1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Hillary Clinton y la Tercera Guerra mundial

Algunos analistas temen que la exsecretaria de Estado se convierta en una presidenta más proclive de lo habitual a las acciones militares

Simon R. Doubleday Nueva York , 2/11/2016

<p>Asistentes a un mitin de Hillary Clinton en Charlotte, el 30 de octubre, ondean carteles con lemas de la campaña Hillary for America. </p>

Asistentes a un mitin de Hillary Clinton en Charlotte, el 30 de octubre, ondean carteles con lemas de la campaña Hillary for America. 

Adam Schultz/Flickr

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

---------------------------------

“Vamos a terminar en una Tercera Guerra Mundial a causa de Siria, si escuchamos a Hillary Clinton”, pronosticaba el candidato presidencial Donald Trump esta semana. Trump, por supuesto, ha quedado en ridículo repetidamente durante esta campaña. La combinación tóxica de ignorancia, misoginia, racismo e inestabilidad emocional ha demostrado ser, en última instancia, un riesgo electoral. Sin embargo, parafraseando el dicho en inglés, incluso un reloj que no funciona marca la hora correcta dos veces al día, y algunos expertos en la izquierda sugieren que sus predicciones sobre la política exterior de Clinton, sobre todo en lo que concierne a Siria, no son completamente absurdas.

La política internacional de Clinton se ha caracterizado por su cariz militarista y provocador, explica Phyllis Bennis, funcionario del Institute for Policy Studies en Washington. Como senadora primero, Clinton apoyó decididamente la guerra de Irak, que demostró ser profundamente contraproducente, creando las condiciones para el nacimiento y fortalecimiento del Estado Islámico. En su siguiente cargo, como secretaria de Estado --continua Bennis--, su papel oficial como jefa de la diplomacia (diplomat-in-chief) quedó rápidamente degradado al de jefa de animadoras (cheerleader-in-chief) por una peligrosa intervención militar que desestabilizó Libia. Y ahora, como candidata a la presidencia, las señales de peligro son claras, termina asegurando Bennis: Michèle Flournoy, la señalada como más que probable elegida para el puesto de secretaria de Defensa en una posible Administración de Hillary Clinton, apoya sin ambages una mayor intervención militar estadounidense en Siria.

La política internacional de Clinton se ha caracterizado por su cariz militarista y provocador, explica Phyllis Bennis, funcionario del Institute for Policy Studies en Washington

Mientras tanto, la posición de Clinton con respecto a Rusia sigue la línea de su marido, el expresidente Bill Clinton, que durante los años noventa violó un compromiso establecido por George Bush padre, como contrapartida a un acuerdo con Mijaíl Gorbachov para permitir a una Alemania reunificada que entrara a la OTAN, de que Estados Unidos no se expandiría hacia el este de Europa. Sin embargo, se instalaron avanzados sistemas de armamento, con capacidad nuclear, cerca de la frontera de Polonia con Rusia. Este gesto, sugiere Bennis, es equivalente a una hipotética decisión de Rusia de establecer bases nucleares en las fronteras canadiense o mexicana con los Estados Unidos. En estos momentos, las tensiones en los Estados bálticos de Estonia, Letonia y Lituania están alcanzando ya cotas sin precedentes.

El escenario apocalíptico que describe Trump --de una posible Tercera Guerra Mundial-- es, según Bennis, claramente “exagerado, pero no del todo loco”. La aspiración de Clinton de crear una zona de exclusión aérea sobre Siria aportaría riesgos considerables. La imposición de dicha zona de exclusión aérea, en contra de los deseos de Rusia, implicaría bombardear sistemas antiaéreos en Siria, instalados por la Unión Soviética y todavía bajo el control o supervisión de las fuerzas rusas. No habría garantías de que los rusos no responderían con la misma moneda. Irónicamente, el evitar la guerra en tal situación dependería de la capacidad de Vladimir Putin para controlarse.

Una victoria de Clinton en las elecciones presidenciales traería consigo un “99% de riesgo de una escalada militar estadounidense” en Siria, y una alta tasa de probabilidad de conflicto con Rusia, señala Ervand Abrahamian, catedrático de Historia en la Universidad de la Ciudad de Nueva York. La premisa de Clinton, de que asegurar los intereses rusos en Siria es necesariamente perjudicial para el estatus internacional de los Estados Unidos, es errónea, según Abrahamian. Trump, aunque profundamente “estúpido” en otros aspectos, está en lo cierto en el sentido limitado de que existe una necesidad de mayor colaboración entre Rusia y los Estados Unidos.

La premisa de Clinton, de que asegurar los intereses rusos en Siria es necesariamente perjudicial para el estatus internacional de los Estados Unidos, es errónea, según Abrahamian

Barack Obama, considera Abrahamian, tiene un acercamiento más racional y mesurado que Clinton hacia Oriente Medio, mientras que ella percibiría una oportunidad para la intervención militar en la catástrofe humanitaria de Alepo. Al contrario que Obama, quien ha favorecido un acercamiento relativamente decolonial hacia Oriente Medio, las políticas de Clinton responden a un impulso profundamente conservador de corte imperialista. Las justificaciones humanitarias para acciones militares pueden ser efectivas a la hora de cultivar apoyos para la guerra entre los progresistas estadounidenses, argumenta Abrahamian, pero, como los casos de Afganistán y Libia han demostrado, las intervenciones militares en nombre de los derechos humanos cuentan con un alto porcentaje de fracaso. El retirar a Assad del poder en Siria, como ocurrió con el derrocamiento de Sadam Husein en Irak, podría incluso llevar a un mayor deterioro de la situación. Los llamados rebeldes sirios, con quienes los Estados Unidos están trabajando de manera estratégica, incluyen en sus filas a Jabbat Fateh al-Sham (anteriormente llamado el frente Al-Nusra), organización que tiene sus orígenes dentro de Al-Qaeda. Abrahamian sospecha que, si llegaran al poder en Siria, serían capaces de acciones genocidas en contra de las minorías del país.

“Si no actuamos”, alentaba ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas Stephen O’Brien, jefe de la oficina de asuntos humanitarios de la ONU, “no quedarán sirios ni Siria que salvar, y ese será el legado de este Consejo, la vergüenza de nuestra generación”. Pero Abrahamian tiembla ante las posibles implicaciones militares. Rechaza también la extendida percepción de que Hillary Clinton es pragmática en materia internacional: “Es difícilmente pragmático considerar que estos problemas se pueden resolver a través de la intervención militar”. Un embargo de armas, por ejemplo, podría haber sido mucho más efectivo, señala, refiriéndose a continuación al papel de los Estados Unidos como facilitador de la destrucción de Yemen por Arabia Saudí.

“Tengo la impresión de que para el final de esta noche se me va a culpar de todo lo que haya pasado nunca en la historia”, ironizaba Clinton en el primer debate presidencial el pasado mes de septiembre, respondiendo a una acusación de Trump. Es cierto que no se la puede considerar directamente responsable de la implosión de Siria después de enero de 2013, cuando abandonó su cargo como secretaria de Estado. Sin embargo, la escalada del conflicto pudo muy bien haber disminuido, si hubiera demostrado el mismo compromiso hacia las soluciones diplomáticas que caracterizan a su sucesor en el cargo, el actual secretario de Estado John Kerry.

La escalada del conflicto sirio pudo muy bien haber disminuido, si hubiera demostrado el mismo compromiso hacia las soluciones diplomáticas que caracterizan al actual secretario de Estado, John Kerry

A pesar de que las nuevas investigaciones del FBI sobre el uso ilícito de un servidor de correo privado para correspondencia de alta responsabilidad de Estado, por parte de Clinton cuando era secretaria de Estado, amenazan con arrojar una sombra sobre su probable victoria electoral, algunos votantes progresistas parecen dispuestos a perdonarle su tendencia marcadamente militarista en política internacional. Para estos votantes, la invasión de Irak es ya noticia vieja, menos urgente que el imperativo de asegurarse de que no haya lugar para la misoginia de Trump en la Casa Blanca. Además, subrayan lo que perciben como la importancia simbólica de que una mujer ocupe el cargo más importante del país. 

Sin embargo, muchos en la izquierda (entre ellos un gran número de los seguidores de Bernie Sanders) cuestionan el valor de este feminismo simbólico. Cualquier feminista que no sea capaz de tomar en cuenta las mujeres que han muerto a causa de las políticas militaristas de Clinton en el ámbito internacional, o las que sufren cada día las consecuencias de NAFTA [North American Free Trade Agreement] no es una feminista genuina, afirman. “Me siento tan empoderada por una mujer presidenta como me siento empoderada por mujeres en la poli”, publicaba en Twitter, bromeando, la periodista Melissa Gira Grant.

Mientras tanto, muchas feministas activistas por la paz en el área de Nueva York expresan su profunda frustración desde hace mucho tiempo con Hillary Clinton, cuya sede, desde donde se dirige la campaña, se encuentra en Brooklyn. En una carta al semanal The Nation, publicada en febrero de este año, Carolyn Eisenberg, catedrática de Historia y activista --miembro de la organización Brooklyn for Peace--, recuerda que durante la fase crítica de 2001 a 2004, la oficina de la entonces senadora Clinton se comportó de manera “extraordinariamente insensible a una lista de preocupaciones: la encarcelación arbitraria de inmigrantes musulmanes tras el 11 de Septiembre, la violación de la convención de Ginebra con el establecimiento de Guantánamo, la autorización del envío de fuerzas militares estadounidenses a Irak, el uso de uranio empobrecido cuando comenzó la guerra, o la financiación ilimitada a una ocupación que continúa hasta la fecha de hoy”.

Muy poco ha cambiado en los años sucesivos, añade la carta de Eisenberg. “Si nos basamos en su trayectoria anterior, hay toda suerte de evidencias para temer que Hillary Clinton se convertirá en una presidenta con una inclinación más allá de lo usual para la acción militar”. Entrevistada por CTXT, Eisenberg mostraba su ansiedad por el hecho de que el profundo y genuino conservadurismo de Clinton se verá todavía más reforzado por su deseo de demostrar su dureza en la escena internacional. Con este escenario, “la posibilidad de un conflicto global”, en su opinión, “es seria”.

En definitiva, para aquellos que establecen como prioridad la paz internacional, habrá poco que celebrar en noviembre.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. DS

    Lo importante es que esa inercia de intervención contra el mundo por parte del conglomerado bélico usa-clinton, se pare. Ahora Trump, entre que llega, se pone al día y y mira hacia dentro -que hace falta por la desregulación económica que existe-, nos dejan tranquilos un tiempo con los TTIP, TISA, la OTAN y la madre que los parió. Y a ver si lo de la Comisión corrupta de la UE implosionan y se van a casa a dar la murga a su familia y a disfrutar de lo robado. El Nuevo Orden Neocons que espere unos años, a ver si se articula un movimiento social de resistencia de las personas en Europa que neutralice tanta barbarie.

    Hace 4 años 11 meses

  2. luis

    Entre los peligros de la Hillary está su pretension de estrangular a China, rodeándola como a Rusia de ABM. Se mezclan asuntos internos y política exterior, que son muy distintas. La exterior debería tener prevalencia entre nosotros, es la que nos puede arruinar aún más y arrastrar a todos. En la interior no olvidemos a Obama, él iba a ser el fin de guantánamo, la sanidad ¿semipública? ¿o simplemente que se pudieran sdrgurar privadamente los mayores de 65? la semiigualdad racial (jajajajaja, 900 muertos negros cada año) y más éxitos del tipo humo fumigado.

    Hace 4 años 11 meses

  3. Flavio

    Hilary Hitler.

    Hace 4 años 11 meses

  4. xavimik

    Gane quien gane que dios nos coja confesaos.Uno porque piensa con la polla y la otra porque tiene una cuenta pendiente con el resto del mundo gracias al gracioso de su marido, pues eso,que estamos apañaos.

    Hace 4 años 11 meses

  5. Beatriz

    Yes... war hawk Hillary represents liberalist (and concomitant misleading) notions of "progress" and feminism.

    Hace 4 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí