1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

La deriva xenófoba de Theresa May

"Brexit means Brexit", frase pronunciada por la primera ministra británica en verano, ahora ha cobrado sentido. Si al final del proceso Theresa May se sale con la suya, habrá "Hard Brexit"

Santiago Sánchez-Pagés 14/10/2016

<p>Theresa May</p>

Theresa May

LUIS GRAÑENA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En una de las más brillantes piezas escritas tras el referéndum que el 23 de junio que dio la victoria a los partidarios del Brexit, John Lanchester empleó el concepto de "la ventana Overton" para intentar entender el resultado.

Alumbrado por el think-tanker conservador Joseph Overton, el concepto se refiere al rango de lo políticamente aceptable en una cultura en un determinado momento. La acción de los think tanks y los grupos de interés, según Overton, es mover esa ventana de aceptabilidad. Agarrar una idea marginal, fuera de los marcos acostumbrados y argumentarla, martillearla, reenmarcarla, hasta hacerla pensable, para que después percole hasta los medios de comunicación y desde ahí permee el discurso político, primero el de partidos minoritarios, hasta que se considere como una opción seria y sea adoptada por el mainstream.

Es decir, hasta que se convierta en sentido común, como diríamos por aquí abajo. Lanchester invocaba la ventana de Overton como un dispositivo que permitía explicar cómo una opción hasta hace unos años marginal había conseguido vencer en el referéndum y se paraba ahí. Ahora, tres meses después, toca recapitular cómo están cambiando las dimensiones de esta ventana y comprobar los pútridos efluvios que entran a través de ella. 

En capítulos anteriores de esta tragedia por entregas habíamos visto cómo, tras la victoria del Brexit, habían quedado al descubierto las mentiras y las ambiciones personales de los políticos que habían sostenido el "No" a la UE. En un ejercicio de apuñalamientos por la espalda propios de Yo, Claudio o del comité federal del PSOE mismo, los candidatos a primer ministro fueron reduciéndose de cinco a cuatro, luego a tres y después a dos, dos mujeres, Theresa May y Andrea Leadsom, hasta que esta última perdió el oremus y declaró que ella sería mejor premier que May por su condición de madre.

El esperpento terminó encumbrando así a la menos esperpéntica de los cinco

El esperpento terminó encumbrando así a la menos esperpéntica de los cinco, pese a que había hecho campaña por el "Sí", y seguramente también la más preparada. Y aunque su subida al poder el 11 de julio fue saludada como otra evidencia más de que siempre tiene que venir una mujer a arreglar el destrozo provocado por un hatajo de hombres egocéntricos, May ha tardado apenas un par de meses en interpretar el apelativo tan machista como acertado que se le ha colocado: "Cruella de Vil". 

Durante el verano no se esperó mucho de ella. Era comprensible. La situación requería discreción y reagrupamiento. La falta de actividad en torno al Brexit fue tal que incluso el Financial Times predijo que lo más probable es que finalmente no sucediera nada. Algo se empezó a mover cuando se anunció la contratación de técnicos comerciales que asistieran en las sin duda arduas negociaciones que se esperan. La falta de técnicos formados había sido denunciada repetidamente en los medios especializados (Soria no mandó su currículum, que se sepa). La prensa se vio entonces legitimada a preguntar a la primera ministra sobre cuál iba a ser la estrategia negociadora. Su respuesta fue la misma que aquella que daba Número 2 en cada episodio de la clásica serie británica El Prisionero: "That would be telling" (que podríamos traducir por "¡Ah, misterio!"). Mientras tanto parecía que los primeros y horripilantes datos económicos, incluyendo la cotización de la libra, mejoraban y volvían a niveles parecidos a los anteriores al referéndum. Hubo incluso quien habló de que aquello era muestra de que el Reino Unido podría florecer fuera de la UE. Pero era un espejismo, un reflejo invertido de la realidad. La razón por la que la macroeconomía aguantaba no era que los mercados vieran la salida del Reino Unido de la UE como algo no demasiado malo sino que los mercados no creían que el Brexit fuera a suceder. 

May dejó de actuar por omisión y pasó a la palabra y a la obra

Pero entonces todo empezó a acelerarse y el proceso descrito por Overton se siguió al pie de la letra. May dejó de actuar por omisión y pasó a la palabra y a la obra. La salida de la UE, y una salida dura, el "Hard Brexit", ya no era una idea propia del UKIP. Era algo pensable. Había sido adoptada por la propia primera ministra, que la argumentaba. En la reciente convención del partido conservador, May declaró sin despeinarse que "ser ciudadano del mundo es ser ciudadano de ninguna parte", un ataque frontal a la Gran Bretaña liberal y cosmopolita, es decir, a la londinense, que ve el nacionalismo esencialista como una antítesis de sus principios. Al mismo tiempo, May intentó pescar en los caladeros tradicionales del voto laborista, las hinterlands inglesas, apelando a todos aquellos británicos que habían visto sus sueldos bajar en poder adquisitivo o que habían perdido su trabajo por culpa de "la inmigración no cualificada". 

A la vez que May se echaba al monte del conservadurismo revolucionario, la ministra del Interior requeriría a las empresas un listado con todos sus empleados extranjeros

Casi al mismo tiempo que May se echaba al monte del conservadurismo revolucionario, la ministra del Interior, Amber Rudd, anunciaba que se requeriría a las empresas británicas un listado con todos sus empleados nacidos fuera del Reino Unido. Al mismo tiempo, se instó a las escuelas a que hicieran lo mismo con sus alumnos. También se anunció que se sería más estricto con los visados de estudiantes y que se comprobaría que en caso de quedarse en el país no fuera para ejercer en profesiones en las que ya hubiera bastantes británicos igualmente cualificados. May declaró que los médicos extranjeros contratados por el NHS, el sistema de salud británico, para suplir sus severas carencias de personal no debían hacerse ilusiones; iban a ser reemplazados en cuanto fuera posible por otros educados en el país. 

La demostración de que la ventana Overton se había desplazado, de que la xenofobia se había hecho pensable y aceptable es que casi el 60% de los británicos se declaraba muy o bastante a favor de estas medidas. Que la inmigración, pese a los datos que afirman lo contrario, se considere un factor negativo por tantos británicos responde a una tradición, sí, pero también a un mensaje repetido y percutido por políticos y medios, un mensaje que ahora ocupa la "centralidad del tablero" (sic). Al locutor de la LBC James O'Brian no se le escapó la similitud entre lo que está sucediendo en el Reino Unido y aquella frase salida del Mein Kampf: "El Estado ha de marcar una clara línea diferenciadora entre quienes son miembros de la nación y fundamentan su existencia y su grandeza, y quienes residen en el Estado sólo para ganarse la vida". Había llegado un punto en que ya parecía descabellado que la siguiente medida del Gobierno tory fuera que los comunitarios habrían de ser marcados con una estrella amarilla, esta vez de cinco puntas y no de seis. 

Afortunadamente, la medida de Rudd generó tal rechazo que ha tenido que echar marcha atrás. Y los padres y madres están rechazando en masa rellenar los cuestionarios sobre la nacionalidad de sus hijos, Pese a ello, cada día el país parece deslizarse más y más cerca de esa Gran Bretaña distópica imaginada por Alan Moore en V de Vendetta inspirada en la de la Era Thatcher. La semana pasada, la London School of Economics recibía una comunicación del Gobierno por la cual dispensaba de sus servicios a todos sus asesores en temas relacionados con el Brexit afiliados a la institución que no fueran ciudadanos británicos. La absurda razón aducida era el riesgo para la seguridad nacional que podría implicar la filtración de la estrategia negociadora. La decisión, que bordea la ilegalidad por discriminatoria, dejaba fuera a académicos tan reputados como la danesa Sara Hagemann. De nuevo, la ventana de lo pensable se había movido. Ahora se ha convertido en aceptable que el Gobierno aparte a gente con talento para evitar consejos incómodos (basados en eso llamado "hechos") y recibir solo asesoramiento amigo. 

Ahora, aquella frase pronunciada por May en verano "Brexit means Brexit" ha cobrado sentido

La estrategia ya parece clara. Ahora, aquella frase pronunciada por May en verano "Brexit means Brexit" ha cobrado sentido. No buscará un acuerdo a la noruega, ni siquiera a la suiza (que terminará plegándose a la libre circulación de personas pese a haber aprobado en referéndum lo contrario). May invocará el famoso artículo 50 antes de marzo, aunque antes de ello habrá al menos debate parlamentario. El espejismo se ha desvanecido. Cada vez que la primera ministra habla, sube el pan, es decir, baja la libra. Los bancos ya acumulan previsiones. A partir de entonces habrá dos años de negociaciones intensas que serán probablemente insuficientes y en las que los países de la UE tendrán todos los incentivos para ejercer máxima dureza, la economía del Reino Unido decaerá sin duda y la situación en Irlanda del Norte se hará de nuevo explosiva. Si al final del proceso May se sale con la suya, habrá "Hard Brexit."

------------------------------------------------------------------ 

Santiago Sánchez-Pagés es profesor de Economía en la Universidad de Barcelona. Hasta 2015 fue también profesor en la Universidad de Edimburgo.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago Sánchez-Pagés

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. RPC

    Lo Zingaro, todos los estudios que han sido llevados a cabo en el Reino Unido dejan bien claro que los inmmigrantes aportan mucha mas riqueza al pais que la que reciben en ayudas. Fijate que la mayoria de inmigrantes son gente joven, que consume, en edad de trabajar y que raramente enferman. Sin embargo, los Britanicos que van para España son jubilados, con poco poder adquisitivo y que esta constantemente en el medico. Pero claro, es mas facil que molestarse en leer estos estudios, es repetir las consignas de los grandes partidos y medios de comunicacion que prefieren echarle la culpa a los inmigrantes antes de admitir que si las cosas van mal, es por su mala gestion.

    Hace 5 años

  2. RPC

    No se en que esperiencia basas tu comentarios, pero tus argumentos no se sostienen por ningun lado. Punto Uno: los Tories siempre se han quejado de que desde Europa se les obligase a comulgar con la Convencion de los Derechos Humanos, Convencion que por otro lado ellos mismos ratificaron en 1951. Sin ir mas lejos, hace apenas unos años los tribunals les tumbaron una proposicion de ley de prohibir a las personas encarceladas el derecho al voto por suponer una quiebra descarada de sus derechos. Entoces ya se hablaba de abandoner el Consejo Europeo. Este ha sido uno de los puntos clave de la campaña por el Bexit: el poder pasarse la convencion por el arco de triunfo. Por supuesto a los votantes no se les ha vendido asi. A los votantes se les ha dicho que señores y señoras extranjeros intentan lejislar para el Reino Unido a millones de km. Algo de cierto hay en esto, pero curiosamente no les molesta ni el CETA ni el TTIP. Solo les molesta la corte de Derechos Humanos. Punto 2: la inmigracion. Los inmigrantes ni quitamos puestos de trabajo ni bajamos los sueldos. Eso lo hace el gobierno con su politica de recortes y sus leyes laxas que permiten el Mercado negro o con leyes xenofobas que prohiben a los extranjeros trabajar en el Mercado legal. Los inmigrantes no tienen acceso inmediato a las ayudas gubernamentales; eso es un mito. De hecho, es la poblacion nativa la que se beneficia de estas ayudas pudiendo recibirlas sin haber pegado un palo al agua en toda su vida (de ahi la confusion, piensa el lardon que todos son de su condicion). Si hubiese un minimo de verdad en eso de que los inmigrantes les robamos los trabajos a los nativos, tendria narices que personas sin el idioma, sin la cultura, sin titulacion –al menos britanica- y sin una red de soporte fuesen capaces de prosperar mas rapido que ellos. Tal afirmacion deja muy mal a los britanicos y dice mucho del character trabajador y emprendedor del que deja todo lo conocido atras para mejorar. Punto 3: democracia en el Reino Unido, la minima. Se limita a votar una vez cada 5 años, la ley electoral concede mayorias absolutas con a penas el 22% de los votos, el voto es rogado (y nosotros nos quejamos desde el extranjero) y para gente que por cuestion de trabajo o estudios se mueve mucho, esto es un gran problema. Los jovenes no se abstienen porque no esten interesados en politica, sino porque el Sistema de ruego les afecta especialmente a ellos por vivir de renta y mudarse muy a menudo. El referendum ha sido un error garrafal por parte de Cameron. No por el hecho de votar en si, sino porque ante la mas que probable posibilidad de perder las ultimas elecciones no le quedo mas remedio que prometer el referendum para llevarse el voto de la extrema derecha. La campaña ha sido vergonzosa: ha estado llena de slogans xenofobos con la intencion de hacer votar a un tipo de ingles que en su vida ha hecho el mas minimo esfuerzo por interesarse en politica. Los mensajes por los dos bandos han sido populistas y en ningun caso han ofrecido informacion veraz o rigurosa sobre lo que es la UE, su function, funcionamiento, faltas o virtudes. Es slogan del Brexit ha sido “Hacer a GB grande otra vez”. Si uno hecha la vista a tras, la ultima vez que GB fue grande se dedicaba a espolear otros paises y esclavizar a sus gentes. Desde el referendum he visto cosas que no habia visto e mi vida: gente siendo insultada y atacada en la calle por el mero hecho de ser extranjero. Estoy totalmente de acuerdo con el articulo y, aunque nunca antes habia oido hablar de la ventana de Overton, he de decir que describe perfectamente lo que ha pasado y esta pasando: la campaña y sus defensores han legitimizado el racism y la xenophobia en un pais que presumia y sigue presumiendo, muy hipocritamente, de su multiculturalismo y politicas de igualdad.

    Hace 5 años

  3. RPC

    No se en que esperiencia basas tu comentarios, pero tus argumentos no se sostienen por ningun lado. Punto Uno: los Tories siempre se han quejado de que desde Europa se les obligase a comulgar con la Convencion de los Derechos Humanos, Convencion que por otro lado ellos mismos ratificaron en 1951. Sin ir mas lejos, hace apenas unos años los tribunals les tumbaron una proposicion de ley de prohibir a las personas encarceladas el derecho al voto por suponer una quiebra descarada de sus derechos. Entoces ya se hablaba de abandoner el Consejo Europeo. Este ha sido uno de los puntos clave de la campaña por el Bexit: el poder pasarse la convencion por el arco de triunfo. Por supuesto a los votantes no se les ha vendido asi. A los votantes se les ha dicho que señores y señoras extranjeros intentan lejislar para el Reino Unido a millones de km. Algo de cierto hay en esto, pero curiosamente no les molesta ni el CETA ni el TTIP. Solo les molesta la corte de Derechos Humanos. Punto 2: la inmigracion. Los inmigrantes ni quitamos puestos de trabajo ni bajamos los sueldos. Eso lo hace el gobierno con su politica de recortes y sus leyes laxas que permiten el Mercado negro o con leyes xenofobas que prohiben a los extranjeros trabajar en el Mercado legal. Los inmigrantes no tienen acceso inmediato a las ayudas gubernamentales; eso es un mito. De hecho, es la poblacion nativa la que se beneficia de estas ayudas pudiendo recibirlas sin haber pegado un palo al agua en toda su vida (de ahi la confusion, piensa el lardon que todos son de su condicion). Si hubiese un minimo de verdad en eso de que los inmigrantes les robamos los trabajos a los nativos, tendria narices que personas sin el idioma, sin la cultura, sin titulacion –al menos britanica- y sin una red de soporte fuesen capaces de prosperar mas rapido que ellos. Tal afirmacion deja muy mal a los britanicos y dice mucho del character trabajador y emprendedor del que deja todo lo conocido atras para mejorar. Punto 3: democracia en el Reino Unido, la minima. Se limita a votar una vez cada 5 años, la ley electoral concede mayorias absolutas con a penas el 22% de los votos, el voto es rogado (y nosotros nos quejamos desde el extranjero) y para gente que por cuestion de trabajo o estudios se mueve mucho, esto es un gran problema. Los jovenes no se abstienen porque no esten interesados en politica, sino porque el Sistema de ruego les afecta especialmente a ellos por vivir de renta y mudarse muy a menudo. El referendum ha sido un error garrafal por parte de Cameron. No por el hecho de votar en si, sino porque ante la mas que probable posibilidad de perder las ultimas elecciones no le quedo mas remedio que prometer el referendum para llevarse el voto de la extrema derecha. La campaña ha sido vergonzosa: ha estado llena de slogans xenofobos con la intencion de hacer votar a un tipo de ingles que en su vida ha hecho el mas minimo esfuerzo por interesarse en politica. Los mensajes por los dos bandos han sido populistas y en ningun caso han ofrecido informacion veraz o rigurosa sobre lo que es la UE, su function, funcionamiento, faltas o virtudes. Es slogan del Brexit ha sido “Hacer a GB grande otra vez”. Si uno hecha la vista a tras, la ultima vez que GB fue grande se dedicaba a espolear otros paises y esclavizar a sus gentes. Desde el referendum he visto cosas que no habia visto e mi vida: gente siendo insultada y atacada en la calle por el mero hecho de ser extranjero. Estoy totalmente de acuerdo con el articulo y, aunque nunca antes habia oido hablar de la ventana de Overton, he de decir que describe perfectamente lo que ha pasado y esta pasando: la campaña y sus defensores han legitimizado el racism y la xenophobia en un pais que presumia y sigue presumiendo, muy hipocritamente, de su multiculturalismo y politicas de igualdad.

    Hace 5 años

  4. LoZingaro

    No podría estar mas de acuerdo con el comentario anterior. El tono general del articulo es nauseabundo, doctrina pura, defensa malévola del pan para hoy y hambre para mañana. Una frase: "Que la inmigración, pese a los datos que afirman lo contrario, se considere un factor negativo por tantos británicos responde a una tradición, sí, pero también a un mensaje repetido y percutido por políticos y medios" .... ¡¡¡"pese a los datos que afirman lo contrario"!!! Escribir una cosa así es tomar por imbécil a todo aquel que lo vaya a leer confiando en que sean muchos.

    Hace 5 años

  5. Nomnbre Apelido

    Para que veáis que hasta el periódico público, supuestamente “de izquierdas”, no es más que un pamfleto neoliberal barato, destinado a que parezca que existe pluralidad informativa en España. Se compara de un modo patético y obsceno a la Primer Ministro británica con Hitler y sus políticas antijudías, y se deslegitima que una ciudadanía libre haya votado en referéndum, la más democrática de las expresiones políticas, cÓmo le sale de losco jones administrar su mismísima soberanía nacional –formar parte o no de la UE- y cÓmo quiere gestionar la admisión o no en territorio nacional de los extranjeros. ¿Desde cuándo una ciudadanía NO tiene derecho a ejercer sus propias fronteras, y decidir sobre las reglas de quién puede tener la ciudadanía? ESO SE LLAMA CIUDADANÍA, y el panfleto neoliberal Público lo compara con el nazismo. ¿Os acordáis de los eslóganes de la dictadura descrita en 1984? “Guerra es paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es fuerza”. Pues según el artículo de opinión de Público, “democracia es tiranía, invasión extranjera es libertad, y la verdad es mentira”. Cuando encima hacemos notar el profundo fascismo que encierra la inmigración musulmana, evidente para quien ojee al azar apenas 5 minutos el Corán –no bromeo, sólo 5 minutos- porque defendemos los Derechos Humanos de las mujeres, l@s homosexuales, los-as “infieles”, de los ciudadanos frente a los gobernantes =sultanes o jeques, entonces se nos acusa de “racistas” como si fuésemos nosotr@s quienes amenazamos los Derechos Humanos. Para vomitar. Me gustaría que el autor de este artículo y la dirección de Público nos confesaran cuánto cobran de Goldman Sachs y del Deutsche Bank por publicar esta bassura pro-UE.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí