1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

El tsunami que viene: Trump, electo

El magnate ha prometido asesinar al Minotauro Global, que Varoufakis describe en agonía desde 2008. Un dramático cambio que augura más sufrimiento y que desvela cómo el orden neoliberal se cae a pedazos

Oriol Vallès Codina 21/11/2016

<p>Manifestación contra Donald Trump en Nueva York. 12 de noviembre de 2016.</p>

Manifestación contra Donald Trump en Nueva York. 12 de noviembre de 2016.

Mathias Wasik

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

Es el 9 de noviembre de 2016 y el mundo se levanta atónito ante un evento de dimensiones históricas: Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos. Su victoria pilló por sorpresa a todo el consenso politológico, como la crisis de 2008 sacudió la ortodoxia económica. Al unísono, la extrema derecha y autócratas de todo el globo recibían la noticia exultantes: Marianne Le Pen en Francia, Frauke Petry en Alemania, Geert Wilders en Holanda, Nigel Farage en Inglaterra y Vladimir Putin en Rusia --un eje neofascista global se consolida.

Viktor Orban, caudillo húngaro, celebraba la derrota de la “no-democracia liberal”. Para la milicia yihadista siria Fatah al-Sham (ex Al Qaeda) fueron derrotados “quienes defienden los mecanismos democráticos”. Un comandante afgano de ISIS se alegraba de que la retórica extremista de Trump --“un completo maníaco”-- aumentaría su capacidad de reclutación en Occidente. Su enemigo, Assad, el brutal dictador sirio sumido en el genocidio de su propio pueblo, recibía a Trump como “aliado natural”, igual que el sultán neo-otomano Erdogan, sumido en represión, purgas y limpieza étnica kurda en la consolidación de su dictadura en Turquía. O en India, presa del ultranacionalismo hindú de Modi.

Más alegría, esta vez, en Israel: Netanyahu era de los primeros en felicitar a Trump. Al mismo tiempo, un resurgiente KKK se paseaba por Carolina del Norte y organizaba desfiles; su ex líder, David Duke, se congratulaba de lo conseguido, como también el Partido Nazi Americano. Los ataques islamófobos, antisemitas y supremacistas se multiplican como un cáncer. Uno de los suyos estaba en la Casa Blanca, al mando del primer arsenal militar del planeta, incluidas armas nucleares en alerta constante.

El hombre de la extrema derecha en la Casa Blanca es Steve Bannon, jefe de estrategia y antes jefe de campaña de Trump, que reivindica los “valores judeo-cristianos de Occidente” y simpatiza con el anarcocapitalismo en contra del “capitalismo de amiguetes”. Bannon es el editor de la revista neofascista Breitbart, portal online de antisemitas, nazis y supremacistas blancos de la Alt-Right.

No escasean las comparaciones de Trump con Hitler o Mussolini: es un demagogo racista de impulsos autoritarios, hooligan de la ley y el orden, misógino, violento y temperamental, con la edad mental de un treceañero, según su propio biógrafo --que pronostica una crisis constitucional en breve--, y que promete “que los trenes sean puntuales” y acabar con la corrupción de Washington “limpiando la ciénaga”, dos expresiones literales del Duce italiano. Parece que un espectro recorre el mundo: el espectro de los años treinta.

En plena Segunda Guerra Mundial, el historiador económico Karl Polanyi publicaba una interesante tesis para comprender su tiempo, el doble movimiento: en esa dialéctica social, la sociedad, cada vez más sometida a las inexorables leyes del mercado impuesto por unas élites presas del fundamentalismo de mercado, terminó reaccionando ante su inevitable empobrecimiento en forma de fascismo o socialismo --dos populismos de signo antagónico-- para autoprotegerse del orden liberal que la destruía. Polanyi concluía: Estado de bienestar y estímulo fiscal --es decir, socialdemocracia como la que ofrecía Bernie Sanders, candidato más popular que Obama, en un país con una sanidad y educación privadas en crisis total-- eran preferibles a una hecatombe como una guerra mundial; algo que las élites tecnócratas más pragmáticas tendrían que reconocer tarde o temprano. Dice el viejo cliché marxista que la historia se repite y este año la farsa fue interpretada por los candidatos fascista (Donald Trump), capitalista (Hillary Clinton) y socialista (Bernie Sanders) a presidente de los Estados Unidos. 

Cambio de voto 2012-2016 (Republicano, rojo; Demócrata, azul). Fuente: New York Times

Cambio de voto 2012-2016 (Republicano, rojo; Demócrata, azul). Fuente: New York Times

Lo chocante --por simbólico-- del resultado electoral es que fueron los hombres blancos de clase trabajadora y rural, históricamente leales al Partido Demócrata, los que dieron a Trump los estados del Rustbelt (Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Ohio). Votaron a Sanders en las primarias contra Clinton: víctimas de décadas de desempleo, desregulación financiera y represión salarial --en suma, neoliberalismo puro y duro-- que desindustrializó lo que fue en los cincuenta el núcleo manufacturero del planeta y corazón keynesiano de la posguerra, y lo deslocalizó a gran escala en China y México. Michael Moore los llamó “Brexit States”.

El abandono total por parte del sistema de esas zonas empobrecidas, sumidas en la drogadicción y altos niveles de suicidios, es algo que hoy hasta el Wall Street Journal o el Financial Times reconocen. Quizá no fue tan buena idea erradicar los sindicatos para contener la inflación, esto creó el caldo de cultivo natural del voto que Trump supo arengar hábilmente en sus llamadas nostálgicas a la América de los cincuenta y sus ataques al tratado de libre comercio con México (NAFTA, 1994) y la globalización en general. Salarios reales estancados desde 1971, una caída del poder adquisitivo de la clase media y trabajadora occidental desde 1988 en favor de la población trabajadora de los países emergentes y el auge del 1% global. En suma, un aumento de la desigualdad a los niveles previos a la Primera Guerra Mundial, una bomba de relojería social según Branko Milanovic, autoridad mundial en el tema. Esta bomba es Trump.

Crecimiento ingresos y desigualdad global, 1988-2008. Branko Milanovic.

Crecimiento ingresos y desigualdad global, 1988-2008. Branko Milanovic.

Que nadie diga que la izquierda no avisó, en forma del movimiento antiglobalización, las revueltas democráticas de 2011 por todo el mundo y su oposición al austericidio. Pero estas críticas fueron sistemáticamente ignoradas y ridiculizadas por los que no vieron venir ni la crisis global ni a Trump, insistiendo en  su empeño reaccionario y contraproducente de “flexibilizar el mercado laboral” bajo un orden neoliberal que se resisten a ver que se cae a pedazos.

“Si Syriza es derrotada, serán los nazis de Aurora Dorada que capitalizarán el descontento social”, avisaba Varoufakis en 2015. En palabras del mismo Trump: “Mi victoria es la impugnación del paradigma político y económico de las dos últimas décadas”. Paradójicamente, Trump es la encarnación misma de ese paradigma: heredero de una fortuna que ha gestionado mediocremente y voraz especulador inmobiliario sin ética que hizo sus pinitos gracias a los contactos con la mafia de Nueva York y Atlantic City de su mentor Roy Cohn, número uno del rábido senador anticomunista Joe McCarthy en su infame Comité. Leonardo DiCaprio podría haber interpretado perfectamente al Trump de los ochenta en el Lobo de Wall Street, gozando de una fiscalidad irrisoria y encadenando seis suspensiones de pagos gracias a las reformas neoliberales a favor del 1%. Aún así, el presidente electo es un genio de la comunicación de masas que domina los medios a la perfección y supo reinventarse en “empresario de éxito” gracias a su reality show El Aprendiz, una Operación Triunfo de emprendedores persiguiendo el sueño americano. 

Pero la nostalgia del american dream que Trump alimenta esconde una auténtica pesadilla, la de otra América tan real como la blanca: los Estados Unidos de los cincuenta eran un régimen supremacista de facto --fundado en el terrorismo racial según la propia ONU-- en las que los afroamericanos no podían votar y las mujeres se quedaban en casa, dos grupos que el neoliberalismo decidió mimar a pesar de los “políticamente incorrectos”. La desregulación hipotecaria de Bill Clinton empoderó a una élite afroamericana (aunque la riqueza afroamericana cayese a la mitad en 2008). A la vez, su reforma criminal multiplicaba la población carcelaria a niveles de los gulags de Stalin, exacerbada por décadas de guerra contra las drogas cuyo arquitecto confesó que sólo iban dirigidas a desactivar la izquierda pacifista y los Black Panthers.

Ante una extrema derecha exultante dedicada a reavivar la guerra racial, Trump (que cree en la eugenesia y que tiene “genes superiores”, consecuencia de su educación protestante) promete aún más terrorismo racial y la militarización en un país donde la policía asesina con impunidad a afroamericanos casi cada día. La demagogia racista de Trump ha ido sobre todo contra latinos (haciendo uso del típico “nuestras mujeres las violamos nosotros” racista y patriarcal) y musulmanes: promete deportar a tres millones de inmigrantes en situación irregular inmediatamente. Obama expulsó ese mismo número en ocho años, más que todos los presidentes juntos entre 1892 y 2000. Para comparar, entre 2007 y 2015 la Fortaleza Europa deportó a 4,2 millones en plena crisis de refugiados creada por las mismas guerras que Occidente alimenta --la crisis más grande desde la Segunda Guerra Mundial. No hay que olvidar que el genocidio armenio o la Nakba palestina consistieron exactamente en expulsiones masivas, aunque a mucha menor escala. 

Mensajes de solidaridad anti-Trump en el metro de Nueva York.

Mensajes de solidaridad anti-Trump en el metro de Nueva York.

El objetivo de Trump son once millones de inmigrantes y para eso cuenta con la facción más reaccionaria de los Republicanos: Joe Arpaio, el sheriff fronterizo de Arizona que se vanagloriaba de gestionar un “campo de concentración” en condiciones infrahumanas (con una capacidad veinte veces superior al CIE de Zona Franca); Kris Kobach, supremacista blanco arquitecto de la considerada “ley más racista de los EUA” legalizando las redadas racistas en Arizona y que ahora quiere implantar un registro de musulmanes evocador del nazismo (incluyendo campos de concentración), o Gingrich, que pretende restaurar el Comité de Actividades Anti-Americanas esta vez contra el “supremacismo islámico”.

Si en los años treinta el descontento económico se canalizó en antisemitismo, esta vez lo hace en forma de sentimiento anti-inmigración e islamofobia desatada: no es casualidad que muchos comentaran que la última vez que habían visto a Nueva York (ciudad multicultural; el 60% de su población no ha nacido aquí) tan aterrorizada por el supremacismo blanco fuera el 11 de septiembre de 2011. El vicepresidente electo, representante del fundamentalismo cristiano americano, quiere abolir el derecho al aborto y cree en la eficacia de la terapia anti-shock contra la comunidad LGBT.

La feminización neoliberal del mercado laboral, de la que Clinton se erigió en símbolo, es un factor clave en la represión salarial en la transición postindustrial de manufacturas a servicios, el divide-y-vencerás que el capitalismo siempre impone sobre la fuerza de trabajo. La miopía de Clinton fue histórica: en plena revuelta reaccionaria contra el establishment mundial, ella se erigió en su candidata, escogiendo a Merkel como su líder mundial preferido y continuamente hablando de su larga experiencia en Washington.

Tanto para la izquierda de Bernie Sanders como para la derecha de Trump, esta “larga experiencia” no era más que sinónimo de la corrupción sistémica de la facción neoliberal demócrata (y de Washington en general), que había abandonado a los sindicatos y se había lanzado a los brazos de Wall Street. El escándalo de los e-mails lo confirmó: un donante billonario le reenviaba al jefe de campaña de Hillary la noticia sobre una investigación de la prestigiosa universidad de Princeton que describía al país como un régimen oligárquico y no democrático con la nota: “Supongo que hace falta un estudio para señalar lo obvio”.

Consecuencia directa de la cooptación de Wall Street del gobierno americano es la pésima gestión de Obama de la crisis de 2008, muy dura contra los trabajadores y suave con el sector financiero --de aquellos barros, el lodo de Trump.

Que aprenda Bárcenas. La Fundación Clinton era una máquina electoral para captar donaciones extranjeras, sobre todo de las brutales dictaduras árabes del Golfo. Si Trump era el candidato de Putin, Clinton lo era de Arabia Saudí --principal patrocinador mundial del terrorismo islámico--, que ahora bombardea sádicamente un Yemen olvidado en plena crisis humanitaria. El militarismo de Clinton era extremadamente problemático para una paz mundial ya en colapso, en la que las alianzas internacionales se tejen y destejen frenéticamente. La candidata consideró la guerra de Irak “una gran oportunidad para los negocios”, fue gran defensora de la intervención en Libia (desastre sin paliativos), y proponía escalar aún más la tensión con Rusia en el este de Europa y Siria.

Trump hereda de Obama un complejo industrial militar con un terrorífico poder sin precedentes en la historia de la humanidad, expandido bajo los Demócratas: la capacidad de espiar, torturar y asesinar (americanos inclusive) sin juicio previo, poder declarar guerras sin autorización del Congreso --hay seis campañas de bombardeos en países musulmanes--, el programa secreto de drones y el formidable sistema de espionaje de la NSA.

Como ya avisó Hannah Arendt, cuando la máquina imperial se repliega siempre termina volviéndose contra su propio pueblo. El programa de estímulo fiscal de Trump no es keynesiano a la Roosevelt, sino militarista a la Hitler y de corte público-privado: las empresas que subieron más en bolsa gestionan cárceles privadas. Al igual que pasó en los años 30, las élites capitalistas creen poder contener los impulsos autócratas de Trump. Su diagnóstico: obviamente, positivo para ellos.

Trump propone un shock a la economía global de carácter inflacionario y de un calado histórico análogo al shock de Roosevelt el 1933 (abandono patrón oro), el shock de Nixon de 1971 (abandono del sistema monetario de posguerra de Bretton Woods) o el de Volcker de 1981 (inicio neoliberalismo). Su proteccionismo hará saltar por los aires una economía internacional totalmente interconectada después de dos décadas de globalización, con consecuencias políticas imprevisibles, sobre todo en las relaciones diplomáticas con el principal acreedor de los EUA y enemigo declarado de Trump, China. En esa competición, una de sus bazas es el negacionismo climático, en un momento en que los científicos avisan que los próximos cuatro años son críticos para evitar una catástrofe mundial. 

Voto sobre la población total de Estados Unidos.

Voto sobre la población total de Estados Unidos.

En suma: Trump ha prometido asesinar el Minotauro Global, que Varoufakis describe en agonía desde 2008. ¿Es así cómo el arco histórico imperial de los EUA termina, exactamente cien años después de que heredara la posición de hegemonía global de Inglaterra? Este dramático cambio no es motivo para la alegría en absoluto, porque es a peor: cuando los imperios caen, son siempre los de abajo quiénes sufren --algo que nos advierte Polanyi en su análisis del colapso del orden liberal británico.

Es la legitimidad del sistema, que presentó dos candidatos históricamente impopulares, la que está cada vez más en entredicho. La izquierda pro-Sanders, con un apoyo abrumador entre la gente joven (un tercio de la cual se proclama socialista), constató cómo los Demócratas le robaban la nominación a Bernie (algo confirmado por los e-mails filtrados) y luego las tácticas republicanas de supresión de voto contra minorías (sobre todo en Wisconsin y Pensilvania, por un puñado de votos) y el anticuado marco electoral (creado para sobrerrepresentar a los Estados esclavistas) daba la victoria al candidato fascista sobre el neoliberal --una declaración de guerra en toda regla a la izquierda mundial.

Multitudinarias manifestaciones espontáneas en contra de Trump se suceden cada día por todas las ciudades americanas al grito del “We reject the president-elect”. Las contradicciones del orden neoliberal llegan a su fin: en una curiosa ironía, el pasado miércoles, banderas socialistas y anarquistas ondeaban en una Quinta Avenida totalmente cortada, justo al lado donde Holly Golightly comía su desayuno con diamantes hace medio siglo.

La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos.

--------------------

Oriol Vallès es estudiante de doctorado en Economía en la New School of Social Research de Nueva York.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Oriol Vallès Codina

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Miguel Mayol

    Si hubiese sido al revés ¿No habría un juez ordenando repetir elecciones con los candidatos que hubiesen ganado las primarias sin contar las trampas? escribo UNO, que es suficiente. ¿Y si se ordenase que se cumpliese el vigente artículo 21 de la DU de los DD HH sobre el voto IGUAL superior a la legislación que haya que "efectivamente" vaya en su contra? Cuantos hay para hacer cumplir leyes injustas, y no hay NI UNO para hacer cumplir los mínimos DERECHOS HUMANOS

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí