1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Trump busca ‘seducir’ a las mujeres blancas de Pensilvania

Gran parte de las opciones de éxito del magnate pasan por convencer a la población femenina de los suburbios de clase media. Para ello, recurre a su esposa y a su discurso más conciliador y tradicional

Álvaro Guzmán Bastida Berwyn, Pensilvania , 8/11/2016

<p>Dos mujeres se fotografían con las figuras en cartón de Donald Trump, Ronald Reagan y John Wayne.</p>

Dos mujeres se fotografían con las figuras en cartón de Donald Trump, Ronald Reagan y John Wayne.

Héctor Muniente

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

_____________

CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

_____________

A Kathy Jones se le encendieron los ojos verdes, escondidos tras unas gafas sin montura. Estaba escuchando a Melania Trump, que será primera dama si su marido, Donald, da la sorpresa y gana las elecciones presidenciales. Unas dos mil personas escuchaban a Trump sobre el césped artificial del pabellón deportivo de Berwyn, Pensilvania, cifra nada despreciable para un jueves a las dos de la tarde. Como Jones, la mayoría eran mujeres de clase media de la periferia de Filadelfia, la capital de Pensilvania.

“Tenemos que encontrar la manera de honrar y proteger la bondad de nuestros hijos, en especial en las redes sociales”, había dicho Melania Trump, sonando de pronto mucho más conciliadora y ‘presidenciable’ que su marido en toda la campaña. Jones asintió y hundió la barbilla, ofreciendo su aprobación, al tiempo que su flequillo plateado le frotaba la frente.

“Me he sentido enormemente identificada con su discurso”, explica Jones, un ama de casa de 55 años, antigua supervisora de una planta metalúrgica en Bucks County, Pensilvania. “Nuestros chicos se enfrentan a tantos peligros, no solo en Internet, sino también por ahí fuera, en la calle. Me da miedo el mundo que les estamos dejando”.

Kathy Jones en un mitin de la campaña de Trump en Berwyn, Pensilvania. / Héctor Muniente

Kathy Jones en un mitin de la campaña de Trump en Berwyn, Pensilvania. / Héctor Muniente

Pese a la ansiedad de Jones, las estadísticas son claras: los crímenes violentos llevan descendiendo más de tres décadas en EEUU, en especial en el extrarradio de las ciudades. Pero la campaña de Donald Trump ha agitado el miedo al crimen –y por extensión a las minorías raciales— llevando el asunto al centro del debate político. 

En Pensilvania, un Estado que ha votado demócrata en las pasadas seis elecciones, la cita electoral del 8 de noviembre pondrá a prueba si la retórica incendiaria de Trump sirve para devolver un número suficiente de votantes al Partido Republicano. Gran parte de las opciones de éxito de Trump pasan por convencer a gente como Jones, habitantes de los proverbiales suburbs, o suburbios, los barrios de clase media con viviendas unifamiliares en el extrarradio de las ciudades, que a mitad del siglo pasado se convirtieron, previa despoblación del centro de las ciudades por parte de las familias blancas de clase media, en enclaves perfectos para el American way of life. Con las encuestas cada vez más apretadas, la visita inesperada de Melania Trump puede leerse como un apelativo a mujeres como Jones, que componen un segmento del electorado que podría ser decisivo para determinar quién se lleva los veinte votos electorales del Estado. 

Pensilvania es un Estado profundamente dividido. Vota demócrata en las elecciones presidenciales, pero tiende a elegir gobernadores y alcaldes republicanos. Aunque la inmensa mayoría de la población blanca en zonas rurales del Estado es decididamente republicana, las dos principales ciudades, Filadelfia y Pittsburgh, votan demócrata por amplios márgenes. Es en los suburbios, con sus jardines bien recortados, sus buzones de correos individuales y su estilo de vida sostenido sobre la gasolina barata, donde podría decantarse la contienda del martes. 

Totem indio realizado con camisetas a favor de Donald Trump. / Héctor Muniente

Totem indio realizado con camisetas a favor de Donald Trump. / Héctor Muniente

“Dos de cada cinco votos emitidos en Pensilvania vienen de los suburbios de Filadelfia”, explica Terry Madonna, experto en demoscopia y director del Centro de Política y Asuntos Públicos en el Franklin and Marshall College. 

Madonna añade que los suburbios disfrutan de un nivel más alto que Filadelfia, golpeada por la recesión y un largo proceso de desindustrialización. Además, apunta, son más autónomos económicamente. Cada vez más gente deja de viajar a diario a la ciudad para trabajar, porque lo hace en grandes empresas financieras o farmacéuticas que se han establecido en la zona. Quienes viven en los suburbios tienden a ser blancos, ricos y a estar registrados como votantes republicanos. Pese a eso, eligen a un partido u otro indistintamente, de modo que Madonna los sitúa como el electorado clave al que Trump debe convencer para ganar las elecciones. 

Margot McKee corrobora dicho análisis. La octogenaria agente inmobiliaria, de mejillas rosadas y sonrisa fácil creció en Manhattan, pero se mudó a su Chester County natal, a las afueras de Filadelfia, cuando sus padres murieron en los noventa. Ahora se dedica a vender casas a aquellos que buscan cambiar el eclecticismo polvoriento de la ciudad por la vida en los cómodos suburbios. “La gente que se muda aquí lo hace buscando asentarse en una vida de éxito y calma”, dice durante un paseo en coche por el suburbio de Paoli, a una media hora al sur de Filadelfia, el viernes. “Quieren pagar pocos impuestos y que los dejen en paz”.

Margot McKee, en la puerta de su despacho inmobiliario. / Héctor Muniente

Margot McKee, en la puerta de su despacho inmobiliario. / Héctor Muniente

McKee, registrada en el censo electoral como republicana, votó a Bill Clinton en los noventa. Hoy, sin embargo, dará su apoyo a Donald Trump. Pero su voto viene motivado sobre todo por el rechazo que le genera Hillary Clinton. “Creo que se ha beneficiado del sistema para enriquecerse ella y su familia”, dice en referencia a la candidata demócrata. “Y no la encuentro atractiva. No tiene clase.” 

“¡Nos encanta tu cuerpo!” grita a Melania Trump una señora pelirroja, flanqueada por dos moteros, provocando los vítores del público, masculino y femenino, en el mitin de Berwyn.

A la salida del mitin, Lynn Stone también muestra su conexión con el matrimonio Trump. “Donald ha puesto en marcha un verdadero movimiento social”, señala la también ingeniera, que se mudó en su juventud de Nueva York a los suburbios de Long Island, y más tarde, hace dos décadas, al oeste de Pensilvania, donde educó a sus hijos en casa, lejos de la educación comunitaria. Stone lleva meses haciendo de voluntaria para llamar a votantes indecisos en nombre de la campaña de Trump. En su opinión, la pulsión que ha llevado a Trump hasta la nominación republicana tiene sus raíces en Ron Paul, el excongresista y candidato del Partido Libertario a la Presidencia, que para Stone revitalizó el panorama de la derecha estadounidense.

“Vivimos una guerra por el futuro de este país”, indica con sus ojos turquesa fijos sobre su interlocutor y el ceño fruncido. “Nuestra Constitución está siendo vilipendiada. El Estado está fuera de control. Yo lo sé desde hace años, y me alegro de que otra gente se esté despertando a esta realidad por fin. Tenemos que regresar a la Constitución y obedecerla. Y punto”.

En cierta medida, los suburbios de Filadelfia han dejado de ser una extensión rica de la ciudad, para convertirse en una entidad sociológica –y política—propia. A mitad de camino entre la Pensilvania rural, armada hasta los dientes y devota cristiana, por un lado, y de la capital Filadelfia, deprimida y vibrante en lo cultural, por otro, se mantienen relativamente inmunes al prolongado declive económico del Estado que un día vio florecer ciudades mineras. Los suburbios se llenan cada vez menos de obreros venidos a más, y en su lugar abundan en ellos las familias blancas con estudios universitarios, que se ganan la vida en los negocios o las profesiones liberales. Ese segmento –el de blancos acomodados, con estudios secundarios— se viene decantando por Hillary Clinton en las encuestas desde hace meses. Si bien Trump se impone entre los obreros blancos sin estudios universitarios, los trabajadores de clase blanca que sí los tienen, pieza clave en las mayorías republicanas, apoyaron con mucho más fervor a Romney o incluso a McCain hace cuatro y ocho años respectivamente.

Dado este panorama, Trump parece haber hecho una apuesta de última hora por las mujeres suburbanas para achicar la distancia con Clinton, que ronda los tres puntos según las encuestas en Pensilvania. 

Una seguidora de Trump posa con un billete con la cara del magnate. / Héctor Muniente

Una seguidora de Trump posa con un billete con la cara del magnate. / Héctor Muniente

Madonna, el experto en demoscopia, señala que las mujeres votan en mayor proporción que los hombres en los suburbios. “Ellas son el electorado clave en estas elecciones, especialmente en los suburbios”, apunta.

Media hora al este de Berwyn, donde dio su mitin Melania Trump, Susan Sluk no compra los argumentos de Trump. “No es solo lo que dice sobre las mujeres”, dice, sentada en el salón de yoga que regenta, que también hace las veces de café en la calle principal de la capital del condado. “Ha insultado a casi todos los grupos de esta sociedad”, señala Sluk con cierta vergüenza. “Si el líder de nuestra nación habla así, la gente de la calle se verá refrendada para hacerlo también”.  

Sluk, de 48 años, señala que tiene miedo de la imagen que daría EEUU de cara al exterior si elige a Trump. Pero sus preocupaciones van más allá, y tienen que ver con el temor a que Trump nombre, como ha dicho que hará, jueces que desmantelen Planned Parenthood, la agencia estatal de salud reproductiva que proporciona, entre otras cuestiones, ayuda para los abortos de mujeres de bajos recursos. También le sacan de quicio comentarios como los del hijo mayor de Trump, que hace unas semanas sugirió en Twitter que EEUU debería revocar el sufragio femenino a la vista del escaso apoyo con el que contaba su padre entre las mujeres. “Nos quieren llevar atrás cincuenta años”, culmina.

La campaña de Trump pareció desmoronarse después de que emergiera el célebre vídeo de un programa de telerrealidad de hace once años, en el que presumía de haber abusado sexualmente de mujeres, y de las subsiguientes denuncias de una docena de mujeres que contaban cómo Trump se aprovechó de ellas. Pero, a escasos días de las elecciones, en la Filadelfia suburbana a muchas mujeres no parecían importarles demasiado dichos testimonios. 

“No les presté ninguna atención”, señala la agente inmobiliaria Margot McKee. “¿Por qué salen a la palestra ahora, con estas acusaciones, 10, 15 o 20 años más tarde? No tiene sentido…”. McKee se frena un momento, como para evaluar si decir o no lo siguiente: “¿Acaso creían que podían sobornarle?”

Fuera del mitin de Melania Trump, Courtney Reed, una espigada veinteañera que luce una pegatina dejando clara su cristiandad junto al nombre del candidato republicano, se deshace en halagos hacia Melania Trump y su apelativo a los valores familiares. “Estoy impresionada con su familia”, señala. Reed, que gestiona junto a su hermana una pequeña empresa de diseño de carcasas de teléfonos móviles, se muestra consternada por el rumbo de la política del país, en especial por los altos costes de la sanidad, la inseguridad ciudadana y la inmigración ilegal. “Donald quiere devolver el imperio de la ley a este país, y hacer que los inmigrantes vengan legalmente o se queden en sus países”, apunta. “Además, quiere devolver el empleo a esta sociedad, y como empresario de gran éxito, puede hacerlo”.

Malka R., delante de un bus de la campaña republicana. / Héctor Muniente

Malka R., delante de un bus de la campaña republicana. / Héctor Muniente

Malka R., contable israelí de ojos saltones, afincada hace décadas en King of Prussia, a escasos diez minutos de Berwyn, está de acuerdo. “Yo soy inmigrante, pero no de los nuevos. Llevo mucho tiempo aquí”, recalca. Malka lleva un pin con la bandera de Israel junto a la estadounidense, no quiere compartir su apellido porque, dice, teme las represalias del fisco estadounidense contra los seguidores de Trump si Hillary Clinton –“¡Dios no lo quiera!”-- se impone en las elecciones. Apoya a Trump para que “nos proteja de Irán y cierre la frontera”. Habló con gran devoción de Trump, a quien comparó con Ronald Reagan, del que, dijo, los medios también se burlaban para impedir que fuera presidente”. 

Sobre los comentarios de Trump acerca de sus tocamientos indeseados a mujeres, añade: “No creo que tenga ninguna actitud despectiva hacia las mujeres. Lo que dijo tampoco es para tanto. Tenía dinero, y podía acceder a todas las mujeres que quisiera… No es irrespetuoso con las mujeres. Es lo que llamamos un ‘multimillonario de clase obrera’, y por eso entiende a la gente”.

--------------------

Una versión reducida de este reportaje está publicada en Al Jazeera English. El autor la ha traducido y ampliado para CTXT.

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Esther

    Filadelfia no es la capital del estado.

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí