1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El tiempo para tumbar el CETA se acaba

La Comisión de Comercio del Parlamento Europeo ha decidido votar el tratado con Canadá el día 5 de diciembre para que el pleno pueda pronunciarse antes de fin de año. A partir de ese momento el acuerdo entrará en vigor de modo "provisional"

Adoración Guamán / Pablo Sánchez Centellas 12/10/2016

<p>Manifestación contra el TTIP y el CETA en Berlín en octubre de 2015.</p>

Manifestación contra el TTIP y el CETA en Berlín en octubre de 2015.

Edda Dietrich / Mehr Demokratie

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

------------------------

El CETA, acuerdo de comercio de “nueva generación” entre la Unión Europea y Canadá, se está convirtiendo en uno de los grandes temas de la política europea. La recta final del tratado está evidenciando las discrepancias no sólo entre los Estados miembros y entre el Consejo y la Comisión, sino también dentro de las grandes familias políticas de la UE y muy en particular en el seno de los partidos socialdemócratas.

Lo que podría haber sido un paseo militar se ha convertido en un camino tortuoso que la comisaria de Comercio recorre agotando todos los recursos posibles para sumar apoyos de cara a la inminente apertura del proceso de ratificación. Uno de los momentos clave para evidenciar la buena salud del CETA fue la reunión “informal” del Consejo de Ministros de Comercio Internacional, celebrado en Bratislava el pasado 21 de septiembre, donde se pretendía plantear una hoja de ruta definitiva. Sin embargo, el resultado no fue tan halagüeño como se esperaba y la comisaria Malmström sólo pudo declarar que “los últimos obstáculos serían resueltos en breve”. Y a ello se están dedicando, con toda la maquinaria.

Ya nos hicimos eco de la cortina de humo que tanto el vicecanciller socialdemócrata alemán, Sigmar Gabriel, como el ministro de Comercio francés, Matthias Fekl, lanzaron sobre la muerte del TTIP sin mediar palabra sobre las cruciales negociaciones que, entre bastidores y a velocidad de vértigo, se están realizando para recubrir el CETA de un envoltorio “amable”, cual celofán para regalo. En esta tarea, de hecho, está jugando un papel fundamental el propio Partido Socialdemócrata alemán, que en su convención de septiembre decidió apoyar el CETA.

Este apoyo de Alemania (y del SPD) lo dejaba también meridianamente claro la declaración conjunta de Sigmar Gabriel con Chrystia Freeland (ministra de Comercio de Canadá), firmada el 18 de septiembre. En esta declaración repetían el acto de fe en las bondades del comercio desatado y afirmaban estar convencidos de que el CETA iba a impulsar el comercio libre y “justo” entre la UE y Canadá, estableciendo nuevos estándares globales en los capítulos relativos a sostenibilidad (trabajo y protección ambiental) que serían una referencia en el resto de  tratados comerciales. Los dos ministros también dedicaron parte de la declaración a repetir el discurso de la Comisión Europea respecto del mecanismo de resolución de controversias inversor-Estado y de los supuestos efectos beneficiosos del acuerdo: “El CETA ya no incluye un sistema de arbitraje, sino un sistema ‘judicial’ basado en el estado de imperio de la ley” y “la eliminación de barreras que el acuerdo persigue van a asegurar un alto nivel de protección de consumidores, trabajadores y ambiente y van a beneficiar a las pymes”. Nada más lejos de la realidad y nada más cerca de la propaganda elaborada y difundida por la Comisión que encuentra eco hasta en las páginas de Vörwarts, el periódico del SPD.

El contenido de la “Declaración jurídicamente vinculante” sobre el CETA que ya circula filtrada por las redes no puede ser más decepcionante

Con este análisis, Gabriel y Freeland resolvieron apoyar el CETA y sostener la estrategia de la comisaria Malmström, ya apuntada por el propio SPD con anterioridad, de acompañar el acuerdo con un envoltorio amable en forma de “Declaración jurídicamente vinculante”. Esta declaración que se anexaría al CETA, en realidad todavía un objeto jurídicamente no identificado, pretende ser la salvación del CETA para permitir la aprobación del mismo en el Consejo y en el Parlamento Europeo y empezar lo antes posible la aplicación provisional de la práctica totalidad del texto. Ni las manifestaciones de casi medio millón de personas en Alemania, ni el claro posicionamiento de los sindicatos en contra de la aprobación del texto del acuerdo han podido modificar la posición del SPD.

El contenido de la Declaración sobre el CETA que ya circula filtrada por las redes no puede ser más decepcionante. Para comenzar el texto, las dos partes (UE y Canadá) realizan una especie de declaración de fe en el comercio internacional, afirmando que el CETA va a crear nuevas oportunidades que redundarán en beneficio del conjunto de la ciudadanía y que el acuerdo comercial y de inversión se orienta a una serie de valores que ambas partes apoyan intensamente. La lectura de los valores que las partes sostienen, cual mantra pro libre comercio, indica hasta qué punto el discurso oficial de la Comisión ha sido impermeable a la crítica y a la movilización política, social y sindical de los últimos meses. En la declaración se afirma, sin atisbo de duda, que la integración en la economía mundial es una fuente de prosperidad para la ciudadanía, como si nada de lo ocurrido sobre nuestras condiciones de bienestar en los últimos años haya derivado de esta integración económica internacional; en segundo lugar, las partes manifiestan su fuerte compromiso con el comercio libre y “justo” (no se indica qué quiere decir “justo”) cuyos beneficios ‘deben’ derivarse al más amplio espectro de la población; además, las partes afirman que el principal objetivo del comercio es aumentar el bienestar de las personas (que se lo digan a las perjudicadas por los centenares de demandas de las multinacionales en los países del Sur Global). Para finalizar, la declaración se limita a reafirmar las partes más amables del CETA, omitiendo sin corregir las más duras. Con este fin, se enumeran una serie de puntos (derecho a regular, cooperación reguladora, servicios públicos, sistema de resolución de controversias inversor-estado, cuestiones ambientales y laborales) sobre los cuales se repite parte del vacío discurso de justificación que la Comisión lleva utilizando desde hace meses.

Se trata por tanto de una declaración hueca, que se limita a recubrir el CETA con un envoltorio amable sin capacidad para influir en la interpretación de su contenido y mucho menos modificar el mismo o evitar las consecuencias negativas de los mecanismos que integra el acuerdo sobre los derechos sociales, laborales, ambientales, servicios públicos, agricultura, ganadería, servicios, denominaciones de origen y un largo etcétera. De hecho, nada más ver la luz, organizaciones como el Council of Canadians han publicado artículos criticando tanto su contenido como la imposibilidad de utilizarla como instrumento jurídicamente vinculante o con capacidad para modular los efectos del CETA. Aun así, se pretende que esta declaración vacía sea la excusa o la vía para que los Estados miembros se pronuncien a favor del CETA el próximo día 18 en el Consejo de Ministros de Comercio que tendrá lugar en Bruselas y que esto permita la firma simbólica el día 27 de octubre en la cumbre UE-Canadá y la aplicación provisional del acuerdo en cuanto el mismo pase por el Parlamento Europeo, sin esperar por supuesto a que voten los Parlamentos estatales o se produzcan los esperados referéndums. La Comisión de Comercio del Parlamento Europeo ha decidido votar el tratado con Canadá el día 5 de diciembre para que el pleno pueda pronunciarse antes de fin de año. A partir de ese momento el acuerdo entrará en vigor de modo "provisional"

Pero como decíamos, la cosa no va a ser tan fácil. Por un lado, a la familia socialdemócrata europea le han salido miembros rebeldes. El PS (belga francófono) y el SPÖ (socialista austríaco) han planteado de manera clara su rechazo y han hecho bastante ruido sobre su voto en el Parlamento Europeo. Otros partidos socialistas como el británico (donde las primarias a la dirección han eclipsado cualquier otro debate), el francés (aún calculando el coste político y electoral de apoyar el acuerdo) o el italiano (en plena campaña por el referéndum constitucional y hasta ahora entusiasta) no han clarificado su posición y están a la expectativa. En el caso italiano y francés es particularmente importante ya que son partidos de gobierno y si quisieran podrían pararlo en cualquier momento. No hablaremos del pobre PSOE, que tiene otros quehaceres más penosos que decidir su posición sobre un tratado de libre comercio, sin olvidar que sus eurodiputadas/os han sido entusiastas cheerleaders a favor del TTIP. Es cierto que, después de tamaño papelón con el TTIP, posicionarse en contra del CETA les va a ser complicado pero no perdamos la esperanza, si es para rectificar más vale tarde que nunca.

La Comisión está nerviosa y esto explica el creciente interés en la prensa por ensuciar el nombre de los organizadores de las grandes manifestaciones antitratado 

Y aún hay más, el partido socialcristiano francófono belga, CDH, ha decidido votar en contra, quizás sus dos eurodiputados no sean claves, pero hacen de la región valona un bastión bastante inexpugnable. También Eslovenia está posicionándose en contra, si a esto le sumamos las ya conocidas dudas de rumanos y búlgaros por la cuestión de los visados y la negativa del Gobierno polaco de aceptar ciertas cláusulas agrarias, empezamos a tener un panorama menos halagüeño de lo que a la comisaria Malmström le gustaría.

Por otro lado, en este repaso no podemos olvidar a Grecia, un gobierno del que se esperaba una postura más beligerante con el tratado y con sus puntos más conflictivos para este país como la inclusión del agua y las denominaciones de origen, en particular la no inclusión entre las mismas del queso feta. Sin embargo, y hasta el momento, las promesas de los diferentes ministros griegos de posicionarse en contra del CETA, TTIP o TISA en el Consejo Europeo no se han materializado y la Comisión, en cambio, les ha “concedido” el reconocimiento del feta entre las denominaciones de origen protegidas (recordemos que sólo hay 27 españolas).

El tiempo apremia y la Comisión lo sabe. De cara al próximo 27 de octubre cuando se celebrará la cumbre UE-Canadá en Bruselas, el equipo negociador tiene que poder mostrar al mundo, y sobre todo al Gobierno canadiense, que en Europa hay un apoyo suficientemente grande para el acuerdo, pero la movilización social no se lo está poniendo fácil. La Comisión está nerviosa y esto explica el creciente interés en la prensa internacional por ensuciar el nombre de los organizadores de las grandes manifestaciones en Alemania,  Austria, Eslovaquia o Bélgica, llamándolos hasta semitrogloditas (The Economist). Sin duda el futuro del CETA se ha convertido en el termómetro de la capacidad de la Unión Europea de continuar con su política comercial y, hasta cierto punto, con su política exterior global.

Por eso las semanas próximas son cruciales. El 15 de octubre será un momento clave en la lucha que los movimientos sociales han lanzado contra estos acuerdos comerciales desde hace años. Será el momento clave de una semana de movilizaciones que se conjugan con numerosas declaraciones institucionales contrarias al CETA, como la declaración del Parlament de Catalunya, de Les Corts Valencianes o de la Asamblea de Extremadura y con las mociones contra el TTIP de ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o A Coruña. En esta semana la política comercial europea se somete a examen popular y los partidos políticos deberían de estar atentos a efecto de decidir sus próximos movimientos respecto de estos tratados que se han convertido en el talón de Aquiles de la política exterior de la UE. Desde la movilización social se está demostrando que es posible poner en jaque la visión hegemónica existente en Bruselas que coloca el comercio y la inversión extranjera como valor absoluto. Ahora sólo falta que las y los representantes de la ciudadanía escuchen y sientan lo que pasa en las calles.

 -------------------------

Para saber más sobre el CETA y el TTIP recomendamos dos libros recientes: El CETA al descubierto: las consecuencias del tratado entre la UE y Canadá sobre los derechos sociales en la Editorial Bomarzo,  y Las amenazas del TTIP y el CETA, en la Editorial Pol·len.

------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Adoración Guamán

Es profesora titular de derecho del trabajo en la Universitat de València y autora del libro TTIP, el asalto de las multinacionales a la democracia.

Autor >

Autor >

Pablo Sánchez Centellas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí