1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Paz en Colombia

El Acuerdo de Cartagena de Indias es una lección de hasta dónde pueden llegar el diálogo y la firme voluntad política. Pero habrá que ver ahora cómo cambian realmente las condiciones socioeconómicas que condujeron a la guerra durante más de 50 años

José Luis Dicenta 3/10/2016

<p>El presidente Santos vota del domingo 2 de octubre en el referéndum por la paz de Colombia. </p>

El presidente Santos vota del domingo 2 de octubre en el referéndum por la paz de Colombia. 

César Carrion. SIG

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Colombia es un país con una mala fama totalmente inmerecida. Lo he repetido muchas veces después de vivir allí y comprobar que son muchos los que al hablar de ese singular y maravilloso país lo identifican de inmediato con la violencia, el terrorismo, la corrupción, la guerrilla y el narcotráfico. Todo eso era verdad, pero una verdad solo a medias. Porque Colombia es también un país con numerosas y buenas universidades, con una considerable clase media, con varias ciudades de gran tamaño y actividad, con una clase intelectual de reconocida entidad internacional, con buenos periódicos y emisoras de radio y televisión y con una excelente ciudadanía. Pero era también, sí, hasta hace unos días (y lo sigue siendo aún hoy, aunque en menor medida) un país en guerra desde hace más de 50 años.

La guerra colombiana tuvo su origen en los múltiples problemas e injusticias que originaba la propiedad y explotación de la tierra. El líder progresista Jorge Eliécer Gaitán, defensor de los derechos de un pueblo nunca acostumbrado a sufrir la agresión de un oligarquía todopoderosa, e imposibilitado de poner en marcha movimientos o partidos políticos capaces de permitirle su acceso a los espacios de decisión política, fue asesinado en 1948. Este detonante provocó el nacimiento de la guerrillas campesinas, que en 1964 dieron origen a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) las cuales,  en el momento de la firma de la paz, contaban con 6.300 efectivos armados y más de 7.000 milicianos urbanos y rurales. 

La guerra colombiana tuvo su origen en los múltiples problemas e injusticias que originaba la propiedad y explotación de la tierra

La firma en Cartagena de Indias de los Acuerdos de Paz entre Timoleón Jiménez, alias  Timochenko, y el presidente Santos el pasado día 26 de septiembre pone fin a una guerra que ha causado más de 7 millones de víctimas, entre asesinados (267.000), desaparecidos y desplazados. La negociación de estos Acuerdos, que ha tenido lugar en La Habana, ha durado 4 años y ha contado desde el primer momento con el apoyo de Cuba y Noruega (países garantes del proceso), así como de Venezuela y Chile (países acompañantes de los diálogos). España, que jugó un importante papel en los Acuerdos de Chapultepec de 1992 que pusieron fin a la lucha armada en El Salvador y en los de Esquipulas de 1996, que concluyeron la guerra en Guatemala, no ha jugado en esta etapa final papel alguno en la paz lograda en Colombia. Sí lo jugó, y muy activo, en las malogradas negociaciones con las FARC en la época del presidente Pastrana, que lamentablemente terminaron en un fracaso.

Este hecho no es sino la consecuencia de una debilitación considerable de nuestra presencia en el continente latinoamericano, pese a las importantes inversiones españolas allí concentradas. Parecería que el único aspecto al que se le presta cierto interés es justamente el económico. Y es obvio que ello ha repercutido en una débil relación con los Gobiernos que podríamos denominar “heterodoxos”, es decir, que han buscado y siguen buscando una solución a los problemas de sus pueblos que se separe de la ortodoxia de Washington o del FMI, para entendernos.

España, que jugó un importante papel en los Acuerdos que pusieron fin a la lucha armada en El Salvador y a la guerra en Guatemala, no ha jugado en esta etapa final papel alguno en la paz lograda en Colombia

El caso de Colombia es distinto. El Gobierno actual es de corte conservador, pero en el tema de la negociación con las FARC ha adoptado una posición arriesgada y valiente que posiblemente no haya sido del agrado de la poderosa burguesía local, que sigue exigiendo castigo para la guerrilla, olvidando que ésta no es sino la secuela de una política de prepotencia y explotación que hizo imposible la oposición por otra vía que no fuera la violenta. Y en esas estamos. El expresidente Uribe se encarga de recordarles todos los días a los colombianos que sin sanción no hay arreglo posible. Y posiblemente haya incluso más recónditas explicaciones que hacen inteligible –pero no compartible-- esta posición.

El día 27 se creó una Comisión de Seguimiento e Implementación de los Acuerdos en La Habana, compuesta por el Gobierno, la insurgencia y los dos países garantes. El primer tema que deberán tratar es el de la fecha en que las FARC tendrán que empezar a entregar las armas, concentrarse en las “zonas veredales” y campamentos, y salir de los reductos que ocupan en la selva. La guerrilla tendrá 180 días para disolverse totalmente, contados a partir de la entrada en vigor de la Ley de Amnistía, una vez que haya sido aprobada por el Congreso colombiano, y del levantamiento de las órdenes de busca y captura de los guerrilleros, así como quizás también de su salida de las cárceles. 

La Agenda del Acuerdo consta de seis puntos: 1. Política de desarrollo agrícola; 2. Futura participación de la guerrilla en la política; 3. Garantías de seguridad; 4. Solución al problema de las drogas ilegales y el narcotráfico; 5. Implementación y verificación de los Acuerdos; y 6. Sistema integral de verdad, justicia y reparación.

El primer tema que deberá tratar la Comisión de Seguimiento es el de la fecha en que las FARC tendrán que empezar a entregar las armas

En un interesante análisis, la escritora Laura Restrepo destaca que aplaude el Acuerdo, pero que aún quedan varias cosas en el tintero, como que el ELN deponga las armas y que lo hagan también los paramilitares, los narcos, la delincuencia común y la de cuello blanco. Según Restrepo, no habrá paz sin justicia social y sin presencia efectiva del Estado en todo el territorio nacional. Habrá que depurar el Ejército, llevar a cabo una auténtica reforma agraria y también poner fin a la corrupción. Es decir, que los auténticos problemas empiezan ahora y nadie va a poder garantizar el cumplimiento de estos Acuerdos si no se produce una verdadera movilización ciudadana, porque “los protagonistas de la Historia son los pueblos”. 

Pero será preciso además evitar que los Estados Unidos quieran ejercer un control imperialista sobre la paz y poner un freno a las apetencias de las corporaciones y multinacionales (que están ya aireando megaproyectos de todo tipo en los sectores forestal, minero, hidroeléctrico y agrícola) así como al tradicional apetito de riqueza de la alta burguesía, poco proclive a realizar sacrificios que puedan afectar a sus bolsillos y que serán una necesidad ineludible.  En cuanto al primer punto, no debe olvidarse que EE.UU. esgrime actualmente una política intervencionista en América Latina, que es el principal financiador del Ejército colombiano y que cuenta con 7 bases cedidas por el Gobierno colombiano en su territorio (Acuerdo de 2.009 Obama-Uribe), incluyendo la base de Palanquero, en el Magdalena Medio (los EE.UU. tienen más de 30 bases en Latinoamérica, lo cual ha desatado ya en el pasado duros debates a nivel presidencial en el seno de la UNASUR).

Según Restrepo, no habrá paz sin justicia social y sin presencia efectiva del Estado en todo el territorio nacional

No es menos verdad que los Acuerdos reducirán los espacios del narcotráfico y del cultivo de la droga. Y también que permitirán mejorar la relaciones con Ecuador, donde residen más de 60.000 colombianos refugiados). Y que comportarán el poder disponer de un importante instrumento de desarrollo económico, porque la paz abrirá nuevas e importantes perspectivas a una sociedad deseosa de avanzar sin violencia y que aspira a hacer descender los altísimos niveles de desigualdad existentes y a abrir más espacios al diálogo y la comprensión.

Pero habrá que estar muy atentos, dentro y fuera, a la evolución de este importantísimo paso dado en Colombia en busca de una auténtica paz. El Acuerdo de Cartagena de Indias es de enorme importancia a niveles local, nacional e internacional porque es una lección de hasta dónde pueden llegar el diálogo y la firme voluntad política.  Pero habrá que ver ahora cómo cambian realmente las condiciones socioeconómicas que condujeron a la guerra y que han hecho posible que ésta perdure durante más de 50 años. 

El escritor William Ospina afirma que “una paz sin grandes cambios históricos, una paz que no siembre esperanzas, es un espejismo hecho para satisfacer la vanidad de unos políticos y la hegemonía de unos poderes, pero no para abrirle el horizonte a una humanidad acorralada por la necesidad y el sufrimiento. Un Acuerdo no garantiza la paz, es sólo el marco para construirla”. 

Esperemos que estas palabras no se vean refrendadas en el futuro por los hechos, que las esperanzas abiertas se vean confirmadas por hechos concretos y que lo que pudo, en efecto, ser solo un espejismo, se convierta en una ejemplar realidad para el mundo entero.

------------------ 

José Luis Dicenta fue embajador de España en Colombia en 1990 y 1991

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agueros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

José Luis Dicenta

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí