1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

David Cay Johnston / Autor de ‘The Making of Donald Trump’

“Trump se guía por la sed de venganza y exige lealtad: es el código moral de la mafia”

Álvaro Guzmán Bastida Nueva York , 12/10/2016

<p>David Cay Johnston.</p>

David Cay Johnston.

Cedida por Melville House

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cuando David Cay Johnston (San Francisco, 1948) llegó a Atlantic City, la ciudad del juego retratada en la serie Boardwalk Empire, a finales de los 80, no tardó en toparse con Donald Trump. Johnston, periodista de investigación, estaba en la ciudad de la costa de Nueva Jersey para cubrir la industria de los casinos, y Trump era uno de los principales actores en el sector. Pero a Johnston le sorprendió lo poco que Trump sabía sobre el negocio. Ni siquiera parecía conocer las reglas de los juegos. Intrigado, Johnston empezó a investigar la vida de Trump dentro y fuera de los negocios.

Cuando Trump anunció su candidatura a la presidencia, Johnston había acumulado cientos de carpetas llenas de información sobre el empresario. “Tengo la colección de documentos sobre Trump más grande del mundo”, bromea este premio Pulitzer y experto en ley mercantil, sobre la que da clase en Syracuse University. El resultado de la investigación es The Making of Donald Trump, un repaso a los extraordinarios periplos de Trump por el negocio inmobiliario, los juzgados y el showbusiness de los Estados Unidos. Johnston recibe a CTXT para hablar de su libro, que se lee como un estudio de la distancia entre el mito que Trump ha construido sobre sí mismo y la realidad de un hombre con enorme ambición y escasos escrúpulos.

Conoció a Donald Trump en Atlantic City a finales de los ochenta, y ha investigado su vida y sus negocios desde entonces. Para aquellos que no supieran mucho sobre él antes de esta campaña electoral, ¿quién es Donald Trump?

Donald Trump es un gran timador. Se ha pasado la vida haciendo negocios con mafiosos, estafadores y un conocido traficante de cocaína para el que pidió clemencia. Le han llevado a juicio más de cuatro mil veces trabajadores a los que se negó a pagar, empleados despedidos sin motivo, ciudadanos negros, asiáticos, puertorriqueños y mujeres a las que discriminó en sus negocios, pequeñas empresas proveedoras a las que arruinó por negarse a pagarles lo que debía, socios o inversores en sus proyectos a los que estafó. En todos estos casos, Donald cobró por adelantado. Es lo primero que hay que saber de Trump. En sus propias palabras: “Uso OPT [Other People’s Money. El dinero de otra gente]”.

Se ha pasado la vida haciendo negocios con mafiosos, estafadores y un conocido traficante de cocaína para el que pidió clemencia

En Atlantic City, por ejemplo, nunca puso un dólar de su bolsillo. Obtuvo el dinero para su primer negocio por adelantado. Para el segundo, lo pidió todo prestado, y sacó una comisión antes de vender. En su tercer negocio hizo lo mismo: pidió todo prestado, sacó un pellizco, y en cuanto el negocio comenzó a tener problemas, lo declaró en bancarrota y no pagó a los proveedores; aun así, siguió cobrando del negocio hasta el final, y pidiendo préstamos para cubrir sus gastos personales. El Trump que la gente ve es una fachada que él, como buen timador, les vende.

¿Le sorprendió que anunciase su candidatura a la presidencia?

En absoluto. Donald lleva hablando de presentarse a presidente desde 1985, y no es su primer intento. Esta vez, sabía que iba en serio porque estaba en riesgo que su programa de telerrealidad, Celebrity Apprentice, se cancelase por sus malos datos de audiencia, y eso habría significado que los tabloides de Nueva York, que lee religiosamente, saliesen con la portada: “NBC a Trump: Estás despedido”.

Que era el lema de Trump en el programa…

Exacto. No me imagino nada, salvo la muerte, que le aterrorizase más que ese titular.

Cuenta que, cuando conoció a Trump en Atlantic City, le resultó evidente que no sabía casi nada de su propio negocio, el de los casinos, incluidas las reglas del juego. ¿Cómo es posible que le fuera tan bien?

¿Qué te hace pensar que le ha ido tan bien?

Él mismo no para de decirlo. ¿No cree que...?

No me cabe duda de que Donald Trump es rico, pero nada indica que su fortuna supere los mil millones. Su estilo de vida le cuesta unos 25 millones al año. Teniendo en cuenta que no creo que pague nada en impuestos por la renta, necesita unos ingresos de un par de millones al mes. Eso no es tanto dinero, comparado con la imagen que él proyecta. En EE.UU., hay gente que gana mil millones al año. Solo necesita montar negocios nuevos constantemente, en los que consiga el dinero por adelantado. Un millón por aquí, otros dos por allá, un poco de tierra en propiedad por aquí, y obtiene unos buenos dividendos.

Tiene la inteligencia emocional de un chico de secundaria. Es un chaval de 12 o 13 años, que es la edad a la que su padre lo mandó a una escuela militar porque era un desastre

Si realmente tuviera miles de millones de dólares, contando sus deudas, ¿por qué se pasaría el día mercadeando con corbatas fabricadas en China y muebles hechos en Turquía y recordándole a todo el mundo que se pase por sus campos de golf? En sus negocios, en lugar de reinvertir en la empresa y construir el negocio a largo plazo, de manera sostenible, les saca los ingresos y todo lo que pueda convertir en dinero en efectivo, hasta que se desmoronan. Es un parásito. Se engancha a una presa, le chupa la sangre y se va. Ha creado el mito de que es un Midas, del mismo modo que creó el mito de que es el gran amante de nuestra era, un Don Juan del siglo XXI. Luego descubrimos que la mayoría de las mujeres que ha declarado que han sido sus amantes, la mayoría ni siquiera le recuerdan. La principal, Carla Bruni, dice que es un lunático. Habló con él un par de veces; eso es todo.

En el libro profundiza bastante sobre su relación con los medios. ¿Cómo logra manipular las noticias que le rodean?

Los periodistas son capaces de citar lo que alguien les ha dicho con precisión, porque si no se quedarían sin trabajo. Pero la inmensa mayoría no tiene ningún conocimiento profundo sobre los temas que trata. Trump se aprovecha de eso. ¿Qué hace? Va a un tabloide como el New York Post, y una vez que consigue que el Post publique algo, eso sale en televisión o en las revistas del corazón. Luego algún otro medio lo publica, y otros lo repiten. Y ya es noticia.

Volviendo a sus negocios: Trump ha declarado la bancarrota, ¿cuántas? ¿Seis veces?

Él no; sus empresas. Seis veces, y volverán a hacerlo, porque están tratando de eliminar pasivos de sus balances. Además, en 1990, negoció en privado con la Comisión de Control de los Casinos del Estado de Nueva Jersey para no tener que declararse en quiebra. Estaba arruinado, pero el Estado tomó partido por él en lugar de sus acreedores.

Usted ha investigado también el pasado de la familia de Trump. Descubrió conexiones con el Ku Klux Klan y la Mafia. Pero Trump las niega…

En primer lugar, no hay duda de que su abuelo, Frederick, se labró una fortuna regentando prostíbulos en el Estado de Washington y el territorio de Yukón, en Canadá. Su padre, Fred Trump, tenía un socio comercial llamado Willie Tomasello, que, según su ficha policial, era miembro de las familias mafiosas Gambino y Genovese. Fred fue arrestado en 1927 en una manifestación del Ku Klux Klan. Donald dice: “Mi padre nunca vivió en esa dirección”. Eso es falso. Los datos del registro público lo demuestran. Entonces Trump añade: “Bueno, pero nunca se le acusó de ningún delito”. ¿Y eso qué tiene que ver? Todos los días se arresta a gente a la que no se persigue penalmente. Forma parte de la manera de operar de Donald. Crea su propia realidad. Si dice algo, es indiscutible, aunque se compruebe que es mentira. Donald tiene la inteligencia emocional de un chico de secundaria. Es un chaval de 12 o 13 años, que es la edad a la que su padre lo mandó a una escuela militar porque era un desastre. Si lo piensas, no para de presumir de que mujeres que ni conoce hacían fila a la puerta de su dormitorio. Seguro que en el colegio tenías un compañero que decía: “¿A que no sabes qué me ha hecho María en la última fila del cine?” Ese es Donald Trump. No ha crecido. Emocionalmente, sigue siendo un niño.

Escribe que Trump fue rico desde que estaba en pañales. ¿A qué se refiere?

Tenía un fondo fiduciario que le ingresaba en su cuenta, desde finales de los cuarenta, 12.000 dólares al año, unas cinco veces más que el salario medio de una familia con dos hijos en la época. Donald va por ahí diciendo: “Mi padre solo me dio un millón de dólares”, como si un millón de hace cuarenta años no fuera mucho dinero, pero además su padre tenía contactos políticos que le valieron 400 millones de ayudas públicas para el Grand Hyatt Hotel, que costó 100 millones construir. También consiguió permisos municipales y préstamos bancarios, por los contactos y el dinero de su padre. Y, con todas esas ayudas, desperdició oportunidades de negocio extraordinarias. Controlaba el solar de las West Side Yards, en Manhattan. Es una promoción que debería haber generado beneficios de miles de millones de dólares, pero Donald lo desaprovechó por mala gestión, como perdió el negocio de los casinos en Atlantic City, o el de la aerolínea Trump Shuttle Airline, quebrada antes de que volase un solo avión. No tiene ni idea de cómo llevar una empresa.

Ha mencionado antes el incidente de Nueva Jersey, en el que las autoridades se pusieron de su parte. ¿Ha habido más casos en los que se haya librado de investigaciones gracias al favor de funcionarios públicos?

Trump se ha beneficiado de favores del sector público toda la vida. No fue procesado por el ‘escándalo de las cajas de joyas vacías’, en 1986, por el que el alcalde Ed Koch dijo que tendría que haber ido a la cárcel 15 años por evasión fiscal. Entonces Trump empezó a atacar públicamente a Koch. Es una constante. Cuando se siente amenazado, ataca.

Si realmente tuviera miles de millones de dólares, ¿por qué se pasaría el día mercadeando con corbatas fabricadas en China y muebles hechos en Turquía?

Lo hizo con el juez Curiel, que investiga las denuncias contra la Trump University. ¿Cuándo empezó a vilipendiar al juez, diciendo, este hombre me odia, porque es “mexicano”? El mismo día en que el juez hizo públicas las transcripciones de su declaración. Donald sabía que aún podía hacer públicos los vídeos de la declaración, y eso podría resultar devastador para su campaña. Por eso pasó al ataque. Así funciona Trump: se busca el favor de las instituciones, donando a campañas políticas o ‘colocando’ a funcionarios en sus empresas, pero si esa estrategia falla, ataca a esa misma gente por motivos que aparentemente no tienen nada que ver con su caso.

Trump declaró en el año 2000 que podría ser la primera persona que ganase dinero con una campaña presidencial. ¿Cree que se está enriqueciendo con esta campaña?

No creo que ese sea el motivo. Cree que tiene que ser presidente, y que es genéticamente superior a ti y a mí. Pero lo cierto es que tenemos leyes anticorrupción que, por ejemplo, estipulan que es ilegal que un multimillonario preste su avión privado a un candidato por un dólar a cambio de que luego este, cuando llegue a la Casa Blanca, le devuelva el favor. Hay que pagar los costes establecidos, que tienen incluido un beneficio. Trump fleta su propio avión y su helicóptero a cargo de la campaña, paga noches en sus propios hoteles y reuniones en sus campos de golf, y tiene alquilado espacio para oficinas en la Trump Tower. Además, prestó 47 millones de dólares a su propia campaña. Dijo públicamente que los convertiría en un donativo y no lo devolvería, pero no lo ha hecho hasta la fecha. Si no lo hace, y recauda suficiente dinero para cubrir el préstamo, habrá ganado dinero con su candidatura. Y te aseguro que en unos años lo tendremos diciendo por ahí: “Bueno, perdí contra Hillary, pero gané una fortuna”. Donald nunca desaparece. Hay un refrán en EEUU que dice: “No hay segundas partes en la vida americana”. Trump debe ir ya por la undécima parte.

El libro expone lo que en muchos casos parecen actos criminales por parte de Trump. Pero, usted mismo señala, Trump nunca ha sido imputado. ¿Cómo se ha salido con la suya tantas veces?

A la mayoría de los criminales no los arrestan nunca. Si roban con un bolígrafo en vez de una pistola, mucho menos. Lo que importa en el caso de Trump son su historial y sus vínculos. ¿Queremos a alguien en la Casa Blanca que mantuvo como gerente de los helicópteros en sus casinos a un malversador mafioso convicto, que además traficaba con grandes cantidades de coca?

¿Joe Weichselbaum?

Donald Trump escribe una carta a los fiscales pidiendo clemencia para Weichselbaum, el de los helicópteros, y su juicio por tráfico de cocaína termina milagrosamente asignado a la hermana de Trump, que es jueza, aunque esta se termina recusando. Al traficante le condenan a una pena irrisoria, y al salir de prisión le dice a su agente de la condicional que ya tiene trabajo, con Trump, se muda a Trump Tower. Donald le mandó una señal a Weichselbaum con la carta a la fiscalía. Le dijo: “No soy tu enemigo. No te preocupes por mí. Soy tan amigo tuyo que arriesgo mi licencia para operar casinos por ti”. No sabemos por qué lo hizo. Solo podemos especular: ¿Quizá estaba invirtiendo en el tráfico de coca?

Trump ha centrado su campaña en apelaciones a la clase trabajadora blanca, prometiendo devolver empleos a los estadounidenses. ¿Cuál es su historial con los trabajadores, nacionales o extranjeros?

Le gustan los sindicatos controlados por la mafia, porque así puede hacer tratos con los mafiosos y conseguir lo que quiere de los trabajadores. No le gustan los sindicatos honestos, la inmensa mayoría. Por eso construyó Trump Tower con cemento en lugar de acero. La Brigada Polaca es un ejemplo perfecto. En lugar de contratar a una empresa experta en demoliciones, de las decenas que hay en Nueva York, Trump contrató a Kaszycki & Sons, una empresa polaca de limpieza de cristales en Syracuse, a trescientos kilómetros de Manhattan. De modo que contrata a unos 200 inmigrantes indocumentados polacos. Vienen sin nada. Duermen en la obra, en pleno invierno, con temperaturas bajo cero. Les pagaba 4 dólares la hora. No tenían cascos de protección duros, ni máscaras, ni gafas protectoras. Lo hacían todo a mano, con mazos. Y se negó a pagarles.

Le gustan los sindicatos controlados por la mafia, porque así puede hacer tratos con los mafiosos y conseguir lo que quiere de los trabajadores

El asunto terminó en juicio, y Trump llegó a un acuerdo extrajudicial después de litigar durante dieciocho años. ¿Cuánta gente litigaría dieciocho años por cuatro dólares la hora? La mayoría se daría por vencida. Pero Trump es diferente. Además, logró que la obra avanzara porque que entre los trabajadores polacos trabajaban 15 obreros sindicados. En cualquier otra obra estadounidense, si se mezclan trabajadores no sindicados con otros miembros de un sindicato, la obra se para. Pero estos trabajadores siguieron trabajando. ¿Por qué? Porque la mafia controlaba al sindicato.

Hablando de la mafia: usted relata la relación de Trump con el ilustre abogado Roy Cohn, conocido por sus relaciones con el senador McCarthy y el crimen organizado italiano. Trump le contrató por primera vez para lidiar con un juicio por discriminación en sus edificios de apartamentos. ¿Cuál es su historial en lo relativo a la discriminación racial en sus negocios?

En 1973, cuando Trump contrató a Cohn, el gobierno le investigaba por no alquilar a minorías raciales. Muchos propietarios lo hacían, pero cuando se les investigaba, cambiaban de política por miedo a la mala prensa. Cohn le aconsejó a Trump que pelease hasta el final. Para Donald, que es sin duda un racista, aceptar o no a un inquilino negro no tiene nada que ver con cuestiones económicas, sino con su raza. Un abogado novato les estaba sacando los colores en el juicio, así que llegaron a un acuerdo extrajudicial. Trump, como de costumbre, salió a celebrar en la prensa su derrota como una victoria: “No admitimos ninguna irregularidad”, dijo. Durante los dos años de la investigación cumplieron con las leyes antidiscriminación. En cuanto terminó el juicio, el gobierno volvió a mandar agentes encubiertos. Trump estaba discriminando de nuevo. Se han presentado numerosas quejas por discriminación contra los negros, los asiáticos y las mujeres en sus casinos de Atlantic City. Jack O’Donnell, que era gerente de uno de sus casinos, cuenta que Trump le dijo sobre un contable de raza negra: “No quiero que haya negros cerca de mi dinero”.

Trump ha dado muchas charlas de motivación, y usted las analiza, además de sus libros. Dice que de sus consejos se desprenden dos principios básicos: la sed de venganza y la exigencia de lealtad.

Exactamente: venganza y lealtad, ese el código moral de la mafia. Y no es un desliz. Lo ha expuesto en numerosas ocasiones, con gran detalle y en diversos foros y formatos. Cuando Trump anunció su candidatura en el centro de Manhattan, que no es un lugar precisamente xenófobo, diciendo todas esas barbaridades sobre los mexicanos, me sorprendió la oleada de aplausos con las que los ‘espontáneos’ acompañaban su discurso. Resulta que eran actores, que cobraron 50 dólares cada uno. Eso habla del enorme fraude que es Trump.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Álvaro Guzmán Bastida

Nacido en Pamplona en plenos Sanfermines, ha vivido en Barcelona, Londres, Misuri, Carolina del Norte, Macondo, Buenos Aires y, ahora, Nueva York. Dicen que estudió dos másteres, de Periodismo y Política, en Columbia, que trabajó en Al Jazeera, y que tiene los pies planos. Escribe sobre política, economía, cultura y movimientos sociales, pero en realidad, solo le importa el resultado de Osasuna el domingo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Mentalmente

    Como líder populista es mejor que Pablo Iglesias. Representa más a su pueblo.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí