1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Fútbol

Treinta años de mentiras

La selección argentina tiene que volver a las fuentes, tratar de no errar en lo simple, intentar cuidar el balón y propiciarle a Messi jugadas de peligro dentro de un entorno que lo ampare

Lucio Stortoni Ruiz Buenos Aires , 17/11/2016

<p>Carlos Bilardo, festejando el campeonato del Mundo, en México, en 1986.</p>

Carlos Bilardo, festejando el campeonato del Mundo, en México, en 1986.

wikipedia

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

"Estoy terriblemente convencido de que todos los equipos argentinos están capacitados para jugar un fútbol que dé espectáculo, un fútbol ofensivo, limpio y alegre." 

César Luis Menotti

En 1986 Argentina se coronó campeona del mundo por segunda vez en su historia. Lo que pareció ser una bendición se convirtió en maldición eterna; una condena que castiga al país hasta el día de hoy.

Carlos Salvador Bilardo era el entrenador de ese equipo. Puede parecer una locura, un desagradecimiento, hasta una injusticia hablar de uno de los únicos dos entrenadores que alzaron la Copa del Mundo con la albiceleste como el artífice de una condena. Por supuesto, no fue sólo él; contó con cómplices tanto detrás del escritorio como frente a las cámaras televisivas. Por ejemplo, dirigentes y periodistas que afirmaban una y otra vez escudándose en los resultados obtenidos por Bilardo que “hay que ganar como sea”; “el segundo es el primero de los perdedores”; “el fútbol profesional es ganar y solo ganar”, y demás frases demagógicas tan obvias como dañinas. Parafraseando a Horacio Pagani –periodista argentino destacado por ser un arduo defensor del buen juego– hicieron de una obviedad su bandera. Lo que habría que hacer es preguntarle al seleccionador de 1986 por qué si era tan ganador, solo ganó dos títulos en toda su carrera. Más teniendo en cuenta que uno de los trofeos que consiguió fue con la mejor versión jamás vista de Diego Armando Maradona y el otro jugando a un estilo opuesto al que sus admiradores predican, ya que el título que lo llevó a ser entrenador de la Selección fue el conseguido con Estudiantes en 1982 donde jugaban tres enganches con una idea vistosa y ofensiva.

Pero Argentina se enamoró de los resultados y se olvidó del juego. Probó la miel del éxito y nunca supo lo volátil que es

Pero Argentina se enamoró de los resultados y se olvidó del juego. Probó la miel del éxito y nunca supo lo volátil que es. No existen estilos ganadores o perdedores, ya que se ha ganado y se ha perdido de todas las formas posibles. Lo único que sí existe es la presencia de un estilo definido, cosa que el equipo albiceleste nunca tuvo en estos treinta años, donde se pasó de una forma a otra sin seguir ni una línea ni una idea. Esto fue por culpa de los dirigentes, ya que la Asociación de Fútbol Argentino estuvo dirigida desde 1979 por el mismo presidente: Julio Humberto Grondona, y lo único que lo alejó del poder fue su fallecimiento en el año 2014. Casi ningún dirigente de fútbol del país se atrevió a contradecir alguna de sus decisiones, y los pocos que sí lo hicieron tuvieron que retractarse al poco tiempo debido al inmenso poder que tenía el presidente de la AFA.

Con Grondona, Argentina se manejó con el estilo de no tener estilo. Siempre se pasó de una idea a la otra sin seguir una línea conductora, pero el mensaje imperante era el bilardista, ya que cada vez que le tocó dirigir a entrenadores que proponían algo más que sólo ganar, éstos fueron tildados de “violinistas”, “ingenuos” y “mentirosos”. Es difícil pensar que el principal referente del fútbol argentino es Bilardo, una persona que se autoproclama con orgullo como el inventor de un esquema de juego “sin wings”, asegurando que los extremos son una idea antigua que ya no tiene lugar en el fútbol. Qué pensará de Guardiola, que consiguió veintiún títulos jugando siempre con extremos.

Cada acto tiene consecuencias y darle la espalda al juego durante treinta años desembocó en la contratación de Edgardo Bauza por el mero hecho de ser tildado como un entrenador “ganador”. Ganar la Copa Libertadores con San Lorenzo y contar con el beneplácito de los medios fueron los únicos motivos por los que fue elegido, nunca se barajó la posible incompatibilidad entre el estilo futbolístico implementado por Edgardo a lo largo de su carrera –es reconocido por ser un entrenador más timorato que valiente– y la materia prima con la que cuenta Argentina. Ignorando que la victoria y la derrota son fugaces, mientras que el estilo y el juego perduran para siempre, se ha llegado a escuchar a periodistas decir frases como “ahora viene un técnico serio, un tipo ganador que no toca el violín y trae resultados”. Qué pensarán hoy, ya que la Selección con él a la cabeza solo ha ganado un partido, empatado dos y perdido otros dos. A los pésimos resultados hay que sumarle que la única idea de juego existente es rezar por Messi. Argentina no juega, sufre mientras espera que el ‘diez’ haga algún milagro. El propio capitán albiceleste reconoció que no hay estilo aparente y que el equipo está jugando muy mal. Al entrenador se lo nota perdido y ausente ya que el combinado nacional parece un equipo de barrio con errores tan pronunciados como llamativos en un equipo profesional. Nunca es bueno tener un mediocampo que no genere juego, pero cuando además de no generar juego, no genera ni jugadas ni quites, es imposible pedir que se juegue bien; así como no se puede pedir que un ser humano esté vivo sin corazón que bombee la sangre, no se puede pedir a un equipo que juegue bien cuando sus mediocampistas son Mascherano y Biglia, dos jugadores que no le brindan nada al colectivo. A Mascherano se lo nota desacostumbrado a jugar en esa posición del campo: es lento en los giros, necesita de varios toques para controlar el balón y su orientación corporal no es óptima. Por su parte, Biglia parece decidido a deshacerse de la pelota lo antes posible y juega con tanto miedo a equivocarse que solo consigue fallar una y otra vez. Ninguno de los dos espera entre líneas ni entran al área a generar peligro ni tampoco consiguen herir con sus pases.

Es difícil pensar que el principal referente del fútbol argentino es Bilardo, una persona que se autoproclama con orgullo inventor de un esquema de juego “sin wings”, asegurando que los extremos son una idea antigua

Por otro lado está Di María, que si bien es un jugador consagrado a nivel mundial es imposible ignorar que hace años no consigue tener el rendimiento que supo tener en el 2014. Hoy parece que juega por su cuenta. Cuando tiene el balón se lo nota ajeno al contexto, únicamente se preocupa por correr hacia adelante sin importar cuantos jugadores argentinos deje atrás ni cuantos adversarios tenga enfrente. Mientras tanto, el sector derecho del campo parece un lugar vacío en el cual hay una vacante que nunca es ocupada. Messi no puede ser sometido a jugar noventa minutos allí y ningún otro parece apto para ocupar ese lugar. En el único puesto donde aparentemente no debería haber problemas es en la delantera, pero el hincha promedio critica ferozmente a Higuaín y Agüero tildándolos como los culpables de todos los males, cuando realmente son las víctimas de la carencia de juego. Claramente, el lugar donde más falencias se encuentran es en los laterales porque no hay ninguno de un nivel semejante a los delanteros o volantes con los que cuenta el seleccionado. Ni Zabaleta, ni Rojo, ni Mercado, ni Más le ofrecen a Messi las apariciones sorpresivas con las que el diez cuenta en Barcelona, apariciones que tantas alegrías le dieron al público culé. Ya fuera asociándose con Dani Alves como filtrando balones hacia Jordi Alba, el crack argentino se ha cansado de generar peligro con sus dos alas laterales en Barcelona, pero en Argentina cada uno de los entrenadores se empecinaron en rodearlo con gente que no tiene proyección ni ofrece alternativas en las bandas.

El lugar donde más falencias se encuentran es en los laterales porque no hay ninguno de un nivel semejante a los delanteros o volantes con los que cuenta el seleccionado

Nunca hay que ignorar que el director técnico apenas cuenta con un puñado de días para estar con sus futbolistas. Por eso es imperial seleccionar correctamente a los que mejor puedan implementar su estilo, y allí surge el principal problema argentino: Bauza parece no tenerlo.  En el “ganar como sea” no existe un cómo, y sin un cómo, no hay un qué. Esa es la razón por la que no hay ni juego ni resultados. El primer paso para conseguir un funcionamiento es reestructurar a fondo la cultura futbolística del país: entender que si no se sabe qué tipo de música se va a tocar, es imposible sonar bien. Hoy ningún jugador sabe qué partitura debe interpretar y el entrenador parece que aún no está decidido al respecto. La improvisación funciona dentro de un orden y debe ser esporádica, ya que el caos por el caos mismo no trae consigo buenos augurios. La tarea inmediata de Bauza es rodear a Messi de jugadores de buen pie que propicien juego, y Argentina tiene jugadores de sobra para ello: Guido Pizarro, Kranevitter, Franco Vázquez, Pastore y Banega son solo un puñado de ellos. El conflicto es que estos mismos futbolistas, que pueden asociarse y aportar a la faceta creativa del equipo, son constantemente criticados por la prensa y la gente, siendo acusados de “pecho fríos” y demás calificativos. Porque hoy en Argentina se aplaude a quien pierde el balón y se tira al piso para recuperarlo, pero se critica a quien trata de cuidarlo en primera instancia. Esto es porque hace treinta años se le da la espalda a una cultura, a una tradición. A Menotti se lo tildó como un perdedor incluso cuando ganó dos Mundiales —el de 1978 y el Mundial Juvenil en 1979. Sí, uno más que Bilardo, quien es referenciado indiscutidamente como un ganador. El argumento de dividir el fútbol entre ganadores y perdedores es tan endeble como ingenuo. Me voy a repetir a mí mismo para remarcar que todos los estilos han ganado y perdido por igual, lo vital es entender que lo único que se puede elegir es cómo se llega al resultado. Ni en la vida ni en el fútbol se puede elegir triunfar o fracasar, solo se puede elegir serle fiel o no a uno mismo, y Argentina se está traicionando desde hace tres décadas. En el país de Maradona, Messi, Di Stéfano, Riquelme, Redondo y tantos otros, se pregunta cuál es el estilo a emplear, ignorando la tradición futbolística que hizo grande al país en este deporte.

El primer paso es volver a las fuentes, tratar de no errar en lo simple, intentar cuidar el balón y propiciarle a Messi jugadas de peligro dentro de un entorno que lo ampare. Así, poco a poco se ganará la confianza necesaria para volver a transitar la senda de la esencia antes de que sea demasiado tarde.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Lucio Stortoni Ruiz

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

4 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Luis Bejarano

    La mejor descripción (y única en su tipo) que leí jamás. Muchas gracias por este excelente análisis.

    Hace 4 años 11 meses

  2. Javier

    Me parece que la tendencia al juego mezquino había empezado antes y que hubiera tenido efectos negativos igual. De hecho, los tuvo desde antes incluso de Zubeldía. Todo empezó con la "catástrofe" del Munidal de Suecia (1-6 ante Checoslovaquia). Y, por otra parte, el equipo del '86 no era abiertamente ofensivo, pero buscaba la posesión, tenía buen trato de pelota (Batista, Burruchaga, Valdano, Olarticoechea armaban un buen circuito que rodeaba a Maradona, lo que hoy no pasa con Messi), y no jugaba a esperar lo que hiciera el contrario, sino que era protagonista. En ese aspecto, no era muy diferente del equipo del '78. Y es cierto lo que se dice del Estudiantes del '82, que dirigía Bilardo. Gran equipo, con gran mediocampo (Sabella, Trobbiani y Ponce). La victoria del '86 quizá no fue el problema, sino el subcampeonato del '90. En ese Mundial, Argentina fue una vergüenza, jugaba a esperar y a salvarse en los penales, con Goycochea. Quizá de ahí le viene a Bilardo, paradójicamente, la fama de "ganador", porque con ese once tan flojo logró casi ser campeón.

    Hace 4 años 11 meses

  3. Juan

    No te acuerdas que llegamos a la final del último mundial y jugamos mejor que Alemania en esa partido?

    Hace 4 años 11 meses

  4. Daniel

    Uno de los mejores análisis del fútbol argentino que he leído,y yo recuerdo haber disfrutado en el 78 y el 86,pero después poco y nada.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí