1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Una abstención que abrasa

Lo que quemaba a unos cuantos hoy afecta a un partido al que sólo le queda su militancia para elevar la voz, pidiendo una consulta que le evite consumirse en el fuego de la indignidad

José Antonio Pérez Tapias 10/10/2016

<p>En primer término, Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE, y Antonio Hernando, portavoz parlamentario.</p>

En primer término, Javier Fernández, presidente de la gestora del PSOE, y Antonio Hernando, portavoz parlamentario.

PSOE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

------------------------

El PSOE está, a la vista de todos, decidiendo sobre su futuro y, de camino, sobre el futuro de España. Y no lo está haciendo de la mejor manera. Por el contrario, tenemos muchos elementos de juicio para decir que lo está resolviendo de la peor manera posible. Pareciera que en la secuencia de los hechos que condujo a la implosión que en el pasado comité federal se produjo se consumó una especie de designio trazado de antemano. Y cabe pensar que fue así, pero el tal designio y la ejecución de lo que implicaba se debe a la decisión de personas concretas en una organización tensionada en medio de circunstancias ciertamente difíciles. Mas a partir de ahí es obligado esclarecer al máximo algunas claves de lo ocurrido. Porque no se trata de ningún destino que se haya sobrepuesto a actuaciones que de suyo son debidas a sujetos que, obviamente, son responsables de las mismas.

Acudir, en los asuntos humanos, a invocar alguna fuerza de un mítico orden superior, se imagine proveniente de algún trasmundo, se piense actuante desde dentro de la naturaleza, o incluso se adjudiquen los procesos históricos a indefectibles fuerzas que los predeterminan, es siempre recurso para huir de las responsabilidades que nos competen. Es cierto que los acontecimientos tienen su “lógica” —es pertinente hablar de su “ilógica” respecto a  muchos procesos, dado cómo contribuyen a acumular irracionalidad a base de sumar negatividades—.

Sin embargo, siendo verdad que la historia la protagonizamos los humanos, lo cierto es que ocurre siempre desde las condiciones, normalmente muy constriñentes, que nos vienen dadas por las estructuras y procesos que heredamos de los que nos precedieron. Por ello, en medio de las alternativas que se nos presentan no se hace todo lo que se quisiera, sino lo que se puede. Pero hay que querer para poder y entender bien —como decía el filósofo Ernst Bloch— cuál es la posibilidad real para actuar transformadoramente en la dirección emancipadora y solidaria hacia la que se pretende orientar la acción.

Materialismo histórico se denominó esa manera de pensar acerca de la dinámica de nuestras sociedades, fuera de concepciones mecanicistas, aunque se presentaran como (falsamente) dialécticas, en las que los sujetos no dejaban de ser vistos como marionetas de fuerzas anónimas. No; los sujetos, individuales y colectivos, deciden, actúan y, con mayor o menor capacidad de incidencia, pesan en la realidad de los hechos. Ya recordó hasta el mismísimo Heráclito, justo para relativizar el supuesto destino, que “el carácter es el destino del hombre”. Y cada cual tiene mucho que ver con el que al final se forma.

Una rebelión antidemocrática, una suerte de golpe de Estado interno, fue el momento culminante de un recorrido de conspiraciones que se inició meses atrás

Importancia tiene el carácter, no sólo para el individuo, sino también para los demás cuando la acción individual tiene consecuencias para los demás, lo que es evidente en el campo político. Por eso las ambiciones humanas, por ejemplo, tienen su papel, o los modos de pensar y las formas de relacionarse, por no hablar de los roles que se van asumiendo en la construcción del personaje al que en algunos casos, con mayor o menor fortuna, algunos elevan su personalidad. Todo ello tiene que ver con cómo los individuos, y a través de ellos las sociedades —Fromm lo estudió bien hablando de “carácter social”—,  se sitúan en la corriente de la historia en la que se hallan inmersos. En medio de los condicionamientos, el factor subjetivo tiene su relevancia.

Lo sucedido en el PSOE se condensa significativamente, aunque ni mucho menos se reduzca a ello, en la dimisión de quien hasta hace unos días era su secretario general, Pedro Sánchez. Una rebelión antidemocrática, una suerte de golpe de Estado interno, una especie de conjura, consumada por quienes dimitieron en bloque para provocar su salida, fue el momento culminante de un recorrido de conspiraciones que se inició meses atrás. Podríamos remontarnos más lejos, pero basta recordar aquel otro comité federal del PSOE cuando en un 28 de diciembre se le impusieron muy acotadas condiciones para intentar un pacto de gobierno alternativo al PP en caso de que el candidato derechista no consiguiera ser investido. En el discurso oficial iba implícito que eso era lo que había que evitar. De ahí el no a Rajoy. Y bajo esa premisa operó el ya ex secretario general socialista y el partido con él.

Lo que se revela al final, cuando cambia drásticamente el mensaje de muchos que desde el “aparato” respaldaron ese “no” —transmutado el escenario se ha llegado a presentar como frivolidad o como necedad—, es que al actuar como lo hicieron les motivaba una táctica interesada, para no quedar mal ante un electorado que recogió el compromiso en ese sentido y para no sufrir el desgaste de propugnar una abstención que diera lugar a un nuevo gobierno de la derecha —de la derecha que tenemos en este país: corrupta, antisocial y autoritaria—. A la postre nos encontramos que, cayendo las máscaras y acabado el disimulo, desde el “aparato” del partido —no controlado por quien era su secretario general— y, concretamente, por parte de secretarios de federaciones puestos a las órdenes de Susana Díaz, secretaria de la federación andaluza, lo que se esperaba es que, llegado el momento, Pedro Sánchez abandonara la firme posición del “no” a un gobierno del PP y asumiera, interna y externamente, el coste de la abstención como la vía “pasiva” a la que el partido se acogiera para que se elevara a la presidencia al candidato Rajoy.

El fuego de la indignidad

Tal era el designio trazado desde elevadas instancias que tratan de decidir por encima del común de los mortales y, desde luego, desoyendo el clamor de democracia efectiva que surge desde la militancia socialista. Poderes de este mundo no estaban dispuestos a consentir un PSOE que pactara por la izquierda con Podemos, poniéndose en situación de acometer otras políticas económicas distintas de las que el “orden” del sistema está dispuesto a admitir, y que llegara a acuerdos con fuerzas nacionalistas, abriendo paso a planteamientos coherentemente federalistas que el “orden” de un Estado bloqueado para reconocer su interna plurinacionalidad tampoco estaba dispuesto a digerir.

Pedro Sánchez ha cometido errores —incluidos algunos de bulto en el comité federal de marras en que la sinrazón se apoderó del cónclave socialista—, ha titubeado, no ha acertado en decisiones importantes —recordemos el pacto con Ciudadanos—, pero fue al verse hacia dónde podía encaminar al Partido Socialista de manera efectiva, yendo desde el “no” al PP hacia un ”sí” a una alternativa, cuando las iras de la oligarquía del partido se desataron con toda su fuerza. Y ésta no es otra que la de la sumisión a los poderes dominantes, tanto económicos como otros que también se mueven tras el telón de la escena política, una sumisión que se expresa en la actitud de papanatismo que se adopta cuando toma la palabra aquél a quien un ilustre socialista vasco que ya no está entre nosotros llamó, en un momento de coloquial chanza, “dios”.

Fue al ver hacia dónde podía encaminar al Partido Socialista, hacia una alternativa, cuando las iras de la oligarquía se desataron con fuerza

Éste —Felipe González— en el momento álgido en el que el designio que él mismo había contribuido a trazar estaba para cumplirse, lanzó de nuevo su oráculo: “Sea la abstención”. Y la abstención está encauzada, incluso con todas las señales que cabía esperar respecto a un pacto con el PP al que nos destinan desde el submundo de las decisiones que se hurtan a la militancia, a la vez que desde la estratosfera donde se decide el “destino” de los pueblos.

La abstención, como espada de Damocles sobre las cabezas de los dirigentes socialistas, era una posibilidad que a todos quemaba en las manos y por eso trataban de pasársela unos a otros para que el colofón del simulacro fuera que el secretario general se achicharrara con ella. Cuando de manera ostensible se abre paso dicha posibilidad con visos fehacientes de consumarse como realidad, preparándose un nuevo comité federal que desde la victoria de los amotinados consagre el desatino, recae sobre quien ha sido señalado por el dedo divino como presidente de una comisión gestora muy ayuna de legitimidad la triste tarea de consumar el sacrificio en el que el PSOE es inmolado: lo que quemaba a unos cuantos hoy abrasa a un partido al que sólo le queda su militancia para elevar la voz pidiendo una consulta que le evite consumirse en el fuego de la indignidad.  

------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Es catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada. Es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

11 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Dante Lareza

    Don Vito González: ¿ya vio a lo que condujo otro más de sus pésimos golpes de timón? El PSOE se hace trizas y todo por querer obligar a todos a que apoyen a Rajoy. De paso nos enteramos que Pedro Sánchez era bastante más coherente que usted y, en todo caso, que su base era (es) muy superior a lo que los barones pensaban. ¿Y sabe porqué? Es que alguna vez el PSOE hizo nido en la izquierda y a muchos les cuesta migrar a la derecha más corrupta nada más porque a usted se le ocurre. ¿Todo sea por no tener terceras elecciones? ¿Qué le hace suponer que a los votantes nos desagradaría expresar nuestro repudio sobre el tiradero que han dejado usted y Rajoy en España?

    Hace 5 años 2 meses

  2. Perico Pan

    Parece que algunos quieren comprar su dignidad pagando con la que otros muchos perderían con otra mayoría absoluta del Partido Popular.

    Hace 5 años 3 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Pero, ¿Porque se sigue diciendo "socialista" un partido que ha renegado del Socialismo el milenio pasado?

    Hace 5 años 3 meses

  4. sarpullido

    Desde el respeto que me mereces, José Antonio: 1º.- “Es cierto que los acontecimientos tienen su “lógica” —es pertinente hablar de su “ilógica” respecto a muchos procesos, dado cómo contribuyen a acumular irracionalidad a base de sumar negatividades—.” Mi parecer es que no, que todos los procesos tienen su lógica. El problema es que a una persona “media” no le es dado conocer cuál es la lógica de unx psicópata. No se trata de sumar irracionalidades, sino que individuos con poder decisorio hagan un análisis que no tiene en consideración alguna el bien común, el interés a largo plazo o cualquiera de las variables que cualquier individuo “medio” sí que consideraría en su análisis antes de tomar la decisión. Y tal decisión es totalmente racional. 2º.- “Materialismo histórico se denominó esa manera de pensar acerca de la dinámica de nuestras sociedades, fuera de concepciones mecanicistas, aunque se presentaran como (falsamente) dialécticas, en las que los sujetos no dejaban de ser vistos como marionetas de fuerzas anónimas.” Desde mi punto de vista es falso que la concepción es falsamente dialéctica. El problema es que se interpreta que la dialéctica opera de manera unívoca, es decir que, como tú dices, el individuo es marioneta de las fuerzas que no comprende y sobre las cuales no puede actuar. Eso es ciertamente falso (¡!). Existe una tensión (no falsamente) dialéctica pero que opera de manera biunívoca: La sociedad modela al individuo a la vez que el individuo (la suma de todos ellos) modela la sociedad. El pensamiento y la acción del individuo son fruto tanto de su voluntad, como de las circunstancias que envuelven su análisis y decisión. Es por ello que son tan importantes los medios de comunicación, porque modelan el pensamiento del individuo y dirigen su acción. En un sentido u otro, dependiendo de cada individuo. En resumen y por no ser demasiado pesado: - Lo sucedido en el PSOE es un Tamayazo elevado a la enésima potencia. El objetivo era el mismo, pero los medios se han tenido que adecuar a las circunstancias. - No sé qué haces aún en el PSOE. Tu presencia legitima a quienes perpetran de manera pornográfica el atropello de las clases desfavorecidas en general y trabajadoras en particular. Salud.

    Hace 5 años 3 meses

  5. Anastasio

    Los ciudadanos cuando votaron y dieron 85 diputados al PSOE condicionaron todo el proceso. ¿La oligarquía? Pues vale, puedes analizar la situación desde, lo que a mi me parece, con toda la humildad, un maniqueísmo simple, pero será difícil que aciertes en el diagnóstico. Salud.

    Hace 5 años 3 meses

  6. IGNACIO

    El Psoe ya lleva años manchado con la indignidad, la incoherencia, la equivocación. Ahora estamos ante la traición a los ideales de la izquierda, a cada y uno de nosotros, a ellos mismos.. No hay redención ni con otro siglo de historia. No hay perdón. Y ante ese solo cabe el silencio. Y su defunción.

    Hace 5 años 3 meses

  7. IGNACIO

    El Psoe ya lleva años manchado con la indignidad, la incoherencia, la equivocación. Ahora estamos ante la traición a los ideales de la izquierda, a cada y uno de nosotros, a ellos mismos.. No hay redención ni con otro siglo de historia. No hay perdón. Y ante ese solo cabe el silencio. Y su defunción.

    Hace 5 años 3 meses

  8. Teresa

    La gente como tu es como los curas sinceros solo sirven para lavarle la cara a instituciones podridas y dañinas. Es una lastima y hasta es posible que seas inocente, que estés ciego y sordo, y solo desees el bien social, pero tu apoyo al partido, no nos dice nada bueno de ti.

    Hace 5 años 3 meses

  9. IGNACIO

    El Psoe ya lleva años manchado con la indignidad, la incoherencia, la falta de valentía, las equivocaciones. Ahora hablamos de algo más grave: la traición a los ideales de la izquierda. Algo completamente imperdonable. Ni con otro siglo de historia. No hay perdón posible, no hay redención posible. Sólo cabe el silencio. Y su defunción.

    Hace 5 años 3 meses

  10. Jesús Díaz Formoso

    .. porque si fuere sincretista, la X la serían todos y cada uno de sus militantes.

    Hace 5 años 3 meses

  11. Jesús Díaz Formoso

    Entiendo que el autor sigue pagando la cuota militante al Partido de la sustancia infinita e ilimitada, pero nada sincretista, en el que Dios = ONE = X

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí