario Libération. El más numeroso de ellos se conformó en los alrededores de la parada del metro de Stalingrad, en el norte de París, donde a principios de noviembre llegaron a reunirse cerca de 4.000 personas.

“Hay un gran número de refugiados que están llegando a París, pero esto no justifica la ausencia de lugares de acogida”, critica Decourcelle. Cerca de 90.000 demandantes de asilo llegarán a Francia durante este año, según los datos de la Oficina francesa de protección de los refugiados y apátridas (OFPRA). Una cifra récord para este país, aunque sólo un 13% más que el año pasado y muy alejada de las más de 441.000 peticiones de asilo que se registraron en Alemania en 2015.

Para hacer frente a la llegada creciente de inmigrantes, “el centro de la Chapelle incrementará hasta 50 las personas que acceden cada día a su interior y abrirá sus puertas de lunes a domingo (hasta ahora sólo lo hace durante los días laborables). Un nuevo centro destinado a mujeres y menores será inaugurado a principios del año que viene en la región parisina. Y otra residencia para hombres solos debería abrirse en 2017, aunque se desconoce la fecha exacta. Todas estas infraestructuras pretenden hacer de París una verdadera ciudad refugio, donde los inmigrantes no tengan que dormir en la calle.

Son las siete de la mañana en París. Cerca de un centenar de refugiados, afganos y sudaneses la mayoría de ellos, se encuentran frente al nuevo centro de acogida de inmigrantes de la Chapelle, situado en el norte de la capital francesa. Delimitados por vallas y vigilados por una docena de policías, esperan...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí