1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Trump y las mujeres: el machismo y el arte de los negocios

Se podría decir que el ‘trumpismo’ y el feminismo corporativo son dos caras de la misma moneda

Sam Miller (Jacobin) 22/10/2016

<p>Trump</p>

Trump

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Todos sabemos que Donald Trump es misógino. Pero ahí no acaba la cosa. Trump usa a las mujeres de un modo calculado para promocionar su imperio empresarial y su imagen política.

Esta promoción forma parte de una dinámica más amplia, en la que la construcción de la feminidad se esgrime como cemento ideológico para los capitalistas: a las mujeres metidas en negocios y política se les exige que mantengan la imagen afable y tierna de las niñeras por fuera mientras se han de mantener duras, crueles y despiadadas por dentro para llegar a lo más alto. El modo en que Donald Trump se relaciona con las mujeres en sus negocios y en su vida privada es un microcosmos con vertientes más amplias. La hija de Trump, Ivanka, y su oponente política (y examiga) Hillary Clinton representan el mismo feminismo corporativo.

En El arte de la negociación, Trump describe a su padre como una persona valiente, firme y trabajadora; a su madre, por otra parte, la describe como “la perfecta ama de casa” que “cocinaba, limpiaba, zurcía calcetines y trabajaba como voluntaria en el hospital”. Según Donald, su madre era glamurosa, comprensiva y guapa –al igual que muchas mujeres de la vida de Trump, Mary dependía de un marido dominante y únicamente desempeñaba un papel auxiliar en la familia–.

Está claro que Trump interiorizó la dinámica de sus padres y la mantuvo en su primer matrimonio con Ivana Zelníčková, una inmigrante checoslovaca. Ivana relata un incidente con el padre de Donald, Fred, en una cena, en la que Fred insistió en controlar lo que ella iba a pedir: “Le dije al camarero: 'Me gustaría comer pescado'. Y Fred le dijo al camarero: 'No, Ivana no va a comer pescado. Se va a comer un filete’. Yo respondí: ‘No, voy a comer pescado’”. Donald le insistió a Ivana en que Fred actuaba así por “amor”. 

Fred Trump era contrario a contratar a una mujer para un cargo directivo, que consideraba un “trabajo masculino”. A pesar de que Donald rompió con la postura de su padre al contratar a mujeres, las siguió explotando y arreglando a su antojo. Cuando Donald contrató a Ivana como presidenta del Hotel Plaza, le dijo a los periodistas: “Mi esposa, Ivana, es una directiva brillante. ¡Le pagaré un dólar al año y todos los vestidos que pueda comprarse!” Ivana se sintió humillada. 

Trump explica con detalle sus variadas proezas sexuales. Lo que hace que estos fragmentos sean tan perturbadores es el modo en que proyecta su repulsión depredadora hacia las mujeres

Con el tiempo, Donald rescató alguna de las actitudes de su padre hacia las mujeres al decir que el mayor error que cometió con Ivana fue “sacarla del papel de esposa y permitirle dirigir uno de mis casinos de Atlantic City”. Donald prefería volver a casa tras un largo día y encontrarse a una mujer dispuesta a comentar “temas menos duros de la vida”, en vez de a una mujer que se tomaba su trabajo con seriedad. Como él mismo decía: “Jamás volveré a dar a una esposa responsabilidades dentro de mis empresas”.

En todos sus libros, Trump explica con detalle sus variadas proezas sexuales. Lo que hace que estos fragmentos sean tan perturbadores es el modo en que proyecta su repulsión depredadora hacia las mujeres. Un ejemplo publicado en El arte de volver (1997) relata una cena con una prominente mujer con poder y prestigio que no identifica:

…De repente sentí su mano en mi rodilla, después en mi pierna. Empezó a acariciarme de todas las maneras posibles… Después me invitó a salir a bailar y acepté. Mientras bailábamos se puso muy agresiva y le dije: “Mira, tenemos un problema. Tu marido está sentado en esa mesa y mi mujer también”. “Donald”,  dijo, “no me importa. Simplemente no me importa. Tengo que tenerte y tengo que tenerte ahora”. 

Trump tilda a las mujeres de falaces, manipuladoras y viciosas. “Las inteligentes actúan como si fueran muy femeninas y se hacen las necesitadas, pero por dentro son unas auténticas asesinas. La persona a la que se le ocurrió la expresión “el sexo débil” bien era muy ingenua bien estaba de broma. He visto a mujeres manipular a hombres con un simple gesto de los ojos —o quizá de otra parte del cuerpo”. Para Trump las mujeres de éxito nunca pierden su apariencia “femenina” que oculta un corazón frío y artero. 

Trump define su personalidad como mitad empresario mitad showman, y otorga a Ivana y a su segunda mujer Marla Maples la representación de estos dos extremos de su personalidad. Ambas son “rubias y guapas”,  pero Ivana es retratada como una empresaria “dura”, mientras Marla es la “artista y actriz”.

Su matrimonio con Marla también fracasó, ya que los negocios eran la prioridad máxima. “Una cosa que he aprendido [sobre las relaciones]: Existe la dependencia. Existe la poca dependencia. Yo no quiero dependencia”. En esta ocasión, con Marla, Trump se aseguró de que el acuerdo prenupcial fuera absolutamente claro y sin complicaciones. No quería que se repitiera la batalla legal de su anterior divorcio.

Trump compró el concurso de Miss Universo por 10 millones de dólares, que también venía con Miss EE.UU. y Miss Adolescente EE.UU., “la triple coronación de la belleza”. Trump declaró que estos concursos eran para “divertir” y de “belleza, la máxima belleza: la de una mujer”.

En una entrevista con Howard Stern, Trump se jactó de que el concurso era su vía de acceso definitivo a las mujeres al bromear burdamente que deberían estar “obligadas” a acostarse con él por ser el dueño de la organización. El comportamiento de Trump provocó gran conmoción en la primera Miss Universo, Alicia Machado, a la que avergonzó y humilló. Trump describió la constante presión que ejerció sobre Machado para que perdiera peso como “caballeroso”. El control que ejercitó sobre ella le provocó profundas heridas psicológicas y, como consecuencia, padeció trastornos alimentarios. 

The Apprentice se emitió durante catorce temporadas, con Trump como juez de más de una docena de empresarios que compiten por el premio de dirigir una de sus empresas 

Si Miss Universo trataba de la belleza exterior, The Apprentice se centraba en los instintos asesinos de las mujeres en los negocios. The Apprentice se emitió durante catorce temporadas, con Trump como juez de más de una docena de empresarios que compiten por el premio de dirigir una de las empresas de Trump. Según Scott McLemee, The Apprentice cambia “las normalmente precarias condiciones de contratación del sistema neoliberal y las convierte en el espectáculo de un juego de alto riesgo”. Trump acaba cada episodio en su sala de juntas gritándole al concursante que ha perdido: “¡estás despedido!”. 

Las mujeres del programa se encontraban entre la espada y la pared, ya que actuar de forma “femenina” o “masculina” podría ser perjudicial dependiendo de la situación. Tal y como dijo Trump: “La negociación es un arte muy delicado. A veces tienes que ser duro; a veces tienes que ser dulce como un caramelo –depende de con quién estés tratando–”.

En el transcurso del programa, los comportamientos estereotípicamente “masculinos” como insultar e interrumpir a los demás, atacar y meterse con la gente, y dominar la conversación eran seleccionados preferiblemente a los supuestamente “femeninos”: rehuir de los conflictos, hablar mínimamente, poner énfasis en las relaciones interpersonales y aportar comentarios constructivos.

El propio Trump marcaba el tono “masculino” y se describía a sí mismo como el “dictador” del programa. Era imperativo que las mujeres del programa adoptaran una actitud calculada y que manipularan a los demás para ganar. En la práctica tenían que interiorizar el estilo empresarial de Trump.

Si Ivana era demasiado emprendedora para Trump en su trato como esposa, y Marla se opuso a la desatención de la vida familiar por parte de Trump, su tercera mujer, Melania, una modelo nacida en Eslovenia, parece salvar las diferencias y cumple su función exactamente como Donald quiere. Melania es callada: apoya a su marido, tolera su ética laboral y está contenta de asumir la responsabilidad de criar a su hijo común, Barron, de diez años.

Pero incluso Melania ha tenido que reprobar los comentarios lascivos que hizo su marido en 2005 sobre toquetear a las mujeres. Trump hizo esos comentarios cuando Melania estaba embarazada de Barron, pero no se diferencian mucho de otros chistes groseros a costa de Melania.

Por ejemplo, Howard Stern le preguntó a Trump durante una entrevista si se quedaría con Melania en caso de que tuviera un horrible accidente de coche que la dejara impedida. Trump respondió: “¿Cómo están sus pechos?” “Sus pechos están bien”,  replicó Stern. Entonces Trump respondió con seguridad: “Porque es importante”. No es un secreto que a su marido le importa el aspecto físico de Melania. Respecto a su vida profesional, Melania puede que tenga su propia línea de joyas, pero su negocio y su estilo de vida no suponen una amenaza para las aspiraciones de su marido.

Los perturbadores ataques sexistas no acaban con las esposas de Trump: con el tiempo se ha hecho famoso por sexualizar públicamente a su hija Ivanka. Cuando solo tenía dieciséis años, Trump dijo al New York Times: “¿No crees que mi hija está buena? Está buena, ¿no?”.

La cosa se pone incluso más repulsiva: en un clip de 1994 en el que salía Trump con su entonces esposa Marla Maples, el entrevistador Robin Leach le preguntaba por su hija de un año, Tiffany, y Trump respondía: “Bueno, creo que tiene mucho de Marla, es una niña preciosa y tiene las piernas de Marla. Todavía no sabemos si tiene esta parte también”, dijo Trump señalándose el pecho, “pero el tiempo lo dirá”.

Ante los comentarios obscenos de su padre, Ivanka no ha querido criticarle, quitando importancia a las afirmaciones de que es misógino y desviando la conversación a la cantidad de mujeres que ha contratado en la construcción y el desarrollo a lo largo de los años.

Ivanka está desempeñando el papel que su padre vaticinaba para sus hijos en el libro de 1990 Sobrevivir al triunfo: el de su discípulo directivo

Con treinta y cuatro años, Ivanka Trump es vicepresidenta ejecutiva de desarrollo y adquisiciones en la Organización Trump y tiene su propia línea de productos de moda. También está casada y tiene tres hijos. A menudo habla de la interrelación entre los negocios y la vida privada, e insiste de manera particular en los negocios. Es una firme defensora de un estilo corporativo feminista, y acuñó el hashtag #WomenWhoWork (mujeres que trabajan) como parte de su campaña para promover el espíritu empresarial entre las mujeres. Ivanka está desempeñando el papel que su padre vaticinaba para sus hijos en el libro de 1990 Sobrevivir al triunfo: el de su discípulo directivo.

“Quizá estoy siendo un padre sobreprotector, pero si tengo alguna influencia en el tema, mis hijos pueden perfectamente ser directivos, no empresarios. Me parecería excelente saber que están viviendo una buena vida y que mantienen el imperio Trump –independientemente de lo que pase cuando esta extraña aventura mía llegue a su fin”–.

Irónicamente, Ivanka cita la ética laboral de su madre Ivana como su inspiración profesional más importante –la misma ética laboral que Donald Trump detestaba durante su matrimonio–. Para Trump, la diferencia entre Ivana e Ivanka es que Ivana era competencia para Donald e Ivanka ha sido preparada para ser su sucesora, de modo que no supone ninguna amenaza. 

El feminismo corporativo de Ivanka en ningún caso es excepcional. De hecho, observamos la misma jerga neoliberal en otras mujeres influyentes en los negocios como Sheryl Sandberg –mujeres que han apoyado a Hillary Clinton–. De hecho, sin las circunstancias de su nacimiento, uno se imaginaría a Ivanka Trump como una defensora incondicional de Hillary. Su mensaje de empoderamiento femenino en una sociedad profundamente estratificada concuerda plenamente con el feminismo respaldado por el Wall Street de Hillary Clinton.

El mensaje es simple: “Lánzate” en tu lugar de trabajo; “emplea la incertidumbre a tu favor”; “da un paso adelante y destaca”; “saca el máximo partido de cualquier negociación”. En su libro The Trump Card, Ivanka cita a Arianna Huffington y Russell Simmons como fuentes de inspiración: dos firmes defensoras de Clinton.

Sin embargo, este feminismo desprovisto de clase no está tan alejado del de su padre. Sus vulgaridades pueden ser chocantes, pero en su práctica empresarial diaria Trump definió la dialéctica de este feminismo como algo “adorable por fuera” y  despiadado por dentro. Se podría decir que el trumpismo y el feminismo corporativo son dos caras de la misma moneda. En el feminismo corporativo, el patriarcado celebra su dominio como una característica femenina.

-----------------------------------------------------

Traducción de Paloma Farré.

Este texto está publicado en Jacobin.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Sam Miller (Jacobin)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí