1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Música y poesía

Dylan se cayó de la moto

El Nobel de Literatura para el músico y poeta coincide con el 50 aniversario de ‘Blonde on blonde’, el disco que fundamentó el pop posterior a los Beatles, y con la publicación de su libro ‘Tarántula’

Alberto Manzano 16/10/2016

<p>Bob Dylan, durante un concierto por los derechos civiles, en 1963.</p>

Bob Dylan, durante un concierto por los derechos civiles, en 1963.

Rowland Scherman

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se habla mucho últimamente y se dicen muchas tonterías. Pero hay que sacar punta a la pluma de ganso de plata para llenar de tinta los media. Patti Smith ha estado en Madrid representando su histórico Horses (1975), un disco que celebraba un aniversario con 40 velas apagadas a escupitajos. Yo la vi en el Palau de la Música de Barcelona hace algunos años (no tantos), y creí que aquella noche empezaba la revolución —otra revolución—. Pero en Madrid no hubo ni un ápice de aquella magia. Patti lo dio todo, pero el todo pudo con ella. La tuvieron que sacar del backstagecon máscara de oxígeno. Aquella noche, el calor era asfixiante. Y una ya tiene una edad.

Hace 60 años, 1956, fue el año de Elvis Presley. Colocó diecisiete canciones en las listas de éxitos —Heartbreak hotel, Hound dog, Love me tender, Don’t be cruel, Blue moon—, cinco de las cuales llegaron al número uno —y apareció en televisión en once ocasiones. El Rey Criollo hizo de la música un negocio (incluso protagonizó su primera película, Love me tender), y su influencia sobre millones de fans (ventiladores girando alrededor del mito para secar su sudor) se extendió por todo el mundo. Es lo que tiene el aire.

Aquel mismo año, Johnny Cash grabó I walk the line, Carl Perkins hizo lo propio con Blue suede shoes, Little Richard con Long tall Sally, Gene Vincent con Be-bop-a-lula, Chuck Berry con All over Beethoven, Fats Domino con Blueberry Hill y los Platters con The great pretender.

Pero, con altos zancos circenses, nos hemos saltado una década, y estamos en 1966, año que daría el disco más importante en la historia del rock: Blonde on blonde. Bob Dylan cohabitó en las listas con Elvis Presley y Frank Sinatra. Era el mejor año para Strangers in the night y Love letters. Incluso para el Paint it black de los Rolling Stones ¡y el Black is black de Los Bravos! (única entrada en las listas norteamericanas en esa década de una banda española de rock, capitaneada por un holandés, todo estaba muy negro), incluso para los Beatles, que colocaban dos LPs, Revolver y Rubber soul en las listas.

Estamos en 1966, año que daría el disco más importante en la historia del rock: Blonde on blonde. Bob Dylan cohabitó en las listas con Elvis Presley y Frank Sinatra

Pero estamos hablando de Bob Dylan, el hombre que hizo que la música fuera lo que es gracias a lo que hizo y que acaba de llevarse el Nobel de literatura. ¿Qué hizo? ¿Qué hizo esa especie de renegado matemático que infectara la ciencia con un mutante sentido de lógica, siempre cambiando todas las ecuaciones, pasadas y futuras? Siempre Dylan fue un misterio. ¿De dónde venía, adónde iba, cómo sabía lo que sabía, qué era lo siguiente que iba a hacer? Como un comandante rebelde enzarzado en un combate mortal con los grandes brazos asfixiantes de la historia colectiva norteamericana revisada. Ah Dylan, Dylan, siempre juntando guijarros para el pueblo que se estaba haciendo, con tanta música que se le había cosido a los cabellos y hacía sonar el viento, con su camisa blanca que olía a bosque y las botas limpias de tanto viento, limpias.

Revolucionario por la consumación que significaba la simbiosis entre un rock cristalino y unos textos surrealistas e impresionistas —a años luz de cualquier compositor del momento (estoy convencido de que había leído mucho al Lorca de Poeta en Nueva York)—, Blonde on blonde fundamentaba el nacimiento de la cultura rock, de la era pop pos-Beatles, o del rock también llamado poético, que iba a catapultar el gran cambio que se produciría entre mediados y finales de los mágicos años 60. A partir de entonces, toda una generación de jóvenes se lanzaría en busca de algo que nadie sabía lo que era. Y Dylan se había convertido en el líder de ese movimiento.

Pero Dylan era un payaso maniaco, un almacén lleno de gracia, velocidad y urgencia —aunque siempre se marchaba despacio, mojándose las manos, con la mirada traslúcida—. Dylan era el tío más sexy, con sexo en el cerebro, el sexo más absoluto adquirido por la iluminación. Dylan era el rey absoluto sin pretenderlo y vestía la corona de espinas de Elvis. No había ningún ejemplo en el que pudiera mirarse, estaba solo y en la cima del mundo, como un visionario guiado por su propio sentimiento. Sin darse cuenta, había revolucionado la marcha del pop, y había dado a la canción el estatuto de arte.

A partir de entonces, toda una generación de jóvenes se lanzaría en busca de algo que nadie sabía lo que era

En noviembre del año anterior, durante una ceremonia secreta en Nassau, Dylan se había casado con Sara Lowndes. Todo el mundo le perseguía. Todas las revistas solicitaban una entrevista. Todos querían conocer la verdad que le había movido hacia aquel incomprensible huracán poético-musical y su abandono definitivo de la causa folclórica. El menor gesto suyo era analizado. Se le presentaba como un hombre solo en el desierto, de pronto convertido en profeta y rodeado de fieles. Y el hermetismo y la hostilidad de Dylan hacia la prensa estaban perfectamente justificados.

Pero es otro matrimonio el que nos importa. Aquel año, el productor Bob Johnston, en contra de la dirección del departamento de country de CBS, había convencido a Dylan para que grabara en los estudios de Columbia en Nashville su nuevo álbum, acompañado por sólidos músicos de sesión: Wayne Moss, Charlie McCoy, Kenneth Buttrey, Hargus Robbins, Jerry Kennedy, Joe South, Henry Strzelecki y Bill Atkins, a los que se añadirían los fieles Robbie Robertson (The Hawks/The Band) y Al Kooper. Pero el desarrollo del álbum era muy lento. Dylan escribía las canciones en el estudio mientras los músicos jugaban a las cartas. Cuando acababan una buena toma, los músicos volvían a las cartas hasta que la próxima canción estaba lista. En abril, después de grabar algunos títulos, Dylan realizó una gira europea con los Hawks, regresó a Norteamérica, terminó de grabar el disco y lo dejó reposar hasta su salida en junio.

Dylan escribía las canciones en el estudio mientras los músicos jugaban a las cartas

Blonde on blonde marcaría varios hitos en la historia del rock: fue el primer álbum doble de este género —el disco blanco de los Beatles saldría dos años después— y contiene una canción que ocupa, por primera vez, toda una cara de un álbum: Sad-eyed lady of the lowlands. Pero, además, Blonde on blonde era la más completa y descarada obra poética de rock, el manuscrito romántico-barroco-lírico de un bardo inasible, majestuoso, críptico, atravesado por un fino hilo de oro, un sonido fríamente cálido bajo la fina lluvia de un día soleado que plácidamente abría con cirugía celestial el corazón del misterio de la metáfora. Nadie podrá superar nunca ese sonido.

De nada sirve repasar una a una las 14 canciones incluidas en el disco —sería como sacar a flote el Titanic con una caña de pescar— en su mayor parte, un compendio de las relaciones tempestuosas de Dylan con las mujeres. Blonde on blonde, más allá de la exploración del poeta-vidente-roquero-cínico desentrañando la oscuridad, es el íntimo significado del enigma del alma poética tomando el cuerpo del rock. El matrimonio se ha consumado.

Aquel junio —coincidiendo con la salida del disco— todo estaba a punto para la publicación de Tarántula, una aproximación a la escritura automática, un género que había estado practicando insinuantemente en las contraportadas de sus anteriores tres discos rupturistas: Another side of Bob Dylan, Bringing it all back home y Highway 61 revisited. La gente empezó a hablar de Tarántula como del acontecimiento literario del año. Sin embargo, una llamada de su manager, Albert Grossman, al editor, retrasó su aparición. Bob había sufrido un accidente de moto y estaba ingresado en un hospital. Presentaba fractura de varias vértebras cervicales y conmoción cerebral. Al día siguiente, algunos periódicos anunciaron que Dylan había muerto.

 

 

Autor >

Alberto Manzano

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí