1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Poesía

Edwin Madrid. Las mismas palabras de siempre

El poeta ecuatoriano, cuyo verso trabaja especialmente con los tiempos futuros, repasa su trayectoria en la antología ‘Todos los Madrid, el otro Madrid’

Álvaro Macías 13/12/2016

<p>Edwin Madrid, en una fotografía promocional.</p>

Edwin Madrid, en una fotografía promocional.

PRE-TEXTOS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

________________

En enero CTXT deja el saloncito. Necesitamos ayuda para convertir un local en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

________________

A Edwin Madrid (Quito, 1961) le tiembla algo el pulso, quizá porque sabe que es en el temblor donde la vida se mueve. Y, como poeta, necesita de ese vaivén continuado para calibrar el sentimiento y la palabra. O para echar la vista atrás, “un detenerse”, como él dice.

El autor presenta su antología, Todos los Madrid, el otro Madrid (Pre-textos, 2016), que no es más que el verdadero premio para quien escribe: saber que la poesía perdurará en el tiempo. Y así lo hacen los versos de Madrid, que poseen el rasguño popular de la tradición oral, como si supiera que su propia voz proviene de lejos. Pero también el extraño ingrediente del ahora. ¿Tradición o vanguardia?, le preguntamos.

“Yo prefiero lo que decía Octavio Paz, la tradición de la ruptura, romper una tradición para instaurar otra tradición, porque para el trabajo de poeta es importante conocer lo que hay previo, saber de dónde vienes”, expone Madrid, quien, en su libro, “una retrospectiva al estilo de los artistas plásticos”, ha intentado capturar la intensidad con la que ha trabajado durante casi 30 años. Un tiempo que le ha otorgado una templanza equinoccial para hablar de todo con la certitud del que lo ha sobrevivido.

“La poesía no es un trabajo de nacionalidades, es un trabajo de la lengua”, asegura alguien que llegó a empaparse de lo escondido y vernáculo para escribir, como en su libro Caballos e iguanas. “Neruda estaba en lo cierto cuando dijo que los conquistadores españoles se llevaron el oro, pero nos dejaron el oro refiriéndose al castellano. En contraste creo que salimos ganando nosotros, porque el español es lo mejor que nos podían haber dejado”. Y comienza una diatriba propia que le lleva desde la sintaxis quebrada de César Vallejo (El traje que vestí mañana) a la lengua de los indios de Bolivia o al quichua, que con sus giros y retorcer el idioma hace de musa inesperada.

Neruda estaba en lo cierto cuando dijo que los españoles se llevaron el oro, pero nos dejaron el oro refiriéndose al castellano

Porque todo está ahí para la poesía. La presentación de su libro se la hace un colega de los de la troupe de la poesía de la experiencia, Luis García Montero, pero él se lleva a la boca a Jaime Sabines y, nuevamente, a Octavio Paz, para hablar, más bien, de una poesía de la vida. “A mí me interesa la poesía que pueda transmitir, que pueda conmover, que pueda decir algo, no una poesía críptica, encapsulada o sólo para especialistas. Una poesía construida con las palabras que se usan día a día, pero que en esa construcción puedan alcanzar la sublimación del sentido y del lenguaje. Mucho más allá”, arguye y pone de ejemplo la silla vacía de su derecha.

“Es algo ordinario que dentro de la poesía se convierte en extraordinario, cargar de su verdadera dimensión”, lanza el órdago, “cómo una silla, que es algo cotidiano y que, como tal, no nos dice nada, dentro del poema adquiere una contundencia porque el poeta nos hace ver una silla que nunca hemos visto a pesar de que siempre estuvo ahí, y que han sido necesarios sus versos para mostrarnos un objeto tan infinito como es una silla”, mira a los ojos, no a la silla, “alcanzar esa levedad del lenguaje me parece un reto, cómo hacer del idioma, que es material, que se presenta como una barra de acero, el metal más dúctil para comunicar lo que uno quiere decir. Ahí está el trabajo del poeta, en cómo organizar las mismas palabras de siempre”, concluye con una cadencia de quien termina de recitar y tiene la humildad de no esperar los aplausos.

La apuesta del verso

Madrid ya ha acabado su café. Está relajado, vital. Sabe que, como decía Atahualpa Yupanqui, “lo primero es ser hombre y lo segundo, poeta”. Disfruta largamente diciendo su verdad de verbos al servicio de lo realmente intangible, pero necesario. “No me quita el sueño escribir un gran poema como convertirme en un gran padre para mi hija”. Y se acaricia la barba, como si entonces recordara los momentos que de verdad cimientan una vida.

“La poesía es importante, pero no es todo lo que un hombre tiene, sólo está al nivel de otros afectos, como mi casa, el trabajo o la familia”. No le da espanto denostarla un poco, siempre vuelve. “A mis alumnos del taller de escritura creativa soy capaz de decirles que tiene más valor ser una gran persona que ser un gran poeta, porque son las grandes personas las que tienen una sensibilidad especial, muy humanista, y son ellas las que pueden decir las cosas con la contundencia que desean. También están los poetas malditos o bukowskianos, para quienes importa una mierda ser un buen hombre. La poesía tiene ese abanico y cada uno puede tomar su camino”. Y no se balancea, tiene muy arraigado su equilibrio.

Me interesa la poesía que pueda transmitir, que pueda conmover, que pueda decir algo, no una poesía críptica, encapsulada

En su antología, Edwin Madrid se ha querido demostrar que no ha cambiado tanto, a pesar de que ha estudiado enormemente la teoría de la evolución de Darwin. Para él, más fundamental “que el paisaje físico o urbano, son los paisajes interiores que provocaron esos sitios o personajes”, lo que casa con el cordel invisible que va uniendo su poesía a lo largo de los años, “el amor que al mismo tiempo se constituye en un desamor y que va jaloneando hasta el último de los libros incluidos, en el que estoy trabajando actualmente [lleva por título Levantar vuelo] y que es  un largo cordel sobre el que se van colocando los poemas, como si se colgara ropa íntima, desde pequeños poemas epigramáticos a grandes sábanas que se cuelgan como poemas en prosa. Un recorrido por las formas, desde sonetos a haikus”.

Estos poemas más recientes, por el puro azote del presente, tienen mucho de contemporáneo: “No te puedes sustraer de la realidad tan cambiante que vives --especialmente en Latinoamérica--, un escritor es producto de su tiempo. Hay que estar metido en ella. No se trata únicamente de exacerbar lo malo, sino de tener una visión mucho más allá, que nos haga reflexionar, en nuestra sociedad, tanto en el pasado como en el futuro”.

Pasamos pues a Celaya, ¿'la poesía es un arma cargada de ídem'? Y Madrid saca al trasluz una frase de Holderlin. “La frase de Gabriel es perfecta, pero también es perfecta '¿para qué escribir poesía en tiempos de penurias?'. Es el contraste perfecto”, dice, y justo después sentencia, como quien no acaba de radicalizar para bien todo verso: “Pero siempre creo que la poesía va a apostar por el hombre. Por la humanidad. Por el futuro. La poesía nos va a revelar la verdadera condición humana para darnos cuenta de las limitaciones y de las virtudes que podemos tener. ¿Qué podemos hacer para tener un mundo más equitativo, más equilibrado? De eso trata la poesía”.

Un refugio en el futuro

¿Equilibrado? ¿Equitativo? Algo dice, después del año político 2016, que la poesía entonces ha fallado. Trump, Brexit, No a la paz en Colombia. “2016 presenta una serie de señales que dejan ver un futuro incierto y oscuro. Hay oleadas de migrantes, como en Francia, que producen miedo. No sé si en otros momentos de la Historia ha habido tantos símbolos, tantas distancias un mismo año que no dejan ver un atisbo político de que las cosas vayan a mejorar. Ahora Ecuador también se enfrenta a que vuelva la derecha, como ya ha sucedido en Argentina o Brasil. Y toda esta incertidumbre sólo nos puede hacer pensar en lo que estamos dejando a nuestros hijos o a nuestros nietos. El capitalismo aún no ha tocado fin”, comenta con la desazón de quien ve un terremoto desde el epicentro.

“Sólo la poesía nos puede salvar”, dice como emergiendo ante la posible comparación con el auge de los extremismos a principios de siglo, “es el refugio más humano para poder mirar las cosas con la perspectiva más precisa. De parte de la política las cartas ya están echadas”.

Pero los culpables los tenemos delante. En un momento dado de Todos los Madrid, el otro Madrid, Edwin dispara una pequeña composición que dice Realmente la casa / no debería tener / tantos espejos. / Si yo soy otro / ¿quién mira a quién?. Queda un largo trecho para reflexionar sobre lo que estamos haciendo(nos). “Hace falta que aparezcan nuevos líderes que tengan en la cabeza no sólo su país sino el mundo. Da la sensación de que ya no hay lugar para el socialismo”, asegura a la manera del antropocentrismo de un verso perdido de Walt Whitman.

La poesía es el refugio más humano para poder mirar las cosas. De parte de la política las cartas ya están echadas

“Lo que ha pasado en España misma, con esa visión que podía llegar nueva, y que se ha traducido en ese otro voto, que me parece un voto vergonzante, a mí me hizo pensar: ¿qué le pasa a esta gente? ¿en qué estabais pensando? Creo que es el momento de una nueva ética política. A través de las redes sociales”, comenta, sin poder separar, visto que la cafetería está atestada de gentes que miran móviles, el mundo del que vive del que le gustaría, “te muestran una estadística previa que, en el momento de los momentos, no se cumple. Hay un temor. Más bien, la gente se enconcha en lo que piensa y no se abre a ese mundo de libres transiciones”. Coge aliento.

Madrid mira su reloj. Quiere dar un paseo por el Madrid que no habita en su apellido. Quiere ir al Círculo de Bellas Artes, a una exposición de Pessoa. Se le observa una vitalidad de 20 años, de quien aún busca asombros. La poesía joven es también pues su poesía. “Algo importante anda pasando en la poesía. No se puede ser un gran escritor sin ser antes un gran lector. Es más, creo que una de las maneras de escribir es leer. Pero algo anda pasando”.

¿Hay futuro? “La poesía actual, como las de otras épocas, necesita del cedazo del paso de los años para discernir quiénes somos y con cuánta autenticidad hemos trabajado los poemas. El verdadero premio es el tiempo”. Y saber toda la minería que lleva detrás ser poeta con las mismas palabras de siempre.

Autor >

Álvaro Macías

Jerezano, añada del 92. La heterocromía de quien de todo aprende. La vida es escuchar a Cat Stevens navegando en el Argos. Después de trabajar en El Mundo, escribió el poemario Los inocentes o las ruinas (Ediciones en Huida, 2016).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí