1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Khadija Ryadi / Activista marroquí y premio Naciones Unidas 2013

“Los derechos humanos en Marruecos están peor hoy que hace seis años”

Gorka Castillo Madrid , 12/12/2016

<p>Khadija Ryad en una imagen reciente.</p>

Khadija Ryad en una imagen reciente.

Archivo personal de Khadija Ryadi

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

El frío invernal se ha convertido en inesperado aliado del recuerdo. Al menos para Khadija Ryadi (Taroudant, Marruecos, 1960), expresidenta de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) y premio de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en 2013 por su compromiso político y también por su certeza de que las palabras sirven para desmontar el simulacro de democracia que existe en su país. “Obviamente, ese galardón, que también recibió Nelson Mandela, no fue reconocido por el Gobierno de Marruecos pero me sorprendió más que tampoco lo hicieran algunos gobiernos europeos”, afirma. Aunque viviendo en Rabat se juegue el tipo, Ryadi, que estuvo en Madrid el pasado fin de semana, hace una devastadora crítica de las torturas que se practican en las prisiones marroquíes a manos del régimen y analiza el despotismo masculino como uno de los ingredientes favoritos de una monarquía que ejerce el poder sin contrapesos. Aunque de cerca intimida con su mirada taladradora, esta activista de aquel Movimiento 20 de Febrero, que en 2011 trajo la esperanza de un cambio real en la orilla sur de Gibraltar, es apacible y muestra un humor a prueba de bombas. Con el pelo corto y siempre suelto para que se lo peine el viento, Khadija Ryadi es, sin duda, la conciencia crítica de miles de mujeres marroquíes aunque rechace ser el emblema de nada.

¿Cuánto ha cambiado Marruecos, si es que lo ha hecho, desde la reforma constitucional de 2011?

Nada. No ha habido cambios porque la reforma constitucional no tuvo como objetivo responder a las reivindicaciones sino que buscaba aplacar las protestas populares que se iniciaron en febrero de 2011 en demanda de reformas políticas y sociales. Hoy en día, la situación de los derechos humanos y las libertades en Marruecos están peor que hace seis años. Paralelamente, también se intentó lavar la imagen internacional del país, algo que preocupa mucho al poder y que tanto interesa a algunos gobiernos europeos.

Las terribles consecuencias de los conflictos libio y sirio fueron utilizadas por el Estado para reforzar su imagen de defensor de la paz 

¿Por qué no cuajó el Movimiento 20 de Febrero?

Creo que aún es pronto para determinar las múltiples causas que confluyeron en el debilitamiento del movimiento popular. Desde luego, una de ellas es que el Estado maniobró con rapidez para hacer pensar a la gente que algunas cosas podían empezar a cambiar con la reforma de la Constitución porque Marruecos no era como Libia y Siria, sumergidos en sangrientas guerras civiles. Otra fue el fortalecimiento político que entonces comenzaba a percibirse en el Partido Justicia y Democracia (PJD), cuya imagen de incorruptible se implantó entre la población. También influyó la falta de decisión del movimiento islamista Justicia y Caridad, de inspiración sufí y claramente partidario de luchar contra el régimen monárquico. Por último, el contexto geopolítico en el que se iniciaron las manifestaciones no era bueno, con dos países árabes al borde de la guerra civil. Las terribles consecuencias de los conflictos libio y sirio fueron utilizadas por el Estado para reforzar su imagen de defensor de la paz y la seguridad ante la ciudadanía, lo que ha debilitado el movimiento democrático. 

El PJD, un partido islamista moderado que nunca ha gozado de la simpatía de la Corona, está teniendo muchos problemas para formar un gobierno en Marruecos tras su exiguo triunfo en las elecciones de octubre. ¿Qué papel tiene el rey en este bloqueo político? 

Más que el rey es la institución monárquica, el Makhzen, quien influye decisivamente en la política de Marruecos. En el caso de las elecciones celebradas en octubre, el poder monárquico hizo todo lo posible para que el PJD no ganara los comicios pero, al no conseguirlo, siguió maniobrando para evitar que alcanzara el consenso parlamentario que necesita para gobernar. 

¿Cómo actúa el Makhzen?

El régimen siempre ha maniobrado para debilitar a los partidos políticos. Y lo ha hecho mediante la represión o el chantaje económico. Una vez conseguido, los aísla de su base social antes de abrirles las puertas de las esferas del poder. Eso es lo que ha hecho con el PJD. Como tenía un apoyo popular grande, sólo le permitió alcanzar el gobierno a cambio de que frenara las movilizaciones surgidas durante las revueltas árabes de 2011. Una vez dentro de ese círculo,  el Estado ya no se detuvo sino que maniobró para impedirle realizar cualquier iniciativa política, por ejemplo, quitándole la gestión de importantes ministerios. En este sentido, el discurso del rey durante la apertura del Parlamento fue clarificador al amonestar al primer ministro por no cumplir con su programa en política exterior y recordando a todos los diputados que tuvo que ser él en persona el que tuvo que agarrar las riendas de la política exterior para reactivar las inversiones extranjeras. 

¿Hay discrepancias entre las organizaciones de izquierda en cuanto a los cambios que deben producirse en Marruecos?

Sí. Una parte es favorable a la instauración de una monarquía parlamentaria y otra parte considera que es mejor esperar a construir un nuevo modelo, poco a poco, sin confrontar los fundamentos del régimen actual. 

Usted y la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH) siguen denunciando que la tortura es una práctica habitual en las cárceles del país. ¿Cuál es la situación actual de los detenidos?

Hace un mes Naciones Unidas pidió al Estado marroquí el cumplimiento de tres prioridades: el fin de la tortura en las prisiones, el respeto de la libertad de reunión y organización, y acabar con las violaciones de derechos humanos que los cuerpos de seguridad cometen durante los operativos contra el terrorismo.

Habría que empezar por denunciar que la justicia en Marruecos sigue instrumentalizada por el poder. Ni siquiera hay abogados que asistan a estos detenidos

¿Qué sectores sociales son los que sufren más directamente el acoso del régimen?

Varios representantes universitarios que participan en los movimientos sociales están detenidos por motivos políticos. También hay islamistas y unos 60 saharauis contra quienes se practica el acoso como muestra de dominación. Habría que empezar por denunciar que la justicia en Marruecos sigue instrumentalizada por el poder. Ni siquiera hay abogados que asistan a estos detenidos.

¿Qué sintió al contemplar el vídeo-tutorial para la mujer maltratada emitido por la TV pública de Marruecos precisamente el día internacional contra la violencia de género?

Ese programa refleja la política que utiliza el Estado marroquí para esconder y camuflar los problemas de los malos tratos que sufren las mujeres a manos de sus maridos. Resulta muy dramático observar cómo se intenta banalizar esa violencia en mi país mientras se favorece la impunidad de los agresores. A raíz de este vídeo hubo una campaña de protesta que terminó obligando a la cadena de televisión a pedir disculpas. Vivo en un país que hasta hace dos años justificaba la existencia de una ley que eximía de la pena de cárcel a un violador si accedía a casarse con su víctima menor de edad porque “resolvía el problema”. Eso es terrible.

¿No tiene miedo a posibles represalias?

Querer cambiar las cosas en un régimen despótico como el de Marruecos exige asumir algunos riesgos. Por ejemplo, que mi familia y yo carezcamos de vida privada, que a menudo suframos difamaciones en la prensa o que grandes amigos y compañeros se encuentren encarcelados tras ser sometidos a juicios arbitrarios. Y aunque respeto la decisión de los exiliados políticos, mi compromiso con un cambio real en Marruecos me obliga a permanecer en mi país. El día que mi vida esté en peligro no dudaré en irme.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jilirio

    Vergonzoso. Los medios difaman y manipulan sobre Venezuela mientras callan las violaciones de los derechos humanos de un país vecino.

    Hace 4 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí