1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

REPORTAJE

Los actores españoles pasan hambre

El paro en el arte dramático afecta a más de la mitad del gremio. Solo uno de cada 12 intérpretes logra vivir de su profesión, según el último informe sociolaboral de AISGE

Jesús Casañas 2/11/2016

<p>Patricia Garó, durante una representación de <em>La casa de Bernarda Alba</em>.</p>

Patricia Garó, durante una representación de La casa de Bernarda Alba.

Estudio2 · Manuel Galiana

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

____________________


CTXT ha acreditado a cuatro periodistas —Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste— en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

____________________

Es un miércoles extraño, y los actores Patricia Garó y José Luis Lozano no saben muy bien cómo va a funcionar la taquilla. Es de los días más flojos de la semana, pero a su favor tienen que sea festivo (12 de octubre, día de la Hispanidad). En su contra ha jugado el tiempo, y es que ha roto a llover por primera vez en meses, dejando a muchos espectadores potenciales en su casa. De momento, han tenido que suspender el primer pase de Tenemos a su hijo, obra de suspense de unos 15 minutos que repetirán hasta siete veces esa jornada. Hoy José Luis solo dirige, así que toma una caña en el bar que hay en la primera planta de Microteatro Por Dinero mientras la megafonía avisa para la sesión de las nueve.

En la cuarta de las cinco salas de este espacio vanguardista, seis espectadores cogen asiento en la única fila de butacas. Otros seis se quedan de pie. Allí, en un rincón de esta claustrofóbica habitación, ya está Patricia metida en su papel de madre separada, esperando a que el público acabe de ensamblarse en el cuarto para empezar la función; a solas con los espectadores, a pesar de que las paredes de las salas colindantes no están todo lo insonorizadas que deberían.

Solo uno de cada 12 intérpretes llega a mileurista

Patricia y José Luis comparten piso, gastos, obras e ilusiones. Pasan casi toda la semana en la sala de microteatro, donde intentan meter el hocico todos los meses con alguno de sus proyectos. Además de los dos trabajos que han estrenado en octubre, desde hace un año y medio representan, los fines de semana y para los niños, Caperucita roja y el lobo. Es en otra sala, Estudio2. Garó es Caperucita. Lozano, además de interpretar al lobo, escribe, dirige, produce y compone las canciones de la obra. Todo ello, sumado a trabajos más esporádicos —anuncios, papeles episódicos en series—. Pertenecen al 43% de actores que, según el informe publicado por la sociedad de intérpretes AISGE, consigue empleo en el sector. No obstante, no llegan al podio del 8,17% que cobra más de 12.000 euros anuales, esto es: solo uno de cada 12 intérpretes llega a mileurista.

El intérprete tiene un sueldo que le permite centrarse exclusivamente en el mundo artístico, pero, tal y como apunta, lo consigue “porque no trabajo solo como actor, sino que escribo, dirijo, hago espectáculos de magia”. Patricia cobra unos 450 euros gracias a sus bolos como actriz, con lo que sí que se ve obligada a compaginarlo con otros trabajos. Pertenece al 46% de los actores que tiene un empleo al margen de la profesión artística —habitualmente en hostelería, docencia o labores comerciales—. Del 43% de actores que sí trabajan, más de la mitad no supera los 3.000 euros de ingresos anuales.

La cruda realidad

Este estudio sociolaboral de actores y bailarines en España ha sido dirigido por el sociólogo Walter Actis, a partir de más de 3.000 encuestas realizadas por personas censadas en la base de datos de AISGE, compuesta por todo aquel que ha hecho un trabajo profesional en lo audiovisual y es susceptible de percibir derechos de propiedad intelectual. Iván Arpa, coordinador de su área asistencial, explica que “el objetivo fundamental es dar a conocer la realidad de lo que está viviendo toda la profesión, algo que vemos y conocemos de primera mano desde hace muchos años”. Garó y Lozano pertenecen a la sociedad y han realizado la encuesta, por lo que no es de extrañar que encuentren sus datos “totalmente realistas”. “Se conoce solo una parte de esta profesión, pero la gran mayoría estamos dentro de esas condiciones”, señala la actriz. Él, no obstante, matiza que “también hay mucha economía sumergida” por lo que no sabe “hasta dónde los encuestados han contestado fielmente”.

Más allá de la primera división, esas caras conocidas que entran dentro del ínfimo 2,25% que cobra más de 30.000 euros anuales, el arte dramático nunca ha sido una profesión muy rentable, reitera el informe de AISGE. Pero Arpa matiza que las condiciones se han recrudecido en los últimos años: “Llevamos haciendo investigación en este sector desde el año 2002, pero los datos no eran tan graves. Había inconsistencia, tasas de paro bastante altas, pero también los salarios eran más elevados y permitían cubrir las etapas en las que no había trabajo y la gente iba de un proyecto a otro. Ahora estamos demostrando que eso no es así, han bajado mucho los salarios. Y hay muchísimo más desempleo en general, aquí y en otros sectores, con lo cual hay una difícil inclusión dentro del mundo laboral”. Garó, no obstante, admite que ella siempre ha estado “en estas circunstancias. Por lo que oigo a compañeros que han trabajado mucho más profesionalmente sí que estamos peor, porque cobramos menos y eso ayuda a que afloren trabajos en negro, con abusos de trabajo”.

Más de la mitad de los intérpretes censados en AISGE vive en Madrid

Las regiones con una mayor tasa de paro entre los actores (más del 50%) son La Rioja, Asturias y Castilla y León, seguidas por Navarra, País Vasco, Andalucía y Comunidad Valenciana. Seguramente sea la razón por la que Lozano, gaditano, eligió la Comunidad de Madrid para instalarse cuando hizo las maletas, donde vive el 53% de los artistas censados: “Vine a la capital, primero, unos meses. Y en 2011 vine para quedarme. Creo que hay muchísimas oportunidades, en este reciente mundo de salas jóvenes. Pero hay mucha gente que intenta dedicarse a ello, hay poco mercado y estamos influenciados por el poco apoyo que hay en la cultura”.

¿La culpa de todo?

Según Arpas, “este es un informe que deben leer todos los agentes sociales que participan en el proceso de creación de empleo y en la industria en general. Una política cultural que grava un IVA del 21% afecta y mucho, pero tampoco ayuda el bajar la producción de espectáculos, al haber menos dinero. Es una cadena que ha ido cayendo poco a poco”. José Luis coincide con esta idea, y Patricia hace autocrítica: “No sabemos dignificar la profesión. Cualquier persona puede meterse a esto, y si uno dice que no hay 800.000 detrás que van a decir que sí a cosas a las que no deberíamos decir que sí”.

El informe señala también a los propios actores como parte del problema, dado que muchos acceden a trabajar gratis. Llegados a este punto, cabe preguntarse dónde está el límite a la hora de trabajar sin cobrar, aunque todos coinciden, como Patricia, en que no se debería hacer “en ningún caso”. “Las ganas de subir a un escenario, de hacer algo físico, de meternos en un proyecto o el llevar muchísimo tiempo sin hacer nada empujan al venga, lo hago. Pero no deberíamos, porque entonces afloran ofertas de trabajo y espectáculos en los que se aprovechan de nosotros. Siempre hay gente que saca dinero de algo, y no deberíamos ser tan pardillos. Esta es una profesión como cualquier otra, pero parece que hay quienes se la toman como un juego”.  

Al igual que en otros muchos sectores, la peor parte se la llevan ellas. Las mujeres sufren una tasa de desocupación seis puntos mayor que la de los hombres. Además, cobran menos y trabajan sin contrato en más ocasiones. Arpa lamenta que, efectivamente, “parece que todo sigue un poco los cauces de la normalidad que existe en este país”.

Síndrome de Pitufina

Patricia lo ve en su día a día, y se acuerda del denominado síndrome de Pitufina, por el que existen muchos menos papeles femeninos que masculinos: “Para empezar, somos más. En cualquier curso, hay dos actrices por cada actor. Pero se escriben menos personajes para nosotras. En las series de época el guardia civil, el policía y el villano episódicos son siempre chicos, y no suelen poner tramas pequeñas para actrices. También pasa en el teatro, aunque ahora se ha empezado a escribir un poco más y empieza a haber series con protagonistas femeninas. Pero las actrices, a partir de cierta edad, ven reducidos sus papeles”.

Las mujeres sufren una tasa de desocupación seis puntos mayor que la de los hombres

Arpa tiene claro que “se pueden mejorar ciertas cosas con muy poquito: crear medidas para proteger a los artistas y hacer una política cultural más amable mejoraría mucho la situación”. José Luis se muestra algo más escéptico sobre las consecuencias de este estudio: “No he visto ningún telediario abriendo con este informe. Lo que tiene que haber son cambios de conciencia, cambios de política. No es regalar dinero a la cultura, sino dar más ayudas a los autónomos. Es muy difícil montar una compañía. Y también hay que intentar confiar en nuevos talentos y repartir entre todos”.

Puede que más de algún aspirante a actor elija otra profesión viendo cifras tan desalentadoras, aunque Arpa cree que el texto “para nada va a desmotivar a los actores, pero es interesante ponerle números a la situación. Hay mucha calidad por ahí. La gente sabe que este es un trabajo difícil,  pero están ahí al pie del cañón”.

Al pie del cañón sigue Patricia, que admite que se ha planteado tirar la toalla “un montón de veces”. “Tenemos que aliarnos más en vez de competir, crear cosas donde no las hay para poder trabajar de esto”. La función termina enseguida. Todos felicitan a Patricia por la valentía de enfrentarse sola a su público, y preguntan a José cómo ha conseguido hacer tal o cual efecto sonoro. No hay tiempo para mucho más, ya que el siguiente pase comenzará en 15 minutos. El espectáculo debe continuar.

Autor >

Jesús Casañas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. amc

    Pues que pidan una renta basica universal, para que todas las personas esten por encima del umbral de la pobreza y todos tengan como poco una vida digna. Una cosa es no llegar a recibir recompensas extra por hacer cosas que les resultan inutiles a los demas o por no tener intencion de hacer nada util por los demas, y otra dejarte dentro de la sociedad por debajo del minimo de ingresos necesarios para tener una vida digna de ser vivida y en libertad.

    Hace 4 años 5 meses

  2. TonyBaretta

    No me he leido todo el articulo, pero en esencia supongo que habla de que la profesión de actor en España está de capa caida. El cine o teatro son artes, y las artes no se "consumen" solo porque sean artes, además, han de ser de calidad. Desgraciadamente el cine español en general es de muy baja calidad (no suelo ir al teatro pero tengo mejores referencias que del cine). Ultimamente ha mejorado un poco, pero salvo muy raras excepeciones el cine español no puede competir no ya con el cine americano que eso sería un David contra Goliath, pero es que no puede competir con el cine britanico, francés, italiano o incluso aleman, koreano, Sueco, chino o japonés. No digo que en esos lugares no se hagan de cuando en cuando algun que otro bodrio, pero es que en España el bodrio y la mediocridad es la regla y una obra buena, sin grandes pretensiones, es la excepción. Y en este caso los actores no sean los primeros culpables, ya que bien dirigidos los hay muy buenos y otros son diamantes por pulir.

    Hace 4 años 5 meses

  3. teo

    Los pagos a la SS de los autónomos, en un país normal, debería ser proporcional a los ingresos. Punto. Pero la respuesta de la mayoría de las personas frente a políticas claramente obscenas es, como su propia industria-cultura, grotesca. Solo el ejemplo de que después de pagar religiosamente al banco una casa durante 10 años, te quedes sin trabajo y te desahucien y encima les debas por ley el resto de la hipoteca, sin tumultos sociales, delante de las narices de sindicatos y partidos de izquierda, es de ponerte los pelos de punta. Y el caso de actores es una proyección del resto de la sociedad.

    Hace 4 años 5 meses

  4. Carlos

    Los actores son una pandilla de pedigueños insoportables. Pretenden que los demás trabajen para pagarles a ellos un sueldo por comediar en obras de teatro y cine que a nadie le interesa por aburridas. Quieren dinero? Que se pongan a trabajar y dejen de pedir.

    Hace 4 años 5 meses

  5. Paco el autonomo

    Lo que ganan al mes es lo que pago yo de cuota de autónomo y luego a empezar a pagar seguros, luz....... y mi sueldo? no llega, espero mes tras mes, sin esperar una subvención, pago el 21 % , vendo al 10% y espero me devuelvan la diferencia. En fin cuando uno ve llorar año tras año a alguien que se queja del impuesto que le gravan y de que por esto es su pobreza y no de su falta de creatividad, ingenio o valía para su trabajo, es un consuelo. No soy un mal vendedor/gestor, soy un artista mal tratado. Sin acritud.

    Hace 4 años 5 meses

  6. Ander

    Pues que trabajen, ¿o qué?

    Hace 4 años 5 meses

  7. Belenos

    Muchos profesionales se mueren de hambre en este vuestro país. Las mafias en el gremio son lo peor, siempre son los mismos. Quiza ese sea un problema mas grande que el del iva. Cuando el producto gusta al publico, poco importa el iva, que se lo digan al cine yanqui. Generalmente, cine penoso, argumentalmente hablando, hecho siempre por los mismos. Salud

    Hace 4 años 5 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí