1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Deustche Bank o la 'estafa' de las pruebas de estrés

El supuesto trato de favor al gigante financiero alemán en los tests de esfuerzo vuelve a poner en duda la fiabilidad del sistema de control bancario de la UE

Alexandre Mato Bruselas , 26/10/2016

<p>Sede central del Deutsche Bank, en Fráncfort.</p>

Sede central del Deutsche Bank, en Fráncfort.

Gizmo23

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

La UE parece no haber aprendido de los errores financieros del pasado o, al menos no cuando se trata de los bancos demasiado grandes para quebrar, los ‘too big to fail’. Los intereses políticos y nacionales también parecen seguir teniendo más peso que los criterios ‘científicos’. El supuesto trato de favor al gigante alemán Deutsche Bank –el sexto mayor banco de inversiones del mundo– en las últimas pruebas de salud realizadas a los grandes bancos europeos, en julio, ha vuelto a poner en duda, una vez más, la fiabilidad tanto de los test como de la entidad financiera con sede en Fráncfort. No es la primera vez que estos ejercicios, que analizan la fortaleza del sector ante una hipotética recesión económica, se ven envueltos en la polémica.

En los últimos test de estrés -- el nombre técnico que utiliza la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) y el Banco Central Europeo (BCE)-- los bancos afrontaron un hipotético escenario de tres años con crecimientos del PIB del -1,2%, del -1,3% y del 0,7%. Este escenario hipotético implicaría una caída acumulada de siete puntos del PIB hasta 2018.

El simulacro fue más ‘duro’ que el de las pruebas realizadas en 2010 o 2011 y las alarmas se dispararon poco después: algunos bancos irlandeses y españoles, como el Allied Irish Bank o BFA, la matriz de Bankia, superaron las pruebas para quebrar pocos meses después.

También el Deutsche Bank ofreció una imagen de buena salud frente a ese escenario de turbulencias y recesión planteado en los test de estrés, con un ratio de capital del 7,8%. Lo que ocurre es que este resultado se obtuvo contabilizando una venta de activos que todavía no se había completado, en concreto unas ganancias de casi 4.000 millones de euros por la futura venta de su participación en HuaXia Bank, con sede en Pekín. Los test analizaban la posición a 31 de diciembre y, por tanto, no podían incluirse operaciones no concluidas en esa fecha. Sin esta “excepción” contable, la ratio de capital habría sido del 7,4%.

El supuesto trato de favor al gigante alemán Deutsche Bank en las últimas pruebas de salud realizadas a los grandes bancos europeos, en julio, ha vuelto a poner en duda, una vez más, la fiabilidad de los test y de la entidad

Una táctica financiera que, en principio, contravenía las normas especificadas por la de la EBA para los test de estrés: “Cualquier desinversión o transacción no completada antes del 31 de diciembre de 2015, incluso aunque fuese acordada antes de esa fecha, no sería considerada en las proyecciones”.

“Los resultados incluyen la venta de la participación en la entidad china HuaXia, que fue acordada el 28 de diciembre de 2015”, se puede leer en la nota a pie de página del informe de resultados de los tests, una confirmación de esta operación ‘excepcional’, que Deustche Bank, el primer banco de Alemania, pudo incluir porque, aseguran desde la EBA, “la decisión sobre cada excepción es responsabilidad de la autoridad competente y se revisa por el Consejo de la EBA”. El organismo, con sede en Londres, niega a CTXT que este trato diferenciado sea un privilegio. “La metodología de los test de estrés es transparente al permitir excepciones, de las cuales se aprobaron cerca de 20”, argumentan.

Una transparencia que defiende también el portavoz de la Asociación Española de Banca, José Luis Martínez Campuzano: “la transparencia es clave para evitar riesgos sistémicos en los mercados y la transparencia es fundamental para encontrar soluciones a los problemas”.

La máxima autoridad reguladora financiera europea, además de insistir en la transparencia del ejercicio, aclara que las excepciones en los balances bancarios se autorizaron para “evitar obvias anomalías en el futuro cuando los eventos ya se han realizado en 2015”. No era el caso del gigante financiero alemán que, pese haber firmado la venta de HuaXia en diciembre, casi un año después, todavía no la ha llevado a cabo.

Esta contradicción con la explicación oficial se hace más patente si se compara con la actuación de la EBA en otros casos, como el de Caixa Bank. A la entidad financiera catalana no se le permitió la inclusión de una operación pactada antes del cierre de 2015 y ejecutada en marzo de 2016, la venta de cerca de 2.500 millones de euros en activos extranjeros. El grupo financiero presidido por Jordi Gual desde junio, tras la dimisión de Isidro Fainé, no solo no tuvo ningún problema para pasar los test de estrés, sino que incluso se colocó como uno de las mejores entidades españolas, con un capital Tier del 8,97%.  

Este indicador, formado por el Tier 1 --el de máxima calidad o core capital, aportado por los socios de la entidad más las reservas y beneficios retenidos más las acciones o participaciones preferentes-- determina la salud de un banco. Se creó para evitar un nuevo 'Lehman Brothers', una quiebra bancaria que arrastre a todo el sistema como ocurrió con el gran banco de inversión en Estados Unidos en 2008. A Caixa Bank solo le superó el BFA, el banco ‘malo’ de Bankia, nacionalizado por el Fondo de reestructuración ordenada bancaria (FROB).

Deutsche Bank no salió, sin embargo, tan bien parado. Su Capital Tier 1 fue uno de los peores de la zona euro, 7,8%  Un dato muy similar al de los  irlandeses, Allied Irish Bank y Bank of Ireland, rescatados en el otoño de 2010 o al del español Banco Popular, que acaba de anunciar 2.900 prejubilaciones forzosas, con reducciones salariales que oscilan entre el 25% y el 35%.

La EBA no tiene dudas sobre la honestidad técnica ni sobre los resultados de los test de estrés que se practican a la banca

La excepcionalidad con una entidad clave para un país no es un fenómeno nuevo en la eurozona. Ya ocurrió en 2014, con el portugués Banco Espirito Santo, cuando el gobierno portugués lo intervino ese año, dividiéndolo en dos. El BES pasaba a ser un ‘banco malo’ y el Novo Banco la entidad saneada. No sería hasta noviembre de 2015 cuando la EBA aplicó unos test de estrés al banco bueno. En el escenario adverso, los suspendería por 1.400 millones de euros. En el sector financiero continúan, sin embargo, confiando en la validez de las pruebas. “No tengo ninguna duda sobre la honestidad técnica y, por tanto, sobre los resultados” de los test”, responde a CTXT  Martínez Campuzano, cuando se le pregunta por la fiabilidad de los mecanismos de supervisión.

Una historia plagada de errores

La historia de los test de estrés a los bancos too big to fail está plagada de errores. Desde su puesta en marcha en 2009 han sido varios los fracasos y desaciertos.

En 2010, por ejemplo, las pruebas de estrés incluían supuestos como caídas del PIB y bruscos descensos en los bonos soberanos con el fin de evaluar si los bancos irlandeses, griegos o portugueses podrían resistir los problemas de la deuda pública. No contemplaban, sin embargo, la quiebra de ningún país del euro, aunque Grecia ya vivía bajo su primer rescate.

Los resultados de 91 entidades evaluadas fueron muy positivos: apenas seis suspensos y una necesidad de capital total de tan sólo 3.500 millones de euros. Los principales bancos de inversión, de Credit Suisse a Morgan Stanley, respaldaron los resultados. “Es seguro invertir en los bancos”, escribieron los analistas del hedge fund londinense Algebris Investments. La banca negaba sus problemas.

En 2010 las pruebas de estrés incluían supuestos como caídas del PIB y bruscos descensos en los bonos soberanos pero no contemplaban la quiebra de ningún país del euro, aunque Grecia ya vivía bajo su primer rescate

Apenas cuatro meses después, los test se demostraron como un completo fracaso. Las entidades financieras irlandesas, Allied Irish Bank y el Bank of Ireland, cuyos  resultados estaban maquillados al haber garantizado Dublín desde 2008 sus depósitos y su deuda senior y subordinada --parte del Capital Tier 1-- saltaron por los aires. Ninguno de los dos bancos pudo resistir por más tiempo la crisis financiera desatada por Lehman Brother e Irlanda se vio obligada a ejecutar las garantías públicas. Su déficit público se incrementó hasta el 32% del PIB. Una bancarrota del país en toda regla que obligó al gobierno a pedir 100.000 millones a la UE y el FMI.

En julio de 2011 le llegó el turno a España. Ese año la EBA exigía un 5% de Capital Tier para superar los test en un escenario adverso, un límite irrisorio si se compara con la actualidad, en la que cualquier entidad con un 7% o menos queda, al menos, señalada.

Las dos antiguas cajas de ahorro CatalunyaCaixa y Unnim volvían a suspender. Tampoco superaba la prueba la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) que un año antes había aprobado y tenía que ser intervenida por el Banco de España. En junio de 2012, el Banco Sabadell compraba la entidad por el precio simbólico de 1 euro. Otro que daba el susto con sus problemas era el Banco Pastor. En el ministerio de Economía y en el Banco de España insistían, sin embargo, en que estas entidades no necesitaban capital adicional. El Banco Pastor sería absorbido por el Banco Popular a finales de 2011.

Quienes sí sobrepasaban el límite marcado de Capital Tier eran el holding de Bankia, BFA, y NovaCaixaGalicia. En Madrid se aplaudían sus planes, que incluían la salida a bolsa de Bankia cuatro días después. La fusión liderada por el exministro de Economía, Rodrigo Rato, captó en el mercado 3.000 millones de euros y su Capital Tier 1 saltó hasta el 9,9%. Las mediciones previstas para los test de estrés quedaban, de nuevo, desfasadas, y las pruebas volvían a fallar. Los acontecimientos posteriores lo corroborarían.

En Madrid se aplaudía la salida a bolsa de Bankia. La fusión liderada por el exministro de Economía, Rodrigo Rato, captó en el mercado 3.000 millones de euros y su Capital Tier 1 saltó hasta el 9,9%

En una sucesión acelerada de hechos, NovaCaixaGalicia nombraba nueva dirección y lanzaba un plan para recaudar dinero de inversores privados. A finales de verano quedó demostrado que era irrealizable. El Estado nacionalizó la ‘exitosa’ entidad gallega, previa autorización de Bruselas, quien también dio el visto bueno a la nacionalización de CatalunyaCaixa y Unnim, entidades suspendidas en los test.

Un mes después del 'rescate gallego', el Banco de Valencia, entidad participante en la fusión de Bankia, quebró por falta de capital y fue rescatado por el Fondo de Garantía. Los test de estrés no habían detectado sus problemas.

En los meses siguientes le tocaría el turno a Bankia, que cayó en barrena, perdiendo capital a espuertas y enlazando fusiones fracasadas, como la prevista con La Caixa. El 9 de mayo de 2012, el Estado nacionalizó BFA, accionista mayoritario de Bankia.

Visto el ‘éxito’ de las pruebas realizadas, la UE decidió tomarse un respiro y centrarse en apagar los fuegos de la segunda intervención a Grecia y el rescate bancario a España. Mientras, en paralelo, la Comisión Barroso comenzó a trabajar en un proyecto de Unión Bancaria que separaría a los bancos de inversión de los  comerciales, bajo mandato del BCE. Las entidades debían mejorar sus balances sin pasar más test de estrés hasta 2014.

Tras su reestreno los test de estrés no parecen, sin embargo, haber progresado adecuadamente y la UE sigue sorteando sus propias normas si está en juego un banco sistémico.  

Tras su reestreno los test de estrés no parecen, sin embargo, haber progresado adecuadamente y la UE sigue sorteando sus propias normas si está en juego un banco sistémico 

“En el verano de 2014, el BES dio paso a un nuevo banco, el Novo Banco, con los activos y pasivos considerados saludables,”, recuerda Diogo Cavaleiro, redactor del Jornal de Negocios y uno de los periodistas que más ha seguido la reestructuración bancaria lusa. “Como no había finalizado su balance, el BCE decidió aplazar sus test de estrés”, añade.

Tras esta transferencia de los activos de calidad, Portugal tuvo, sin embargo, que decretar pérdidas en las inversiones de cientos de personas en deuda del Banco Espírito Santo (BES). Un año después --explica Cavaleiro-- “se realizaron los test de estrés teniendo en cuenta el balance de finales de 2014. Es decir, sólo con Novo Banco y no con el BES”, propietario de las inversiones malas. Aun así, la entidad sana suspendió el escenario adverso de las pruebas ad hoc por 1.400 millones de euros.

En una situación similar, al borde del precipicio, se encuentra ahora el Deutsche Bank. A pesar de que ha aprobado los últimos test de estrés, hace meses que los inversores tienen puesta la lupa sobre él. Y razones parecen no faltarles: en 2015, Deutsche Bank tuvo que publicar pérdidas de 6.700 millones de euros (2.000 millones en el cuarto trimestre) y anunciar que reduciría su plantilla en más de 35.000 puestos de trabajo; ahora, además, se enfrenta a una demanda de 14.000 millones de dólares (12.400 millones de euros) del Departamento de Justicia de Estados Unidos por su papel en las hipotecas subprime y su fusión con el Commerzbank, el segundo banco más grande de Alemania, ha fracasado por el momento.  

Los problemas en el Deustche Bank proceden de su conversión en un gigante inversor. “La gestión está siendo mala, ha pasado de ser un banco alemán tradicional industrial en un gigante de inversión muy arriesgado”, explica el experto bursátil Miguel Ángel Rodríguez.

El Deustche Bank ha pasado de ser una banco industrial tradicional a un gigante de inversión muy arriesgado

Por el momento, las discusiones entre Berlín, Bruselas y Frankfurt, sede del BCE y donde Deutsche Bank tiene su cuartel general, se centran en cómo tapar unos agujeros que los enjuagues de los test sólo maquillaron.

La Comisión Europea se niega a valorar el futuro de la entidad alemana. “No realizamos comentarios sobre los movimientos del mercado ni tampoco sobre bancos de manera individual”, indicó públicamente hace uno días uno de sus portavoces. El BCE no responde, cuando se le pregunta por el Deutsche Bank, y sólo señala que Alemania deberá seguir las reglas actuales de la Unión Bancaria para ayudar al banco, lo que significa que se acabaron los tiempos del bail-out, dinero público para evitar una quiebra bancaria.

Desde el 1 de enero de 2016, los bancos están obligados a aplicar primero un bail-in, o rescate con sus propios recursos. De no ser suficiente, la entidad afectada debe aplicar quitas a los propietarios de sus bonos y, posteriormente, imponer pérdidas a sus ahorradores, como ocurrió en Chipre en 2013.

Angela Merkel y Wolfgang Schäuble tienen en sus manos la credibilidad de las normas diseñadas para evitar un Lehman Brothers europeo. La pregunta es si la canciller y su ministro de Finanzas estarán dispuestos a pasar por la humillación de las recetas impuestas a países periféricos o se saltarán las normas europeas para intentar salvar al Deustche Bank inyectando dinero público. Para desgracia de Schäuble, que parece apostar por la segunda opción, su jefa se juega su futuro en las elecciones presidenciales del próximo otoño. Los malos resultados de la CDU en los últimos comicios regionales y el avance de la ultraderechista AfD complican el rescate a un banco con dinero que podría destinarse a sanidad, educación o infraestructuras. Las otras opciones también son pésimas: dejar tirados a miles de ahorradores alemanes o dejar caer al Deutsche Bank.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Alexandre Mato

Periodista por la UCM, donde cursó un Máster en Relaciones Internacionales.
Antiguo editor jefe de cierre de 'Mercados', ha pasado por la Cadena Ser, Informativos Telecinco y 'El Confidencial'. Colabora con la TVG o Telemadrid. Vive en Bruselas.

 

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí