1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica judicial / Black

La soberbia de no sumarse al despilfarro

Esteban Ordóñez 12/10/2016

<p>A la izquierda, Francisco Verdú, exconsejero delegado de Bankia.</p>

A la izquierda, Francisco Verdú, exconsejero delegado de Bankia.

RTVE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Esta información ha sido financiada gracias a la ayuda de 55 donantes. 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

“Sería el señor Barcoj, que fue el que falsificó mi firma en el contrato”. Verdú dio una bofetada verbal, al borde del grito. Los acusados se removieron, friccionaron las patas de las sillas, se levantaron murmullos dolidos, abrumados como cuando alguien sufre un golpe en los testículos y los demás se echan la mano a la bragueta protegiéndose absurdamente. Era eso lo que parecían buscar las defensas, una salida de tono que desautorizara al testigo Francisco Verdú, que tuvo la desfachatez de rechazar una tarjeta black porque sospechó que incurría en mala praxis.

—En este documento la firma no es mía.

—¿Y por qué dice que se la falsificó Barcoj?—espetó el letrado.

—Presumiblemente fue él.

El adverbio no surtió efecto. Irritado por el vapuleo de los abogados, se salió del protocolo y olvidó que la certeza, en sede judicial, exige algo tangible. Por la tarde, cuando se reanudó la sesión, el letrado de Sánchez Barcoj pidió permiso al tribunal para presentar una denuncia por injurias.

La sesión de ayer fue incomprensible, un caos; una jornada neurótica. La calificaríamos de cómica de no ser por el sopor con que nos anestesió durante horas. Hubo risas, sí, pero de agotamiento. Para que se entienda, si las defensas fueran un solo cerebro, es decir, si cada letrado fuera una neurona distinta de una misma cabeza, la persona poseedora de tal seso se comportaría de manera histérica. Por ejemplo, se aplicaría cada mañana 20 pasadas de peine, exactas; comprobaría 30 veces que el gas sigue apagado; tocaría el interruptor de la luz 25 veces, justo 25; o giraría la llave de la puerta otras 25 al salir de casa. Sería un individuo obsesivo, aguijoneado de fijaciones y con serios tapones de cera en los oídos.

Nada más comenzar, el atasco judicial asomó la patita. Varias defensas solicitaron la suspensión del proceso hasta noviembre. El lunes, Ángela Murillo había desvelado que Terceiro, el supuesto arquitecto de los plásticos primigenios que desembocarían en las black, no testificaría hasta el mes siguiente. Muchos letrados se pronunciaban a favor, hablaban con apremio, como quien sospecha.

El tribunal se retiró a deliberar. La petición no prosperó.

Llamaron al testigo Francisco Verdú, ex consejero delegado de Bankia, personaje anómalo que no solo renunció a meter su tarjeta en el TPV de establecimientos de lujo, sino que jamás llegó a abrir el sobre blanco con que le obsequiaron al incorporarse al consejo.

Según su relato, Rodrigo Rato pretendía compensar la limitación de salario que un real decreto, llamado De Guindos, había impuesto a las empresas que recibían fondos públicos, y por eso le ofreció la tarjeta. Verdú no conocía que las tarjetas, a esas alturas, conformaban una plaga. Él pensaba que se habían emitido sólo para cuatro personas: Norniella, Barcoj, Rato y él.  La rechazó: “No estaba en mi contrato y no formaba parte de mi sistema retributivo”. El exministro se enfadó y le dijo que se la quedara y que hiciera con ella lo que se le antojara.

Aseguró que no abrió el sobre y lo devolvió a Recursos Humanos. A preguntas del ministerio fiscal indicó que nunca, en toda su experiencia bancaria (en Banco de Vizcaya, Banco Exterior, Argentaria…), había conocido una tarjeta orgiástica de tales características que no requiriera justificaciones de los gastos. Si alguien acomete esa serie de consumos en otra entidad, “se le amonesta, se le echa a la calle, se le obliga a devolver el dinero”.

La estrategia común de las defensas pretendía la aniquilación moral de Verdú. Había que meterlo en el redil, engancharlo al banquillo de los acusados del que se había librado por un acto de soberbia, o sea, por no correr a ventilarse su porción de miles de euros gratuitos.

En la sala había mayoría absoluta de acusados y letrados. Los que cumplieron la ley se encontraban fuera de contexto. Se trataba de construir un mundo donde lo normal, lo humano, fuera coger la tarjeta y pulírsela. La presidenta del tribunal se vio obligada a reconducir a los abogados en cada intervención y a recordar que se trataba de un testigo, no de un acusado.

Ángela Murillo habla como quien agota con creces toda su cuota de cachondeo en la intimidad para ser implacable en el trabajo. Hay restos desparpajados en su voz que confunden y dan pie a tomarse confianzas, pero ejerce su autoridad sin reparos. Aunque, al final del día, también su stock de reprimendas iba a agotarse. 

Los letrados tiraban de la pernera de Verdú para bajarlo de su supuesta limpieza moral, para apearlo de su pedestal, que tampoco era muy alto porque, como se esforzó en dejar claro uno de los defensores, también él está imputado en la causa general de Bankia. Las defensas pretendían neutralizar su actuación, querían que se lo hubiera pensado, que no hubiera rechazado la black frontalmente. Días antes, Rato había negado la conversación en la que, supuestamente, el testigo había lanzado una advertencia clara: “Si utilizan las tarjetas para gastos personales, saldrán en los papeles”.

— ¿Tuvo usted la tarjeta 40 días sin anular? ¿No la desactivó?

—Si, no la activé, no la pude desactivar. Entendí que esa conversación anulaba la tarjeta.

Verdú se defendía, enrojecido, atribulado, blando, encogiéndose a veces al tiempo que propinaba zarpazos desesperados.

Se retiró. El banquillo lo siguió con la mirada. Él avanzó, azorado, quizás con unos gramos de vergüenza en la cara como una víctima de bullying. Si no fuera fisionómicamente imposible, se diría que iba mordiéndose la barbilla por dentro. 

El testigo Iñaki Azaola, director de auditoría interna de Bankia, se cuadró ante el tribunal con seguridad: “No conozco a nadie de los que están sentados”. Sabía que era un testigo peligroso para los acusados y la idea le agradaba. Flaco, calva dura, barba de dos colores. Fue el responsable del informe que tiró de la manta. Junto a un equipo de cien personas, parió la hoja Excel. Si Verdú resultaba inconveniente desde el prisma de la moralidad, Azaola lo era desde la perspectiva técnica.

Nada mejor que negar la prueba matriz. Así lo habían hecho los acusados al criticar los solapamientos de gastos en la tabla informática. Azaola fue por partes: “Solicitamos al departamento de Recursos Humanos el procedimiento de aprobación de las tarjetas y vimos que no habían pasado por allí”, y puso el dedo sobre la Comisión de Medios, sobre Sánchez Barcoj: según dijo, en ese departamento se gestionaba la creación de las black.

“Estaban al margen de los procedimientos establecidos por la entidad para emitir tarjetas”. No había motivación, no se justificaba nada al final de cada mes, no existían límites ni control.

Ante las preguntas del fiscal y de las acusaciones, Azaola desgranó, punto por punto, los procesos de emisión de tarjetas. Explicó lo que sucede a nivel informático cuando uno realiza una compra, qué datos se alojan en una entidad y en otra, a partir de qué punto se considera que la transacción se ha efectuado. Detalló los pasos que desembocaron en la elaboración del informe y los entresijos técnicos de la extracción de los datos que acabarían en el Excel.

Las defensas, una tras otra, se quejaron de que Azaola estaba declarando como testigo-perito. Se oían murmuraciones irritadas por toda la sala. Más tarde se entendió esta protesta.

—¿No hay extracto, boleta o papel de bacalaera para comprobar los gastos?—se creció la letrada de Antonio Gómez.

La estrategia de la defensa se basaba en exigir datos, documentos o procesos que no satisfacían ninguna necesidad, o sea, en dar un par de pasos atrás en cuanto a la tecnología para obviar que los sistemas automatizados, por ejemplo, se sobran para certificar la autenticidad de unas compras. Sin embargo, las explicaciones al detalle de Azaola habían vaciado de impacto las preguntas de las defensas, tal vez por eso molestó tanto su supuesta pose de perito.

Le echaron en cara las coincidencias imposibles de los movimientos de las cuentas, aquello de que aparecían compras en horario de cierre, en diferentes lugares al mismo tiempo o transacciones solapadas en un mismo segundo. Azaola recordó que muchos comercios validan sus compras de varios días en un solo momento y, por lo tanto, las fechas, horas, minutos y segundos, por fuerza, son las mismas.

El interrogado no dejó lugar a dudas, las tarjetas eran ilegales y si algunas habían sido clonadas, también sus propietarios eran los responsables por no denunciar.

Los letrados empezaron a repetirse, a incomodar al testigo, a interpelarlo, a decirle que contestara y a no dejarle contestar. La presidenta del tribunal reñía a los abogados, uno tras otro. Preguntaban por informes que no le pertenecían. Repreguntaban. La presidenta protestaba. Intentaban ajetrearlo, hacerlo tropezar para, por lo menos, desautorizarlo en el plano verbal. Elevaban el tono, lo acusaban. La presidenta perdía la paciencia, casi jadeaba.

Azaola cambiaba mucho de postura. “Vamos a ver, vamos a ver”. Cruzaba y descruzaba los brazos, es de suponer que sudaba bajo la camisa. Tras cada respuesta regresaba a una sonrisa agria, de mal tragar, que por motivos desconocidos, después de comer, se convirtió en una mueca descansada, un poco divertida, triunfal.

El juicio entró en barrena. Los enfrentamientos y los saltos de protocolo entretienen y salpimentan las crónicas, pero cuando se alargan y las preguntas sin interrogación y las especulaciones y las discusiones se convierten en la norma, aflora el aburrimiento. Un tedio ruidoso difícil de sortear, sin salida, parecido a bostezar dentro de una discoteca. Por momentos, la vista se compuso de puros balbuceos e interjecciones. Los últimos datos novedosos aparecieron varias horas antes del final.

Corría el rumor junto a la máquina de café de que declararía otro testigo y la jornada se alargaría, al menos, hasta las diez. Pero, finalmente, acabó a las ocho. En la sala de prensa, el cierre se recibió entre aplausos.   

Esta información ha sido financiada gracias a la ayuda de 55 donantes. 

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Esteban Ordóñez

Es periodista. Creador del blog Manjar de hormiga. Colabora en El estado mental y Negratinta, entre otros.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. nicolas

    ¿No hay alguna ley aplicable a los abogados, que les haga responsables del intento de que un cliente suyo eluda la justicia?. Lo que leo en este artículo, tal como lo refleja el periodista, me parece una perversión del sistema.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí