1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La nariz de Pedro Sánchez

Lo decisivo en la quiebra del PSOE es la crisis del régimen pero también el fatalismo del partido. El pulso entre el ex secretario general y la institución ha derivado en un bucle teatral que sólo podía ser interrumpido por un golpe de Estado

Santiago Alba Rico 7/10/2016

<p>Pedro Sánchez.</p>

Pedro Sánchez.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En uno de sus más conocidos “pensamientos”, el filósofo Blaise Pascal (1623-1662) afirmaba que “si la nariz de Cleopatra hubiese sido más corta, la historia del mundo habría cambiado completamente”. Pascal se refería al famosísimo apéndice nasal de la reina ptolemaica, cifra de su belleza, como a una fuente de poder capaz de decidir batallas, romper o anudar alianzas y eventualmente determinar la relación --de independencia o vasallaje– entre Egipto y Roma. Cleopatra apoyó en su nariz la pompa de su debilitado poder real para multiplicarlo a través de César y Marco Antonio; y si perdió ante Octavio Augusto fue porque las narices, al contrario que los cañones o las bombas, no causan en todas las víctimas el mismo tipo de heridas. En todo caso, Pascal acudió a un detalle muy pequeño, instalado en un pequeño cuerpo individual, para subrayar del modo más provocativo la desproporción entre las causas y los efectos y llamar la atención sobre el hecho de que los designios divinos --o la lucha de clases-- se ven a menudo descabalados, o al menos desviados, por factores adventicios que no pueden ser directamente absorbidos en el seno de la Historia (ni en la voluntad de Dios). No son las narices las que hacen la historia, es verdad, pero se hace con ellas, y no se pueden dejar a un lado si se quiere comprender el margen de contingencia y de intervención individual que configura la esfera política.

Podríamos decir, en efecto, que la nariz pascaliana anticipa lo que el muy jansenista Gramsci llamaría tres siglos más tarde “la autonomía de lo político”, a condición de incluir en este concepto, junto a las formas y las culturas, dos factores de muy distinta naturaleza. Por un lado, sí, la mencionada “nariz de Cleopatra”; es decir, los efectos colaterales del hecho de ser --los humanos-- sujetos corporales y lingüísticos embargados por deseos socialmente combinados pero atravesados, como una espina, en las relaciones económicas y, desde luego, en los cálculos racionales y sus ambiciones de transparencia. Esta opacidad --la del tamaño y el carácter, inseparables, como recuerdan Jorge Alemán y Carlos Fernández Liria, de la sexualidad y la neurosis-- es la que ha permitido siempre hacer una lectura shakespeariana de las luchas por el poder. El “juego de tronos” que tanto fascina a algunos dirigentes podemitas es sobre todo el reconocimiento de un margen irreductible de tragedia clásica --al lado o frente a las “estructuras” y los “sistemas”-- que habría que intentar, sin embargo, gestionar, aliviar y limitar. La “nariz de Cleopatra”, obviamente, determina asimismo la condición relevante de los liderazgos individuales, sobre todo en periodos de crisis o de transición histórica (como lo fue el del paso de la República al Imperio en la antigua Roma).

Pensar mejor o peor dependerá de las instituciones que dominen nuestras vidas; y por eso es tan importante cambiarlas

Pero junto a la Nariz hay otro factor autónomo que atraviesa las relaciones de poder. Me refiero a las instituciones; al hecho --es decir-- de que los marcos institucionales no sólo imponen sus propias reglas clasificatorias y organizativas sino que, como recuerda la antropóloga Mary Douglas, los seres humanos pensamos siempre, incluso cuando más libres y solos nos sentimos, a través de ellas. Un médico piensa a través del hospital (público o privado) en el que trabaja; un mafioso piensa a través de la familia a la que ha jurado fidelidad; y un político piensa a través del aparato del partido en el que milita. Pensar mejor o peor dependerá de las instituciones que dominen nuestras vidas; y por eso es tan importante cambiarlas. Asimismo, la posibilidad de intervenir mejor o peor (para alcanzar mejores instituciones) dependerá a su vez de los partidos políticos que tengamos, siempre amenazados, de entrada, por la conocida “ley de hierro” de Michel. La “autonomía de lo político”, compuesta de narices e instituciones, reviste por eso mismo una dimensión literaria y fatalista que, al tiempo que hace apasionante y contingente el juego del poder, impone límites internos a toda esperanza de cambio radical. Sin esa “autonomía” no se podría intervenir sobre las “estructuras”, pero esa autonomía dificulta, más que facilita, la intervención.

Todo esto para decir que, si lo decisivo en la crisis del PSOE es sin duda la crisis del régimen, no podemos entender sus peripecias sin introducir, más allá del Ibex, la nariz de Pedro Sánchez y el fatalismo institucional del Partido Socialista. Es la combinación de esos dos factores la que ha llevado a ese colofón teatral, el sábado pasado, cuya radical tragedia se agudizaba tanto más en la medida en que adoptaba la forma irreprimible de un sainete esperpéntico (del que se avergonzaban los propios actores). La evidencia que delataba la descomposición entrópica del PSOE el pasado sábado, en la reunión del Comité Federal en Ferraz, era justamente el hecho de que, a partir de cierto momento, ninguno de sus participantes, como ocurre en Homero y en Shakespeare, era ya dueño de sí mismo. Eran todos juguetes del destino. De hecho, para adueñarse del destino, los llamados “críticos” tuvieron que aceptarlo y precipitarlo (el destino), igual que en la historia de la muerte en Samarkanda, y reintroducir la “seriedad” que desdramatizaba la escena al coste de consumar violentamente la tragedia.

Es difícil que el PSOE se recupere de esa puesta en escena a la que estaba abocado desde hace dos años. ¿Por qué abocado? De un lado teníamos a un Pedro Sánchez de flato y plástico que, empujado desde dentro por Susana Díaz y la vieja guardia del partido, encabritado desde fuera por Podemos, había ido creyéndose poco a poco su “misión histórica” de mártir numantino del cambio. Es lo que el citado Pascal llamaba la máquina; lo que comenzó como una simple estrategia de supervivencia personal en condiciones extremas acabó --a fuerza de repetir ciertos gestos y ciertas palabras-- apoderándose de su imaginación. Da toda la impresión de que Sańchez, siempre vacío, era sincero; y de que, hasta bien avanzada la jornada del sábado, se creyó paladín insobornable de la “nueva política” enfrentado a los poderes más oscuros de la tierra.

Una de las características de las instituciones, y sobre todo de los partidos políticos, es el hecho de que, cuando pensamos a través de ellos, nos parece estar pensando los límites del mundo

Del otro lado estaba la “institución” --el partido-- que “pensaba” a través de todos sus miembros con las reglas que se habían normalizado desde Suresnes y que, como lo probaba el propio espectáculo del Comité Federal, impedían ver el exterior o, al menos, introducirlo en la sala. Una de las características de las instituciones, y sobre todo de los partidos políticos, es el hecho de que, cuando pensamos a través de ellos, nos parece estar pensando los límites del mundo. Este ensimismamiento --o visceración-- institucional es más profundo allí donde la jerarquía y la opacidad son mayores; y donde la disciplina a la hora de aceptar estas reglas trapaceras se da por sentada. La “nariz” de Pedro Sánchez, como la del cuento de Gógol, se emancipó del cuerpo del partido, aunque se mantuvo atada a él por un hilo del que enseguida hablaremos. Sánchez tuvo narices para desobedecer, pero no para desobedecer del todo. Y este pulso --entre la nariz y la institución-- había llegado tan lejos que, cuando comenzó la reunión del Comité Federal, todos sabíamos --lo sabían incluso los propios actores-- que sus miembros se habían reunido para clavarse cuchillos en la espalda delante de toda España.

El gran talento teatral de Pedro Sánchez ha sido el de ceder en el último momento y de la manera en que más daño podía hacer al PSOE, ya muy magullado. ¿Por qué? Esto tiene que ver sin duda con el marco en el que se combinaban las dos “autonomías”, la de la nariz de Sánchez y la de la institución llamada PSOE. Ese marco es, como han señalado algunos brillantes análisis, la crisis del régimen, que se hizo visible con el 15M y se materializó política e institucionalmente con la irrupción de Podemos. Al quebrarse, el bipartidismo, por así decirlo, se desdobló, segregando dos vástagos paralelos, pero es obvio que al PSOE, verdadero pilar del orden establecido, le tocó bailar con la más fea. Mientras el PP se ha disputado el terreno con C's, que había nacido como su muleta y en el que, llegado el momento, se ha podido apoyar, el PSOE ha tenido que lidiar con Podemos, fuerza nacida fuera del sistema y que, en la medida en que amenazaba su existencia, la “institución” socialista sólo podía odiar. Es este odio a Podemos, y la batalla que ha librado contra la fuerza morada, la que ha consumido la vida del partido los dos últimos años, hasta el punto de que en las dos últimas elecciones generales el PSOE ya no se medía con el PP ni aspiraba a ganar los comicios; el resto de legitimidad que conservaba Sánchez tenía que ver con el hecho de que había conseguido evitar el sorpasso. El ex secretario general, por tanto, mientras se iba creyendo paladín del cambio y se enfrentaba a los barones de su partido, mientras metía su nariz en los entresijos del aparato, seguía “pensando” desde él, obsesionado como todos con Podemos y Pablo Iglesias y decidido, por tanto, a no hacer ninguna concesión en esa dirección. Encerrado en esos límites --los que imponía la existencia de Podemos-- el pulso entre la nariz de Sánchez y la institución llamada PSOE sólo podía prolongarse agónicamente, en un bucle teatral completamente paralelo a la realidad, como así sucedió, y sólo podía ser interrumpido por un golpe de Estado que empeorase aún más las cosas. Así ha sucedido también. Tragedia shakespeariana y fatalismo institucional se han dado cita, una vez más, para cambiar la historia.

La sinceridad de Sánchez se ha revelado finalmente necia y suicida. La decisión de pelear hacia dentro sin hacer ninguna concesión hacia fuera para ceder en el último momento a un golpe que él mismo acabó justificando ha acelerado el final del PSOE, ya en descomposición, dañando al mismo tiempo las opciones reales de cambio, al menos a corto plazo. Inútil para la restauración, inútil contra la restauración, el PSOE ha quedado --no diremos definitivamente-- fuera de juego. Sería una buena noticia si la “nariz” de Pedro Sánchez, además de alimentar las dinámicas entrópicas de su partido, no hubiera aupado al PP y, para felicidad del Ibex, retrasado las transformaciones que reclama nuestro país en una Europa en la que la justicia y la democracia no van ganando. Y si Podemos fuera --o volviera a ser-- una fuerza capaz de representar realmente a esa mayoría social desarmada por la crisis y cansada de nuevo de la política y de los políticos...

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Santiago Alba Rico

Es filósofo y escritor. Nacido en 1960 en Madrid, vive desde hace cerca de dos décadas en Túnez, donde ha desarrollado gran parte de su obra. Sus últimos dos libros son "Ser o no ser (un cuerpo)" y "España".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    Michels es "la nariz" del Movimiento Nacional, de los fascios de Mussolini, y de los demás "Partidos Únicos" o de la"gente"; sin ideología, lo que hoy significa Neoliberales y Globalistas. En derecho teníamos que estudiar a animales como Lombroso o Carl Schmitt; eso no los convierte en nada diferente a lo que fueron; ni les da a su "obra" otro significado que el que tiene.

    Hace 5 años 3 meses

  2. Jesús Díaz Formoso

    Juancho: con ese o sin ese, Michels fue la cúspide del poder judicial de la Italia Fascista de Mussolini. Y la "Ley de Hierro" es un arma del Fascismo (también de su versión más globalista, interesada y equívocamente autodenominada "anarcomercado") contra la política en general. Sin Política, queda la fuerza. Que no reside en el individuo, sino en el grupo. La oligarquía de esa Ley de Hierro, HAS DE BUSCARLA EN EL PODER FINANCIERO, NO EN LOS PARTIDOS.

    Hace 5 años 3 meses

  3. Juancho

    Al comentario #4. Michels (falta una s en el artículo) se estudia en todas las facultades de sociología y ciencias políticas del mundo, lo que, en tu lógica, convierte a todos los profesores y estudiantes de estas cosas en fascistas. Su ley de hierro de la oligarquía es una verdad universal y eterna, y su formulación clara y elegante. Quien no quiera ver su importancia, que se cueza en su salsa fanática.

    Hace 5 años 3 meses

  4. Klark Kant

    Magnífica aportación, señor Alba. Aunque yo, que soy muy de pueblo, me atrevería a sentenciar a lo bruto que el problema radica en que el PSOE lleva cuarenta años vendiendo potingues de buhonero como si fueran fórmulas magistrales y, claro, la clientela está ya tararí, vamos, es que mucha se pierde por los andurriales, otra la palma directamente y no poca se tumba a dormir la mona bajo la luna morena. En fin, una estafa…

    Hace 5 años 3 meses

  5. Klark Kant

    Magnífica aportación, señor Alba. Aunque yo, que soy muy de pueblo, me atrevería a sentenciar a lo bruto que el problema radica en que el PSOE lleva cuarenta años vendiendo potingues de buhonero como si fueran fórmulas magistrales y, claro, la clientela está ya tararí, vamos, es que mucha se pierde por los andurriales, otra la palma directamente y no poca se tumba a dormir la mona bajo la luna morena. En fin, una estafa…

    Hace 5 años 3 meses

  6. R

    Solo quería que supiera que me ha parecido un artículo espectacular hasta el grito. Y que aunque me gustaría poder darle una opinión más fundada, no estoy a la altura y solo quiero contrarrestrar el internet trolling del comentario anterior. Tanto "odio" y negativismo en internet solo hace que los que aún disfrutamos de las cosas nos callemos y no me da la gana. Un saludo. Volveré a leerlo(le) para seguir disfrutando. Un saludo.

    Hace 5 años 3 meses

  7. Jesús Díaz Formoso

    Los falangistas siempre acuden a sus teóricos. Entre ellos, Robert Michels. En Wikipedia se califica de “sociólogo y politólogo alemán” (https://es.wikipedia.org/wiki/Robert_Michels ). Lo que es tanto como definir a Francisco Franco como militar y geógrafo africano. Franco fue un Dictador fascista, y Robert Michels el Jefe de los Jueces fascistas de Mussolini, con el que recorrió el camino desde la izquierda del Partido Socialista Italiano, hasta el Fascismo. Los fascios de Mussolini, el íntimo amigo de Michels. Lo que da fe de lo sencillo que es pasar de retóricas aparentemente socialistas a retóricas radicalmente fascistas. Como vemos ahora en España.

    Hace 5 años 3 meses

  8. luis

    No se puede decir tantas sandeces seguidas en un artículo. El psoe es un animal herido, y sangra, pero es una animal muy peligroso, eso no lo entendió podemos, que convirtió todo en una cruzada para sustituir cuanto antes al psoe, primero siendo un sucedaneo, luego convirtiendose en sucedaneo de iu, y despúes en especie de reino de taifas absolutamente ingobernable. El psoe necesita repensar su utilidad, desde luego, y por supuesto un cambio en la dirigencia, en toda España. Podemos está igual, solo que está mas nuevo de cara a la gente, pero nada envejeció tan pronto en este pais como podemos, ya tiene todos los males de la izquierda, que el psoe ha pasado durante 137 años, su crecimiento artificialmente acelerado le lleva hacia las rocas mas pronto que tarde. Yo pienso que lo mejor para España es una revolución de los votantes exvotantes y militantes para entrar de cabeza dentro del psoe y decidir que va a proponer a partir de ahora. En cuanto a podemos, su mejor arma pasa por crecer mas despacio y dirigirse hacia una propuesta nueva que acabe seduciendo a las personas progresistas de su pais, o lo que es mejor trabajar junto con el psoe, si logra reencontrarse en crear un frente de izquierdas común, como el que tienen en Urugay, del que esta mañana, por cierto, hablaba José Mujica en radiocable.

    Hace 5 años 3 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí