1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Baba Mondi / Líder de la comunidad musulmana bektashi

“El extremismo proviene del egoísmo, la pobreza y la ignorancia”

Pablo Esparza Altuna Tirana , 23/11/2016

<p>Edmond Brahimaj, Baba Mondi, en la sede de su comunidad en Tirana.</p>

Edmond Brahimaj, Baba Mondi, en la sede de su comunidad en Tirana.

Picasa

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

---------------------------------

Las puertas del recinto están abiertas. Cualquiera puede entrar en el centro mundial de los bektashis, un remanso de paz y orden arquitectónico en medio del urbanismo caótico de Tirana. El jardín de olivos y cipreses está cuidado y los edificios de reciente construcción, recubiertos de mármol, relucen bajo el sol abrasador del verano. Al fondo, majestuoso, el monte Dajti le confiere al complejo un aire casi de retiro. Cualquiera puede refrescarse en la fuente de la entrada,  pasear entre las tumbas de los derviches y visitar el museo que explica –solo en albanés-- la fe y la historia de esta corriente del sufismo o misticismo islámico.

El bektashismo, que se define como una rama del islam chiita, moderada y abierta al diálogo interreligioso, aparece a menudo acompañado de adjetivos como heterodoxo, esotérico, panteísta o sincrético. Entre sus costumbres están que las mujeres no lleven velo, que recen junto a los hombres en el mismo espacio y la tolerancia al consumo de alcohol. También, la necesidad de un guía espiritual, baba, que ayuda a interpretar los texto, conduce los ritos, etc., y una organización interna jerarquizada  –compuesta por hombres-- cuyo escalafón más alto es el dedebaba.

Desde 2011 el líder mundial es Edmond Brahimaj, Baba Mondi, quien recibe a CTXT en una amplia sala enmoquetada con paredes azules. La conversación tiene lugar bajo la atenta mirada de los retratos de sus antecesores como dedebaba y ante dos grandes tapices con el rostro de Alí, primo y yerno de Mahoma y primer imán para los chiíes. Una joven intérprete traduce al inglés las palabras en albanés de Baba Mondi, que habla en tono reflexivo y de forma pausada.

“Además de los cinco pilares del islam (creer en Dios y Mahoma su profeta, el rezo, la caridad, el cuarto, el ayuno y la peregrinación a La Meca), creemos en las cuatro puertas que debemos atravesar: la sharia (ley), tariqa (el camino místico o espiritual del islam), marifa (el verdadero conocimiento, que está siempre en guerra con la ignorancia) y haqiqat (la verdad). Estos cuatro pilares y en este orden son los que guían tu espíritu”, cuenta Brahimaj cuando se le pide que explique su fe.

Para Baba Mondi, el bektashismo es un “puente entre Oriente y Occidente”. Y así parece confirmarlo su larga historia de persecuciones y exilios entre Europa y Asia. “Fue creada hace 800 años por Haji Bektashi Wali y estamos presentes en 31 países del mundo: en los Balcanes, en Medio Oriente, África, Estados Unidos…”.

Entre sus costumbres están que las mujeres no lleven velo, que recen junto a los hombres en el mismo espacio y la tolerancia al consumo de alcohol

Las enseñanzas del poeta y filósofo sufí, nacido en Nishapur, al norte del actual Irán, en el siglo XIII, difundieron principalmente en Anatolia, con una gran influencia entre los jenízaros. De la mano de las tropas de élite otomanas, la expansión del bektashismo corrió en paralelo a la ampliación de los dominios del imperio. Este “camino místico del islam” arraigó, sobre todo, en los Balcanes. A principios del siglo XX, entre un 15 y un 20% de la población albanesa era bektashi.

En 1925, después de que Mustafá Kemal Atatürk, fundador de la Turquía moderna, prohibiera las hermandades sufíes en la nueva república, la orden trasladó su sede mundial a Albania. Tras la II Guerra Mundial, el bektashismo sufrió un nuevo golpe. La República Socialista Popular prohibió su práctica, como la del resto de comunidades religiosas. Los tekkes –los lugares de reunión de los bektashi-- , las mezquitas y las iglesias fueron clausuradas y en 1967, el dictador Enver Hoxha declaró al país balcánico el primer Estado ateo del mundo.

A principios de los noventa, con el “cambio de sistema”, como llaman los albaneses a la transición al capitalismo, Albania se convirtió en un estado aconfesional con libertad de credo. “Las cuatro principales comunidades religiosas (ortodoxos, católicos, musulmanes suníes y bektashis) colaboramos y nos llevamos bien. El gobierno y el Estado albanés buscan esa colaboración entre nosotros y se han creado estrategias para protegerla”, explica Brahimaj .

El número de bektashis había, sin embargo, mermado. Actualmente, de una población de poco menos de 2,8 millones, cerca del 60% se declaran musulmanes, el 10% cristianos ortodoxos, un 6% católicos y menos del 3% bektashis, unas 60.000 personas.

¿Cómo explicaría su fe a aquellos que no la conocen?

El bektashismo es un camino místico del islam. Forma parte del chiismo y del alevismo y se fundamenta en la tolerancia, el amor y la paz del islam. Respetamos al ser humano como creación de Dios y lo respetamos independientemente de sus inclinaciones políticas, religiosas o raza. Además, la mujer es igual al hombre. Rezamos en un lugar común. En el bektashismo no cubrimos a las mujeres con pañuelo, son libres. La mujer ya está cubierta por otros ‘pañuelos’ (su honor, su personalidad, etc.) y no necesita cubrirse con uno real.

¿A qué se refiere cuando habla de camino místico del islam?

Al sufismo. El misticismo significa limpiarse a uno mismo de malos hábitos con las normas de la religión. Igual que se limpia un diamante, las personas deben limpiarse del egoísmo, de la ira, de los celos, de hacer las cosas de forma rápida… De esta manera se puede llegar a ser un ser humano pleno. Como dice el Corán, quien se conoce a sí mismo conoce a Dios. El hombre ha estudiado muchas cosas, pero no tanto al ser humano, que es la creación más bella de este mundo, porque posee la lógica, la sabiduría, el conocimiento, etc. Conociéndonos a nosotros mismos conocemos también a Dios.

¿Cuáles son los deberes de un miembro de la comunidad bektashi?

La forma de vivir es personal, no colectiva. Yo vine aquí a limpiarme a mí mismo y quien quiera seguirme es libre de hacerlo. No puedo pedir a la gente que venga. Vienen por sí mismos y, cuando lo hacen, les digo: no vengáis, no vengáis, no vengáis. Tres veces. Si entran en esta fe, tenemos reglas. Y si no las obedeces, estás fuera de la fe del ser humano. Para nosotros no es importante el número, sino la calidad. Si tienes moral, ética, cultura. Eso es lo importante.

Baba Mondi, en la sede de Tirana. En las paredes, dos retratos de  Alí, primo y yerno de Mahoma y primer imán para los chiíes. / Picasa

Baba Mondi, en la sede de Tirana. En las paredes, dos retratos de  Alí, primo y yerno de Mahoma y primer imán para los chiíes. / Picasa

¿En qué consisten esas reglas que menciona?

No somos una religión, sino un camino místico, espiritual, de la religión islámica. No estamos separados del resto del islam. Tenemos un profeta, Mahoma, un libro sagrado, el Corán, y los hadices del profeta. Hay diferentes formas de llegar a Dios, pero no estamos divididos. Nuestras reglas es ser morales.

Ser morales de acuerdo con…

De acuerdo con el Corán. Con los cuatro libros sagrados que respetamos, la Torá, los Salmos, el Evangelio y el Corán. El Corán tiene como base esos libros revelados a los profetas anteriores a Mahoma. Respetamos a todos esos profetas, desde Adán hasta Mahoma. Cuando le preguntaron a Mahoma qué religión tenía, dijo: “Tengo la religión de Cristo. ¿Y qué religión tenía Cristo? La religión de Moisés. Y Moisés la de Noé. Y Noé la de Adán. Y Adán tenía mi religión”. Los profetas no vinieron a dividir las religiones, sino a construir la religión de Dios. Uno tras otro, con la ayuda de la experiencia de los seres humanos. Cristo y Mahoma nos indican el camino verdadero. No dividieron. Somos nosotros quienes dividimos la religión.

¿Qué posición tiene frente a las otras ramas del islam y ante otras religiones?

Somos hermanos los unos de los otros. Cada uno tiene la religión que quiere. Nosotros respetamos al ser humano. Primero hay que ser humano y luego creyente. Ese es el camino que te lleva a Dios.

¿Se puede ser bektashi siendo cristiano o de otra religión?

Se puede. No es un problema que un bektashi se convierta en cristiano. La creencia es personal. Las personas vienen al lugar de rezo a mostrarse amor los unos a los otros, a tener paz los unos con los otros. Cuando Dios nos ve rezar juntos, la plegaria es mejor que si rezamos solos.

Galería con los retratos de los anteriores líderes espirituales del bektashismo. / Picasa

Galería con los retratos de los anteriores líderes espirituales del bektashismo. / Picasa

Es difícil de entender lo que me dice, sabiendo cómo funcionan otras religiones…

No puedes obligar a las personas a ser creyentes y a rezar en esta religión.Quien quiere venir es libre de hacerlo. Si abres el Corán, dice: este es el libro de la sabiduría, pero es para las personas que tienen entendimiento (…). Quien no tiene entendimiento, no puede tener religión. Dios es todo: el ser humano, la cultura, el conocimiento, el arte, todo.

¿Cuál es su opinión sobre el extremismo islámico?

Cualquier extremismo o fanatismo no forma parte de la religión. La religión no mata, no es violenta, no miente. Los extremistas son seres humanos, pero los puedo comparar con los animales, a los que también se puede educar y dirigir. Nuestro deber como humanos es no matar. El extremismo tiene tres causas de las que somos responsables: la ignorancia, la pobreza y el egoísmo.

¿Qué quiere decir?

Que es nuestra culpa, de toda la sociedad. Sabemos que hay tres cosas malas en la humanidad desde el principio de la creación: ignorancia, pobreza y egoísmo. ¿Qué podemos hacer? Tener menos personas ignorantes, menos pobres y menos egoísmo. Si no conseguimos esos tres objetivos, el ser humano será destruido. Cuando pasan cosas como lo sucedido en Francia [el ataque de Niza del 15 de julio], debemos unirnos contra esas cosas malas. Decir claramente que no es el camino correcto. Si ellos matan y nosotros los matamos, es la destrucción del ser humano. No tendrá final.

Sede en Tirana del bektashismo. / Picasa

Sede en Tirana del bektashismo. / Picasa

¿Cómo cree que se debería hacer esto?

Hay muchas formas de hacerlo. Todas las religiones y opciones políticas deben colaborar. En Albania, por ejemplo, las cuatro principales comunidades religiosas (ortodoxos, católicos, musulmanes suníes y bektashis) colaboramos y nos llevamos bien. El gobierno y el Estado albanés buscan esa colaboración entre nosotros y se han creado estrategias para protegerla. Los Estados deben colaborar con cada religión y sus creyentes. También, los medios de comunicación. Se deben contar las cosas malas, pero también las buenas. Y la sociedad civil también debe participar para eliminar el extremismo. No será posible si cada parte de la sociedad va por su cuenta en esto.

Ustedes tienen su sede mundial en Albania. ¿Cómo piensa que la Europa actual y el islam deberían coexistir?

La primera cuestión está en los líderes de las diferentes religiones. Deben ser personas sabias y tolerantes. Servir de ejemplo a los demás. De otro modo, nadie te seguirá. La colaboración con la política es la segunda parte. El papa Francisco les dijo a los europeos: abrid las puertas espirituales, no las materiales. Hemos empezado una colaboración con el Vaticano y estamos trabajando en una estrategia común por el bien de la humanidad. Colaboramos en Albania, Kosovo, Macedonia y Montenegro.

El día después de un ataque yihadista como el de Niza por ejemplo, si escucha la radio o ve la televisión en España puede escuchar opiniones que aseguran que sucesos así son “culpa del islam”, ¿qué les diría a quienes piensan así?

No es la culpa del islam. Es la propaganda del terror, que no es el islam. También tenemos extremistas entre los cristianos. ¿Es eso también culpa del islam? No se puede simplemente echar la culpa a los demás. Yo ni siquiera culpo a los extremistas. Hablo de la necesidad de colaborar para curar esta enfermedad.

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Pablo Esparza Altuna

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Cantu

    Me gustaría saber qué opina rían los comunistas albaneses de esta mierda de entrevista progre. Tanto tiempo intentando acabar con el oscurantismo religioso, pero ahora ser musulmán mola. En fin, tristísimo

    Hace 2 años 5 meses

  2. Mentalmente

    A Benito Traposo Deja bien claro que la religión no consiste en imponer. La sharia no la puede imponer ya pues sería contradictorio con algo religioso.

    Hace 4 años 10 meses

  3. Benito Traposo

    Cuando leí que en su jerarquía de valores la ley (Sharia, pura dictadura, leed el coran...) pasaba tres puestos por delante de la verdad y dos por delante del conocimiento, ya lo tuve claro.... La ley de la dictadura religiosa es la que determina qué es verdad o mentira, y no la realidad científica percibible individualmente mediante criterios de cientificidad. Este señor no es más que un inmenso cínico que se pone encima una piel de cordero en espera de poder algún día llegar al poder y entonces imponer la "Sharia" que el dice sacar del corán (un manual de nazismo muy duro de tragar, inhumano). Y eso de que las religiones no son violentas, después de ver en la Historia varios milenios de barbarie y genocidios amparados muy explícitamente por todas las religiones, es poco menos que un cinismo insoportable. Da la espalda a la realidad y a la verdad pura y dura. Seguimos sin avanzar. Una verdadera pena.

    Hace 4 años 10 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí