1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

¿Podrían volver a hacerlo? Sí, cuando les dé la gana

El dinero clásico ya no existe y solo hay una manera de que la banca vuelva a sus orígenes: transformar el sistema de pagos en algo neutral y universal para que no sea necesario ningún banco para manejar, gestionar y pagar con el dinero de cada cual

Juan Moreno Yagüe 7/12/2016

<p>Manifestantes en la puerta de la Audiencia Nacional el 30 de septiembre.</p>

Manifestantes en la puerta de la Audiencia Nacional el 30 de septiembre.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

Se dice que la banca moderna arranca en las repúblicas italianas en los inicios del Renacimiento, teniendo como símbolo más destacado la letra de cambio. Con ella se evitaba el transporte de monedas de oro, plata y demás metales, impidiendo la posibilidad del robo en ese transporte. Ese mismo instrumento se utilizó  inmediatamente también para obtener préstamos, como instrumento de crédito. La banca estuvo durante siglos unida a dos conceptos básicos: guardar el dinero de los demás, protegerlo, y prestar el dinero; primero el propio, después el de los demás. 

Con el desarrollo e implantación del papel moneda, se generalizó la idea de la utilidad de que alguien te guardara el dinero, ya que ese alguien, el banquero, tenía más medios de seguridad que tú, añadiéndose que en teoría respondía siempre del depósito de tu dinero. 

El hecho de que el dinero sea un elemento casi imprescindible en las sociedades de los últimos siglos da lugar a una actividad que se fundamenta, que vende, podríamos decir, confianza. El negocio de la banca se consolida así como uno de los más raros, extraños y peligrosos de los que desarrollan los seres humanos. 

La Gran Depresión vino a enseñar al poder público la necesidad de establecer controles y normas muy estrictas

La actividad de un banco, simplificando mucho, consiste en lo siguiente: las personas le llevan su dinero, para que se lo guarde. El banco, al tener en depósito mucho dinero que no es suyo, lo presta a otros. La confianza en ambos actos es la base del negocio. Se confía en que cuando reclame mi depósito me lo devolverán y se confía en que cuando me prestan dinero, lo devolveré. Pero, como digo, el elemento más llamativo es que lo que el banco hace es manejar un dinero que no es el suyo. Mucho. Y si algo le sucede a ese dinero de los demás, que no es suyo, suelen producirse problemas graves, con repercusiones en las vidas de todos.

Cuando se rompe la confianza, los bancos suelen quebrar. Eso ha sucedido en varias ocasiones. Una de las rupturas de esa confianza se produce en 1929, año en el que los historiadores sitúan el comienzo de la Gran Depresión, y vino a enseñar al poder público la necesidad de establecer controles y normas muy estrictas, limitando todo lo posible los riesgos que derivan de un mal uso del dinero de los demás por parte de quien “hacía banca”. 

Esas reglas fijaban límites muy estrictos. De nuevo  simplificando mucho, puede explicarse la más básica de todas de la siguiente manera: la obligatoriedad de tener siempre un capital propio para responder de las posibles pérdidas que los impagos de los préstamos que con el dinero de los depósitos, los ahorros de los demás, ha hecho el banco. Así, si decimos que un banco debe tener un diez por ciento de fondos propios, de capital propio, su buen funcionamiento significaría algo parecido a tener en depósito cien millones de dinero de los clientes,  haber prestado esos cien millones a otros clientes y ser dueño de diez millones que “no se tocan”, pues cumplen una función esencial. Lo habitual  y “prudente” es que el tanto por ciento de impagos en los préstamos no supere ese diez por ciento, y, así, será el banco, en tal caso, el que con su propio dinero cubra las “pérdidas” que tenga sobre el dinero de los demás que ha prestado. Esas reglas de prudencia extrema, esas normas que obligaban a mantener equilibrios constantes de seguridad, han servido para que durante décadas las instituciones bancarias hicieran bien su negocio, dentro de la ley,  y se generase la confianza necesaria para que el negocio funcionara. 

La banca, al hacer banca, no debía poner en riesgo extremo el dinero que no era suyo

Además, debe añadirse que durante todo ese tiempo, las autoridades públicas seguían con severidad la actividad, procurando que todo funcionara dentro de los límites establecidos. La banca, al hacer banca, no debía poner en riesgo extremo el dinero que no era suyo, jamás. 

La banca moderna ha durado hasta aproximadamente la década de los años ochenta del siglo pasado. 

Cuando la computación electrónica y la informática comienzan a instalarse en los bancos, se produce un salto descomunal en el “modelo de negocio”. Las empresas bancarias comienzan a caracterizarse más por ser entidades tecnológicas que por lo que hacían hasta ese momento: canalizar, guardar o proteger el ahorro, el dinero de los demás, para convertirlo en crédito o inversión también para los demás. Esa revolución tecnológica les permite dar un paso enorme: no solo ofrecen seguridad para el dinero de las personas y de las demás empresas y a su vez generan crédito, sino que también ofrecen la gestión de los pagos y cobros de y a todos ellos. 

Comienza así una época en la que poco a poco los bancos se convierten en el único canal por donde circula el dinero de todos y para todo. Las nóminas, los recibos, las tarjetas, domiciliaciones y un sinfín de servicios que se caracterizan por una cosa: ellos pueden ofrecerlos porque la velocidad y seguridad que ofrecen sus sistemas informáticos no tienen comparación con nada conocido hasta ese momento. 

El control informático hace que los poderes públicos pierdan capacidad de control

Además de manejar todo el dinero legal y legalmente, la banca se convierte en el negocio que más información tiene de todos los demás:  al manejar todo el dinero, la banca sabe qué hace todo el dinero. Ya no solo lo guarda y lo presta, ahora también lo controla, al menos desde el punto de vista de la información. Y la información también es negocio.

Desde los años ochenta y a una velocidad de vértigo las reglas comienzan a modificarse para permitir mayor fluidez en las transacciones, en el movimiento del dinero. Mayor posibilidad de realizar pagos significa mayor posibilidad de negocios. Eso se traduce en un desarrollo de los mercados financieros principales y alternativos sin precedentes. El control informático de los procesos de movimiento del dinero junto con una rápida evolución de las normas y usos del derecho de contratos financieros en todo el mundo (florecen “cosas” como los swaps, CDS, repos, etc), curiosamente hacen que los poderes públicos pierdan capacidad de control, como si el poder no contara con la misma informática.

Comienza a abrirse una brecha entre lo que puede hacerse con el dinero aprovechando las nuevas herramientas tecnológicas y la capacidad de supervisar lo que se hace mediante normas. Estas últimas se hacen cada vez más abstractas. 

A lo largo de los años noventa la brutal capacidad de gestión de los ahorros, del crédito, de los pagos y de los cobros produce un incremento de la actividad económica en todo el planeta. Más dinero para prestar y prestado, más consumo, “más economía”.  Y más derivados (instrumentos financieros). 

La contabilidad informática se desarrolla de tal manera que las trampas contables empiezan a extenderse. El dinero comienza a ser algo marginal. Aunque esta afirmación pueda ser chocante, con ella nos referimos a la desconexión entre su existencia material, tangible, como representativa del valor de cosas, de derechos y de obligaciones, y la realidad de esas cosas, valores, derechos y obligaciones. 

El primer aviso de que algo no iba del todo bien se produce con la crisis de las “puntocom

Los cambios son enormes, y no solo en el plano privado, sino también en el público. Las decisiones de inversión están condicionadas por los sistemas de canalización de esas decisiones. Las subastas y los mercados de deuda pública, por ejemplo. La creación de deuda se hace más sencilla y lógicamente, se crea más deuda.

El primer “aviso” de que algo no iba del todo bien se produce con la crisis de las “puntocom”. Desconexión muy alta entre el valor contable, en “libros” (en realidad en apuntes contables informáticos) y el valor real, el valor “de cobro”. 

La banca ha invertido por encima de sus posibilidades, y el “dinero se evapora” en el momento en que se produce el descubrimiento de que alguien no va a cobrar lo que creía que iba a cobrar tras invertir en “toda esa tecnología”. Año 2001.

Eso mismo se traduce en poco tiempo en una desconexión entre los valores que recogen los apuntes informáticos y los valores inmobiliarios. 

Cada préstamo respaldado por un inmueble rápidamente se convertía en un instrumento financiero al que sacarle un rendimiento, y estos a su vez podían transformarse en nuevos instrumentos que también producían rendimientos. Todo el planeta hipotecado y todo ese “valor” circulando por las redes informáticas financieras a velocidades de vértigo.

Las normas de control no son capaces de seguir esos cambios. Y mucho menos las normas fiscales. 

La crisis de 2007/2008 supone que las garantías que respaldaban las inversiones en realidad no valían tanto o ni siquiera existían 

En un momento dado, la capacidad de contraer más deuda se hace no solo imposible, sino innecesaria. Ya estábamos todos endeudados más allá de lo razonable, y sobre todo, de lo posible. Aparece un nuevo problema: sin nueva deuda, es decir, sin alguien que con su capacidad de trabajo o empresa sea capaz de crear riqueza material para pagar los intereses de esa deuda, los activos financieros “no tienen de dónde rendir”. El dinero deja de producir dinero por sí solo. Eso significa que las expectativas de obtener unas ganancias desaparecen, no entran por un lado los intereses suficientes para satisfacer a los acreedores que están en el otro lado del negocio.

La crisis de 2007/2008 supone un salto cualitativo sobre las anteriores porque no solo mucha gente no va a ganar lo que creía, sino que, además, las garantías que supuestamente respaldaban todas esas inversiones en realidad no valían tanto o ni siquiera existían. 

Las creaciones financieras, las tecnologías informáticas que permitieron el extraordinario desarrollo de la banca, se vienen abajo en el momento en que alguien quiere cobrar lo que se le debe. Se habían creado más instrumentos financieros que realidades económicas o de valor existían detrás de esos instrumentos financieros. El caso de Lehman Brothers es paradigmático. No es que hubieran vendido en el mercado paquetes de activos financieros mezclando activos de alto riesgo con otros más seguros; es que habían vendido humo, habían vendido varias veces lo mismo a diferentes compradores. 

A partir de ese momento, es decir, cuando se pone en evidencia que hay muchas anotaciones contables que no reflejan la realidad, se desencadena una ola de descubrimiento de multitud de trampas. A modo de ejemplos no exhaustivos: los mercados de preferentes en realidad no existían, ya que los programas informáticos estaban diseñados para controlar las fluctuaciones e impedir que los valores fluctuaran más allá del 2%, los mercados de divisas contabilizaban operaciones inexistentes, los principales índices monetarios (Libor, Euribor) de referencia no respondía tampoco a realidades subyacentes que supuestamente debían reflejar, y así un buen número de elementos que mostraban disfuncionalidades insostenibles. 

La confianza, base del sistema, incrementada supuestamente con el valor añadido de esa tecnología financiera, funcionaba adecuadamente, salvo que la pusieras a prueba. 

Alguien debió pensar que nos podíamos permitir la quiebra de algunos bancos, pero no la quiebra de la confianza en el sistema de pagos

Como indicamos, en ese momento de estallido de todo (y ahora mismo también), la banca no solo realizaba la función de captar ahorro para proporcionar crédito, sino que se había desarrollado a una escala aún mayor la función de gestión de pagos. Todo el sistema de pagos está en sus manos. Al menos en las economías desarrolladas

La intervención de los gobiernos en el momento de colapso es inevitable: o sostienes a los bancos en su caída o existía el peligro de colapso del sistema, ya que no hay alternativa desarrollada en/a  los medios de gestión de pagos. Aquí utilizamos la palabra sistema como concepto total, como sistema social. 

La caída en cadena de los bancos que debían haber caído hubiera supuesto el cierre literal de estos, de la noche a la mañana, y eso a su vez habría causado enormes dificultades en los pagos ordinarios, en el sistema de gestión de pagos diario. Alguien debió pensar que nos podíamos permitir la quiebra de algunos bancos, pero no la quiebra de la confianza en el sistema de pagos. Quizás eso podría afectar a la confianza en el sistema mismo. Recuerden que el dinero vale solo porque confiamos en que valga.

¿Cómo es posible que sucediera todo eso si, a pesar de lo narrado, las normas de control existían, si los mecanismos de supervisión existían? ¿Y cómo es posible que tras las intervenciones masivas de los poderes públicos prácticamente no han existido responsabilidades ni cambios, y ni siquiera la parte de la banca que caía ha pasado a ser propiedad de sus rescatadores?

El caso español demuestra una fuerte interdependencia entre lo que el poder político hacía y el crédito o la deuda pública necesarios para hacerlo

La explicación no es sencilla. Cualquiera intuye que la correlación entre el poder político y el poder financiero es muy fuerte. Desde el caso español, local, con las entidades semipúblicas (las Cajas de Ahorro), hasta otros ámbitos internacionales, se observa una fuerte interdependencia entre lo que el poder político hacía y el crédito o la deuda pública necesarios para hacerlo. No se trata solo del hecho constatado de que la banca financia a las formaciones políticas que gobiernan, encargadas de acceder al poder político mediante elecciones con costes de campaña desmesurados, sino de que, una vez en el poder, desarrollan políticas que requieren fuertes dosis de endeudamiento. Y es precisamente la banca la que compra esa deuda que el poder político emite. 

Entes, los poderes públicos, endeudados, salvando a sus acreedores con el dinero de los contribuyentes, ya sea actual o futuro. Si se mira desde el otro lado, la imagen es la misma: entidades financieras endeudas, sosteniendo su rescate mediante la compra de esa deuda pública emitida para salvarlas. Es lo que en la práctica comercial se llaman “letras de peloteo”. A ninguna de las dos partes le convenía ni le conviene alterar nada. La destrucción de uno supondría la del otro. Nadie iba a refundar el capitalismo. Y menos el capitalismo financiero. 

La banca influye más de lo admisible en las normas que los gobiernos después hacen ley. ¿Han observado la tendencia a que todo pago se deba realizar a través de sistemas bancarios? ¿Se dan cuenta de la pelea que mantienen los gigantes tecnológicos y la banca por mediar y controlar los pagos? Nos conduce a la triste realidad:

Todo el dinero se halla en poder de la banca, y si esta caía en la medida en que las leyes preveían, el sistema caía. Por eso ha pasado lo que ha pasado. Entre todos ellos sostienen un sistema agotado, zombi. Las enormes cantidades de deuda emitida para hacer frente a los pagos debidos en el momento de la ruptura del sistema, los tipos de interés fijados en esas obligaciones emitidas en los años 2008 a 2010, serán muy difíciles de pagar por los emisores, a los que en estos momentos los tipos casi a cero de los bancos centrales les impiden generar recursos suficientes para hacer frente a los intereses de esas deudas. El negocio se basa en los intereses, no en el capital. Y el problema principal es que aún nadie ha sabido explicar por qué una anotación contable electrónica habría de producir intereses por sí sola. 

En nuestro país, se dieron órdenes para pagar con pérdidas a los inversores profesionales que tenían preferentes y no pagar a los clientes minoristas

En nuestro país, en concreto, se dieron órdenes para pagar con pérdidas, pero pagar, a los inversores profesionales que tenían preferentes y no pagar a los clientes minoristas. Se dieron órdenes para comprar los activos inmobiliarios a precios suicidas para limpiar los balances. Se dieron órdenes para que las leyes llamaran  híbridos a lo que no eran sino alternativos, y actualmente se cambian las normas para que las pérdidas no obliguen a poner más capital para sostener monstruos como la Sareb. De todas estas conductas no puede generarse nada bueno. 

La mayoría de las actuaciones que originaron las pérdidas en los sistemas financieros y bancarios no eran siquiera operaciones arriesgadas, sino complejas tramas delictivas. La intervención de la Justicia en toda esta crisis ha sido mínima, ya que las leyes y el poder público han girado para evitarlo. Las mismas tasas judiciales no fueron sino una medida disuasoria para retrasar millones de demandas. Ante este panorama hay poco que podamos hacer. Mientras los poderes públicos no quieran quitarles poder a los entes financieros, seguiremos indefensos, ya que ellos tienen nuestro dinero. Y si quieren, nos lo quitan. Pregúntenles a los chipriotas. 

Los bancos  son hoy poderosas empresas tecnológicas, que se relacionan cada vez menos con los clientes a través de las oficinas, una realidad analógica que les sirve para captar el dinero que nutre su actividad. Con el paso de los años, las nuevas generaciones harán eso cosa del pasado. Pero ellos seguirán gestionando todo el dinero. A menos que cambiemos las reglas.  

Si todo el dinero está en los bancos, y su caída significa que podríamos perder todo el dinero, cada vez que metan la pata habrá que rescatarlos de nuevo, ya que ellos han visto que no pasa lo que debiera pasar por meter la pata. 

Sin embargo, si tenemos en cuenta que el dinero clásico ya no existe, y que solo se trata de programas informáticos interconectando apuntes contables electrónicos, nada más fácil que volver, que transformar, el sistema de pagos en algo neutral y universal, que permita a las personas no necesitar de ningún banco para manejar, gestionar y realizar pagos con su propio dinero. En ese momento la banca volverá a sus orígenes. Nosotros recuperaremos el poder sobre nuestro dinero y habremos eliminado el enorme riesgo que supone eso que contamos: que ellos tienen todo nuestro dinero. 

La decisión es nuestra. O seguimos con ellos, u optamos por utilizar sistemas de pagos, de dinero, que no dependan de ellos. La tecnología está instalada. Solo hay que ponerla a funcionar. Porque por ahora, la próxima vez, y les aseguro que habrá próxima vez, volverán a hacerlo. Nos volverán a hacer pagar sus locuras.

-------------------------

Juan Moreno Yagüe es abogado, impulsor de la operación OpEuribor y de Democracia 4.0, especialista en Derecho bancario, hipotecario, penal y económico y diputado autonómico de Podemos en Andalucía.

Autor >

Juan Moreno Yagüe

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis G.

    Con la cantidad de información al respecto que circula por la red (puedo enviarte enlaces si es preciso), y cuando ha sido reconocido textualmente por las instituciones financieras, me preocupa que un representante mío de Podemos desconozca que LOS BANCOS NO PRESTAN LOS DEPÓSITOS, CREAN EL DINERO CONCEDIENDO HIPOTECAS y otros préstamos. El 10% o menos es el límite de la reserva fraccionaria, con 10€ pueden conceder hipotecas por 100€ que no tienen en ningún sitio, lo crean de la nada con una anotación electrónica. Es la confianza de la gente en que el dinero funciona para pagar la que hace que no vayamos a los bancos a sacarlo todo en efectivo y quiebre el sistema porque más del 90% DEL DINERO NO EXISTE físicamente. De hecho hay muchos niveles de "realidad" en el dinero y es una cuestión muy compleja porque la han hecho así sus actores para su propio beneficio. Y si vamos a hacer propuestas a futuro, la tuya es muy bonita, le falta información de estas complejidades para funcionar bien. El objetivo sería un dinero neutro, no creado en un 90% de la deuda, emitido de forma distribuida o por instituciones públicas, o con bancos pagando un impuesto especial del 90% (ó 100%-su reserva fraccionaria) por los intereses y beneficios conseguidos por el uso privativo de un bien común societario como es la confianza en el dinero.

    Hace 4 años 3 meses

  2. Luis G.

    Con la cantidad de información al respecto que circula por la red (puedo enviarte enlaces si es preciso), y cuando ha sido reconocido textualmente por las instituciones financieras, me preocupa que un representante mío de Podemos desconozca que LOS BANCOS NO PRESTAN LOS DEPÓSITOS, CREAN EL DINERO CONCEDIENDO HIPOTECAS y otros préstamos. El 10% o menos es el límite de la reserva fraccionaria, con 10€ pueden conceder hipotecas por 100€ que no tienen en ningún sitio, lo crean de la nada con una anotación electrónica. Es la confianza de la gente en que el dinero funciona para pagar la que hace que no vayamos a los bancos a sacarlo todo en efectivo y quiebre el sistema porque más del 90% DEL DINERO NO EXISTE físicamente. De hecho hay muchos niveles de "realidad" en el dinero y es una cuestión muy compleja porque la han hecho así sus actores para su propio beneficio. Y si vamos a hacer propuestas a futuro, la tuya es muy bonita, le falta información de estas complejidades para funcionar bien. El objetivo sería un dinero neutro, no creado en un 90% de la deuda, emitido de forma distribuida o por instituciones públicas, o con bancos pagando un impuesto especial del 90% (ó 100%-su reserva fraccionaria) por los intereses y beneficios conseguidos por el uso privativo de un bien común societario como es la confianza en el dinero.

    Hace 4 años 3 meses

  3. Luis G.

    Con la cantidad de información al respecto que circula por la red (puedo enviarte enlaces si es preciso), y cuando ha sido reconocido textualmente por las instituciones financieras, me preocupa que un representante mío de Podemos desconozca que LOS BANCOS NO PRESTAN LOS DEPÓSITOS, CREAN EL DINERO CONCEDIENDO HIPOTECAS y otros préstamos. El 10% o menos es el límite de la reserva fraccionaria, con 10€ pueden conceder hipotecas por 100€ que no tienen en ningún sitio, lo crean de la nada con una anotación electrónica. Es la confianza de la gente en que el dinero funciona para pagar la que hace que no vayamos a los bancos a sacarlo todo en efectivo y quiebre el sistema porque más del 90% DEL DINERO NO EXISTE físicamente. De hecho hay muchos niveles de "realidad" en el dinero y es una cuestión muy compleja porque la han hecho así sus actores para su propio beneficio. Y si vamos a hacer propuestas a futuro, la tuya es muy bonita, le falta información de estas complejidades para funcionar bien. El objetivo sería un dinero neutro, no creado en un 90% de la deuda, emitido de forma distribuida o por instituciones públicas, o con bancos pagando un impuesto especial del 90% (ó 100%-su reserva fraccionaria) por los intereses y beneficios conseguidos por el uso privativo de un bien común societario como es la confianza en el dinero.

    Hace 4 años 3 meses

  4. Jesús Díaz Formoso

    Una rectificación o disculpa evitará una Querella con petición de Responsabilidad civil de algunas decenas de miles de euros (que, en su caso, donaré al SAT).

    Hace 4 años 3 meses

  5. Jesús Díaz Formoso

    Harto-de-trolls: Acabas de definir a "tu" podemismo de las JONS, nos das la prueba del 9. Razonamientos = CALUMNIAS. Esto es el núcleo irradiador podemita; no al debate. Viven de la calumnia y el insulto. Fundamentalismo de la nada. No admiten las críticas. // Tranqui, que no soy competencia, solo ejercito mi Libertad de Expresión. Esa de la que vosotros disfrutáis, y que los demás tenemos que limitar a hacer algunos comentarios, casi siempre censurados. Sois el cáncer. No aportáis nada y os cargáis todo. Con CALUMNIAS. Así que estoy "a sueldo". De la Gurtell. Calumniadores profesionales y politiquillos de pactilla. Lo vuestro es una desnuda lucha por el carguito de subalterno del pastorcete. Viva la nueva política!! Que nos cambian de pastor y el nuevo nos va a poner unos grilletes fashion!! Al poder por la desinformación. Calumniador, tienes mi nombre y dos apellidos. Pero no te atreves a darnos el tuyo. Artículo 205 del código penal (Es calumnia la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad) Artículo 206 – CP (Las calumnias serán castigadas con las penas de prisión de seis meses a dos años o multa de doce a 24 meses, si se propagaran con publicidad y, en otro caso, con multa de seis a 12 meses); artículo 211 (La calumnia y la injuria se reputarán hechas con publicidad cuando se propaguen por medio de la imprenta, la radiodifusión o por cualquier otro medio de eficacia semejante); Artículo 212 (En los casos a los que se refiere el artículo anterior, será responsable civil solidaria la persona física o jurídica propietaria del medio informativo a través del cual se haya propagado la calumnia o injuria); y artículo 213 (Si la calumnia o injuria fueren cometidas mediante precio, recompensa o promesa, los Tribunales impondrán, además de las penas señaladas para los delitos de que se trate, la de inhabilitación especial prevista en los artículos 42 ó 45 del presente Código, por tiempo de seis meses a dos años). Y para tu tranquilidad, el artículo 207 (El acusado por delito de calumnia quedará exento de toda pena probando el hecho criminal que hubiere imputado). Te va a venir bien saber lo que hay, antes de que llegue.

    Hace 4 años 3 meses

  6. Saúl

    si, está muy bien el aviso. Y sí, tiene razón, pero, a todo esto, existen los medios? estan ahí? solo hay que usarlos? a qué se refiere el autor con la afirmación final? tan categórico con la solución, y esta tan abstracta y ambígua!

    Hace 4 años 3 meses

  7. Harto-de-trolls

    Este Sr. Díaz Formoso que contamina todos los foros con comentarios estúpidos y maliciosos a más no poder no debe de ser más que otro de los "Community Managers" a sueldo del PP-Gurtel, de esos contratados para ensalzar en internet una figura pepera y ensuciar a todos los demás. Porque no se puede explicar de otra manera la verborrea ignorante que esparce. Se trata de sembrar la confusión, mezclando conceptos que no tienen nada que ver, para desprestigiar a Podemos (en este y la mayoría de los casos) Cualquiera que haya leído un poco sabre de sobra que el Neoliberalismo no tiene nada que ver con eso que describe este señor. Por el contrario, está haciendo una burda caricatura del control estatal sobre la economía para así poder atacar a Podemos. Y encima atreverse a decir que son Neoliberales! Vamos, caballero, váyase ya a hacer gárgaras y deje de escribir basura.

    Hace 4 años 3 meses

  8. Dubitador

    Es una interesante descripcion de como es y como funciona el sistema financiero, los bancos. Y una exhortacion a librarnos de ellos. Sin embargo se recae en el error de que los bancos solo manejan el dinero que han captado, el dinero de sus clientes. Cuando lo cierto es que el banco siempre ha podido crear dinero de la nada, mediante simples apuntes en cuenta, cosa que se sabe desde hace mucho, probablemente desde siempre y que recientemente ha reconocido explicitamente el Banco de Inglaterra. http://www.guerrillatranslation.es/2014/05/21/el-dinero-que-la-banca-crea-de-la-nada/

    Hace 4 años 4 meses

  9. Jesús Díaz Formoso

    Hay otro mecanismo del que la inmensa corrupción sistémica –que es global, no meramente “nacional”- se viene valiendo para extorsionarnos. Como los ejemplos son las mejores explicaciones, vamos con un ejemplo real; y actual (omitiré, por obligación profesional, la identificación de los implicados): En un lugar de La Mancha, un Municipio poblado por agricultores, en buena parte, pequeños propietarios de sus terruños, se había alcanzado una situación económica en la que la población podía sufragar sus necesidades por medio de su trabajo, y no de ventas de tierras o hipotecas de sus moradas. Cada propietario de terruño cuidaba de sus tierras y cultivos, así como de los caminos de los que eran propietarios, y todos eran felices. Un día, el Alcalde, con su mayoría política, decidió usurpar esos caminos, expropiándolos sin justiprecio (de gratís total, vaya), lo que va en contra del artículo 33 de la Consti. Sin que los vecinos, y dueños de los caminos privados agrarios fuesen en modo alguno advertidos. Una vez aprobada en malicioso silencio, acaso delictivo, la Ordenanza expropiatoria de gratís, comienza a amenazar con sanciones a los vecinos y propietarios de los caminos en cuestión, a fin de imponerles obligaciones exorbitantes, que afectan negativamente a sus cultivos. Una vez iniciado el camino de asaltar caminos, algunos vecinos consiguen cobrar las indemnizaciones que les habían hurtado (los demás callan y –amargamente- otorgan; es el miedo al poder político). En cualquier caso, a partir de entonces, los caminos, antaño una bendición, bien mantenidos y cuidados por sus dueños, pasan a convertirse en un problema SE REGLAMENTAN obligaciones inasumibles por sus antiguos propietarios, ahora dueños de las fincas colindantes, sobre las que se imponen servidumbres injustificables. El resultado: Se crea un Servicio Público Municipal de Mantenimiento de Caminos. Un pastón. Ese Servicio innovador va creciendo a medida que se incorporan como funcionarios o personal contratado los familiares y compañeros de partido, no solo del partido del Alcalde, sino también del “otro” partido con el que se ha venido alternando en el pastoreo de sus vecinos. Los costes de gestión crecen de maner muy fuerte, hasta que el Ayuntamiento otorga a una empresa privada (en la que los políticos municipales tienen también intereses) la Concesión del Servicio Público. Una sangría económica, como consecuencia de la cual, el Ayuntamiento “se ve obligado” a pedir préstamos. Se acaba así con la bonanza económica, fruto del arduo trabajo de sus pobladores, y de sus ancestros, que habían gastado sus fuerzas en la labranza durante generaciones. La Deuda asola ahora las arcas municipales; imposibilitando la prestación de Servicios Municipales importante para el Municipio, y para la misma Comarca. A eso le llamamos NEOLIBERALISMO. Crear nichos donde enterrar el producto de nuestros esfuerzos a fin de obligarnos a caer en manos de acreedores de más que dudosa moralidad; y de evidente carácter delictual. Funciona a todas las escalas; desde el Sistema Eléctrico Nacional, a la Gestión de caminos de labranza. Pero el nudo con el que se pretende “rodear”, no el Congreso, sino nuestros cuellos, solo sabe apretar, nunca soltar Sin respiración somos menos díscolos con el estrangulador; aceptamos más fácilmente sus propuestas. Ahora vamos a imprimir dinero, sin respaldo real alguno, para pagarnos a todos 600 euros mensuales. Sin devolver nada a cambio a la sociedad. A este nuevo lazo que nos quieren poner en el cuello le llamamos ULTRALIBERALISMO; esa es la cuerda de los Podemitas del Central Circle Complutense. ¿O alguien creía que el Grupo Planeta puso a disposición de este grupo de salvapatrias sus medios de comunicación sin contrapatidas? Los medios te encumbran; y los medios te destruyen. Los Medios de manipulación social, propiedad de los dueños de nuestras Concesiones Administrativas. Posverdades llaman ahora a las mentiras de siempre.

    Hace 4 años 4 meses

  10. Jesús Díaz Formoso

    Lo que “están haciendo” ahora es bien distinto a lo que hasta ahora fue habitual. LAS PENSIONES. Los Fondos que administran pensiones son, de largo, los mayores inversores del Universo, y unos de los mayores del Planeta. Las inversiones las deciden, no los dueños del dinero, sino sus administradores. Los Fondos de Pensiones –su control- dan residencias de Bancos o eléctricas, y mayorías en sus consejos de Administración a quienes carecen de relevancia accionarial por sus propios “medios”. Desde esos Consejos y presidencias, se decide a qué “emprendedores”, y sobre todo, a que actividades económicas financiar. Es el core del sistema. Es así como dirigen la “actividad económica” en este Libre Mercado tan cautivo. En general se trata de actividades que los dueños de los Fondos invertidos, esto es, nosotros, nunca financiarían; antes bien, se opondrían a que su dinero fuese utilizado en tales “emprendedurías”. No parece preciso dar ejemplos. La extraña situación política (nada extraña en realidad, cuando ves la soga alrededor de tu cuello, lo normal es querérsela quitar) por la que atraviesa el mundo gobalizado desasosiega a los pastores, pero sobre todo, a los Amos del Universo, en esta Hoguera de Vanidades en que hemos convertido nuestra vida social, política y, sobre todo, económica. En momentos caóticos, como el presente, la Seguridad se balancea, también para quienes habían creído tener la sartén en la que somos cocinados dia si y dia también, por el mango. Porque la realidad es que de lograr superar las divisiones en minorías enfrentadas que clasifican a “la gente” según criterios políticos/criminales, la soga podría mudar de cuello. De los nuestros a los suyos. Por supuesto que las Pensiones privatizadas son también un enooorme negocio … con que pagar a los Virreyes y sus cortes provinciales de este Mundo Global dominado por los muy pocos. Los muy pocos que se imponen a los muchos … haciéndoles luchar entre si. En la Grecia anterior a Solón, el Gobierno aristocrático tenía una norma: causar a los Ciudadanos todo el daño posible; no por sadismo, sino para debilitar a los muchos y así continuar, los muy pocos, dominando la Polis. Y entonces llegó Solón; y ya nunca nada volvió a ser igual en la Grecia Clásica. En suma, el riesgo mayor para el “sistema global de sometimiento general”, es el despertar de los dueños de los Fondos de Pensiones. Eso es lo que tienen que parar; y como siempre, ADEMÁS, obtendrán ingentes beneficios, de nuestros esfuerzos, que destinarán, como no, a pagar el coste de mantenernos en nuestra servidumbre habitual.

    Hace 4 años 4 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí