1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Peter Sagan, o cuando el ciclista es una 'rockstar'

A sus 26 años, el palmarés del eslovaco de Zilina es fantástico. En número de victorias y en calidad de las mismas. Dos Mundiales, la clasificación por puntos del Tour de Francia en cinco ocasiones o cuatro etapas en la Vuelta a España, entre otras muchas

Marcos Pereda 17/10/2016

FURIBUNDO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

 

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

18 de enero de 2009. El mundo del ciclismo fija su mirada en un pequeño critérium que se está celebrando en Adelaida. No importa el resultado, ni el recorrido. Un hombre, uno únicamente, centra por completo la atención. Hasta hace unos meses Lance Armstrong era un recuerdo: el del ciclista que más veces había ganado el Tour de Francia. El que se retiró sin que nadie pudiera domeñarle en el julio francés. El que arrasaba sin compasión al mando de un ejército de soldados vestidos de azul. Un fantasma del pasado…

Pero aquel 18 de enero de enero de 2009 Lance Armstrong volvía a competir. Quien todo lo pudo empezaba su desafío más grande, el que lo lanzaría a una furiosa batalla contra el tiempo. También, mucho después, hasta su propia perdición. Él no lo sabía, pero el imperio y la leyenda que había levantado no harían más que tambalearse a partir de aquel instante.

No fue nunca el americano hombre que pasara desapercibido. Amante de los golpes de efecto, del impacto simbólico en cada uno de sus gestos, se había preparado meticulosamente para destacar desde el principio en aquel deporte que antaño fue suyo. Anhelaba volver siendo quien era cuando se marchó: el jefe. Por eso, por pura psicología, también por su enorme espíritu megalómano y un puntito psicopático, Lance Armstrong se filtró en una escapada avanzada la prueba. Era el paisaje habitual de su época, todo estaba en orden.

Quizá el hecho de que los focos se centrasen en exclusiva sobre el texano hizo que sus acompañantes en aquella aventura, infructuosa al final, fueran poco menos que figurantes. Pero al menos uno de ellos tenía una cualidad que lo hacía destacar sobremanera: su edad. Y es que a lado de Armstrong, 37 años, rodaba un chaval que aun contaba 19. En lenguaje norteamericano, un adolescente vestido de verde Liquigas. Grande y algo desgarbado sobre la bici, como si ésta se le hubiese quedado pequeña y aun esperase una de su talla. Todos buscaron su nombre entre los dorsales, todos repararon en su fecha de nacimiento. Se llamaba Peter Sagan.

Siete años después, el jovenzuelo que relevaba a Armstrong en Australia ha ganado su segundo Mundial y atesora un currículum extraordinario

Aquella misma temporada, entre sus 19 y sus 20 años, consigue nada menos que cinco victorias, algunas de ellas en plazas tan clásicas como la París-Niza o el Tour de Romandía. Hoy, siete años después, el jovenzuelo que relevaba a Armstrong en Australia ha ganado su segundo Mundial, atesora un currículum extraordinario y puede ser definido, sin temor a errar, como el mejor ciclista del mundo.

A sus 26 años, el palmarés de Peter Sagan, eslovaco de Zilina, es fantástico. En número de victorias y en calidad de las mismas. A los dos Mundiales hay que añadir la clasificación por puntos del Tour de Francia en cinco ocasiones (siempre que ha participado), siete etapas en la Grande Boucle, otras cuatro en la Vuelta a España (prueba que abandonó el año pasado como protesta tras haber sido atropellado por una moto), Harelbeke, dos Gante-Wevelgem o una Ronde van Vlaanderen, entre otras muchas. Es, a día de hoy, el único ciclista que parece capacitado para poder lograr una hazaña que permanece inédita desde los años setenta: vencer en los cinco Monumentos del ciclismo. Sería el cuarto en lograrlo, el primer no belga, el primero de tantas cosas…

Con todo, no es lo más importante. O, al menos, no lo único. Porque Sagan gana, gana mucho, pero hace más. Cuida el cómo, el cuándo, está atento al dónde. La manera, la sublime belleza a la hora de hacer las cosas. La deliciosa contradicción de jugar al ataque cuando eres, se ha comprobado, uno de los mejores esprínters del mundo. Qué importa. Se forjan de otra forma los campeones. Por eso queda humillado en 2013 en el Tour de Flandes frente a Cancellara, cuando se empeña en seguir a un pletórico suizo en los muros adoquinados. Allí Sagan no puede, cede delante de las cámaras, mira al suelo, su pedaleo se hace lento, torpe. Lo que en Fabian es potencia que enlaza cada movimiento torna grotesca epilepsia para Peter. Anhelaba medirse con el mejor en el mayor de los escenarios y perdió. Tomó nota de ello. De cómo hacerlo, de cómo ganar. Este año, en su deliciosa cabalgada en solitario por el Paterberg y la llanura flamenca, hubo mucho de la lección de aquel 2013. Sagan venció, al fin, De Ronde, y lo hizo en solitario, vestido de arcoíris, mostrándose dominador. Era lo que siempre había ambicionado. Su crecimiento tocaba techo.

Realmente hubo un tiempo en el cual se temió que Sagan, como deportista, hubiera frenado su progresión. Fue en el bienio 2013 y 2014, principalmente este segundo año. Era entonces un ciclista que parecía cansado, que a veces no asimilaba bien las grandes distancias, que se mostraba ansioso, poco acertado en lo estratégico. Llegaron los agoreros. Destacó demasiado pronto, se quedará por el camino, quemado desde muy joven, decían. Recordad a Vanderaerden, recordad a Saronni. Se ha aburguesado, es un atleta cómodo. El patrón del Liquigas le prometió un Porsche si ganaba el maillot verde y una etapa en su primer Tour. Sagan cumplió su parte, y añadió otro parcial. Ya tenía su coche, como Bernard en el 86, Tapie mediante. Y todos temblaron. Pero en eso logró también Peter ser diferente. El no era el italiano, o el flamenco, tampoco el pusilánime borgoñón. Era, va a conseguir ser, mejor. 

Y luego está su imagen. Porque Sagan lleva pelo largo, va mal afeitado, es simpático, extrovertido, moderno. Sagan se gusta y gusta al público. Hace vídeos imitando una escena de Grease con sus amigos que reciben millones de visitas. Divierte y se divierte. Arrastra masas, publicidad, patrocinadores. Cuando anunció sus intenciones de correr la prueba de MTB en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro el interés por la misma creció exponencialmente. Pese a su total ausencia de posibilidades, pese a suponer, objetivamente, una decisión más que discutible. No importaba, era él. Pero ojo, todo esto no serviría de nada si no rindiese en lo deportivo. Si no ganase. Su pelo, sus excentricidades, sus toques de rockstar. Acompañan al rendimiento deportivo, y en ese caso son un complemento perfecto. Es lo que a muchos les cuesta entender. 

La combatividad que expone cada jornada, en cada escenario, enlaza con la tradición más añeja del ciclismo

Y Sagan trasciende. Nunca se cae, es espectacular, domina la bici como nadie. Sonríe, le sonríen. También, a veces, los rivales. Se ha ganado el respeto de los más grandes. Cuando gana el Mundial en Richmond Tom Boonen lo felicita con efusividad. En Flandes es Cancellara quien agradece su carácter competitivo, en el Tour Contador reconoce su ayuda como gregario de lujo (en cualquier tipo de etapa, en cualquier tipo de condición de carrera). La combatividad que expone cada jornada, en cada escenario, enlaza con la tradición más añeja del ciclismo. Por tener incluso tiene, en homenaje a otra de las grandes costumbres de este deporte, a un hermano enchufado en su equipo, un Juraj Sagan que de vez en cuando hasta gana el nacional de su país. Pero Peter es diferente. Es impulsivo, sanguíneo, se equivoca y pide perdón. Gesto de niño pequeño, sonrisa pícara. Es uno más, tan perfecto en sus imperfecciones, con ese pedaleo siempre un poco apurado, falto de elegancia natural. Con su acento cerrado del este, el que lo lleva a arrastrar las “erres” como si fuera una parodia del típico eslavo. Es todo eso, claro. Y un icono. Pero también, y sobre todo, un ganador. 

Hubo un tiempo en el cual el ciclismo era el más popular de los deportes. Unos años, décadas, en los que figuras como Poulidor traspasaron las fronteras del mundo de la competición y pasaron a ser símbolos populares de Francia. O Coppi y Bartali en aquella Italia partida en dos que solo volvía a unirse para tifar por ellos. O Merckx, el hombre que abrió periódicos en Bélgica (Valonia y Flandes) el día después de que Armstrong, Neil, pusiera el pie en la Luna. O el mismo Agostinho, recuerdo de lo que Portugal no quería recordar. Hoy ese tiempo ha pasado, esos años son solo recuerdo. Por eso es tan valiosa la figura de Sagan, porque consigue llegar a cotas similares en un medio mucho más hostil. Y, además, gana. Gana mucho.

Lo suficiente como para que lo consideremos el mejor ciclista del mundo. 

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marcos Pereda

    Totalmente de acuerdo...error del que escribe Menos mal que no puse Lieja-Bastogne-Lieja, je Gracias por el apunte

    Hace 4 años 6 meses

  2. Monsère

    Si pone Ronde van Vlaanderen también tendrá que poner Gent- Wevelgem.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí