1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La guerra de Erdogan contra las mujeres

El Estado turco se ensaña con total impunidad con las militantes kurdas que componen uno de los movimientos más fuertes y radicales del mundo. Europa, mientras tanto, mira hacia otro lado

DILAR DIRIK (OpenDemocracy) 23/11/2016

<p>La copresidenta del HDP, Figen Yüksekdag, en un acto de homenaje a las víctimas de la masacre de 1937 en Dersim (Turquía).</p>

La copresidenta del HDP, Figen Yüksekdag, en un acto de homenaje a las víctimas de la masacre de 1937 en Dersim (Turquía).

Instagram del HDP

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

“Resistiremos y resistiremos hasta que ganemos”, coreaba Sebahat Tuncel antes de que media docena de policías le cerrara la boca por la fuerza, la arrastrara por el suelo y la detuviera a principios de noviembre.

Hace nueve años, una caravana con pancartas de victoria, eslóganes festivos y flores esperaba a la salida de la cárcel a Tuncel para acompañarla a ocupar su escaño en el Parlamento, un puesto para el que había sido elegida mientras todavía cumplía condena. Tuncel, que ahora está de nuevo en la cárcel, es una más entre las docenas de políticos kurdos del Partido Democrático de los Pueblos (HDP, por sus siglas en turco) o del Partido Democrático de las Regiones (DBP, por sus siglas en turco), que han sido arrestados por las fuerzas de seguridad turcas desde octubre, como consecuencia de las operaciones antiterroristas que inició el presidente Erdogan contra aquellos que disputan su gobierno autoritario. Esta campaña ofensiva es el resultado del fallido golpe de Estado que tuvo lugar en julio, y supone un incremento de las hostilidades en la guerra que libra el Estado contra el movimiento kurdo desde el verano de 2015, y que puso fin a un proceso de paz que duraba ya un año y medio. Al igual que las brigadas antiterroristas alemanas de la década de 1980 recibieron la consigna “¡Disparad a las mujeres primero!”, la tóxica masculinidad del Estado ha evidenciado su carácter, a raíz de esta declaración de guerra contra las mujeres. La fuerza del movimiento feminista kurdo militante supone una amenaza para el sistema. Sebahat Tuncel no es el único caso.

A finales de octubre, detuvieron a Gültan Kisanak. Fue la primera mujer coalcaldesa de la municipalidad metropolitana de Diyarbakir y es una antigua diputada que en la década de 1980 pasó dos años en la infame prisión de Diyarbakir, donde sufrió atroces formas de tortura, como por ejemplo ser obligada a vivir en una caseta de perro llena de excrementos porque se negaba a decir “soy turca”. Poco después de su detención, también fue arrestada de manera violenta Ayla Akat Ata, exdiputada y ahora portavoz del Congreso de Mujeres Libres (KJA, por sus siglas en turco), la coordinadora feminista más importante de Turquía y Kurdistán, que se encuentra entre las 370 organizaciones civiles que el gobierno declaró ilegales en noviembre. Durante su mandato parlamentario, fue hospitalizada en diversas ocasiones como resultado de la violencia policial y ha sobrevivido a varios intentos de asesinato.

El Estado hipermasculinizado describe a las mujeres kurdas en términos de “malas mujeres”, putas sin vergüenza y violadoras del núcleo familiar

Selma Irmak está entre las diputadas que fueron elegidas mientras se encontraban en prisión, en la que cumplía una condena de más de 10 años por cargos de terrorismo, y en la que llevó a cabo varias huelgas de hambre. Gülser Yildirim cumplía una sentencia de 5 años antes de las elecciones. Leyla Birlik, otra diputada, permaneció todo el tiempo con los civiles a los que el ejército disparó con armas de fuego durante la campaña de confinamiento, y fue testigo de brutales e innumerables asesinatos de civiles a manos del ejército. Su cuñado, Haci Lokman Birlik, activista y realizador, fue ejecutado por el ejército en octubre de 2015: ataron su cadáver a un vehículo del ejército y lo arrastraron por las calles de la ciudad. Algunos miembros del ejército lo filmaron y enviaron el vídeo a Leyla Birlik con un mensaje: “Ven a recoger a tu cuñado”.

La lista sigue. Los turcos hemos elegido a esas valientes mujeres para que nos representen. No obstante, a pesar de haber sido elegidas por más de cinco millones de personas, hoy en día son prisioneras políticas.

Las políticas ultraconservadoras del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, por sus siglas en turco), bajo el mando de Erdogan, han hecho que la violencia contra las mujeres en Turquía haya crecido en los últimos 15 años. No solo algunos miembros destacados del gobierno, entre ellos el mismísimo Erdogan, rechazan con frecuencia la igualdad entre mujeres y hombres, y promueven actitudes que normalizan la cultura de la violación, de la violencia sexista y de la misoginia, sino que además el AKP ha sido responsable de manera explícita de ataques físicos contra las mujeres y el colectivo LGTBI. Ese Estado hipermasculinizado no solo acusa de manera colectiva a la comunidad kurda de separatismo, terrorismo o conspiraciones contra el gobierno, sino que además describe a las mujeres kurdas en términos de “malas mujeres”, putas sin vergüenza y violadoras del núcleo familiar.

A lo largo de la historia, el Estado turco ha empleado la violación y la tortura sexual, incluidas las pruebas de virginidad post mortem, para disciplinar y castigar el cuerpo de las mujeres, tal y como describe Anja Flach en su libro Frauen in der Kurdischen Guerilla, que no tiene traducción del alemán. En las cárceles, las mujeres sufren cacheos íntimos que las humillan sexualmente. Hace poco, algunos soldados desnudaron los cadáveres de mujeres militantes kurdas y publicaron las imágenes en los medios sociales. Otro vídeo salvaje mostraba al ejército turco disparando en la cabeza a mujeres guerrilleras y cómo las despeñaban luego por un barranco. En el vídeo se observaba que los rifles utilizados eran modelos G3 alemanes, lo que ilustra la complicidad occidental con estos crímenes de guerra.

Mientras que algunas de estas atrocidades se cometieron de manera secreta durante la década de 1990, compartir imágenes en los medios sociales es una estrategia nueva que busca desmoralizar la resistencia de las mujeres y demostrar el poder del gobierno. Estos métodos se asemejan a los que emplea el Estado Islámico al otro lado de la frontera y violan todas las convenciones de guerra existentes. Abusar sexualmente de una activista que osa enfrentarse a la hegemonía masculina tiene como objetivo machacar su fuerza de voluntad e impedir que su activismo continúe. Los ataques contra las mujeres políticas tienen que enmarcarse dentro de este mismo contexto.

A lo largo de la historia, Turquía ha empleado la violación y la tortura sexual, incluidas las pruebas de virginidad ‘post mortem’, para disciplinar y castigar el cuerpo de las mujeres

Mucho antes de que los principales medios turcos estuvieran en el punto de mira, unas reporteras de JinHa, la primera agencia de noticias de Oriente Próximo gestionada solo por mujeres, fueron atacadas. Las empleadas de JinHa, comprometidas con aplicar un enfoque explícitamente feminista a su trabajo, se dedicaban a exponer los crímenes de Estado bajo una perspectiva de género. Hoy en día, JinHa es ilegal y varias de sus miembros están en la cárcel.

El HDP es el único partido progresista opositor que todavía mantiene en Turquía una agenda secular, diversa, ecológica y en favor de las minorías, las mujeres y los derechos LGTB. El porcentaje de mujeres afiliadas al partido es el más alto del país con una gran diferencia. Incluso sin el sistema copresidencial, una política del movimiento de liberación kurdo que garantiza el liderazgo compartido entre hombres y mujeres, la mayoría de las alcaldesas están en las regiones kurdas. Gracias a una lucha que lleva décadas librándose, y a que el líder kurdo ahora en prisión, Abdullah Öcalan, lo impulsó fervientemente, hoy en día el papel activo de las mujeres en la política de Kurdistán es algo normal.

Las mujeres del HDP y del DBP no personifican las ideas burguesas que promulgan la política representativa y el feminismo corporativo. Casi todas las mujeres políticas que están siendo atacadas hoy en día han cumplido condenas de cárcel y han sufrido violencia policial, tortura sexual, intentos de asesinato o alguna otra forma de violencia por parte del Estado. En las protestas contra el gobierno y el ejército siempre están en primera fila.

Las mujeres son también actores significativos en el proceso de paz que iniciaron en marzo de 2013 Abdullah Öcalan y el gobierno turco. En todos los encuentros que tuvieron lugar en la cárcel de la isla de Imrali hubo mujeres presentes. En 2014, Öcalan sugirió que la representación de las mujeres se hiciera por organizaciones, en lugar de hacerlo de manera individual, y así es como Ceylan Bagriyanik participó en las reuniones como representante del movimiento feminista. La declaración de Dolmabahçe, la primera declaración conjunta emitida por las partes en conflicto, incluía la liberación de las mujeres entre los diez puntos necesarios para garantizar una paz y justicia duraderas. El gobierno y los medios de comunicación fueron incapaces de entender por qué insistía tanto el movimiento kurdo en la importancia de incluir la liberación de la mujer dentro del proceso de paz.

Los organismos internacionales, sobre todo la Unión Europea, han fallado al pueblo kurdo en su intento de apaciguar a Erdogan

Hoy en día, nos enfrentamos a un castigo colectivo por superar la barrera electoral más alta del mundo, que obliga a cualquier partido político nacional a obtener al menos un 10% de los votos para poder ocupar un escaño en el Parlamento. Están arrasando nuestras ciudades, asesinando a nuestros seres queridos, quemándolos vivos, bombardeándolos, disparándoles o golpeándoles hasta la muerte. Están borrando para siempre nuestro patrimonio cultural y nuestro medio ambiente, arrastrando a nuestros diputados por las calles, reemplazando a nuestros alcaldes por administradores gubernamentales contra nuestra voluntad, censurando nuestros medios y bloqueando nuestras redes sociales. Al destruir toda posibilidad de permitirnos participar de manera pacífica y legal en la política, delimitada por un marco democrático, Turquía no deja a los kurdos otra opción que no sea la autodefensa. Los organismos internacionales, sobre todo la Unión Europea, han fallado al pueblo kurdo en su intento de apaciguar a Erdogan. En otras palabras, los gobiernos occidentales apoyan la eliminación sistemática de uno de los movimientos feministas más fuertes y radicales del mundo.

La filosofía del movimiento feminista kurdo propone que todos los organismos vivos tienen mecanismos de defensa, como, por ejemplo, la rosa y sus espinas. Esta doctrina no se limita al sentido físico únicamente, sino que incluye la creación de estructuras autónomas de autogobierno que sirvan para organizar la vida social y política. Emplear la autodefensa para proteger la identidad propia de los ataques del gobierno es posible en parte gracias a la construcción de organismos políticos autosuficientes.

En una época en que el ejército expone los cadáveres desnudos de mujeres en las redes sociales, y en que las funcionarias electas son objeto de abusos y torturas por parte del gobierno capitalista y patriarcal, las mujeres contraatacan para demostrar que los hombres no tienen potestad para definir su honor, sencillamente porque el honor de una mujer no se encuentra entre las piernas, sino que radica en nuestra resistencia, en la cultura de resistencia que marcaron las pioneras de nuestro movimiento. Este honor lo defienden nuestras políticas hoy encarceladas.

La copresidenta del HDP, Figen Yüksekdag, envió este mensaje desde la cárcel: “A pesar de todo, no podrán consumir nuestra esperanza o acabar con nuestra resistencia. Ya sea desde la cárcel o desde fuera, el HDP y nosotras somos la única opción para conseguir que Turquía sea libre y democrática. Por ese motivo nos tienen tanto miedo. No permitáis que la desmoralización se apodere de vosotras, ni bajéis la guardia, ni permitáis que flaquee vuestra resistencia, ni una sola de vosotras. No olvidéis que este odio y agresión tiene su origen en el miedo. Sin ninguna duda, el amor y la valentía acabarán saliendo victoriosos”.

Traducción de Álvaro San José.

Este texto está publicado en openDemocracy.

“Resistiremos y resistiremos hasta que ganemos”, coreaba Sebahat Tuncel antes de que media docena de policías le cerrara la boca por la fuerza, la arrastrara por el suelo y la detuviera a principios de noviembre.

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

DILAR DIRIK (OpenDemocracy)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí