1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Inquilinos de Robespierre

Podemos debe convertir la simpatía popular que le ha acompañado en militancia y compromiso en el nuevo ciclo político que se abre. El diálogo y el consenso siempre son necesarios, pero con ellos no basta para cambiar de régimen. Siempre hará falta la rebe

José García Molina Francis Gil 30/11/2016

MALAGÓN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

---------------------------------

“Liberté, Égalité, Beyoncé”
Pintada anónima

No es mera provocación asegurar que entre La Enciclopedia y la guillotina apenas existen diferencias formales. Se trataría de algo semejante a la siempre cuestionada distancia entre teoría y praxis o, por poner un ejemplo más políticamente cercano, la distinción e interpretación del momentum y el acontecimiento. La exégesis de la racionalidad de la Revolución Francesa, y sus claves como acto político y proceso social, se juegan en esas sutiles diferencias, se describen en los matices. 

Los textos históricos que recorren con exaltación celebratoria el tránsito del Ancien Régime a les philosophes de la Encyclopédie, la Ilustración y la Modernidad, suelen empequeñecerse y contraerse como si un escalofrío acompañara a la entrada del nombre de Maximilien Robespierre en el relato. El “caso Robespierre” es la gran perturbación de la narración oficial. Mientras el resto de figuras históricas han sido asumidas y licuadas sin excesivas contradicciones por los herederos de la Revolución, su expediente continúa abierto a modo de herida supurante que se resiste a cicatrizar en la supuestamente pacificada y confortable atmósfera social diseñada por las élites dominantes.

Ilustración y Terror constituyen un binomio en el paso del feudalismo al capitalismo. La historia siempre traiciona a la memoria

Hablamos de Robespierre y nos viene a la cabeza la guillotina. Pero es que la historiografía de los vencedores se ha aplicado a fondo en señalar al chivo expiatorio intentando borrar, de paso, las huellas de la política menos amable de una Revolución que es, sin duda alguna, el acontecimiento fundacional de la democracia moderna. Muchos han querido --como decía el propio Robespierre- presentarnos “una revolución sin revolución”, una transición pacífica, científica y teleológica (tan “modélica” como se dice que fue la española) guiada por la lógica omnipotente y omnipresente de la Razón. En otras palabras, hay quien pretende hacernos creer que se puede cambiar de régimen sin pagar costosos peajes. No cabe engañarse, la filosofía política no ha encontrado el cierre categorial del concepto de Revolución, y las páginas del Discurso preliminar incrustadas al inicio de La Enciclopedia por D’Alembert no han servido para limpiar la sangre de la guillotina. Ilustración y Terror constituyen un binomio históricamente indisociable en el paso del feudalismo al incipiente capitalismo. La historia siempre traiciona a la memoria, y viceversa.

Más de dos siglos después sigue siendo imposible negar que la Revolución que convirtió a la burguesía en la clase dominante, inaugurando las democracias modernas basadas en la Declaración de los Derechos del Hombre, se fundamentó en un acto de violenta rebelión popular contra el Antiguo Régimen. Su excepcionalidad expresa la radicalidad del propio acto y sus contenidos políticos inmanentes --crisis, negación y superación del Régimen-- son la expresión de una inevitable fractura y desplazamiento de las lógicas hegemónicas. La revolución supuso la liquidación de un tiempo histórico agotado y la apertura hacia la indeterminación absoluta proyectada en la reivindicación de la soberanía popular. Un cambio radical de paradigma: el inicio del proyecto democrático y sus tensiones irresolubles.  

Y es que las revoluciones tienen una estética similar a la danza o el baile. Una vez comienza a sonar la música hay que estar dispuestos a ir hasta el final, sin certezas ni garantías, y sobre todo sin miedo a bailar. Bailar es una expresión física de libertad. Nos apropiamos de nuestro cuerpo, rompemos con los gestos habituales y nos movemos sin ningún objetivo productivo más allá del propio deseo de bailar. Por eso, una vez que el pueblo empieza a bailar sólo es posible acabar con la revolución cortando la música. Violentamente, la música dejó de sonar el nueve de termidor. La hoja de la guillotina cayó sobre las cabezas de Robespierre, Saint-Just y Couthon, pero lo que en realidad cortó fue la cabeza de la Revolución.

Quienes recorremos esta senda somos inquilinos de Robespierre. No podemos entender nuestra democracia sin su Revolución

Termidor es el nombre de la otra violencia fundadora: la de una reescritura de la historia que instituye las bases de la restauración del viejo orden de las cosas. No hay cambio de régimen que no se sostenga en algún tipo de violencia fundacional y sustentadora. Aquellos días de Terror (negros para la historia) dejaron su lugar al “terror blanco” (silenciados por “su historia”). La violencia higienizada de la reacción, las masacres perpetradas por la victoriosa “juventud dorada” de la contrarrevolución y el terror blanco termidoriano institucionalizado clausuraron el acontecimiento revolucionario. Se procedió inmediatamente a la limpieza de las biografías de los antiguos radicales supervivientes que, convertidos repentinamente en moderados, buscaron acomodo en la nueva situación. Mediante la absorción y normalización del acontecimiento popular, de la resignificación del proyecto jacobino, y de la humillación del personaje conceptual Robespierre, se filtra y se diluye el carácter popular y áspero del acontecimiento, y se construye un relato político sin densidad, capaz de generar consensos y encubrir el conflicto.

En Podemos también pretendemos --salvando todas las distancias espaciales, temporales y coyunturales-- un cambio de Régimen. Y lo queremos porque reconocemos las visibles e invisibles violencias del régimen que habitamos. Claro está que ni el régimen a destronar, ni los medios con que contamos para hacerlo, son los mismos. La repetición sería una farsa. No pensamos el cambio desde la sublevación por las armas, sino desde un modelo de agonismo democrático capaz de generar una nueva hegemonía, un nuevo sujeto político popular acorde a nuestro tiempo y capaz de impugnar la totalidad de los dispositivos de control y sumisión del régimen. Aun con todo, a pesar de las diferencias, ambos tiempos podrían ser pensados desde lo que Chantal Mouffe ha llamado momento populista: la lucha del Tercer Estado frente a la Monarquía, de los de abajo frente a los de arriba, del pueblo frente a la oligarquía… En esas luchas, ni las indicaciones morales ni la invitación al diálogo para alcanzar consensos han sido jamás suficientes para alterar el escenario social concreto. No recordamos que los anales de historia se hayan hecho eco de que el diálogo o la prédica ético-moral hayan convencido en alguna ocasión a los poderosos, a las clases dirigentes, para que renunciasen a su poder y a su dominación en favor de la mayoría popular. El diálogo y el consenso siempre son necesarios, pero con ellos no basta para cambiar de régimen. Siempre hará falta la rebelión. El impulso rebelde de quien quiere ir más allá, llegar hasta el final, conquistar radicalmente la libertad de decidir.

Queremos un Podemos inquilino de Robespierre, que sea capaz de pensar cómo convertir la simpatía popular en militancia

Por todo lo expuesto, querámoslo o no, somos inquilinos de Robespierre. También de los significantes y valores centrales de su proyecto: Liberté, égalité, fraternité. Si persistimos en defenderlos con la pasión de lo real, sin hacernos trampas a nosotros mismos, defendiéndolos en su conjunto y no troceados, necesitaremos el coraje y el valor para no intimidarnos ante los obstáculos. Necesitaremos ser conscientes de nuestra función como fuerza popular y de nuestra responsabilidad  histórica como organización política. Asumiendo las consecuencias de nuestros actos, manteniéndonos coherentes y firmes en la defensa de un proyecto de libertad política, igualdad social y fraternidad popular, frente a quienes pretenden cambiarnos, domesticarnos o… pasarnos por nuevas guillotinas más humanitarias y menos escatológicas. En la actual guerra de posiciones que mantenemos contra el agonizante régimen, Robespierre será una herramienta imprescindible para trazar la cartografía de los antagonismos y sus intensidades, para delimitar las condiciones de posibilidad del cambio en función de la correlación de fuerzas de los polos en conflicto y para situar el momentum político en el “orden del día”. Quienes recorremos esta senda somos, de una u otra manera, inquilinos de Robespierre, habitantes de un hogar colectivo del que su decisión política constituye los cimientos. No podemos entender nuestra democracia, y nuestros derechos, sin su Revolución. Pero nuestros deseos de libertad, igualdad y fraternidad ya no caben en sus instituciones. Hay que reabrir “el caso Robespierre”.

¿Qué Podemos queremos? Nosotros queremos --ya ha sido dicho-- un Podemos inquilino de Robespierre. Un Podemos que, en este nuevo ciclo político que se abre, sea capaz de pensar cómo mantener y convertir la simpatía popular que nos han traído hasta aquí en militancia y compromiso. Un Podemos que sepa bailar mientras se pregunta si estamos dispuestos a arder en nuestro propio fuego. Porque hoy, igual que ayer, de cómo se resuelva este momento populista dependerá nuestro futuro democrático como pueblo. ¿Qué dirán nuestros herederos de nosotros? ¿Nos reprocharán haber traicionado el acontecimiento 15M? ¿Seguirán sin encontrar las diferencias entre La Enciclopedia y la guillotina? 

--------------------------------

José García Molina. Secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha. 

Francis Gil. Secretario político de Podemos en Castilla-La Mancha.

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José García Molina

Autor >

Francis Gil

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Cuanto más pedante es el verbo, más indiscutible parece ser el charlatán.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Jesús Díaz Formoso

    Así se hace, ¡¡las cosas claras!! porque "la siempre cuestionada distancia entre teoría y praxis o, por poner un ejemplo más políticamente cercano, la distinción e interpretación del momentum y el acontecimiento" viene a ser la "exégesis de la racionalidad" y la "exaltación celebratoria el tránsito del Ancien Régime a les philosophes de la Encyclopédie", porque claro, " No cabe engañarse, la filosofía política no ha encontrado el cierre categorial del concepto de Revolución, y las páginas del Discurso preliminar incrustadas al inicio de La Enciclopedia por D’Alembert no han servido para limpiar la sangre de la guillotina". Porque claro, todo ello signifiaca que "Su excepcionalidad expresa la radicalidad del propio acto y sus contenidos políticos inmanentes --crisis, negación y superación del Régimen-- son la expresión de una inevitable fractura y desplazamiento de las lógicas hegemónicas". Claro que "La revolución supuso la liquidación de un tiempo histórico agotado y la apertura hacia la indeterminación absoluta proyectada en la reivindicación de la soberanía popular. Un cambio radical de paradigma: el inicio del proyecto democrático y sus tensiones irresolubles". Ello nos leva irremediablemente a "la otra violencia fundadora: la de una reescritura de la historia que instituye las bases de la restauración del viejo orden de las cosas". La calidad práctica de la exposición resulta incontestable: "Mediante la absorción y normalización del acontecimiento popular, de la resignificación del proyecto jacobino, y de la humillación del personaje conceptual Robespierre, se filtra y se diluye el carácter popular y áspero del acontecimiento, y se construye un relato político sin densidad, capaz de generar consensos y encubrir el conflicto". Por tanto, resulta evidente que por ello, "En Podemos también pretendemos --salvando todas las distancias espaciales, temporales y coyunturales-- un cambio de Régimen". Más claro y concreto: " desde un modelo de agonismo democrático capaz de generar una nueva hegemonía, un nuevo sujeto político popular acorde a nuestro tiempo y capaz de impugnar la totalidad de los dispositivos de control y sumisión del régimen". En fin que, más claro aún, las medidas concretas impropuestas significarían como las ventanas de oportunidad y la hegemonía retroalimentada del patapluff, que "Siempre hará falta la rebelión. El impulso rebelde de quien quiere ir más allá, llegar hasta el final, conquistar radicalmente la libertad de decidir". Así que lapropuesta se videncia por si misma: "Asumiendo las consecuencias de nuestros actos, manteniéndonos coherentes y firmes en la defensa de un proyecto de libertad política, igualdad social y fraternidad popular, frente a quienes pretenden cambiarnos, domesticarnos o… pasarnos por nuevas guillotinas más humanitarias y menos escatológicas". Y finalizando con una referencia a la institución hereditaria; para cambiar las cosas. "¿Qué dirán nuestros herederos de nosotros?". RESPONDO: dirán que la categorización jerárquica de los significados ausentes de si mismos entre bambalinas de adolescentes cuarentones tan orgullosos de sus carencias como irreductibles en su ausencia de posrespuestas a los preproblemas que se pretenden impugnar mediante la alusión forzada por los acontecimientos del momento inexistente, os lleva a convertiros en un autoreferente de vosotos mismos en los que la nada es el todo y la exigencia de la respuesta autoproclamada a los actos de los poderes impopulares a los que nos enfrentamos yendo de la mano con los enfrentados, en pos de la demolición estructural de un sistema caduco que no entiende nadie porque nada significa, les parece un cachondeo psicopático, propio de una erudición inexistente cuya ausencia de criterio se enmascara mediante la profusión de citas incompletas e indeterminadas, plagadas de nombres de quienes nunca han sido leídos, menos aún entendidos, por sus glosadores delas ventanas de oportunidades sin otro objeto que el de Iznogud; que quiere ser Califa en lugar del Califa; tal es vuestra revolución de pacotilla, propia de niñatos narcisistas sin otros méritos que su autoproclamación mediática volitiva de una intelectualidad indeletreable y ausente. Buena payasada, ¿o era artículo de opinión?

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí