1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Llegó la hora de desmantelar el Partido Demócrata y empezar de nuevo

El poder establecido está escandalizado por el resultado de las elecciones de 2016, pero quizá tampoco quiera entenderlo, porque hacerlo supondría admitir su responsabilidad en la presidencia de Donald Trump

Robert Reich (In These Times) 20/11/2016

<p>Hillary Clinton, en un acto de la campaña electoral.</p>

Hillary Clinton, en un acto de la campaña electoral.

Cuenta de Hillary Clinton en Instagram

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

Como primera medida, creo que es necesario que dimitan los miembros y los líderes del Comité Nacional Demócrata, para que sean reemplazados por personas dispuestas a crear un nuevo partido que represente a EE.UU., en el que estén todos aquellos que se sienten impotentes y marginados, ya sea porque nuestro sistema político los dejó fuera o porque nuestro sistema económico los dejó atrás.

El Partido Demócrata, tal y como está actualmente constituido, se ha convertido en una enorme máquina de recaudar fondos, que en demasiadas ocasiones representa los objetivos y valores de los intereses financieros. Esto no puede continuar. Las elecciones de 2016 han repudiado esta situación. Necesitamos un partido de la gente, un partido capaz de organizar y movilizar a los estadounidenses en contra del Partido Republicano de Donald Trump, que en breve se hará cargo de todos los poderes del gobierno de EE.UU. Necesitamos un Nuevo Partido Demócrata que luche contra la intolerancia y la creciente desigualdad.

Sería más preciso entender la victoria de Trump como un rechazo a las estructuras de poder estadounidenses

Lo que sucedió el martes en EE.UU. no debería verse como una victoria del odio sobre la decencia. Sería más preciso entenderlo como un rechazo a las estructuras de poder estadounidenses.

Estas estructuras tienen en su núcleo a los líderes de ambos partidos, sus estrategas políticos y sus recaudadores de fondos; a los principales medios de comunicación, ubicados en Nueva York y Washington D.C.; a las empresas más grandes del país, sus altos ejecutivos y los grupos de presión y asociaciones comerciales de Washington; a los bancos más grandes de Wall Street, sus altos cargos, corredores, gestores de fondos de inversión libre y capital privado y sus lacayos de Washington; y a los individuos millonarios que invierten directamente en política.

A comienzos del ciclo electoral de 2016, esta estructura de poder eligió como caballos ganadores a Hillary Clinton y a Jeb Bush para los partidos Demócrata y Republicano, respectivamente. Al fin y al cabo, ambos individuos contaban con una amplia base de personas que les financiaran, sólidas redes de informadores políticos, asesores políticos con experiencia y todo el reconocimiento imaginable que puede otorgar un apellido político respetado.

Pero sucedió una cosa curiosa en el viaje hacia la Casa Blanca. Donald Trump acabó siendo elegido para la presidencia, una persona que hizo fortuna vendiendo torres de oficinas y casinos y, más recientemente, protagonizando un popular programa de telerrealidad, que nunca ha ocupado un cargo electivo y que nunca ha tenido nada que ver con el Partido Republicano. Hillary Clinton ganó el voto popular por un pequeño margen, aunque no fue suficiente para que los Estados y sus electores pudieran adjudicarse la victoria. 

Lo más llamativo de la derrota de Hillary Clinton es que su campaña superó con creces el gasto realizado por la campaña de Trump en anuncios de televisión y radio, así como en esfuerzos realizados para pedir el voto.

La campaña de Clinton superó con creces el gasto realizado por la de Trump en anuncios de televisión y radio

Además, para las elecciones generales su campaña recibió el apoyo no solo de los mandamases del Partido Democrático, sino también de muchos líderes Republicanos, entre los que se encontraban la mayoría de los habitantes de Wall Street más activos políticamente, los grandes ejecutivos de las empresas más grandes de EE.UU. y hasta el expresidente Republicano George HW Bush. Su equipo de campaña estaba dirigido por profesionales experimentados que conocían el terreno, contaba con el apoyo visible y poderoso de Barack Obama, cuya popularidad se ha disparado en los últimos meses, y también con el apoyo de su popular mujer. Además, por supuesto, tenía a su marido. 

Trump, en cambio, fue rechazado por los núcleos de poder. Mitt Romney, el candidato republicano a la presidencia en 2012, trabajó activamente para evitar la nominación de Trump. Muchos altos cargos republicanos se negaron a avalarlo o incluso a apoyarlo públicamente. El Comité Nacional Republicano no recaudó tanto dinero para Trump como hizo para otros candidatos a presidente republicanos.

¿Qué sucedió?

Hubo señales previas del terremoto político que se avecinaba. Al fin y al cabo, Trump había ganado las primarias republicanas. Más aún, el oponente de Clinton en las primarias demócratas había sido el candidato más improbable que se pueda imaginar: un senador judío de 74 años procedente de Vermont que se autodenominaba un socialista democrático, aunque ni siquiera pertenecía al partido demócrata. Bernie Sanders acabó ganando 22 Estados y el 47% del voto en esas primarias. El argumento principal de Sanders fue que el sistema político y económico del país estaba manipulado para favorecer a las grandes empresas, a Wall Street y a los multimillonarios.

Los grupos de poder de EE.UU. tacharon a Sanders de aberración y, hasta hace poco, tampoco se tomaban a Trump en serio. Un conocido asesor político me contó hace poco que la mayoría de los estadounidenses estaban contentos con el statu quo: “La economía está en forma”, me dijo, “muchos estadounidenses están mejor que nunca”. 

Los indicadores económicos puede que estén al alza, pero esos mismos indicadores no reflejan la inseguridad que muchos estadounidenses siguen padeciendo, o la aparente arbitrariedad e injusticia de la que siguen siendo objeto. Como tampoco reflejan la relación que muchos estadounidenses observan entre dinero y poder, salarios reales estancados o bajando, sueldos de directivos por las nubes y cómo los centros del dinero menoscaban la democracia. 

Los indicadores económicos no reflejan la inseguridad que muchos estadounidenses siguen padeciendo

El sueldo medio de una familia es más bajo de lo que era hace 16 años, restando la inflación acumulada. Los trabajadores sin carrera universitaria, la antigua clase trabajadora, se han quedado todavía más atrás. Mientras tanto, la mayoría de las ganancias han ido a parar a los de arriba. Todas estas ganancias se han traducido en suficiente poder político como para conseguir rescates bancarios, subsidios a empresas, lagunas tributarias especiales, acuerdos comerciales favorables y cada vez más poder en el mercado sin que las leyes antimonopolio interfieran en sus asuntos, todo lo cual ha resultado en salarios más bajos y en mayores beneficios.

La riqueza, el poder y el capitalismo clientelista están hechos el uno para el otro. Los estadounidenses son conscientes de que les han adelantado y culpan a las clases dirigentes de lo ocurrido.

Hubo un tiempo en que el Partido Demócrata representaba a la clase trabajadora. Sin embargo, a lo largo de las últimas tres décadas, los recaudadores de fondos de Washington, los analistas y los encuestadores se han apoderado del partido y han centrado sus intereses en conseguir dinero para financiar campañas por parte de empresas y ejecutivos de Wall Street y en conseguir los votos de los hogares de clase media-alta en los barrios fluctuantes. Clinton y Obama promovieron acuerdos de libre comercio sin proporcionar a millones de trabajadores, que perdieron su trabajo por ello

Los demócratas han ocupado la Casa Blanca 16 de los últimos 24 años, y durante cuatro de esos años tuvieron el control de ambas cámaras del Congreso. Sin embargo, durante todo ese tiempo fueron incapaces de contrarrestar la bajada de los salarios de la clase trabajadora y la falta de seguridad económica. Tanto Bill Clinton como Barack Obama promovieron de manera vehemente acuerdos de libre comercio sin proporcionar a millones de trabajadores, que perdieron su trabajo a causa de ello, los medios necesarios para conseguir nuevos trabajos que pagaran al menos como los que habían perdido.

La afiliación a los sindicatos cayó del 22% de los trabajadores cuando Bill Clinton fue elegido presidente a menos de 12% hoy en día

Permanecieron inmóviles mientras las empresas azotaban a los sindicatos, la espina dorsal de la clase blanca trabajadora, y fueron incapaces de hacer una reforma laboral que impusiera sanciones ejemplares a las empresas que las violaban las leyes, o de ayudar a los trabajadores a formar sindicatos con simples votaciones a favor o en contra. En parte, el resultado es que la afiliación a los sindicatos cayó del 22% de los trabajadores cuando Bill Clinton fue elegido presidente a menos de 12% hoy en día, y que la clase trabajadora perdió el poder de negociación que tenía para exigir una parte de las ganancias económicas.

Bill Clinton y Obama permitieron también que se atrofiaran las normas para el cumplimiento antimonopolio, lo que dio como resultado que las grandes compañías se hicieran todavía más grandes y que las industrias principales estén ahora concentradas en unas pocas manos. La consecuencia lógica de esta combinación, más comercio, menor afiliación sindical y mayor concentración industrial, ha sido que el poder económico y político se ha desplazado hacia las grandes empresas y que la clase trabajadora ha salido duramente perjudicada. Esta situación generó un espacio para la demagogia autoritaria de Donald Trump, y por tanto para su presidencia.

Los estadounidenses han acabado por rebelarse y apoyar a alguien que quiere fortalecer los EE.UU. frente a los extranjeros y frente a los bienes fabricados en el extranjero. Sin duda, los poderosos temen que el aislamiento de Trump ponga obstáculos al crecimiento económico, pero para la mayoría de los estadounidenses esto carece de valor ya que llevan años sin poder participar de esos beneficios, aunque sí estaban cargando con la mayoría de sus consecuencias negativas, en forma de pérdida de trabajos y salarios reducidos.

El poder establecido está escandalizado por el resultado de las elecciones de 2016 porque había cercenado todo contacto con las vidas y preocupaciones de la mayoría de los estadounidenses, pero quizá tampoco quiera entenderlo, porque hacerlo supondría admitir su responsabilidad en causar la presidencia de Donald Trump.

------------------------

Traducción de Álvaro San José.

Este texto apareció publicado originalmente en la revista In These Times.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Robert Reich (In These Times)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. DS

    La élite del dinero y la especulación, como juego favorito, va a ser desplazada por una élite ideológica y religosa de ordeno y mando. No sé dónde está la ganancia para el ciudadano ya sea de eeuu o de europa. ¿ O es que van a desmantelar los ejércitos? O van a defender el pleno empleo?

    Hace 4 años 11 meses

  2. DS

    La élite del dinero y la especulación, como juego favorito, va a ser desplazada por una élite ideológica y religosa de ordeno y mando. No sé dónde está la ganancia para el ciudadano ya sea de eeuu o de europa. ¿ O es que van a desmantelar los ejércitos? O van a defender el pleno empleo?

    Hace 4 años 11 meses

  3. cocose

    La clase media blanca empobrecida o que visto muy desmejorada su forma de vida y el futuro de sus hijos, le están sirviendo y le servirán de ariete a Trump contra la fortaleza elitista de Wall Street y la transnacionales. Si gana esta batalla, Trump cambiará el modelo de la sociedad USA y esa clase media tomará el relevo de la actual casta dominante, impulsando la creación de un nuevo marco de relaciones nacionales e internacionales y en ese nuevo proceso, la comunidad internacional podría contribuir en alcanzar un modelo más justo, pacífico y constructivo. En caso de salir derrotado el proyecto de Donal Trump, podría ocurrir que esas clases medias tomen por asalto el poder político, tal como ha venido ocurriendo a lo largo de la Historia y la comunidad internacional podría realizar los esfuerzos necesaros para alcanzar el modelo arriba señalado. Casualmente, RT publica hoy sábado, 19/11/2016, una noticia que refuerza mi comentario. La noticia es la siguiente: "Bernie Sander, que respaldó a la candidata demócrata Hillary Clinton durante la campaña electoral, afirma que apoyará al presidente electo si "tiene agallas" para enfrentarse a las corporaciones". Estas noticias no las difunden los MEDIUM de comunicación o MUKTIMEDIUM, esoS que hablan con los muertos, tan muertos como el bipartidismo.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí