1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un sorbo de agua en el Neva: a 99 años de la Revolución Rusa

¿Pueden los izquierdistas brindar aún por la caída del Palacio de Invierno? Los principios del socialismo están adquiriendo una viabilidad renovada pero requieren voluntad política e imaginación

Luis Fernando Medina Sierra 23/11/2016

<p>‘El bolchevique’. </p>

‘El bolchevique’. 

Cuadro de Boris Kustodiev / Russian Avant-garde Gallery

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT necesita la ayuda de sus lectores para seguir siendo un medio radicalmente libre e independiente. ¿Nos echas un cable?

---------------------------------

Aunque las tecnologías confiables para tal propósito solo se desarrollaron en el siglo XX, el problema de cómo matar el mayor número de personas en el menor tiempo posible ha sido una vieja obsesión humana. Antes de que durante la revolución industrial se domesticaran las fuerzas del vapor, la química y la electricidad no había muchas opciones de dónde escoger. Pero el ingenio humano siempre encuentra la forma como lo pudieron descubrir en 1794 los lectores berlineses de los panfletos que allí publicaban franceses emigrados relatando los eventos de su país sacudido por la revolución y dividido por la guerra civil. Según esos panfletos, los republicanos franceses estaban metiendo gente en pequeños botes que luego hundían en medio de los ríos, ahogando a todos sus ocupantes con niveles de eficiencia comparables a los de los camiones que utilizaron los nazis antes de perfeccionar el diseño de la cámara de gas.

Es muy probable que entre los lectores de aquellos panfletos se encontrara un estudiante de teología de la impresionable edad de 24 años: Georg Wilhelm Hegel. Él seguía con avidez los eventos de Francia en aquel momento y en su correspondencia se refiere a este tipo de material. Es un hecho que la imagen de los ahogamientos masivos le impactó. En su Fenomenología del espíritu, escrita más de diez años después, afirmaba que la “obra y hecho” de la Revolución Francesa había sido “la muerte, una muerte que no tiene ninguna profundidad ni plenitud... la más fría, superficial de las muertes, sin más importancia que la de cortar una cabeza de repollo o tomar un sorbo de agua”.

Hegel era tan lúcido como cualquier otro acerca de los horrores que la revolución y la guerra civil habían  representado para Francia. Criticó sin cuartel el Terror. Sin embargo, de acuerdo con una anécdota ampliamente considerada creíble a la luz de sus escritos posteriores, aún en 1826, casi cuarenta años después de la toma de la Bastilla, seguía haciendo un brindis por la Revolución Francesa.

¿Y 1917? A casi cien años de la caída del Palacio de Invierno, sabiendo todo lo que sabemos acerca de la historia subsiguiente, ¿pueden los izquierdistas de buena conciencia hacer un brindis por tal evento? Puede ser.

Según la narrativa dominante, la Revolución Bolchevique fue un fracaso absoluto y sin embargo el estado que construyó duró mucho más, y fue más exitoso en medio de más adversidades que las primeras dos repúblicas francesas emanadas de la revolución de 1789. La coronación de Napoleón como emperador en 1799 puso fin a la Primera República y, de todas maneras, para 1815 ya Napoleón estaba derrotado y la restauración estaba en plena marcha. No tuvo mejor suerte la Segunda República. Nacida de la revolución de 1848 murió sin aspavientos con la proclamación de Napoleón III en 1851. La vibrante y radical Tercera República a cargo de conmemorar el primer centenario de la Bastilla apenas tenía 17 años en ese momento y su salud era más bien equívoca como lo vino a mostrar pocos años después el affaire Dreyfuss. La otra gran revolución del siglo 18, la americana de 1776, tuvo una navegación más tranquila (sobre aguas más reposadas) y sin embargo, aquellos que celebraron su centenario entendían claramente que hacía menos de una década la república había estado a punto de autodestruirse en una guerra civil que mató mucha más gente que casi todos los conflictos europeos de la época. En el siglo 19, en suelo europeo solo todas las guerras napoleónicas combinadas durante sus trece años exceden su saldo de muertes.

A pesar de estos crudos hechos, la Revolución Bolchevique no parece que vaya a recibir la indulgencia que confieren los centenarios. Por supuesto, los descomunales eventos subsiguientes juegan un papel. El conocimiento histórico ha aumentado en los últimos años con la apertura (intermitente) de los archivos soviéticos. El número de víctimas de Stalin ha resultado menor de lo que se creía durante la Guerra Fría pero aun así, aun con los estimativos más conservadores, no hay duda de que se trató de crímenes inefables.

A un siglo de distancia no está claro el objetivo de este cotejo de números a la hora de valorar el significado actual de la revolución. Ningún reconteo va a convertir a los Bolcheviques retrospectivamente en un grupo de liberales parlamentaristas, eso está claro. Pero si en una época era considerado crucial estudiar todos los rasgos personales de Lenin o Stalin, cada vez es más difícil entender el objeto de todo esto. Después de todo, si, ignorando los muchísimos factores en juego, los desastres que se abatieron sobre la Unión Soviética se pudieran explicar simplemente por el carácter sanguinario de sus fundadores, ¿por qué no intentarlo de nuevo, esta vez con un personal de mejor calidad?

Pero esa no es la lección que se espera aprendamos. Desde 1989 se ha puesto de moda decir que la verdadera lección es que todo gran diseño de cambio social conduce inevitablemente al desastre.

Es difícil tomarse en serio esta lección cuando quienes la pronuncian generalmente son los responsables de diseños de grandiosa escala. El plan para convertir Irak y todo el Oriente Medio en una amalgama de democracias de libre mercado a partir de la superioridad en fuerza aérea es, con seguridad, uno de los planes de política exterior más ambiciosos jamás concebidos. No fue exactamente modestia lo que llevó a un grupo de tecnócratas a fusionar las monedas nacionales de diecinueve países en una sola, encargada de las transacciones de más de 300 millones de personas y gobernada por un banco central protegido de todo desorden democrático. La arrogancia con la que las autoridades de Corea del Norte declararon que para 2012 su país sería “estable y próspero” palidece al compararla con estos ejemplos.

El punto no es criticar los grandes planes. En un mundo crecientemente complejo, donde millones de personas están conectadas por todo tipo de circuitos, los grandes planes son una parte inevitable de toda formación responsable de políticas. Pero, a juzgar por el consenso prevalente, solo ciertos planes, aquellos concebidos por las personas “correctas”, son permisibles.

“Lo intentamos, falló” sigue siendo un mantra muy potente en el debate sobre el socialismo. Pero aquí es donde merece la pena mirar de nuevo el gesto de Hegel. Más que un capricho, era el resultado de una profunda reflexión sobre el papel de la historia y su apropiación por la sociedad.

En nuestras vidas privadas muy rara vez aplicamos las consecuencias negativas de la máxima de “lo intentamos, falló”. Conducir, montar a caballo, jugar tenis, actuar en escena serían actividades imposibles si decidiéramos no volver a intentar tras el fracaso inicial. Esto es obvio. Hegel, en forma más controversial, quería defender una conclusión similar acerca de las colectividades y sus experiencias históricas. Para él, los horrores de la Revolución Francesa eran no solo comprensibles sino incluso inevitables ya que los principios universales de Liberté, Egalité, Fraternité eran aún una fórmula abstracta que no había echado raíces en las instituciones sociales. Como tales, tenían que aparecer en primera instancia simplemente como consignas de fanáticos, una fórmula para el desastre.

Pero las cosas no tienen por qué parar ahí. Hegel creía que esos mismos principios abstractos podían con el correr del tiempo adquirir forma y cuerpo en nuestras prácticas sociales, volviéndose entonces una posibilidad real. De hecho, para él el constitucionalismo alemán imperante en su edad madura ya estaba anunciando dicho momento histórico.

Los detalles del argumento de Hegel no tienen por qué ocuparnos en este momento sobre todo porque ni siquiera hay consenso al respecto entre quienes han dedicado mucho más tiempo que yo a su estudio. Pero sí que plantean una posibilidad inquietante: ¿sería posible decir algo similar sobre el proceso revolucionario de 1917? ¿Sería posible fijar nuestra mirada en el catálogo de atrocidades que vinieron después y aun así saludarlo como un evento histórico mundial cuyas metas nosotros sí podemos cumplir de una manera que sus protagonistas no podían?

Para los mismos bolcheviques era claro que no estaban preparados para la tarea que se habían impuesto. Su estrategia estaba basada en la premisa de una revolución mundial que no ocurrió. Las metas mismas no eran claras, lo cual es inherente a toda revolución. Las revoluciones no son operaciones políticas meticulosamente coreografiadas sino que son una explosión súbita en la que los más diversos actores luchan por el poder en un contexto en el que todas las reglas del juego han sido canceladas. No debe sorprender que en los días tumultuosos que siguieron a la toma bolchevique la misma definición de qué era un Estado socialista estuviera en permanente disputa.

En la práctica la consigna de “Todo el poder para los sóviets” podía significar todo tipo de cosas porque los sóviets mismos eran estructuras incipientes de toma colectiva de decisiones sin mayor experiencia relevante para las tareas de administrar un país.

No es este el sitio para describir en detalle la desconcertante cacofonía que rodeaba la definición de “poder soviético” en aquel momento. A veces podía significar el aplastamiento de todas las jerarquías económicas y políticas, dejando a la ciudadanía a cargo de conducir el país, según una visión cuasianarquista (una visión que, para consternación de sus aliados, Lenin propuso en su panfleto El Estado y la revolución pocos meses después de la toma del poder). A veces podía significar un conjunto de políticas económicas que permitieran la creación de asociaciones público-privadas, una opción que Lenin (aún antes de la NEP) consideró en 1918 en respuesta a la propuesta de Alexis Meshchersky, un empresario progresista del antiguo régimen. Lo que sí parece cierto es que la mayoría de los revolucionarios de aquel momento habrían reaccionado airados ante la idea de que lo que estaban construyendo era una economía de comando central aunada al tipo más implacable de gobierno autocrático (con aquel georgiano desconfiado a la cabeza, ni más ni menos). Lo que importa para nuestros propósitos, ahora que todos aquellos eventos han quedado muy atrás, es qué hacer hoy en día, dada nuestra situación, con los principios originales.

En medio de la proliferación de eslóganes que circularon durante aquel año de vértigo de 1917, la exigencia de “todo el poder para los sóviets” se destaca como la más problemática y peligrosa, pero al mismo tiempo como la más audaz y efectiva. Representaba una visión de control popular sobre la política y la economía que buscaba desencadenar todo un torrente de iniciativas desde abajo que, por lo menos así se esperaba, resultaría mucho más democrático que cualquier combinación posible de economía de mercado con instituciones representativas.

Ahora está claro que la empresa estaba condenada a fracasar. Se pueden aducir todo tipo de razones y aún hoy toda una legión de historiadores sigue tratando de discernir el peso relativo de cada una de ellas. Más allá del papel de las facciones, la ideología y las personalidades, las condiciones del momento hacían casi imposible que se pudiera consolidar una experiencia de poder popular democrático. El frente de guerra estaba colapsando, la economía estaba en caída libre, la guerra civil estaba comenzando, las instituciones del antiguo régimen estaba en ruinas, años de rabia, resentimiento y odio reprimidos estaban aflorando a la superficie con consecuencias criminales.

Quienes no recuerdan la historia están condenados a repetirla. Pero, ¿qué ocurre con aquellos a quienes su conocimiento de la historia los paraliza? ¿No están ellos, también, condenados? El reto de crear nuevas formas de control democráticas sobre la economía y la política, formas que den a los ciudadanos un sentido de control sobre sus propias vidas del que tanto carecen hoy, es un reto abrumador sin ninguna solución simple. Por supuesto, no es un reto que se pueda cumplir en cuestión de unos pocos meses, tras un choque decisivo, como seguramente lo esperaban muchos revolucionarios rusos en aquel entonces. Pero los temores de que cualquier intento de lograrlo vayan inevitablemente a desencadenar los demonios del asesinato en masa y el totalitarismo son desmesurados.

Muchas cosas han cambiado desde 1917. La guerra aún existe y, como lo prueba el Congo, sus cifras de muertos pueden acercarse a las de la Primera Guerra Mundial. Pero las cifras de muertos solo son una parte de la historia. Las posibilidades de guerra total entre las grandes potencias económicas y políticas del mundo son virtualmente nulas. El uso de la violencia como herramienta política ha caído muchísimo. Por ejemplo, aunque la pena de muerte sigue siendo una herramienta perniciosa de control social  (incluso en una democracia avanzada como los Estados Unidos), como método de supresión del disenso político está en franco retroceso.

No vamos aquí a entrar en las razones. (Steven Pinker ha escrito en forma abundante y controversial al respecto). Pero no es difícil ver que, aun dejando de lado consideraciones éticas y psicológicas, el terror y la violencia son mecanismos inviables para ganar y conservar el poder en las sociedades diversas, complejas, intensivas en conocimiento de nuestro tiempo. Así como en ajedrez es muy raro que dos jugadores sofisticados lleven una partida hasta el jaque mate, en la mayoría de los países el enfrentamiento político hoy en día se resuelve sin acudir a la violencia letal en gran escala.

Vivimos en una era en la que, a pesar de los muchísimos y justificados descontentos al respecto, las instituciones representativas han ganado aceptación y autenticidad. El sufragio universal, una victoria arduamente ganada por las masas, es hoy en día la opción básica aceptada incluso en países con serios déficits democráticos. Claramente, la democracia representativa tal como se practica hoy no constituye el ápice de la política, aquel punto sobre el cual ya no se pueden dar más mejoras. Al contrario, sus defectos son más que palpables. Tampoco se puede decir que ya no tenga retrocesos. De hecho, sabemos que la democracia se puede erosionar y, de hecho, se ha erosionado en muchos casos. El punto es, más bien, que si bien existe una larga tradición dentro del pensamiento socialista de crítica a la democracia representativa, y que esas críticas mantienen su validez, existe ahora una oportunidad histórica para lograr genuinas mejoras a la democracia en lugar de destruirla en la búsqueda de opciones mal definidas y peor ejecutadas.

Esta misma robustez de las instituciones democráticas ofrece una invaluable protección. Dada la enorme diversidad de actividades humanas, la alta complejidad tecnológica y los vastos circuitos de intercambio típicos de las sociedades contemporáneas, las innovaciones sociales pueden fallar. La democracia moderna contribuye a que esas posibles fallas se corrijan con el tiempo antes de que sea demasiado tarde.

En fin, podríamos repasar la lista de las condiciones en las que se hallaba Rusia hace un siglo e invariablemente encontraríamos que la gran mayoría de las sociedades de nuestro tiempo, incluso la mayoría en el mundo subdesarrollado, están en mejor posición que lo que Rusia estaba para acometer genuinas transformaciones sociales y económicas, con muy pocos riesgos de sumirse en una pesadilla totalitaria. Resulta tristemente irónico que en las democracias liberales modernas, mientras muchas figuras públicas prominentes nos siguen advirtiendo sobre los peligros del totalitarismo, hallando resbaladeros hacia la dictadura en las propuestas más modestas de reforma social, el problema de los presos políticos en Europa Occidental ha sido drásticamente reducido a algunos pocos casos (no por ello menos importantes), mientras que otras atrocidades de tiempos pretéritos, como la esclavitud, incluido el tráfico degradante de personas, han reaparecido en muchas fábricas y en servicios domésticos. Esto para no decir nada de las condiciones de servidumbre por deudas que aquejan a muchos ciudadanos, muchos de ellos desahuciados de sus viviendas tras la crisis financiera. Aparentemente, hay algunas historias que sí resulta aceptable repetir.

Pero no solo las sociedades modernas están mejor equipadas para controlar los riesgos de transformar sus instituciones políticas y económicas, también están mejor equipadas para beneficiarse de dicha transformación. Así como para Hegel los principios de la Revolución Francesa podían con el tiempo imbricarse en el tejido social, los principios del socialismo están adquiriendo una viabilidad renovada.

Cuando los bolcheviques asumieron el poder, aunque la idea de control democrático sobre las fábricas era una causa con mucho apoyo popular, en la práctica pronto se vio que no había ninguna hoja de ruta plausible para ello. La escasez pasmosa de personal cualificado, problemas organizacionales insolubles, para no hablar del caos generalizado que asediaba al naciente Estado, hicieron que dichas nociones fueran archivadas dando paso a un sistema altamente centralizado, incluso militarizado, de toma de decisiones.

Las condiciones actuales no podían ser más distintas. Vivimos en una era de alfabetización universal. La hambruna, un espectro que hace un siglo asediaba a sitios como Bélgica, ha sido prácticamente erradicada y solo persiste en algunas tiranías disfuncionales. No hay razón para acometer ahora grandes hazañas de crecimiento e industrialización, bañadas en sangre. La modernización económica y social, aquella meta que en los inicios del periodo soviético justificaba las políticas más implacables a costa de cualquier disenso o democratización del poder, ha sido ya conseguida. El crecimiento económico ya no es la preocupación que era y, antes bien, en muchos países, especialmente los más ricos, se empieza a ver como una obsesión contraproducente habida cuenta de la degradación ambiental y los problemas sociales que el mismo crecimiento genera. Las bases materiales para una verdadera libertad y solidaridad ya han sido construidas; las tradiciones de libertades cívicas necesarias para apuntalarlas ya están consolidadas.

De hecho, ya existen diversas formas de democracia económica, muchas veces con éxito notable y no es difícil ver cómo se podrían extender esos éxitos. Las innovaciones en tecnología de la información nos ofrecen la posibilidad de compartir el conocimiento de una manera que era inimaginable hace solo dos décadas. Bajo las condiciones correctas, los ciudadanos y las comunidades pueden acceder ahora al tipo de destrezas, mecanismos de decisión colectiva e incluso de ocio creativo que se necesita para poner a funcionar adecuadamente las empresas donde trabajan y los gobiernos en donde viven. El reto es generar la voluntad política y la imaginación necesarias para lograrlo.

Hace ya un siglo, una muchedumbre de hombres y mujeres humildes en un país atrasado, brutalizados por siglos de autocracia, afligidos por pobreza lacerante, con memorias vivas de hambruna y servidumbre, rodeados de los desastres de la guerra, se alzaron en un esfuerzo para construir una sociedad donde fueran los verdaderos dueños de su propio destino. Pagaron un enorme precio por sus esfuerzos, muchos murieron a manos de sus opresores o de los líderes en los que habían confiado para tal tarea. Pero si ellos, enfrentados a tantas adversidades, osaron intentarlo, ¿por qué no lo haríamos nosotros? ¿Será que se lo debemos a su memoria?

Autor >

Luis Fernando Medina Sierra

Es Investigador del Centro de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales del Instituto Juan March. Doctorado en Economía en la Universidad de Stanford. Profesor de ciencia política en las Universidades de Chicago y Virginia (EEUU). Es autor de A Unified Theory of Collective Action and Social Change (University of Michigan Press, 2007) y de El fénix rojo (Catarata, 2014).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Rosario

    Con todo respeto, creo que está muy influenciado por la propaganda anti comunista que lleva funcionando en todos los medios "democráticos" (hablamos de la democracia formal del bipartidismo que se turna en defender los mismos intereses). Lo que ocurrió en la URSS no fue malo: transformó a un inmenso país que vivía en la Edad Media en la segunda potencia mundial... Hay que leer la historia desde otros puntos de vista y discernir entre la verdad, las medias verdades y las mentiras a secas. Y en este tema hay muchas mentiras sacralizadas por la máquina de la propaganda.

    Hace 4 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí