1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Europa empieza a dar asco

¿Cómo se justifica que se pueda “perdonar” el déficit que genere el gasto militar y no el gasto necesario para salvar vidas humanas o el empleo y los ingresos de millones de personas y empresas? No hay respuesta para esta pregunta

Juan Torres López 4/12/2016

<p>Manifestación por una Europa de las personas y no del capital el 17 de octubre de 2015 en Bruselas.</p>

Manifestación por una Europa de las personas y no del capital el 17 de octubre de 2015 en Bruselas.

E. C.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito y se traslada a un garaje en el barrio de Prosperidad. Necesitamos ayuda para convertir la carpintería en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga Esperanza. 

Donación libre:

---------------------------------

Los dirigentes europeos parecen empeñados en que no pase un día sin que las personas corrientes tengamos que sentir algo más que vergüenza de lo que hacen en materia económica (por no hablar de otras decisiones en temas incluso de mayor calado humano como el de los refugiados).

Se siente vergüenza cuando se empecinan en aplicar políticas que son un manifiesto fracaso pero se siente algo peor cuando se comprueba que no lo hacen por error sino como una farsa gigantesca para poder darles todavía más a los que ya lo tienen casi todo.

Se dijo por activa y pasiva que los recortes sociales y las ayudas multimillonarias a la banca eran la condición necesaria para recobrar la actividad y el empleo, para reducir la deuda y para asegurar definitivamente el sistema financiero. Pero lo cierto es que desde que empezaron a aplicarse en la Unión Europea al estallar la crisis hay unos siete millones menos de empleos a tiempo completo, seis millones más de parados, otros casi seis millones más de empleos no voluntarios a tiempo parcial (en la UE28), cinco millones más de personas en riesgo de pobreza y 35 puntos más sobre el PIB de deuda pública (en la Eurozona). Y los bancos se siguen encontrando en insolvencia y muchos de ellos a punto de estallar de nuevo en cualquier momento. Pero eso no es solo un fracaso o un error sino un engaño porque eran multitud los economistas que habían advertido que esto era justamente lo que iba a ocurrir cuando las autoridades decían a los ciudadanos que sus políticas frente a la crisis eran seguras, las adecuadas y plenamente infalibles.

Se siente algo mucho peor que vergüenza cuando se tiene noticia de propuestas como la que acaba de lanzar  la comisaria europea de Mercado Interior, Elzbieta Bienkowska, como siempre de modo sibilino y completamente al margen de las instituciones representativas y del debate democrático.

Según ha dejado caer la comisaria, la Comisión Europea pretende promover un amplio programa de gasto militar que quedaría exento a la hora de calcular el déficit público que, como se sabe, no debe superar el 3% del PIB de cada economía.

Como he explicado en el libro que acabo de publicar (Economía para no dejarse engañar por los economistas. Ediciones Deusto), este criterio del tres por cien no tiene  base científica ninguna. No hay nada, absolutamente nada que lo justifique. Se podría haber puesto el 1, el 5 o el 30 por ciento con el mismo fundamento económico, es decir, con ninguno. El criterio del 3% del PIB como límite del déficit público se lo inventó un funcionario francés, Guy Abeille, cuando su jefe le pidió alguna norma para que el recién elegido presidente Mitterrand pudiera frenar las demandas de más presupuesto que le hacían sus ministros. En unos minutos tuvo que inventarse algo siendo plenamente consciente de que no había ningún economista ni teoría económica alguna que proporcionaran algo así. Pero como tenía que ofrecer rápidamente una solución a sus superiores se decidió por el 3%. 

Tal y como reconoció el propio Abeille años después, el 1% o el 2% le parecía demasiado poco mientras que “el tres es una figura sólida que tiene detrás de él precedentes ilustres [...], un amplio eco en la memoria común: las tres Gracias, la Trinidad, los tres días de la Resurrección, los tres órdenes de la alquimia, la triada hegeliana, las tres edades de Augusto Compte, los tres colores fundamentales, el acuerdo perfecto..., la lista es infinita…”.

Aunque pueda parecer mentira, esa y no otra es la teoría o la ciencia económica que hay detrás del criterio del 3% del PIB que se impone como límite del déficit público a las naciones europeas. Ninguna. Un engaño que hasta el que fue presidente del Instituto Monetario Europeo, Alexandre Lamfalussy, reconoció sin tapujos: “Los gobernadores son gente demasiado honesta y que saben que los criterios son arbitrarios. Yo jamás habría aceptado cifras de este género”. 

El criterio del 3% es una arbitrariedad, una farsa, pero, además, algo completamente inútil para lo que aseguraban que iba a servir, es decir, para reducir la deuda: cuando comenzó a utilizarse como criterio de cumplimiento obligatorio para todos los países la deuda era aproximadamente de un 55% del PIB, como media de los países europeos, y ahora, como he señalado, supera el 90%.  

La prueba de que se trata de una cifra completamente arbitraria, que no se establece así porque sea mejor o peor para la economía o para reducir la deuda, sino como recurso de los dirigentes europeos para disciplinar y someter a los gobiernos y para anular su capacidad de maniobra, es que se puede incluir o dejar de incluir dentro de ese porcentaje lo que le venga en gana a quien lo impone. Si de verdad fuese imprescindible que el déficit público no sobrepase el 3% del PIB daría igual que fuese a causa del gasto militar o del gasto en educación porque no hay ninguna razón que pueda justificar que el gasto militar sea inocuo desde el punto de vista de la deuda que genere y cualquier otro no. Y si no hay ningún problema para dejar fuera del cómputo del déficit el gasto militar, con el exclusivo propósito de que los grandes grupos industriales hagan negocio con el dinero de la gente ¿por qué no se deja fuera el gasto social, que es imprescindible para evitar que millones de personas vivan en la indigencia, pierdan su vivienda, carezcan de recursos y formación o incluso mueran por falta de atención? ¿dónde está escrito que la economía no se resienta si (al margen de ese 3%) se incrementa el gasto militar y que, por el contrario, sí sufra si aumenta el gasto social que se necesita para que la inmensa mayoría de la población sobreviva y disponga de bienes y servicios esenciales para su sustento diario? ¿qué argumento económico justifica que se pueda “perdonar” el déficit que genere el gasto militar y no el gasto necesario para salvar vidas humanas o el empleo y los ingresos de millones de personas y empresas?

No se cansen: no hay respuesta para esas preguntas. O, al menos, no hay respuesta económica, científica o razonable. Se permite el gasto militar y no cualquier gasto social o humanitario, o incluso de apoyo a la vida empresarial que crea riqueza efectiva, porque el criterio del 3% solo busca amedrentar a los gobiernos y a la ciudadanía para conseguir lo que efectivamente se viene logrando con él: que los más ricos y poderosos lo sean cada vez más.

Decía hace unos días el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que la integración europea se había debilitado en los últimos tiempos por los populismos. Una opinión que demuestra que las autoridades europeas han perdido completamente el norte y que no entienden el sentido de las cosas que están pasando y de las que se encuentran ya a la vuelta de la esquina en Europa. Eso que llaman los populismos no es lo que debilita la integración europea sino la consecuencia de haber querido integrar a Europa a base de mentiras y de políticas que constantemente han dado como resultado lo contrario de lo que se decía que traerían consigo.

Cuando se ha hecho sufrir a millones de personas y cuando han muerto miles a causa de los recortes, cuando se han deteriorado los servicios públicos y no se han atendido las necesidades básicas de la población porque, según se decía, había que cumplir a rajatabla la norma del déficit, y de pronto se dice que no hay límite para comprar armamento, carros de combate o minas, ¿tienen también culpa los populismos del asco o de los negros fantasmas que comienzan de nuevo a recorrer  Europa?

-------------

Juan Torres López. Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla.


---------------------------------
En enero CTXT deja el saloncito y se traslada a un garaje en el barrio de Prosperidad. Necesitamos ayuda para convertir la carpintería en una redacción. Si nos echas una mano grabamos tu nombre en la primera piedra. Del vídeo se encarga...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan Torres López

es economista. Es miembro del Consejo Científico de Attac España y catedrático de Economía aplicada en la Universidad de Sevilla.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

20 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Potemkin

    Una aclaración con respecto a la exención del pacto de estabilidad por "gastos militares" que propone la Comisión: la idea es crear un fondo multinacional para que los estados que lo deseen desarrollen y adquieran capacidades militares en común. No como se hace ahora, tirando el dinero comprando "juguetes" diferentes para cada ejército, con nada de estandarización y aumentando muchísimo los costes por unidad. Para incentivar algo que los estados son muy reacios a llevar a cabo (precisamente por intereses industriales particulares), proponen que las inversiones en este fondo no computen para el déficit. Incentivo perverso o desproporcionado? Quizás. Sin embargo, dudo de que, aún así, los estados hagan acopio de ello.

    Hace 4 años 10 meses

  2. ekuus

    Pues sí. Europa, en manos de las dictaduras árabes por el petróleo y de la China por la deuda. La población europea, culpabilizada y convencida de ser la causante de todos los males del mundo, Esto nos lleva a que la mayoría acepte sin rechistar que los gobiernos olviden a los europeos pobres y se priorice a los inmigrantes. Relacionado con esto, la amyoría acepta, resignada o entusiasmada, el proceso de sustitución poblacional. Y la reacción contra esto se deja en manos de la ultraderecha, mientras la izquierda aplaude la inmigración masiva que el neoliberalismo utiliza para perpetuar las desigualdades entre países y fortalecerse. Incluso, en los casos extremos, hay europeos que justifican los atentados terroristas de los yihadistas. La Comisión Europea, los medios y los partidos políticos no respetan los resultados de elecciones o referenda que no se consideran "correctos" y casi "recomienda" qué votar. Y lo increíble es que la gente vota esto. Ni democracia, ni Estado de bienestar, ni libertad de pensamiento, ni puñetas. Europa se muere. O, mejor dicho, Europa se está suicidando. Descanse en paz.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Kaput

    Pues sí. Europa, en manos de las dictaduras árabes por el petróleo y de la China por la deuda. La población europea, culpabilizada y convencida de ser la causante de todos los males del mundo, Esto nos lleva a que la mayoría acepte sin rechistar que los gobiernos olviden a los europeos pobres y se priorice a los inmigrantes. Relacionado con esto, la amyoría acepta, resignada o entusiasmada, el proceso de sustitución poblacional. Y la reacción contra esto se deja en manos de la ultraderecha, mientras la izquierda aplaude la inmigración masiva que el neoliberalismo utiliza para perpetuar las desigualdades entre países y fortalecerse. Incluso, en los casos extremos, hay europeos que justifican los atentados terroristas de los yihadistas. La Comisión Europea, los medios y los partidos políticos no respetan los resultados de elecciones o referenda que no se consideran "correctos" y casi "recomienda" qué votar. Y lo increíble es que la gente vota esto. Ni democracia, ni Estado de bienestar, ni libertad de pensamiento, ni puñetas. Europa se muere. O, mejor dicho, Europa se está suicidando. Descanse en paz.

    Hace 4 años 10 meses

  4. Aitor

    Vamos a ver,, Hércules !!! Que no estamos hablando de Podemos (aunque no lo creamos). Es algo bastante más serio. Y ahí no va....

    Hace 4 años 10 meses

  5. Hercules

    Muy bien dicho, profesor. Totalmente de acuerdo con usted. Eso sí, como bien dicen el resto de comentaristas, hace ya mucho tiempo que da asco, esto no es de ahora sino de siempre. . Sólo una crítica, si me lo permite, y es la distancia que hay entre sus palabras y su forma de actuar (la de usted, Sr. Torres). Yo, humildemente, le pedería un poquito más de coherencia. En este último año he leído muchos de sus artículos y entrevistas, y no pierde usted ocasión para meterse con Podemos. Lo cual no me parece mal per se, la crítica bien fundada me parece esencial. Pero mucho de lo que he leído se parece mucho más a una fobia personal suya hacia la figura de P. Iglesias y sus modos. Y a partir de ahí, parece que todo lo que se hace desde Podemos queda anulado. Le escucho mucho a usted decir que es necesario que dialoguen y se lleven bien con todo el mundo, que busquen sumar, etc. Y claro, se refiere usted al PSOE sobre todo, es bien sabido que no le sentó nada bien que UP no apoyara el acuerdo PSOE-C's para investir a P.Sánchez. . Bien, a la vista de todo lo que usted dice y lo que está pasando, ¿puede usted seriamente seguir considerando al PSOE un elemento de "progreso"? ¿No se da usted cuenta de su papel crucial en el sostenimiento de esta dictadura encubierta que nos está aplastando? ¿De que están vendidos al 100% al neoliberalismo? . Yo, humildemente, le pido que ayude usted a remar. Que son muchos los enemigos que tenemos y hay que estar unidos. Que no dé más munición al enemigo (y éste, ay, incluye al PSOE), porque éste no va a sentarse a hablar ni con UP, ni con usted, ni con nadie que quiera acabar con esta vergüenza. Que ayude a desenmascararlos. . Un abrazo cordial.

    Hace 4 años 10 meses

  6. Luis Castro Berrrojo

    Ese tope del déficit público del 3 % que se implanta como dogma escapa al gasto militar, donde ahora mismo se pide, para los países miembros de la OTAN, un incremento ... del 3%. También este tiene su pedigrí: se planteó a finales de los años setenta, cuando se estaba fraguando el despliegue de los euromisiles y el megaprograma armamentista de la era Reagan, que superó el orden de magnitud del billón ('trillion' en inlés americano) de dólares. Es obvio que el gasto militar, por lo general, es el principal causante del déficit y de la deuda, con todos los graves problemas que conlleva. En el artículo se mencionan los de tipo económico, pero hay otro aspecto tanto o más espeluznante: la vuelta al clima de guerra fría y al despliegue de unidades y sistemas de "defensa" en países y zonas nuevos. Se trata de justificar ese gasto militar creando nuevos enemigos.

    Hace 4 años 10 meses

  7. aracataca.es

    Para los muchos conscientes de que esta Europa es contraria a los derechos de los ciudadanos, paraiso de lobbies y personajes dañinos como Draghi, es necesario hacer campaña para que los españoles entiendan que salirse de "esta" UE " es beneficioso para no prolongar la agonia. tambien para recuperar soberania, no es posible dejar en manos de esa burocracia corrupta el destino de este pais. falta solo que bruselas admita que nos ha llevado a un callejon sin fondo. los ejemplos de Grecia y el LUXLEAKS, no hablan muy claro de que es una institucion antidemocratica

    Hace 4 años 10 meses

  8. José

    ¿"Empieza"? Llegas bien tarde.

    Hace 4 años 10 meses

  9. Yuri

    ¿"Empieza"? Llegas bien tarde.

    Hace 4 años 10 meses

  10. Alba

    Pues como los que elegimos cada cuatro años han puesto mucho empeño en mantenernos ignorantes, e impedirnos por todos los medios posibles que no tengamos acceso a la información que nos afecta, ni a echarlos cuando no defienden nuestros intereses me temo que vamos a sufrir las consecuencias de sus actos durante muchos años más. Al pronto o más tarde algo explotará por alguna parte y volveremos a empezar. Al parecer no teníamos todo ganado y tampoco hemos aprendido nada.

    Hace 4 años 10 meses

  11. Anonimo2

    Juan Torres Lopez. Muy buen artículo, pero te has limitado a exponer los hechos sin tocar el fondo del asunto. Sí que hay una razón económica muy simple y clara detrás de esta idea de que el déficit es bueno para lo militar pero malo para lo social. Fundamentalmente, el libre mercado no existe. La economía tiende al colapso si no hay un gobierno que promueva la actividad económica en base a déficit público o a reciclar excedentes. Esta función reguladora del estado se puede ejercer por dos vías: mediante el estado del bienestar, que es por definición democratizador al hacer partícipe a la sociedad del gasto público, o el gasto militar que obviamente es excluyente y antidemocrático. Dicho de otra manera, el gasto en "defensa" es una mantenera de "keep the economy moving" sin mejorar el nivel de vida de la población. Es una forma de intervención económica profundamente regresiva que permite que la economía no colapse pero que a la vez mantiene intacta o aumenta la distribución desigual de la riqueza. Si buscas un motivo o una explicación, no hay nada más que eso. ¿O qué te crees que es el pentágono en el fondo? Es una enorme impresora de billetes que mantiene la economía de USA en pie, excluyendo al 80% de la población. Lo que buscan los comisarios europeos es importar este modelo económico conocido como "socialismo para ricos y liberalismo pa los pobres".

    Hace 4 años 10 meses

  12. Jaime Diaz

    Enhorabuena por este artículo. Que lastima que no hayan 100 economistas como usted en este País. Recomiendo lean esto: La renta básica incondicional y cómo se puede financiar. Comentariois a los amigos y enemigos de la propuesta. de Jordi Arcarons, Daniel Raventos, Lluis Torrens y Antoni Domenech. Lo encontrareis en la web sinpermiso. ( Se tarda un rato en leerlo, pero es super, super ,super interesante. Se acaba de un plumazo con la pobreza. Lo demás es hipocresía. Pasarlo a todos vuestros amigos. Un saludo.

    Hace 4 años 10 meses

  13. miloren

    Madrecitamía de mi vida... el genocidio americano, africano o indio, dos guerras mundiales, una muralla de concertinas, centenares de refugiados ahogándose, pero empieza a dar asco ahora, por nosequé de un porcentaje... cada vez más harto de todos ustedes, los políticos mezquinos y sus trovadores

    Hace 4 años 10 meses

  14. George

    Europa hace tiempo que da asco, el espíritu con el que se firmo el tratado de maastricht ha muerto, la idea de una europa para los europeos dejo de existir en el momento que se dejo de perseguir entre otras cosas la unión fiscal. Esta UE es el cortijo de unos pocos que se lucran sacando normativas para beneficiar las ventas de amiguetes. Como se puede tener de presidente del BCE a alguien que asesoró a Costas Karamanlis sobre como ocultar el déficit? De que sirve ceder la soberanía monetaria? A Grecia se le dio un escarmiento cara a la galería para asustar a todos aquellos que se les pase por la cabeza dejar "la familia" además de manipular torticeramente la opinión publica. Estamos en manos de delincuentes, y esto no es desde hace cuatro días.

    Hace 4 años 10 meses

  15. explorador

    No quieren cejar en el empeño histórico de desmontar el estado del bienestar levantado para contener al bloque comunista del Este. Pero el caso es que la gente se acostumbró y ahora, ganada la Guerra Fría, les va a costar que la gente se resigne a perderlo.

    Hace 4 años 10 meses

  16. Alexie

    Es signo de los tiempos que corren en todo el mundo... en carro hace rato que va barranca abajo pero a nadie preocupaba pues el fondo estaba lejos y era invisible para la gran mayoría que confiaba que, en realidad, estábamos ganando impulso para ascender más rápido llegado el momento. Ya muchos vemos ese abismo insalvable al que nos dirigimos cada vez más deprisa y comienzan a dispararse las alarmas, tristemente tarde en verdad. El gasto militar no puede recortarse, pues es la garantía de salvaguarda que tiene esa élite avariciosa de poder quedar a salvo de la chusma cada vez más cabreada que empieza a reclamarles lo que nos han robado... Fuente Ovejuna sea quizá el desenlace de todo esto, donde finalmente ese 1% sea degollado y el 99% de los recursos que ellos han acumulado vuelva a distribuirse de un modo más homogéneo y real, acorde a las necesidades de todos... Correrá sangre, eso es seguro, y, como siempre, en su gran mayoría será la nuestra...

    Hace 4 años 10 meses

  17. filipo

    europa nunca olió bien

    Hace 4 años 10 meses

  18. Jordi

    Exacto, así es. Todos los economistas deberían de escribir media docena de artículos como este cada día. Como penitencia :) Y para que nos enteremos de la monumental tomadura de pelo, que aquel eslogan del 15M resumió tan bien: "Robáis a los pobres para dárselo a los ricos". Ahora la situación es insostenible, pero se seguirá estrujando a la gente y a los países hasta que revienten. Para eso es que cobran los políticos mercenarios -incluida "Mutti" Merkel-, al servicio de la banda de Al Capone que es quien mangonea Europa.

    Hace 4 años 10 meses

  19. FUCK*SLAM

    Mucho asco, mucho asco, pero usted, como los artistas que amenazaron con largarse si ganaba Trump, no se va. Figurín de PODEMOS, hablando de populismo...

    Hace 4 años 10 meses

  20. gabilon

    Verdadero vómito.....

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí