1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Reportaje / Alemania

Schwerin, la ciudad tranquila donde estalló la xenofobia

En la capital de Mecklemburgo-Pomerania Occidental viven solo 700 demandantes de asilo. A finales de septiembre un grupo de 30 neonazis atacó a 10 refugiados

Guillermo Hildebrandt Schwerin (Alemania) , 19/10/2016

<p>Vista de la avenida Hamburger Allee en Schwerin, en el noreste de Alemania.</p>

Vista de la avenida Hamburger Allee en Schwerin, en el noreste de Alemania.

G.H.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

Oussama mide primero sus palabras. Luego, aunque no muy convencido, responde a la pregunta de qué tal en Schwerin:

-- A ver... Schwerin es mucho más bonito, con sus bosques y lagos. Si tuviera que buscarle una pega, sería que no hay mucha actividad, pero es que en Berlín me iba bastante mal. Así que sí, creo que el cambio ha sido a mejor.

-- ¿Y las agresiones de nazis?

-- Sí, he escuchado algo de eso. Pero, ¿quién soy yo para quejarme? Al fin y al cabo, esta es su ciudad, no la mía.

Oussama, 24 años, argelino, solicitante de asilo en Alemania, dice que tiene los ojos y los oídos abiertos. Su rostro, entre vivaz y expectante cuando escucha o se expresa en inglés fluido, lo confirma. Tiene que ponerse al día. Hace solo una semana que fue trasladado a su nueva ciudad de acogida, Schwerin, tras pasar en Berlín algo más de siete meses.

Oussama espera el autobús número 9 en Drescher Markt. Este enclave, con su parada de tranvías, autobuses, gimnasio y pequeño centro comercial, es el último con tiendas antes de la Hamburger Allee, una larga y gris avenida de bloques desconchados de la época socialista. Estamos en día laborable y a las 6 de la tarde, hora de salida del trabajo, pero el número 9 pasa cada 75 minutos. Después, hasta el albergue, media hora de trayecto y 10 minutos a pie.

A su lado, Wesam y Omar esperan el tranvía. Ellos, que llevan más tiempo en Schwerin, no viven ya en el albergue, sino en un piso de tres habitaciones en la zona de la Hegelstraße compartido con otros tres amigos, originarios como ellos de la capital siria, Damasco. “En donde vivimos hay bastantes problemas. Si vas solo y de noche te puedes encontrar con un grupo, y quizá te peguen, o te roben, o te insulten aunque sea desde lejos”. Wesam, que ya ha aprendido suficiente alemán como para hacerse entender, habla. Omar asiente. Oussama escucha con atención.

En torno a la parada de Hegelstraße hay pocas cosas aparte de los bloques socialistas: almacenes, descampados, una chatarrería, un pequeño parque infantil. Una mujer de fuerte acento ruso parece resignada a las tensiones del barrio: “Hay mucha gente nueva. Pero nos vamos a ir habituando. No queda más remedio”.

En las elecciones regionales la derecha xenófoba de Alternativa para Alemania batió por primera vez a la CDU de Merkel, situándose, con el 21 % de los sufragios, como tercera fuerza política

Hace algo más de un año que Alemania abrió parcialmente sus fronteras ante la mayor crisis migratoria en Europa en las últimas décadas. Desde entonces, los delitos de tinte racista se han disparado. Testimonios de amenazas y agresiones xenófobas como los de Wesam y Omar son comunes en diferentes puntos del país, y generan notas más o menos anecdóticas en los medios de información. La noche del pasado 30 de septiembre coincidían tres incidentes con refugiados en diferentes puntos del país: una pelea entre alemanes y solicitantes de asilo en Sajonia Anhalt; un intento de incendio de un pequeño albergue para menores refugiados en Brandenburgo, y un ataque de 30 alemanes contra un grupo de 10 refugiados en Schwerin, donde la tensión ha ido en aumento durante todo el verano.

De 100.000 habitantes, Schwerin cuenta con unos 6.000 extranjeros, y alrededor de 700 refugiados (la policía habla de unos 2.000 “contando los de poblaciones cercanas”). La localidad es además la capital de Mecklemburgo-Pomerania Occidental (MPO), donde el pasado mes de septiembre la derecha xenófoba de AfD (Alternativa para Alemania) batió por primera vez a la democristiana de la CDU de Merkel, situándose, con el 21 % de los sufragios, como segunda fuerza política.

“Creo que son demasiados, y además tienen otra fe. Están construyendo mezquitas, y las mujeres se tapan la cabeza”, critica una mujer que cruza con su esposo el centro de Schwerin de rotundo aire nórdico, con su castillo, sus siete lagos y sus casas marineras y gaviotas que recuerdan que el Báltico está a solo 35 kilómetros. La pareja ha venido a hacer unos trámites burocráticos desde Moraas, su pequeño pueblo del que valoran sobre todo que “es mucho más tranquilo que esto, ¡y menos mal!”. Ella cree que las gentes de la región son abiertas: “En la época de la RDA tuvimos bastante inmigración, sobre todo de Vietnam. Con esa gente no hubo apenas problemas, pero claro, ellos eran pacíficos y trabajadores”.

Aunque este Estado de la extinta República Democrática Alemana es el que menos refugiados ha acogido de toda Alemania –6.500 solicitudes de las 660.000 en todo el país, en cifras de 2016 actualizadas en septiembre–, aquí ha calado el discurso del miedo a los minaretes y los hijabs.

Su esposo, que tuerce el gesto ante algunas de estas afirmaciones, quita hierro al vertiginoso auge de la ultraderecha en los últimos comicios: “Yo veo bien la situación política, incluso con la llegada de los nuevos. Cuando tocan poder, moderan su discurso y todo vuelve a su cauce. También Los Verdes iban a cambiarlo todo, y ya se ha visto que no han cambiado tanto”. Cuando llega a la Marienplatz, el matrimonio se despide afablemente y entra en el centro comercial, no sin antes recordar: “Aquí puede usted usar el Wifi”.

La céntrica Marienplatz, nudo de transportes y puerta al casco histórico, ha sido uno de los puntos de fricción durante el verano. Una de las causas es precisamente la oferta de dos horas de Wifi gratuito en uno de los centros comerciales colindantes.

“En verano la temperatura invita a estar en la calle, y en la Marienplatz hay mucho que hacer, siempre está animada”, cuenta el portavoz de la policía de Schwerin, Steffen Salow. Su relato sobre el comienzo de las tensiones coincide con el de otras fuentes consultadas: “Se juntaban grupos extranjeros de jóvenes de 16 a 20 años, la mayoría separados de sus familias. En julio decidimos implantar presencia policial permanente en la plaza, porque había problemas. Provocaciones, peleas, persecuciones, amenazas, algún trapicheo de drogas”.

“Creo que son demasiados, y además tienen otra fe. Están construyendo mezquitas, y las mujeres se tapan la cabeza”, critica una vecina de Moraas, un pequeño pueblo cercano 

“Sí, había jóvenes algo problemáticos que se reunían en la Marienplatz, la estación de trenes o en las fiestas del casco viejo, pero es que no tenían nada que hacer en todo el día, y en la Marienplatz tienen Internet para hablar con sus familias, por ejemplo. El ayuntamiento reaccionó poniendo a trabajadores sociales a mitad de verano, pero pronto empezaron las peleas también con alemanes, hasta que pasó lo del 30 de septiembre, una acción organizada por nazis de Jamel y Grevesmühlen”, apunta Ulrike Seemann-Katz, del Consejo de Refugiados de Schwerin. Jamel es un pequeño pueblo a 40 kilómetros, famoso por la fuerte presencia de cabezas rapadas. La cercana Grevesmühlen cuenta con una de las seis oficinas del pueblo del partido neonazi NPD en MPO.

“La conexión con Jamel está ahí, sí, pero lo cierto es que había jóvenes de la escena ultra de diferentes puntos de MPO. Es indudable que fue un ataque organizado”.

Sobre el ataque, cometido por 30 neonazis contra unos 10 refugiados –uno de ellos salió herido leve por cortes con arma blanca– el portavoz policial de Schwerin no aporta muchos más datos, excepto que los atacantes se coordinaron por redes sociales y que estaban ligados a grupos como el “por suerte, casi extinto” Deutschland wehrt sich (Alemania se defiende). En cambio, manda un mensaje tranquilizador: “La situación está en calma. El clima está de nuestra parte, aunque vamos a estar atentos en el Mercado de Navidad, que reúne a mucha gente”.

Un periodista del rotativo regional Schweriner Volkszeitung, que también pide discreción por alejarse de la línea de su periódico –este azuzó la opinión pública durante los acontecimientos del verano­–, es menos optimista: “Las tensiones seguirán. No se sabe mucho del ataque. Aunque la ciudad ha mostrado que es abierta movilizándose para ayudar a esa gente, la tranquilidad es el principal valor para sus habitantes. El nuevo alcalde tendrá muchísima presión sobre sí, porque el tema de los refugiados preocupa bastante”.

Contra todos los pronósticos, un socialdemócrata volverá a tomar el bastón de mando de Schwerin 14 años después. A mediados de septiembre, Angelika Gramkow, del partido izquierdista Die Linke perdió las elecciones tras ocho años en el cargo frente al candidato del SPD, Rico Badenschier, que también sostuvo durante la campaña un discurso de integración y tolerancia.

“No es su problema”

El viento frío que sopla sobre los lagos de Schwerin se ha llevado parte de la vida que había en verano. En la Marienplatz, los transeúntes esperan su transporte o caminan. Si en otras ciudades alemanas la comida rápida reina es el dönner kebab, en Schwerin lo son los fideos orientales, que se comen con palillos chinos.

El regente de un restaurante chino, un vietnamita de 50 años que pide ocultar sus señas y las de su establecimiento, recuerda en un tambaleante alemán su llegada a la zona, en el año 89. Fue duro por el idioma, y por ciertos episodios racistas que le tocó vivir: “Una vez volvía de la estación de tren y me pararon unos skinhead. Me dieron un par de tortas. No me hirieron de gravedad, pero aún recuerdo a aquellas cuatro personas, grandes y fuertes, que me acorralaron, y...”. Cierra los ojos, un escalofrío recorre su cuerpo.

Ahora, sin embargo, asegura que conoce a muchos de los miembros de esos grupúsculos de ultraderecha, que con el tiempo han frecuentado incluso su restaurante: “Cuando ven que uno trabaja y tiene una ocupación estable y está integrado, lo respetan y le dejan en paz. Pegan a los vagos”. Según él, en la última oleada migratoria hay precisamente “más vagos” que en la que llegó él. Defiende que han entrado demasiados de una vez y que, además, los que, como él, vienen de Asia y adoran a Buda, suelen ser “más tranquilos, mientras que la gente de Ala tiene otra creencia que a veces les lleva a ser violentos”.

Oussama sigue esperando, hasta que por fin llega el 9. Hace frío, y no tiene planes de esperar 75 minutos más al siguiente autobús. Mientras se pone a la cola, termina la conversación.

-- ¿Qué piensas de los ataques de nazis a refugiados como tú?

-- Yo no soy de aquí. A mí no me gustaría que en mi país hubiese gente desocupada en la calle. Por eso quiero ponerme a trabajar en cuanto pueda. Pero no es su problema.

-- ¿Y es tu problema? Viniste porque la situación en tu país es mala...

Oussama vuelve a recapacitar, sonríe apurado. Quiere irse. Antes de despedirse calurosamente, concede: “Vale, tampoco es mi problema. Supongo que, entonces, no lo es de nadie”.

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillermo Hildebrandt

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí