1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Desahucios con ‘souvenir’

Una nueva burbuja basada en las irreales expectativas sobre la explotación turística de viviendas tira al alza con fuerza en los precios del alquiler e intensifica nuevos fenómenos invisibles como el desahucio económico y la gentrificación

Eduardo Bayona Zaragoza , 21/12/2016

<p>La cooperativa Station 1 de Montreal supone una operación de 'reciclaje urbano' en la que una cooperativa gestiona 74 viviendas en una antigua estación eléctrica.</p>

La cooperativa Station 1 de Montreal supone una operación de 'reciclaje urbano' en la que una cooperativa gestiona 74 viviendas en una antigua estación eléctrica.

Xavier Dachez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

“En España no se ve el hogar del inquilino como un hogar normal, y esa desprotección da lugar, por el hecho de no renovar el contrato, a un fenómeno de desahucio invisible que no genera alarma social, no sale en las estadísticas y no se puede solventar con ayudas al alquiler”, sostiene Max Giging, doctor en Psicología Social y fundador de la asociación Casa Alternativa, que trabaja con el Ayuntamiento de Valencia y colabora con la Junta de Castilla-La Mancha en la elaboración de su nueva ley de ese ramo.

Giging, que hace unos días presentó una ponencia sobre modelos sostenibles de arrendamiento en la Cátedra Vivienda de la Universidad de Zaragoza, considera que en España “ha desaparecido la diferencia entre interés financiero, hipoteca y alquiler”. De hecho, la vivienda se ha convertido en los últimos años, coincidiendo con la política monetaria ultraexpansiva del Banco Central Europeo (BCE) y con el desplome del negocio financiero, en el principal refugio estratégico de los ahorros de la clase media--alta, que ha puesto sus ojos en el alquiler por superar su rentabilidad a la de los intereses bancarios.

La vivienda se ha convertido en los últimos años, coincidiendo con la política monetaria ultraexpansiva del Banco Central Europeo (BCE) y con el desplome del negocio financiero, en el principal refugio estratégico de los ahorros de la clase media-alta

Esa perspectiva financiera de las casas, junto con el hecho de que la ley no regule el acceso a la vivienda sino la relación entre propietarios, “genera un mercado tenso” en el que “el poder de negociación del inquilino se ve reducido por el coste económico y psicológico del cambio de vivienda”. Y en el que el acuerdo económico se ve lastrado por dos factores: la tendencia alcista que esas estrategias inversoras de los ahorradores generan en unas rentas que ya llevaban tiempo subiendo, por un lado, y, por otro, la burbuja turística.

Este segundo factor ya es palpable en ciudades de atractivo turístico como Barcelona, Madrid y Palma de Mallorca. En la primera, las rentas de alquiler llegan a alcanzar los 18 euros por metro cuadrado --900 euros al mes para un piso de 50 metros, 1.260 para uno de 70--, por encima de los 15 que llegaron a alcanzar en 2007, en plena burbuja, y con un crecimiento vertiginoso que ha llevado a que prácticamente se hayan duplicado en seis años, ya que el precio medio era de diez en 2010. 

Alquileres y desahucios al alza

En ese mismo periodo –y según los datos que maneja Idealista.com, el principal portal español de alquiler--, el precio pasó de 10 a 14 euros en la capital del Estado, en una tendencia que “también es acusada en Palma y que comienza a detectarse en Valencia”, explica Giging, que destaca que se trata de “una burbuja en la que la revalorización se basa en la expectativa de utilizar esa vivienda como turística”, y cuyos efectos está convencido de que pronto se trasladarán a otras ciudades como Sevilla o Zaragoza y, desde allí, a buena parte del país. “El aumento de los precios ha sido fuerte a partir de 2013 en Barcelona, Madrid y Palma, y empieza a darse en Valencia. Todas son ciudades con mucho turismo y en las que hay mucha vivienda turística, y eso genera un rumor de fuertes ganancias que provoca una burbuja de alquileres”.

El aumento de los precios ha sido fuerte a partir de 2013 en Barcelona, Madrid y Palma, y empieza a darse en Valencia. Todas son ciudades con mucho turismo y en las que hay mucha vivienda turística, y eso genera un rumor de fuertes ganancias que provoca una burbuja de alquileres

Ese aumento de los precios resulta paradójico en la actual coyuntura económica española, en la que los ingresos de las familias no han aumentado, sino descendido, y en la que los desahucios por impago de alquileres alcanzan sus máximos históricos: los juzgados ejecutan 914 cada semana, con un aumento del 20% en dos años que supera claramente el ritmo de lanzamientos por ejecuciones hipotecarias, 749 semanales. “Por eso se habla de burbuja –anota Giging--. Se verá más adelante, pero posiblemente estamos ante una burbuja de los alquileres, basada en una expectativa irrealista de aumentar las ganancias”. En cualquier caso, los datos del Consejo General del Poder Judicial despejan cualquier sospecha de que el mercado de la vivienda tenga algo que ver con aquellas leyes de la oferta y de la demanda en las que basaron sus teorías los fundadores del liberalismo.

Esas dinámicas, que “pueden provocar aumentos de los alquileres del 50%”, se encuentran detrás de fenómenos como el desahucio económico: “Muchas familias se ven expulsadas porque no pueden pagar la renta que pone el propietario cuando vence su contrato, o directamente no les renuevan porque se quiere explotar la vivienda como turística”, explica.

Esta tendencia, sin embargo y pese a su relación con el turismo, no es algo typical spanish. Sí lo parece la reacción. O, más concretamente, su ausencia en un país donde medidas como el intento de limitar la explotación de los pisos turísticos y la actividad de multinacionales como AirBNB y HomeAway  por parte del Ayuntamiento de Barcelona, que también trata de poner orden en el sector hotelero, provocan tormentas de críticas furibundas en la constelación mediática neoliberal.

Recetas de importación

Berlín y París, donde los alquileres llegaron hace unos años a los 30 euros por metro cuadrado --1.500 al mes por un piso de 50--, sí tomaron medidas. En la segunda, capital de un país donde el cambio de inquilino no permite subir la renta porque sí y en el que el nuevo debe saber cuánto pagaba el anterior, “la limitación incluye bajar el precio, con una referencia que se basa en un observatorio iniciado en 1993”, anota Giging. La primera permite aplicar rentas más altas solo si estas se han manejado antes, aunque la vivienda nueva y los edificios de tres o más casas quedan excluidos del precio de referencia. Las subidas del alquiler quedan limitadas por cinco años en Berlín y mientras dure la situación inflacionista en París, mientras en España la negociación del precio es libre.

“En España, la desprotección de la relación de arrendamiento dificulta considerablemente la implantación de medidas como las ayudas al alquiler, ya que el precio se fija según lo que puede pagar el inquilino; y si recibe ayudas, se le sube”, explica el experto, que llama la atención sobre el “efecto perverso” que en ocasiones tiene ese tipo de subvenciones.

Poco, o nada, que ver con modelos como el que aplica Quebec, donde desde 1973 se han fundado 1.350 cooperativas que, con una media de 20 socios, han gestionado alrededor de 28.000 viviendas tras comprar edificios enteros con ayudas y avales públicos a través de la SQH (Sociedad de Habitación de Quebec). “Generan vivienda asequible y alquilan todo el bloque” con precios del 75% al 95% del de mercado que pueden llegar a situarse en el 50%, lo que “da una estabilidad similar a la propiedad sin serlo”.

Entre el 20% y el 50% de esas casas es reservado para hogares de ingresos bajos cuyos miembros pagan una renta baja cuya diferencia con la oficial cubre la Administración mediante ayudas al alquiler. Ese sistema “evita que las ayudas públicas se conviertan en beneficios privados” mediante el aumento de los precios por los propietarios, señala Giging.

Proyectos de vida

“En España no se puede desarrollar un proyecto de vida viviendo de alquiler por la inseguridad que genera, por lo que la opción racional si tienes familia es la propiedad”, apunta el experto, mientras que “el alquiler queda para gente con ingresos bajos, a los que el propietario trata como el banco con la hipoteca, fijando el precio según sus ingresos”. Y con un modelo cuyos desequilibrios tiende a acentuar la normativa.

En España no se puede desarrollar un proyecto de vida viviendo de alquiler por la inseguridad que genera, por lo que la opción racional si tienes familia es la propiedad

La duración máxima de los contratos ha bajado de cinco a tres años –la Fundación de Estudios Económicos (Fedea) proponía en 2009 reducirla a uno alegando que eso “seguiría dando estabilidad al inquilino”--mientras Alemania opta por la vigencia ilimitada y Francia, por la renovación automática; limitada en ambos casos por la necesidad de techo del propietario o su familia más próxima. 

Su rescisión, carente aquí de una supervisión desde el punto de vista social que sí se da en otros países y que puede llevar a la permanencia del inquilino ante el riesgo de exclusión, debe ser comunicada con plazos de entre uno y dos meses, algo que lleva a que cada cierto tiempo “las familias no saben hasta un mes antes si se van a quedar o no”. En Francia, el preaviso debe llegar seis meses antes del fin del acuerdo; en Alemania, ese plazo se amplía a ocho a partir del quinto año.

Ese tratamiento mercantilista y financiero de la vivienda es uno de los que explican por qué el mercado del alquiler español se sitúa, con una cuota del 21,8%, en el polo opuesto del que se da en países como Alemania, donde alcanza el 48,3%, y lejos de la media comunitaria, que se sitúa en el 30,5%. Eso, con más de medio millón de pisos por estrenar, según las estimaciones del Ministerio de Fomento, y a pesar de que el sentido común apunte, como señala Giging, a que “una mayor seguridad de la tenencia y un mercado de interés estable le interesa también al arrendador”.

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel

    No estoy en absoluto de acuerdo con el comentario que dice que el negocio inmobiliario se ha convertido en un refugio de inversores de clase media alta. El "RENTISMO" o vivir de las rentas SIEMPRE ha existido en mayor o menor medida. Cualquiera que hiciese un buen negocio invertía lo ganado en comprar pisos y locales para alquilar. El resultado es que quien opte por montar su propio negocio se encuentra con unos alquileres tan desorbitados queda la sensación que está trabajando, no para si mismo, sino para el dueño del local. Eso implica además una gran bolsa de fraude tanto fiscal, como laboral; el mundo de la hostelería es buena prueba de ello. En cuando al tema de la burbuja de alquileres, pues tampoco me parece acertado. Es una subida de los precio del alquiler por una simple revalorización de la zona, ya sea por estar de moda o por tener buenas perspectivas de alquiler, pero no hay una burbuja como cuando se habla de una compra-venta, porque a diferencia de este último caso el precio del alquiler puede volver a bajar para adaptarse al mercado. En cuanto a medidas a adoptar, a mi me parece claro que hay tres vertientes, la primera la fiscal, prohibiendo por ley el pago en metálico, gran nicho de fraude; la segunda disuasoria, gravando pisos y locales vacíos para no distorsionar el mercado y la tercera la legal, dando seguridad jurídica a las dos partes, porque se olvida con mucha frecuencia a los pequeños arrendadores que, en ocasiones están meses sin cobrar su renta, lo que acaba por ponerlos en apuros económicos. Por una parte la justicia debe ser ágil y rápida y por otra debe existir un registro de morosos.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Uno

    Queridos trolls: no vale la pena venir a dar la turra aquí, de verdad. Esto es muy minoritario. Mejor desfogarse en El Confi y sitios así.

    Hace 4 años 11 meses

  3. jorge

    es curioso que en el articulo se describa al arrendador como el malo de la pelicula, y solo hay dos motivos por los cuales los alquileres han subido vertiginosamente en los ultimos años, la falta de credito y de rentas que permitan la compra de una vivienda y el aumento de seguridad jurídica para el arrendador que le anima a arriesgarse a alquilar su vivienda. Si lo que se quiere es que los alquileres sean baratos solo hay dos maneras, los que así lo quieran deben comprar viviendas y alquilarlas por menos dinero de lo que el mercado puro y duro, oferta y demanda acepta. La otra manera es sin lugar a dudas agilizar los tramites judiciales y los desahucios por impago de rentas ya que el propietario no tiene que hacer de salvador de inquilinos con problemas o con mucha cara, para eso están los alquileres sociales que deben ser promovidos por las administraciones, esto haría que aumentase mucho mas el parque de viviendas en alquiler y en un mercado tan dinámico y libre empujaría los precios hacia abajo por el aumento de la oferta.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí