1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

David Jorge / Historiador

“La Segunda Guerra Mundial comenzó en España en 1936”

Sebastiaan Faber 21/12/2016

<p>David Jorge.</p>

David Jorge.

Tirant lo Blanch

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

¿Cómo pudo la comunidad internacional traicionar sus propios principios y, con ellos, a la Segunda República Española cuando, en el verano de 1936, tuvo que afrontar un golpe de Estado? Es la pregunta que se plantea el historiador David Jorge (Lugo, 1987) en Inseguridad colectiva. La Sociedad de Naciones, la Guerra de España y el fin de la paz mundial, que acaba de publicar Tirant Humanidades, con prólogo de Ángel Viñas. El libro hace un minucioso repaso a los esfuerzos diplomáticos de la República en Ginebra, donde la Sociedad de Naciones tenía su sede. 

Fue una labor frenética pero en vano: la organización multilateral —ideada después de la Primera Guerra Mundial por el presidente Wilson de Estados Unidos— ignoró sus propios estatutos, además del Derecho Internacional de la época, al dejar que la República española se quedara indefensa ante el ataque de parte de su propio ejército, apoyado por la Alemania nazi y la Italia fascista. En los tres años que siguieron —escribe Jorge— la sociedad “se vio arrinconada a desempeñar un papel puramente marginal en beneficio de una creación ad hoc como fue el Comité de No Intervención”. Este Comité impidió no sólo que las democracias occidentales asistieran a la República en su lucha a muerte contra el fascismo internacional, sino que impidió que ésta se abasteciese con normalidad de armas en el mercado internacional, tal y como le correspondía en calidad de gobierno legítimamente constituido y reconocido.  

En el caso de España, la denominación “guerra civil” no es nada anecdótica. Responde a intereses muy determinados. Especialmente en el caso británico

En su libro, rechaza el término de “guerra civil española” por “inexacto, reduccionista y excluyente”. 

Yo defiendo el término “Guerra de España”, que es más incluyente. No descarta en ningún momento el hecho de que también hubiese una guerra civil, que evidentemente la hubo. Pero sí deja lugar a la comprensión del hecho más que evidente de que la dimensión internacional fue clave en todas las fases del conflicto: en el golpe de Estado, en la consolidación del golpe en guerra, en el desarrollo de la guerra, en su resultado final e incluso en el mantenimiento de Franco en el poder después del fin de la Segunda Guerra Mundial. En todos estos momentos, la dimensión internacional fue absolutamente decisiva. No se puede, por tanto, reducir el conflicto a una mera guerra civil. A fin de cuentas, hablamos comúnmente de las guerras de Corea, de Vietnam, de Irak o de Siria, cuando en dichos casos es obvio que también hubo un importante elemento de enfrentamiento civil. Ahora bien, en el caso de España, la denominación “guerra civil” no es nada anecdótica. Responde a intereses muy determinados. Especialmente en el caso británico. 

¿Qué intereses?

Concretamente, fueron tres. Primero, preservar los intereses económicos y geoestratégicos del Imperio Británico, como en Riotinto, Gibraltar y Baleares. Segundo, según avanza la guerra, a Londres le interesa justificar la No Intervención. Quiso venderla como un éxito alegando que había logrado limitar el conflicto, a pesar de ser internacional, a las fronteras españolas. Terminada la Segunda Guerra Mundial, finalmente, fue cuando más se enfatizó la idea de la Spanish Civil War. Servía perfectamente para separar la guerra española de la mundial y, así, justificar que los Aliados no procedieran a liberar la España de Franco después de hacer lo propio con Italia, Alemania y Japón. 

Servía perfectamente para separar la guerra española de la mundial y, así, justificar que los Aliados no procedieran a liberar la España de Franco después de Italia, Alemania y Japón

Un tema relacionado con la cuestión terminológica es la cronología de la Segunda Guerra Mundial, que es mucho menos obvia de lo que se piensa. De hecho, yo defiendo lo racional de considerar que la Segunda Guerra comienza en España en julio del 36, dadas las enormes implicaciones internacionales en el conflicto. Así lo consideraron no pocos contemporáneos a los hechos, como se recoge en el libro. Más que un prólogo a la guerra mundial, papel que corresponde a Etiopía, España fue directamente su primera fase. Así como otro de sus primeros capítulos lo fue, por cierto, la guerra entre China y Japón que estalla en 1937, y que también suele quedar relegada, cuando no olvidada. La historiografía occidental, en cambio, ha tendido a adoptar la cronología que más le convino al Gobierno británico, según la cual la Guerra Mundial comienza con la invasión de Polonia en septiembre de 1939. Ésa puede ser la perspectiva franco-británica, que declaran formalmente entonces la guerra a Hitler, pero no es la cronología bélica aplicable a la Unión Soviética, China, Japón, Alemania, Italia o los Estados Unidos. Tampoco sirve, claro está, para los combatientes en España: ni para los republicanos que siguieron luchando contra Hitler en la Resistencia francesa, ni para los franquistas que combatieron en el frente del Este integrados en la División Azul, ni para los extranjeros implicados en ambos lados.

Sorprende el papel que asigna usted en la promoción de la guerra española como “guerra civil” a autores anglosajones como Gerald Brenan. Es común pensar en el aporte de los historiadores británicos y norteamericanos como un contrapeso más científico, equilibrado, a los relatos ideológicos de la España franquista o los relatos igual de parciales del exilio republicano. Pero parece que todos coincidieron en menoscabar la dimensión internacional de la guerra.

Bueno, en realidad la historiografía franquista sí le reconoció un componente internacional a la guerra. Lo que ocurre es que era completamente falso. En un ejercicio de ahistoricismo espectacular, se alegaba que se había hecho la guerra en contra del comunismo internacional porque España estaba en vísperas de convertirse en una república soviética más o, como mínimo, en un país satélite de Moscú. Pero es verdad que los hispanistas que a partir de los años 50 y 60 empezaron a dar una versión más equilibrada de la guerra tampoco incidieron demasiado en su dimensión internacional. 

En un ejercicio de ahistoricismo espectacular, se alegaba que se había hecho la guerra en contra del comunismo internacional porque España estaba en vísperas de convertirse en una república soviética

Es más, me parece que muchos hispanistas no enfatizan lo suficiente el hecho de que la ayuda soviética a la República es muy posterior no sólo a la intervención italiana y alemana, sino también a la propia política de No Intervención. No hay que olvidar que la República a quien acude primero es a Francia y a Inglaterra. No es hasta septiembre que Stalin decide intervenir en España, y las primeras armas no llegan hasta octubre. La No Intervención, en cambio, se plasma el 1 de agosto. Estas fechas no son nada triviales. Matizan la idea, tan común, de que “los dos bandos recibieron ayuda internacional tras acudir ambos a las potencias totalitarias”. Ese relato de la equidistancia es reduccionista y falsea la reconstrucción de los hechos. 

Su libro aspira a superar la distorsión impuesta por los paradigmas anticomunistas de la Guerra Fría, que incidieron tanto en la historiografía franquista como entre los propios republicanos y sus afines.

Sí, sigue siendo curioso ver cómo gente que vivió la guerra en España, como Julián Gorkin o Luis Araquistáin, la reinterpretan a posteriori según los parámetros de la Guerra Fría. El de Araquistáin es un caso de estudio. Sin ir más lejos, fue el principal responsable de la distorsión de la imagen de su correligionario socialista y concuñado, Julio Álvarez del Vayo. Pero Vayo fue una de las caras más visibles de la República en el escenario internacional, con diferencia, y la documentación de la época no le revela en ningún momento ni como un idiota ni como un títere, como se le ha pintado. Era un hombre capaz y realizó una labor más que digna durante toda la guerra; además de ser políglota, como Negrín, una rareza para la época y que le ayudó de cara a su papel en el exterior. Fuera de España era muy respetado.

Si su libro restituye la figura de Álvarez del Vayo, no ocurre lo mismo con Salvador de Madariaga, quien queda bastante peor parado. 

Yo separo al Madariaga de 1931-33—el llamado el Don Quijote de la Manchuria, por la defensa que hace de China ante el ataque japonés— del Madariaga posterior. El primero sitúa la República española en la primera línea de la diplomacia europea, dándole una dignidad a la política exterior de España que no había tenido hasta entonces. El Madariaga de aquel momento creía profundamente en el modelo multilateral y de seguridad colectiva que representaba la Sociedad de Naciones. Pero pronto ese Madariaga irá desencantándose, frustrándose con la debilidad de Ginebra. Ya para 1935, cuando Italia invade Etiopía, opta por inclinarse hacia una actitud de contemporizar con el agresor; es decir, abraza el appeasement británico. Cuando el mexicano Bassols le calificó de “venal testaferro inglés” no iba desencaminado. 

El Madariaga de aquel momento creía profundamente en el modelo multilateral y de seguridad colectiva que representaba la Sociedad de Naciones

Y una vez estallada la guerra en España, empieza a socavar la causa republicana.

Madariaga perjudicó muchísimo a la República. A partir de 1936 se aprovecha de sus excelentes conexiones con el Foreign Office y la tribuna que le proporciona el Times de Londres; y no para ayudar a la República, sino todo lo contrario. De hecho, Madariaga es pionero en la idea que concibe pensar en los dos bandos enfrentados en España en términos de equidistancia. Y, claro, esa idea encaja muy bien con los intereses del Gobierno británico. Pero el hecho de que alguien como Madariaga, que había sido durante años el rostro internacional de España, refuerce los prejuicios británicos sobre el pueblo español como un pueblo sin remedio, un pueblo sanguinario que tiende a matarse, resulta letal. Ayudó a justificar la No Intervención. En el libro rescato dos cartas que escribe Madariaga, el mismo día de julio del 37, una a Franco y otra a Azaña. Hace un llamamiento para que se ponga fin a la guerra, al mismo tiempo que intenta levantarse él como representante de una tercera España. Se veía como una figura que estaba por encima de los bandos, representando la sensatez. 

¿De qué nace ese impulso de Madariaga?

Por un lado, de la vanidad; por otro, del resentimiento. Cree que la República ha sido ingrata con él, que no ha sabido valorarlo en su justa medida. Aunque nunca lo dijera así, se deduce que pensaba que si la República estaba condenada a acabar mal fue porque no valoraba a personas como él. Por otra parte, también hay que decir que desde el primer momento le repugna el bando franquista. 

¿Qué significa abordar, hoy, la guerra de España como historiador? En el libro escribe que, gracias al franquismo, “la labor académica relativa a los años treinta del pasado siglo no se ha podido desarrollar con la normalidad científica que requiere la historiografía”. ¿Hasta qué punto sigue existiendo esa anomalía?

Aunque ha habido muchos avances en los últimos 15 o 20 años, me temo que sigue existiendo. Es anómalo, por ejemplo, que siga siendo menester tratar la guerra desde la equidistancia. Parece que para hacer un relato académico serio sobre el tema en España hay que empezar señalando siempre que en los dos lados hubo barbaridades. Eso es algo evidente, la desgracia que implica toda guerra; y de ahí las responsabilidades de quienes las provocan. Pero nadie empieza un libro sobre la Segunda Guerra Mundial hablando de la barbaridad de Hiroshima y Nagasaki, de los bombardeos que se ensañaron con Dresde o de las violaciones que sufrieron las mujeres alemanas. En el caso español, en cambio, parece que hay que empezar todos los relatos sobre la guerra haciendo catarsis con Paracuellos. 

Parece que para hacer un relato académico serio sobre el tema en España hay que empezar señalando siempre que en los dos lados hubo barbaridades

Esta anomalía, ¿cuánto tiene que ver con otras anomalías institucionales, por ejemplo, el pobre acceso que existe en España a los archivos pertinentes? “Hoy resulta más difícil investigar algunos aspectos de la guerra y el franquismo que hace veinte o treinta años”, escribían usted y Carlos Sanz en CTXT este verano; “fondos antes abiertos están ahora sellados a cal y canto, y los poderes públicos parecen empeñados en mantener a sus ciudadanos, en relación con la libre investigación del pasado, en una minoría de edad perpetua”. 

Es verdaderamente preocupante que España sea una anomalía a nivel mundial en lo que respecta a los archivos. Está claro que lo que se quiere imponer es la idea de pasar página. “¿Por qué esa obsesión con el pasado?”, se dice. “Hay que mirar al futuro”. Además, creo que hay una relación directa entre la falta de asunción del pasado y la insensibilidad hacia la labor del historiador. 

¿Cuánta culpa tiene la propia universidad española en este sentido? Estos días se habla mucho del caso del rector de la Rey Juan Carlos, que parece haber subido el escalafón mediante una combinación de nepotismo y plagios masivos. Y ese señor es —o se considera— historiador académico… 

El tema del plagio se comenta por sí mismo. Refleja las malas prácticas en los filtros: la existencia de intereses que hacen que estos no se apliquen. También es evidente que la universidad española tiene un problema más general, que tiene que ver con una tradición nacional que se expresa en cierto desprecio por el conocimiento, en una falta de sensibilidad ante lo que representa ser un académico y en una falta de comprensión acerca de la importancia de la universidad para el desarrollo de un país. Mayoritariamente se concibe la universidad como un medio por el cual encontrar un trabajo en el campo que a uno le interesa más, pero no hay una sensibilización extendida en torno al significado de la universidad a nivel colectivo. En mi opinión, uno de los grandes problemas de España es que hay una enorme falta de compromiso intergeneracional. La crisis actual es también, en una medida determinante, una crisis generacional. 

Se concibe la universidad como un medio por el cual encontrar un trabajo en el campo que a uno le interesa más, pero no hay una sensibilización extendida en torno al significado de la universidad a nivel colectivo

Hablando de generaciones, usted nace a finales de los 80. Pertenece por tanto a una tanda de investigadores que, junto con la que les precede, sufre una paradoja. Por un lado, es quizá la generación mejor formada de la historia española, gracias también a su amplia experiencia internacional. Por otro, se ve obligada, o bien a hacerse un hueco en una estructura institucional anticuada, endogámica y aquejada de malas prácticas heredadas de la dictadura, o bien a buscarse la vida en el extranjero. 

Obviamente, es un deber generacional luchar contra esas inercias que llevan tanto tiempo limitando el mundo académico español y, más concretamente, la investigación. Tiene que haber un compromiso interiorizado para que, cuando se produce ese relevo en los puestos académicos, no se repitan esas malas prácticas. Es una cuestión de ética. Por otra parte, estoy convencido de que es posible reformar la universidad española. No digo a corto plazo. Pero en el medio o largo plazo hay esperanzas. Hay elementos que permiten el optimismo: el compromiso y la vitalidad de los estudiantes, profesores que sí son conscientes de los problemas y están comprometidos en su solución… Y estoy hablando de un porcentaje significativo, no de casos marginales.    

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sebastiaan Faber

Profesor de Estudios Hispánicos en Oberlin College. Es autor de numerosos libros, el último de ellos 'Exhuming Franco: Spain's second transition'

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí