1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Los costes del día de hoy

Los protagonistas del golpe, tal vez no eran conscientes del ruido que provocaban. Vivían en otra época, sin ruido. Todo este ruido no previsto ilustra que una gran coalición no es sencilla, pues tiene costes electorales

Guillem Martínez 23/10/2016

<p>Militantes del PSOE piden el No a Rajoy, frente a Ferraz este domingo 23 de octubre.</p>

Militantes del PSOE piden el No a Rajoy, frente a Ferraz este domingo 23 de octubre.

Manolo Finish

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------

La solución más natural era la más violenta. Una gran coalición. Eso --derechas e izquierdas pactando una política única, ubicada muy lejos de la izquierda, incluso del Bienestar, que no fue una construcción de las izquierdas--, es lo que sucede, esta mañana a primera hora, en la RFA y en el Parlamento Europeo. Es lo que tendría que suceder, por tanto, aquí abajo, máximo cuando los dos grandes partidos --uno, ya no tan grande--, no sólo no difieren en sus políticas estructurales, sino que carecen de ideas, resortes y cuadros para practicar cualquier otro tipo de políticas. Ninguno de los dos grandes partidos, y eso ha quedado claro en la pasada y en la actual legislatura, posee una cultura diferente a la que poseían cuando no era necesario pactar gobiernos. Ninguno posee la capacidad, o su sombra, para modificar las políticas actuales, aún en sus aristas más anecdóticas. Si la gran coalición no sólo era lo más probable, sino que era el destino interno de los dos grandes partidos, la rareza es que aún no sea un hecho. Todo apunta --todo ha apuntado, en todo momento-- a que habrá una gran coalición, incluso en su forma más precaria, a través de la abstención del PSOE y de la negación misma del PSOE para intentar otro tipo de Gobierno, que excede a su cultura --por ahora--, que no entiende, no comprende, no visualiza y no puede negociar. Visto lo visto, la pregunta es: ¿qué ha sido necesario para acceder a la gran coalición? La respuesta ilustra el carácter --vuelvo a repetir la palabra-- violento de esa operación.

Enumeremos. Han sido necesarias dos elecciones y, por los pelos, casi tres. Ha sido necesaria una campaña de la prensa convencional, en la que se ha entrelazado la opinión y la información y los datos. Para ello, a su vez, ha sido necesario cambiar el accionariado de los medios, que hoy pertenecen, entre otras perlas empresariales, a la banca. Y, con ello, al IBEX, ese nuevo sujeto político. Ha sido necesario que Felipe González --un hombre fundamental en las relaciones exteriores y en la relación entre empresas y Estado, que sólo participa en la política local en momentos dramáticos-- participe desde el extranjero --el único topos, al aparecer, en el que puede participar--. Ha sido necesario un golpe en el PSOE, en el que un líder, el primero elegido por sufragio, poco diferenciado de cualquier otro, y que no había alcanzado --es posible que, ni tan solo, iniciado, las conversaciones para ello-- un pacto con el pack Podemos y con el pack indepes, fue defenestrado. Posiblemente porque su negativa a un gobierno PP, que respondía, se supone, a un cálculo electoral, conducía directamente a unas terceras elecciones. Para realizar ese golpe han sido necesarios, a su vez, más de treinta golpes en los últimos años en Andalucía, intervenciones en diversas agrupaciones locales del PSOE(A) que han modulado una líder, una idea de funcionamiento y una cultura del poder interno que compagina la lágrima --es decir, la instrumentalización de los medios que quieran ser instrumentalizados--, con el aplazamiento de la democracia interna.

Posteriormente al golpe, para cumplir con el periplo que debe acabar con un Presidente de Gobierno PP antes del día 31 de octubre, se ha tenido que celebrar un Comité Federal en domingo. Hoy. Según ha detallado El Confidencial, no se pudo hacer ayer, sábado, porque se entregaban los premios Princesa de Asturias --una disfuncionalidad propagandística de la cultura española; algo, por lo visto, muy importante, y a lo que no se puede dejar de asistir--, a los que tenía que acudir el actual presidente de la Gestora del PSOE. Para no dificultar al trayecto de Rajoy a la investidura se ha tenido que aplazar, por lo mismo, el Debate del Estado de la Región en Asturias. Y se tendrán que reducir al mínimo las conversaciones del rey con los grupos parlamentarios. En ese trance, por tanto, se ha visualizado que esas conversaciones no son importantes ni determinantes, que todo sucede en otro sitio, y que el papel del rey en todo esto es anecdótico, en el mejor de los casos. También, y por el apremio en el calendario, Rajoy ha tenido que cancelar su asistencia a la Cumbre Iberoamericana, a la que tendrá que asistir el rey en solitario. Es decir, otra vez, nadie.

¿Qué ha pasado? ¿Qué ilustra tanta violencia sobre un calendario, sobre un partido, sobre una decisión defendida en la última campaña electoral? No ilustra nada del partido. El PSOE, como cualquier partido antiguo, o no tan antiguo, es una mezcla de grandeza y de miseria. Aquel partido fundado siguiendo la directriz de la AIT de formar partidos obreros en sus Regiones, hecho a toda velocidad, con el material humano encontrado por Lafargue en Madrid, para evitar que los movimientos obreros peninsulares entraran en el campo de influencia del sector no autoritario de la Internacional, tiene su historia de grandeza. Pequeñas historias que explican cómo ganaron el primer cargo electo --muy tardíamente, cuando descubrieron cómo los caciques de Madrid marcaban los sobres de los votos no obreros, con un punto en un extremo; el PSOE comunicó ese dato a sus votantes; Paulino Iglesias fue elegido-. Historias que explican un sindicalismo dramático, fundamentado en la UGT, que no vio ganar una huelga hasta el siglo XX. Historias de autoinstrucción en Casas del Pueblo, no muy diferenciadas de los locales anarquistas, salvo por el hecho de que en una Casa del Pueblo se fumaba y se tomaba café. Cambios de velocidad como cuando Ortega lanza la proclama de entrar en el PSOE, escuchada por toda una generación de intelectuales, como Negrín, que hicieron algo no previsto: girar a la izquierda. Huelgas salvajes en Asturias, el único punto en el que el socialismo y el anarquismo fueron de la mano. Un Gobierno de la República, en plena guerra, en el que, para bien o para mal, se intentó la unión de todos los matices del antifascismo. Pero también Ilustra una historia oscura que explican un partido fascinado por el poder. La colaboración con la dictadura de Primo de Rivera en detrimento de la CNT, el rival político del PSOE y la UGT de aquel momento, la participación en intentos pactados de solución a la dictadura de Franco, muy tempranos, tal vez antes de lo estéticamente necesario. Una refundación, tal vez otro golpe, en 1974, en la que el PSOE se renueva con líderes cooptados por fundaciones alemanas, que modularían la Transición hacia tramos no previstos por la sociedad permeable al PSOE en aquel momento, más sensible al conflicto. La participación en las etapas previas al 23F, cuando no iba a ser un golpe ad-hoc cutre, sino un cambio de timón riguroso, sin sables visibles.

EL PSOE, por tanto, ha sido fiel a una parte de su tradición también en este trance. Lo que ha cambiado ha sido la recepción a su apuesta. Hace unos años, un golpe así no se hubiera producido, o se hubiera producido sin tanto ruido y estupor. Los protagonistas del golpe, tal vez no eran conscientes del ruido que provocaban. Vivían en otra época, sin ruido. Todo este ruido no previsto ilustra que una gran coalición no es sencilla, pues tiene costes electorales. Indica, por tanto, que por fin existen los costes electorales. O, lo que es lo mismo, que ha habido un cambio cultural enorme en la sociedad peninsular, de manera que un partido programado para la gran coalición, no puede hacerla, sin morir en ese trance. 

Parece que mate. Pero, en realidad, muere.

 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. José A. Moreno

    Es también para mí, como para mi amigo Juan José Castells, un placer volver a leerte desde esta tribuna. Me encantó tu análisis histórico, aunque no comparto tu reflexión final en plan predictivo. No creo que el electorado español "castigue" al PSOE en futuras elecciones. No tiene costumbre de hacerlo: ni con el PSOE ni con el PP. Excepto en Cataluña y el País Vasco, creo que mantienen votos suficientes para continuar como fuerza poderosa: es lo que podríamos llamar el "socialismo sociológico", si se me permite el término. Creo que el PSOE ha logrado la cuadratura del círculo: al grito de "que viene la derecha" logra a nivel local y regional que Podemos y otras "confluencias" le presten sus votos o abstenciones para gobernar, y, ahora, al grito de "que vienen los podemitas" prestar su abstención al PP para que siga gobernando. Mientras esta cadena no se rompa, tenemos PSOE para rato.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Juan Castells López

    He de dir-te Guillem, que des de que he pogut tornar a llegir-te en ctxt, gràcies al enllaç amb la Página Definitiva, he tornat a respirar i a riure amb les peripècies de García i amb un anàlisi clar, sense prejudicis ( o amb, no sé qué és millor ) i comprensible per a tots. Gràcies ( els 6 Euros al mes que vé )

    Hace 4 años 6 meses

  3. F. Abad

    Excelente columna. Lástima que le sobren tantas comas incorrectas.

    Hace 4 años 6 meses

  4. Elías Cárdenes

    ¿la sociedad peninsular?

    Hace 4 años 6 meses

  5. Luis Ortiz

    Al PSOE lo empezó asesinando ese fascista con disfraz de pana que es Felipe González Márquez, uno de los seres más siniestros de la política española y que no ha pagado ni por uno de los muchos crímenes que ha cometido desde que en un despacho de Langley y en El Pardo tomaron la decisión de que abanderase la asimilación del Partido Socialista a los intereses de la Falange y de las JONS y del tardofranquismo más inverosimil. Desde que eliminó el marxismo y empezó a abrazar la socialdemocracia que no es más que el intento vano de engañar a la clase trabajadora y que se está cayendo en todo el mundo, con los casos del terrorismo de estado, la corrupción y el engaño masivo permanente, el señor González ha sido un cáncer político apoyado por ese BOE del sistema capitalista que es EL PAIS. Luego el pánfilo de Zapatero "me cueste lo que me cueste" con sus dos terribles años finales de mandato dejó al país (el de verdad no el papelucho) con cara de tonto y bolsillo de pobre. Lo del domingo ha sido la puntilla y espero que los militantes tiren sus carnets al suelo y saquen del coso arrastras a este morlaco siniestro que se ha cargado el concepto de socialismo por décadas...quizás. en España, para siempre.

    Hace 4 años 6 meses

  6. Jesús Díaz Formoso

    Muerto el perro, veremos que pasa con la rabia; cuya esencia es la trasmisibilidad; quizás la mutagenia. Contagiosa, en todo caso. Ahora vienen los "hijos" de Borrell; P$*e 0.2

    Hace 4 años 6 meses

  7. diana vega

    el Psoe ha muerto. RIP el poder oscuro del Psoe ha tenido que emerger de las nieblas, cual iceberg, mostrando la profundidad de la aquilatada composición neoliberal triunfante, que hoy ordena aliarse con el PP y dejarse de jueguecitos, acatando así a poderes más oscuros fácticos. y todo arrastrándose, mientras mostraban las vergüenzas escondidas tras tanta careta sociolistx. el Psoe ha muerto. RIP

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí