1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Perfil

Make València great again

¿Quién y qué fue Rita Barberá?

Francesc Miralles 10/12/2016

<p>Rita Barbera.</p>

Rita Barbera.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

Aquí pensaban seguir

ganando el ciento por ciento

con casas de apartamentos

y echar al pueblo a sufrir

  ‘Y en eso llegó Fidel’.  Carlos Puebla

 

La misma semana de noviembre de 2016 murieron dos colosos de la política, aunque naturalmente de distinta talla histórica: Fidel Castro y Rita Barberá. La estrofa de Carlos Puebla que da origen a este artículo, lejos de ser una referencia cultural estética, explica buena parte del secreto de la pervivencia de ambos a lo largo de décadas sin apenas desgaste. En el caso cubano, el recuerdo aún en el subconsciente colectivo de la dictadura de Batista, la imagen de los mafiosos repartiendo el pastel inmobiliario cubano según los vimos en la segunda entrega cinematográfica de El Padrino; el sueño de la nueva Cuba que había de sustituir a aquel sistema criminal. La pervivencia de los Castro se explica en buena medida porque la oposición de Miami y sus amos norteamericanos se antoja aún peor que el gobierno para buena parte de los cubanos.

En cierta manera, Rita Barberá consiguió lo mismo, aunque a la inversa. La larga hegemonía del PP en la ciudad de València y en el País Valencià, que luego consiguió conquistar y retener, se basa también en la idea de lo “nuevo”: la idea de una “Nueva València” destinada a superar y sustituir a la anterior. Exactamente la misma imagen de políticos y empresarios repartiéndose el botín de forma impúdica entre lujos, que en Cuba simboliza el saqueo de lo común, ha funcionado durante décadas como símbolo del deseo. Sea a través de grandes eventos turísticos o grandes promociones inmobiliarias, estimula la vieja idea ultraliberal de la economía del goteo (trickle down economics en inglés): que se puede vivir de las migas de los negocios de los ricos, puesto que si a ellos les va bien les acabará por ir bien a todos.

Exactamente igual que ha pasado con Fidel Castro, a su trágica muerte la han sucedido obituarios con escaso contenido crítico: o bien auténticas hagiografías, que la elevan a la categoría de gran gestora empañada por un caso menor al final de su vida; u otros que la convierten poco menos que en la jefa de una trama criminal sin escrúpulos, a la que Zeus acaba castigando con su rayo. Ninguno de estos dos modelos de relatos maniqueos explican su origen, su éxito, sus sombras y, sobre todo, el motivo profundo de su caída, tanto la electoral como la que más le dolió, el olvido a la que sometieron sus colaboradores y, hasta hacía poco, amigos personales.

Rita Barberá, exponente de una gestión mediocre y una corrupción también mediocre y de escasa entidad, representa más bien algo de la Historia y los vicios de la España contemporánea

Que otro personaje reducido a caricatura y ya notablemente desequilibrado, como es Francisco Camps, se encuentre ahora mismo dedicado a ejercer de viudo doliente, y reivindicar la memoria de Barberá en tertulias de ultraderecha para intentar relanzar su carrera política, no ayuda a poner luz sobre el asunto, sino más bien a profundizar en los tópicos extremos: ni fue gran alcaldesa, ni máxima exponente de la corrupción, y seguramente tampoco algo exótico, tal y como se ha venido retratando a los valencianos en los medios madrileños, como auténtico muñeco vudú para espantar los propios males. Rita Barberá, exponente de una gestión mediocre y una corrupción también mediocre y de escasa entidad, representa más bien algo de la Historia y los vicios de la España contemporánea: con algunas especificidades locales, claro.

La herencia recibida

Para empezar, el auge de la carrera política de Barberá debe mucho a la herencia que le dejaron los gobiernos del Partido Socialista. En primer lugar, la coalición de izquierda liderada por el Partido Socialista había resuelto entre 1979 y 1991 la mayoría de problemas fundamentales en la escala urbana: los sucesivos gobiernos franquistas se habían dedicado primero a hacer negocio con el estraperlo y, después, con la promoción inmobiliaria, mientras la población de la ciudad crecía de forma desordenada --más de un 50% en el período--. Aparte de infraestructuras básicas en los barrios --faltaba hasta el alcantarillado más elemental en muchos de ellos--, en los años 80 se ejecutó el paseo marítimo y se emprendió el acondicionamiento del cauce viejo del Turia como espacio ajardinado y eje cultural --incluyendo infraestructuras nuevas como l’Institut Valencià d’Art Modern, el Palau de la Música e incluso la Ciutat de les Arts i les Ciències, que es también en origen un proyecto socialista, aunque la concepción era más modesta--. En definitiva, los grandes condicionantes están en el Plan General de Ordenación Urbana de 1988 que Rita Barberá desarrolló durante prácticamente todo su mandato. La ciudad “estaba hecha”, y el PP apenas innovó en su diseño o modelo.

En segundo lugar, el proyecto macroeconómico y el relato socialista mostraba síntomas de agotamiento a principios de los 90. La ciudad de València, como el resto del País Valencià, vivía en esos años el auge de la crisis aparejada al fin del ciclo inmobiliario-financiero de 1985-1992, que había seguido a la entrada de España en la Unión Europea y durante el cual, en la ciudad de València, los precios de la vivienda se habían prácticamente duplicado. La especificidad local, que explica buena parte del éxito del proyecto del PPCV, es que al agotamiento de este ciclo lo acompañaba cierta impresión, más o menos fundamentada, de marginación por parte del Estado. En 1992 Barcelona tuvo sus Juegos Olímpicos, Sevilla su Expo, y en València, tercera ciudad española, no cayó nada de nada. Ni la pedrea.

Durante los años 80, València, como el resto del país, fue echada en brazos del modelo inmobiliario-financiero --el sector agrario había empezado a desintegrarse fruto de los tratados de libre comercio, lo mismo el sector industrial, con highlights dramáticos tales como el cierre de grandes polos industriales de propiedad pública, como los Altos Hornos del Mediterráneo en Sagunto que se sentían víctimas de un agravio comparativo--. Cualquier político conservador mínimamente competente --aunque es de justicia reconocer que no disponían de demasiados-- hubiera podido aprovechar el declive relativo del socialismo valenciano a principios de los 90 y, sobre todo, el hundimiento del CDS y el estancamiento de UV, que ponía por fin el espectro del centro-derecha bajo la batuta del PP. El contexto europeo e internacional ofrecía, además, condiciones objetivas inmejorables para la eclosión de un proyecto de derecha con claro sesgo neoliberal.

La ideología del crecimiento

Aunque es altamente improbable que nadie en una derecha tan ágrafa rayando el analfabetismo, como es el caso de la valenciana, llegase a leer jamás a Giddens o a Fukuyama, lo cierto es que en el PPCV entendieron rápido el sentido de época y el discurso sobre la muerte de las ideologías. Frente a la “decadencia” socialista, la crisis y la falta de relato, el PP ofrecía el regreso a una Edad de Oro --el Siglo de Oro de las letras y las artes valencianas, es decir, el XV-- aunque fuese a nivel discursivo y superficial, borrando u obviando cuidadosamente todo lo problemático en el arte, la cultura o los conflictos sociales. Con los problemas acuciantes de desarrollo urbano resueltos, algunos sectores, en especial las clases medias, demandaban nuevos relatos y retos. Make València great again.

El PP encomendó a operadores privados hacerse cargo del desarrollo urbanístico de sectores enteros en la periferia de la ciudad, en perjuicio de los mismos propietarios

La propuesta, a grandes rasgos, consistió en completar el desarrollo urbano de forma extensiva, haciendo uso de la nueva y formidable herramienta que el PSPV-PSOE había dado a la (des)planificación urbanística, seguramente la única innovación legislativa valenciana desde la restauración de la democracia en 1977: el Plan de Actuación Integrada o PAI. El PP encomendó a operadores privados hacerse cargo del desarrollo urbanístico de sectores enteros en la periferia de la ciudad, en perjuicio de los mismos propietarios, completando rondas e infraestructuras perimetrales. A un alto precio, claro: el desarrollo de grandes bolsas de vivienda nueva, privada e inaccesible al vecino. Nuevos barrios para una nueva clase media, una “nueva València” más cara, pero segregada de su pasado, de la huerta que la circunda y de sus pueblos y barrios históricos adyacentes.

Nuevas casas, nuevos ejes viarios pensados para el automóvil privado, nuevos centros comerciales y de ocio, nuevos colegios privados y concertados, y hasta nuevas fallas. La falla Nou Campanar, una comisión de nueva creación --2002-- en un barrio de nueva creación, cuyos gastos eran sufragados por empresarios de la construcción, ganó el máximo galardón fallero de forma ininterrumpida desde 2004 a 2009, con grandes estructuras y un mensaje más que blanco, directamente inexistente. Eran los años del boom de la “nueva València”.

El otro elemento clave y simbólico que se asocia al mandato de Barberá --y también al de Camps en la Generalitat, quien fuera su concejal y discípulo antes que presidente-- es el de los grandes eventos. Durante años se intentó con unos Juegos del Mediterráneo o una capitalidad cultural europea, sin conseguir hacer cuajar ninguna de las candidaturas, hasta que se tuvo éxito en la concesión de la Copa América para 2007. Después vinieron otros, la visita del Papa --que tenía más de gran evento turístico que de religioso--, o la Fórmula 1. Hoy en día todos ellos están bajo la lupa judicial de uno u otro modo, pero en su momento reforzaron el relato de “poner València en el mapa”, al coste de endeudarse en costosas infraestructuras y cánones para el erario público que los nuevos gobiernos arrastran.

Además del efecto propagandístico y la profusa compra de medios de comunicación con publicidad institucional, los grandes eventos tenían un carácter taumatúrgico unido a la sedimentación, a largo plazo, del monopolio sector de la construcción y su efecto riqueza: tanto de construcción de una cierta alianza de clases entre políticos, empresarios y comerciantes --lo que David Harvey llama el empresarialismo urbano--, algo que el PP de Barberá completó dando un protagonismo especial a los mercados y el pequeño comercio en la articulación de su proyecto de ciudad. Este proyecto tiene un reverso aún más sombrío: los eventos y la actividad de marca sirve para silenciar a las voces críticas como “enemigos del progreso” y sepultar los elementos negativos como manera de atraer inversiones. La “marca urbana” sirve de coartada para casi todo.

Seguramente València brilla en el mapa de la corrupción porque se ha buscado más a conciencia que en otras partes, vistos los cambios de gobierno y el celo de la oposición y cierta sociedad civil

Naturalmente que este modelo tiene altos “costes de transacción”, que es como podemos llamar eufemísticamente a la corrupción. Desde luego, no más ni menos que en otras partes del Estado, pero sí de forma correlacional a las rentas inmobiliarias esperables en una ciudad portuaria y costera de alta atracción turística. Como ya expliqué en esta misma revista a propósito del caso “Taula”, seguramente València brilla en el mapa de la corrupción porque se ha buscado más a conciencia que en otras partes, vistos los cambios de gobierno y el celo de la oposición y cierta sociedad civil. Y eso, hipotecas reputacionales aparte, es bueno en términos generales.

Sin embargo, en términos de sus propios estándares y modelos, no podemos decir que el modelo de ciudad haya resultado exitoso: Barcelona o Bilbao, por poner dos ejemplos, han aprovechado mucho mejor su política de reconversión inmobiliaria y grandes eventos para posicionarse internacionalmente en los sectores que les interesan, aunque ello les provoque también grandes distorsiones. En ese sentido, València ha perdido dos décadas compitiendo en el sector del bajo coste, los eventos caros, con poco retorno y generadores de deuda. En términos de coste-beneficio ha resultado un completo desastre.

El gran éxito de Rita Barberá, como dijo Thatcher al respecto de Blair, son sin duda sus sucesores: encaminados a realizar el tipo de políticas urbanas más o menos razonables que se debería haber emprendido hace dos décadas --peatonalizaciones, limitación de horarios comerciales, transporte público y sostenible--.Joan Ribó y su equipo se ven obligados a jugar en el estrecho margen que les deja el pesado legado de su predecesora. A soportar el poder omnímodo de las comisiones falleras, de la hostelería campando a sus anchas y la fuerte dependencia de la industria del turismo barato. Cuando Joan Ribó abrió la puerta este verano a celebrar de nuevo “grandes eventos” para rentabilizar las infraestructuras del período anterior y pagar las deudas, siempre que se realicen estudios de coste y viabilidad --¡faltaría más!-- Rita Barberá debió sonreír: su modelo ha ganado y hasta sus adversarios reconocen que ni tan siquiera son capaces de imaginar una alternativa. Eso ahora: imaginemos qué puede pasar si vuelve el crédito barato y la construcción.

La “alcaldesa de España” se ha ido, pero su nefasto legado pesará mucho tiempo sobre nuestras cabezas. Descanse en paz.

Autor >

Francesc Miralles

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Joaquín

    La corrupción de Rita Barberà no son sólo sus 1000 euros del caso Taula que sus hagiógrafos han intentado ridiculizar. Hay también un reguero de "mordidas", es decir, comisiones de empresas a cambio de contrataciones en la ciudad. Y destacan con luz propia dos grandes casos de corrupción que también afectan directamente al Ayuntamiento de València: Emarsa, donde millones de euros del cánon del agua pagado por los ciudadanos para la depuradora de Pinedo se dedicaron a la compra yates de lujo, la contratación de "traductoras" rumanas, la compra masiva de ordenadores, etc. etc. El otro caso estrella es Noos, donde el Ayuntamiento dio directamente varios millones de euros a Iñaki Urdangarín para la organización de un evento que fue un fiasco y que permitió el enriquecimiento de la pareja Urdangarín-Cristina de Borbón. El juez Castro imputó en su día tanto a Camps como a Barberà por el caso Noos, pero al ser ambos diputados en las Cortes Valencianas estaban aforados y el Tribunal Superior de Justicia valenciano los absolvió. Pero los millones de euros de los contribuyentes valencianos se los habían quedado la infanta y su pareja.

    Hace 4 años 4 meses

  2. Kruño macarra

    Me resultan enternecedores los malabarismos mentales de la esquerra valenciana más o menos nacionalista, más o menos pancata, más o menos LPDera, obligada a realizar una enmienda a la totalidad de toda la obra de la derecha valenciana y al mismo tiempo insistir mucho y muy fuerte en que bueno... que emberdá son mucho más corruptos los de fuera, por supuesto, (Madrit-Meseta Madrit-Meseta, Madrit-Meseta) y que la derrota policial de la mafia pepera de Blavencia es mérito de la buena sociedad civil local, tan superior ella, a diferencia de la apesebrada sociedad civil de Madrit-Meseta. Las mayorías absolutas de Barberá, los fastos de Camps, la mayoría absoluta de 2011, pelillos a la mar... la sociedad civil estaba de siesta, que es una cosa muy española, como la paella y el arros amb ceba de la Marina Alta.

    Hace 4 años 5 meses

  3. Observador 2000

    Culpar de tus males a un enemigo exterior suele dar buen resultado, sobre todo cuando ese enemigo es tu vecino. El PP, astutamente, focalizó el resentimiento de los valencianos en sus vecinos del Norte. Los socialistas quedaban descalificados por ser "pro-catalanes". El comentario de KOKO es muy significativo: No se contradice toda la exposición sobre corrupción, endeudamiento, etc., el gran "argumento" para rechazar el artículo es que su autor es catalán.

    Hace 4 años 5 meses

  4. Observador 2000

    Culpar de tus males a un enemigo exterior suele dar buen resultado, sobre todo cuando ese enemigo es tu vecino. El PP, astutamente, focalizó el resentimiento de los valencianos en sus vecinos del Norte. Los socialistas quedaban descalificados por ser "pro-catalanes". El comentario de KOKO es muy significativo: No se contradice toda la exposición sobre corrupción, endeudamiento, etc., el gran "argumento" para rechazar el artículo es que su autor es catalán.

    Hace 4 años 5 meses

  5. Francesc Miralles

    Al listo de KOKO: soy valenciano y vivo en Valencia. De nada.

    Hace 4 años 5 meses

  6. Natxo

    El comentario de KOKO refleja muy bien uno de los puntos en el discurso de ese PP del que habla el artículo: un ferviente anticatalanismo que le sirvió para absorber a UV e iniciar una campaña de persecución real y violenta a la izquierda valencianista. Quisiera plantear un juego: prueben a cambiar "catalán" por "negro" y "Pujols" por cualquier gobierno de un país subsahariano. Sería directamente delictivo, considerado delito de odio. Pues bien, con esa bilis y ese complejo respecto a catalunya se reafirman identitariamente muchos valencianos. Herencia de ese PP, aunque el artículo ni lo nombre.

    Hace 4 años 5 meses

  7. KOKO

    Tiene gracia que un catalán hable de los Valencianos y sus líderes.. ya podría hacerlo mejor de Los Pujols y no hacer el ridiculo con una visión tan partidista, amarilla y alejada de la realidad... desde luego como rezuma la incultura en la que han sido educados los catalanes.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí