1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

KRZYSZTOF CHARAMSA / CLÉRIGO

“El Papa está rodeado por un sistema homófobo y machista”

Carlos H. Vázquez Barcelona , 7/12/2016

<p>El prelado Krzysztof Charamsa, en el documental <em>Artykuł Osiemnasty</em>.</p>

El prelado Krzysztof Charamsa, en el documental Artykuł Osiemnasty.

ART18.PL

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

________________

CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

________________

El 3 de octubre de 2015, el sacerdote polaco Krzysztof Charamsa (Gdynia, Polonia, 1972) declaraba de manera pública su homosexualidad, acompañado de Eduard, su pareja. Charamsa no sería el primer religioso en declararse abiertamente homosexual pero tampoco será el último (sirva como ejemplo el documental Amores santos, de Dener Giovanini). “Quiero que la iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de su identidad. Estoy dispuesto a pagar las consecuencias, pero es hora de que la Iglesia abra sus ojos a los creyentes homosexuales y entienda que la solución que les ofrece la abstinencia total de la vida del amor es inhumana”, declaraba ante la prensa.

La Iglesia no tardó en responder. Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, comunicaba así la resolución de la Santa Sede: “A pesar del respeto que merecen los hechos y circunstancias personales y las reflexiones sobre ellos, la elección de declarar algo tan clamoroso en la víspera de la apertura de Sínodo [un gran cónclave anual de obispos de todo el mundo] resulta muy grave e irresponsable”. De manera inmediata, Krzysztof Charamsa, quien desde 2003 era oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe, fue expulsado del Vaticano.

Se sabe que está lloviendo cuando en las aceras se refleja el cielo. A principios de octubre, ya escasea la lotería de Navidad. “A ver si puede darme uno que acabe en cinco”, preguntan en una administración. “Gracias a Dios, quedan”, responden al otro lado del cristal, desde donde también se refleja el cielo. Es la hora del café en Barcelona, donde Charamsa vive con su pareja, Eduard, desde que fue expulsado del Vaticano. A pesar del agua que cae (del cielo), hay que abrir las ventanas para que entre el aire. Pasean los coches por el Eixample y cuelgan algunas esteladas en los balcones; ondean atadas a la barandilla.

Charamsa baja de un taxi y se cubre la cabeza con una chaqueta americana. Tiene manos de haber leído bastante. Parece que sus huellas dactilares estuvieran desgastadas por el papel. “¿Qué tal, padre?”. Ha escrito La prima pietra (Rizzoli, 2016), que pronto será traducido al castellano por Ediciones B, y espera la respuesta del Papa Francisco, a quien escribió una carta pidiéndole que reconociera a las familias y parejas LGTB. Ya lo decía José Luis Borges: “La idea de Dios de un ser sabio, todopoderoso y que además nos ama, es una de las creaciones más audaces de la literatura fantástica. A pesar de todo, prefería que la idea de Dios perteneciese a la literatura realista”.

En 1974, la Asociación Estadounidense de Psiquiatría retiró la homosexualidad de la lista de las enfermedades. ¿Desde cuándo la ciencia, como la Iglesia, se ha puesto en contra de la homosexualidad?

Es un ejemplo que cito, de entre otros muchos, para preguntar qué pasa con una institución importante, a nivel mundial, que tiene voz sobre muchas sociedades y muchos Estados. La Iglesia rechaza el desarrollo de la ciencia de una manera que yo llamo “paranoica”. Y lo rechaza no como debería ser, como una institución que usa la razón, sino como una secta irracional. Cada día, la Iglesia anuncia que no somos fideístas o fundamentalistas, porque nosotros somos creyentes pero con la razón, que es, para nosotros, el marco de nuestro anuncio de la fe en la Iglesia Católica. Esto está abiertamente en contradicción por los hechos y por la realidad. La sexualidad humana vive un momento de rechazo y no queremos tratar seriamente, de manera intelectual y racional, una parte del saber humano, de la experiencia y del desarrollo que ha venido en este último siglo.

¿Por qué razón? ¿Miedo?

Por miedo, efectivamente. Y por la voluntad de la Iglesia de mantener su forma de poder sobre varias sociedades, sobre todo sociedades católicas. Ésta fue la razón de mi crisis con la Iglesia. Yo le he dado mi vida a una institución que cree en Dios pero rechaza cualquier tipo de razón.

Hace poco, el Papa afirmaba lo siguiente: “Cuando una persona con esta condición llega delante de Jesús, nunca le dirá vete porque eres homosexual”. Fue durante el vuelo de regreso de su viaje a Georgia y Azerbaiyán.

Es una parte de una manipulación que la Iglesia está fomentando en este campo. El problema de la homosexualidad es que ha encontrado un desarrollo científico que es una verdadera revolución, como lo fue el de Copérnico, Darwin o, como diríamos hoy en día, de [Judith] Butler, la filósofa y experta en políticas de género. El conocimiento que tenemos hoy fue impensable hace cien años, pero la Iglesia no quiere empezar a dialogar. La Iglesia, puede decirse, va con retraso, tarde. Necesita más tiempo. Es una actitud que provoca sufrimiento en las personas homosexuales, pero también sufrimiento a la Humanidad. Cuando rechazas a una minoría o la estigmatizas, vas en contra de las personas humanas, y es lo que está haciendo la Iglesia. Es algo más emocional que racional.

Quieren manejar al Papa. Ellos han cogido el poder sobre Francisco y él es ahora una parte del sistema

¿No existe la autocrítica en la Iglesia?

La confusión que tiene el papa Francisco en este caso es la mejor imagen de pensamiento de la Iglesia. La ministra de Educación francesa (Najat Vallaud-Belkacem) dijo que el Papa era “víctima de una campaña de desinformación masiva conducida por los integristas”. Y pienso que ella tiene razón. El Papa está circundado por un sistema homófobo, patriarcal y machista muy fuerte que lucha por mantener el gobierno sobre la mentalidad para no afrontar temas de modernidad que provocarían una reforma en la Iglesia. Ninguno de nosotros es Dios. Y dar un juicio científico sobre la orientación sexual no es competencia de la Iglesia.

¿Hay un poder mayor por encima del Papa?

Sí, aunque esto vaya en contra de la doctrina de la Iglesia. Es una realidad que contradice nuestros convencimientos, con los cuales teorizamos el mundo. Sin olvidar lo importante que es el Papa para nosotros.

¿De dónde salió su desencanto?

Sentía que no podía participar en este engaño en el cual algunos sistemas de poder quieren manejar al Papa de esta manera. Ellos han cogido el poder sobre Francisco y él es ahora una parte del sistema.

¿Le escucharon antes de confesar su homosexualidad de manera pública? ¿No habló con Federico Lombardi (portavoz del Vaticano)?

Como católico que secunda valores cristianos, podría decir una cosa de Lombardi: nosotros esperábamos que me llamaran para hablar con sus superiores lo más pronto posible y explicar qué pasaba. Ésta es la única cosa que podría comentar. Pero Lombardi ha juzgado y ha dicho: “No trabajará más aquí”.

Si una dictadura no respeta los derechos humanos, tenemos la obligación de denunciarlo. Eso he hecho yo

Según Lombardi y la Iglesia, su declaración sometió a la asamblea sinodal “a una presión mediática injustificada”.

Lo que no entienden es que alguien pueda estar asustado por esa arrogancia e ignorancia, contradicción de la cual yo fui colaborador e inquisidor. Sale la rabia de una lucha interior, después exterior, la lucha del coming-out [expresión anglosajona utilizada para decir “salir del armario”]. Espero que los lectores, con esto, encuentren la paz de la liberación. Una paz que resulte como un diálogo con un amigo, al calor de una copa de vino.

¿Que cambiará?

Nosotros no podemos cambiar nada. Esto son estructuras, sistemas y mentalidades que necesitan tiempo e Historia. Además, ¿qué importa que salvemos qué? ¿Qué posición actual es falsa? No podemos cambiar nada, salvo el hecho de vivir nuestra vida. Esto me lo han dicho muchísimos curas.

Pero de un grano de arena puede hacerse una montaña.

Eso es lo que dice el Evangelio.

¿Cuántos escándalos de pederastia en la Iglesia no han salido a la luz por el secreto de confesión?

Es un círculo vicioso. Está estudiado a fondo por Michel Foucault. Él habla de la confesión como el marco de una mentalidad católica que ha rechazado la sana sexualidad y la ha estigmatizado como algo malo cuando en realidad la confesión ha encubierto verdaderos crímenes. No es solamente una cuestión práctica de, efectivamente, ser vinculados al secreto de confesión en casos de pedofilia. No. Nosotros hablábamos en inglés, fuera del secreto de confesión, y no se hacía nada. Se encubría. Este secreto que nos paralizaba a nosotros, en un ambiente tan cerrado como el del clero católico, se sabe. Los obispos lo saben, pero es importante que no se sepa. Y mientras no se sepa no será delito.

Los obispos lo saben [los casos de pederastia], pero es importante que no se sepa. Y mientras no se sepa no será delito

Eso es barrer y esconder la suciedad debajo de la alfombra.

Nosotros, en la Iglesia Católica, toda la sexualidad humana la hemos llevado a la confesión. Hace 50 años no podíamos hablar abiertamente de esto. Era un tabú, y este tabú estaba reservado para la Iglesia Católica. Se podía hablar de ello, pero solo en la confesión, y nada más. No iba a salir de allí. Y hablo de toda la sexualidad: desde la masturbación hasta las relaciones de amor. La Iglesia, por los siglos enteros y por la tradición en países católicos, ejercitaba un control increíble de la sexualidad humana, porque quien controla la sexualidad está controlando a toda la persona humana.

¿Se siente decepcionado con la Iglesia?

Jamás he perdido la fe en Dios. Mi coming-out fue una expresión de esta fe en Dios. Yo ya sentía que era gay, pero después del proceso del coming-out interior, del estudio y de años de conocimiento de mí mismo, empiezo a saber quién soy. En este sentido, debería decirle a la Iglesia que está en un error, tanto a nivel doctrinal como a nivel de interpretación. Ese es el drama humano de mi coming-out, porque yo amo esta Iglesia. Mi vida está toda formada por la Iglesia. Yo me realizaba en la Iglesia y seguí un orden. Cuando descubro que hay una parte esencial de mi vida que contradice a la institución en la cual yo identifico mi vocación, veo que este orden tiene algunos errores que no son secundarios y tocan fundamentos. Creo que, en conciencia, toda persona tiene el deber moral de denunciarlo. Si una dictadura no respeta los derechos humanos, tenemos la obligación de denunciarlo. Eso he hecho yo con mi coming-out.

Autor >

Carlos H. Vázquez

Periodista por vocación literaria, especializado en hacer entrevistas. Por su grabadora ha pasado gente del cine, la política, la música, el deporte, la televisión y la literatura. Así hasta mil y más allá. Cree en Jesús Quintero, en el whisky y en llevar siempre encima algo que pueda grabar voz.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí