1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Lectura

Robots contra las clases medias

Capítulo del libro ‘La imparable marcha de los robots’

Andrés Ortega 2/11/2016

Spencer Cooper

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

En 1995, Jeremy Rifkin escribió ya sobre "el fin del trabajo" ante lo que se veía como la Tercera Revolución Industrial. Ante la Cuarta podemos estar aún más ante el fin o el cambio del trabajo y del empleo tal como se han conocido hasta ahora. Se sustituye mano de obra no solo en tareas sencillas de manipulación, también en actividades cognitivas bastante complejas y nada rutinarias. En 1930, al hablar de "las posibilidades económicas de nuestros nietos" (un ensayo sobre el que impartió una conferencia en la Residencia de Estudiantes de Madrid, invitado por el Comité Hispano Inglés), John Maynard Keynes predijo que los avances tecnológicos harían que muchos trabajadores se vieran reemplazados por máquinas. Habló de "desempleo tecnológico". Pero creyó que sería un estadio temporal de "inadaptación", y no porque el empleo regresaría, sino que tal situación llevaría a que, para 2030, la semana laboral se habría reducido a 15 horas. La tecnología impulsaría la creación de una "clase ociosa". Su biógrafo, Robert Skidelsky, para el cual "antes o después nos quedaremos sin empleos", en lugar de tratar de oponerse al avance de la máquina, "hay que prepararse para un futuro de más tiempo libre, posibilitado por la automatización. Pero, para ello, es en primer lugar necesario que haya una revolución en el pensamiento social". Dos años después de Keynes, el filósofo y matemático Bertrand Russell, en un artículo significativamente titulado Elogio de la ociosidad, consideraba que trabajar menos permitiría a la gente disfrutar de "las necesidades y conforts elementales de la vida". ¿Pensaría lo mismo hoy ante lo que está ocurriendo en unas sociedades crecientemente desiguales también en el trabajo y en el ocio?

Repartir el trabajo y el tiempo de trabajo que quede no será fácil. Quizás aquí vemos de nuevo aparecer una brecha, esta vez en forma de ociosidad. Pero no la que puede parecer, pues una mayor ociosidad puede ir unida a menos ingresos. Algunas encuestas, sobre todo en Estados Unidos, reflejan que quienes más ganan trabajan más horas, y su tiempo libre lo dedican más al cuidado de los hijos o de la casa que las gentes con menores ingresos o menos trabajo, que han visto aumentar sus horas de ocio. Según un estudio de hace unos años de Alan B. Krueger, Daniel Kahneman et al. sobre "la divisa de la vida", los que más trabajan y más ganan dedican más tiempo a actividades activas y los que menos a pasivas, como ver la televisión. En 2014, un artículo de The Economist observaba cómo "los trabajadores que ahora están trabajando más horas son los que tienen más educación y los mejor preparados. La llamada clase ociosa nunca ha estado más ocupada". De nuevo volvemos a la idea de la sociedad 20/80: 20% echándole horas al trabajo y ganando mucho, y 80% con menos ingresos y más ocio o lunes al sol

La idea del trabajo y de la realización humana a través del trabajo, tan criticada por Russell, está presente casi desde los  tiempos del Antiguo Testamento, y desde luego desde la Primera Revolución Industrial. Al menos desde esta última, el trabajo, más incluso que el empleo, es una cuestión de autoestima, de realización personal, de respeto de uno mismo y de relaciones sociales. Marx, el de su juventud, el de los Manuscritos, se equivocaba al considerar que "el trabajo es solo un medio para satisfacer las necesidades", y lo veía como una actividad que resultaba enajenante, al afirmar que "un ser solo se considera independiente en cuanto es dueño de sí, y solo es dueño de sí en cuanto debe a sí mismo su existencia ". En su madurez llegó a considerar la automatización del proletariado como una característica necesaria del capitalismo, cuando en 1856 alertó de que "todas nuestras invenciones y progreso parecen resultar en darle a las fuerzas materiales una vida intelectual, y en atrofiar la vida humana a una fuerza material".

Los sindicatos europeos señalan que la digitalización no cambiará el papel central desempeñado por el trabajo en la construcción de la identidad individual y colectiva

Los propios sindicatos europeos, en un estudio de su instituto, señalan que la digitalización no cambiará "el papel central desempeñado por el trabajo en la construcción de la identidad individual y colectiva o el reconocimiento social asociado con él", pero sí alertan de que puede quebrar algunos de sus principios fundamentales, como "las relaciones de contacto social que se forjan y los puntos de referencia en el espacio y el tiempo, que le dan una posición única en la vida social". Ya en los años cincuenta del siglo pasado, Hannah Arendt alertó contra una "sociedad de trabajadores sin trabajo".

Previsiblemente, de la automatización y la robotización surgirá lo que el historiador alemán Werner Abelshauser llama un nuevo "sistema social de producción" que afecte incluso a los trabajos que no son fácilmente automatizables. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales de Alemania es uno de los que ha ido más lejos en sus reflexiones sobre el impacto de estos cambios en el "Trabajo 4.0". Serán necesarias formas atractivas de flexibilidad, interconexión y a la vez de digitalización.  La robotización y la automatización requerirán más cooperación entre el ser humano y la máquina. No se trata solo de trabajar de otra manera, sino de crear productos y servicios completamente nuevos, algunos que no podemos ni imaginar.

La idea de empleo y de trabajo está de hecho cambiando ya, viéndose sustituida por la de "ocupación", aunque centrarse en las ocupaciones es, según un informe de McKinsey, un error, pues pocas serán automatizadas en su totalidad. Sería mejor hablar de "actividades". Efectivamente, como explica Osborne, puede que los mismos empleos no desempeñen las mismas actividades, y estas se automaticen más, en torno a un 30%. Su investigación llega a la conclusión de que un 45% de las actividades pagadas en Estados Unidos —lo que representa una masa salarial de dos billones de dólares— serán automatizadas. Y las automatizaciones suelen ser permanentes. A las máquinas solo las reemplaza otra máquina mejor.

Se llegará a una redefinición de lo que es el empleo y el trabajo, con, según Chui, un potencial para generar un trabajo con sentido, significativa, y también a una profunda transformación de lo que es la empresa y la actividad empresarial. Estas se han de adaptar para sobrevivir en un entorno digital y automatizado, con una competencia global y en el que la geografía o incluso las separaciones sectoriales ya signifiquen mucho menos. Google es un ejemplo, pero hay otros muchos. No obstante, al hacerlo, mediante un proceso de simplificación de puestos de trabajo que no es mera automatización, la empresa cambiará su organización y su manera de trabajar. 

La vida laboral cambiará. Y de hecho ha cambiado ya bastante. El empleo de por vida en una empresa es ya cosa del pasado. En 2012, la estabilidad en un empleo se había reducido ya a 4,6 años en Estados Unidos. Pero también la esperanza de vida de las compañías se está reduciendo: la longevidad de las del índice S&P500 de la Bolsa de Nueva York ha pasado de 60 a unos 18 años. Es más, la mitad de las empresas del Fortune 500 han desaparecido desde el año 2000, debido principalmente al factor digital.

La gente querrá participar más en su propio entorno laboral, ser activa en el mercado de trabajo y tener su propia historia y evolución en este terreno. Aunque probablemente la negociación colectiva esté en declive permanente. En el trabajo 4.0, cada vez más gente demandará obtener más soberanía propia sobre su tiempo laboral, en un entorno en el que se dará una mayor fragmentación del trabajo. Uno puede poner en sus ratos ociosos su coche a disposición de Uber, alquilar una habitación a través de Airbnb, y tener otras labores remuneradas. Puede ser también una suma de minijobs, muy propios de nuestra época, solo que como autónomos. 

Los sindicatos europeos ya consideran que la economía digital va a "amplificar" el surgimiento de más formas de trabajo flexibles y no estandarizadas

Los sindicatos europeos ya consideran que la economía digital va a "amplificar" el surgimiento de más formas de trabajo flexibles y no estandarizadas. En este contexto se sitúa el auge de los autónomos o de los que en Estados Unidos se llaman los freelancers (autoempleados con mucha menor protección y regulación que nuestros autónomos). ¿Son estos los impulsores de la nueva economía, o es esta la que estimula una nueva forma de trabajo (que no de empleo)? ¿Representan la "nueva normalidad"? En Estados Unidos, que suele ir por delante en muchas de estas tendencias, los freelancers suman ya 53 millones, frente a 104 millones de asalariados, es decir, una tercera parte de los que trabajan. En España no estamos aún en eso: el porcentaje de autónomos ha descendido desde el 12,2% en 1994 a un 10% en 2014 (porque había muchos en el sector de la construcción antes del pinchazo de la burbuja), pero está volviendo a crecer.

La crisis, el nuevo tipo de trabajo gig (término que viene de los músicos de clubes de jazz en los años veinte del siglo pasado), la revolución tecnológica y el deseo de muchos de no tener jefes y poder adaptar sus horarios a sus necesidades están fomentando esta forma de ocupación que, sin embargo, comporta diversos problemas. Como señala Sarah Horowitz, fundadora y directora del sindicato de freelancers (Freelancers Union, que se presenta como "federación de no afiliados"), a medida que escasean los trabajos que sostenían a la clase media, "la economía freelance está revolucionando la manera en que vivimos y trabajamos". Cuando la perspectiva de empleo se redujo a raíz de la recesión de 2008, muchos vieron en el freelancing una manera de lograr nuevos ingresos. Ahora la situación ha cambiado y algunas investigaciones señalan que una mayor satisfacción con el trabajo y el no tener que someterse al horario laboral estricto —en Estados Unidos, de 9 a 5— han impulsado este tipo de actividad. Según un estudio encargado por el citado sindicato a la empresa Edelman Berland, más de la mitad de los freelancers encuestados en Estados Unidos señalan que empezaron a hacerlo por elección, no por necesidad, porque la economía ofrece ahora ese tipo de flexibilidad. Y la mitad de ellos no aceptaría ahora un empleo fijo, incluso si lo encontraran. 

Su perfil también es interesante. Muchos son emprendedores. Según ese informe, un 38% de ellos son millennials. También hay un cierto factor étnico o cultural: uno de cada 10 asiático-americanos en Estados Unidos es autoempleado. Y un 60% de los freelancers que dejaron empleos tradicionales para convertirse en autónomos dice ganar más que antes. 

Según Martín Quetglas, este tipo de empleo "se ha presentado como una especie de milagro basado en la confianza entre habitantes digitales, olvidando que su aparición ha coincidido con la crisis". The New York Times Magazine, en respuesta a unas alabanzas publicadas en la revista Wired sobre la fe en la economía digital, señalaba que "no es una cuestión de confianza devenida, se trata de desesperación". Añadía que "a la práctica de la uberización acuden cada vez más personas con dificultades que intentan aumentar sus ingresos pasándose a este tipo de trabajo informal. El éxito de estas empresas parece basarse en su comprensión de tendencias tales como el empoderamiento individual a través de Internet, la tecnología de las aplicaciones móviles, la digitalización de las relaciones sociales y los nuevos hábitos de vida". 

La economía freelance crece, pero no así la protección de los que la integran

Efectivamente, los autónomos no han alcanzado su El Dorado, ni mucho menos. La economía freelance crece, pero no así la protección de los que la integran. No tienen salario mínimo ni cobertura sanitaria (frente a los empleos por cuenta ajena). La Ley de Asistencia Sanitaria Asequible que ha impulsado Obama les ayuda parcialmente, si bien no permite el acceso a subsidios. Tampoco tienen prestaciones por desempleo ni vacaciones pagadas, y se tienen que sufragar ellos mismos sus propios planes de pensiones. Puede llegar a suponer el fin de la división entre la vida privada y la laboral, por el lugar de trabajo —a menudo el hogar— y el tiempo, sin jornada fija. Es parte de la fragmentación del trabajo.

En este contexto, frente a agencias de empleo temporal están surgiendo plataformas que conectan a gente con tiempo dispuesta a trabajar con gente sin tiempo dispuesta a que trabajen para ellos en tareas específicas. Es el caso de Task Rabbit, especializada en actividades de limpieza o jardinería. Pero esta plataforma no funciona como un empleador, e incluso exige a sus clientes que asuman responsabilidades en casos de litigios. Ocurre algo similar con Uber. 

Aunque en España se ha producido una feminización de los autónomos, el perfil tipo del autónomo español que se extrae de los datos de ATA (Asociación de Trabajadores Autónomos) es un varón de 40 años, sin empleados, que regenta un comercio desde hace más de tres años y cotiza la base mínima a la Seguridad Social. Aún queda lejos de la tendencia observada en Estados Unidos, que supone una conversión del mundo laboral de la mano de las grandes transformaciones en curso. Según el informe de ATA, de 2011 a 2015 el número de mujeres que cotizan al régimen de autónomos de la Seguridad Social ha aumentado en 28.000, al tiempo que hay 15.000 hombres menos registrados (en lo que influye la crisis de la construcción inmobiliaria). La legislación sobre los autónomos ha mejorado en España, pero sus colectivos piden avanzar más en la dirección de otros países, como en Francia, donde solo cotizan en proporción a lo que ingresan. ¿Veremos también aquí más freelancers ante el crecimiento en España de la economía gig?

------------------------------------------

La imparable marcha de los robots. Andrés Ortega. Alianza Editorial, 2016.

Autor >

Andrés Ortega

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí