1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Crónica parlamentaria

‘Processisme’, esa lengua

Puigdemont cuenta con el mejor lenguaje político disponible en el mercado peninsular. Y no hay tantos: PNV, PP y el ‘processista’, sin duda, el mejor del Top-3

Guillem Martínez 30/09/2016

<p>Carles Puigdemont durante la segunda sesión de la moción de confianza, el 29 de septiembre</p>

Carles Puigdemont durante la segunda sesión de la moción de confianza, el 29 de septiembre

PARLAMENT DE CATALUNYA Job Vermeulen

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Resumen de lo publicado. Ayer Puigdemont cogió una Hoja de Ruta, obsoleta, nacida para consumo interno y jamás aplicada, le grapó un referéndum y la prolongó un añito más. Hasta que, todo apunta a ello --la política, como cualquier otro uso humano, es, básicamente, costumbre--, vuelva a ser otra Hoja de Ruta obsoleta, nacida para consumo interno y no aplicada. ¿Puigdemont es un genio? No soy médico, pero yo diría que, en todo caso, cuenta con el mejor lenguaje político disponible en el mercado peninsular. Y no hay tantos. A mí me salen tres.

El del PNV, el del PP y el del Procés. Sobre el del PNV, je n’en connais pas. Sobre el del PP, siendo exitoso, es solo la sombra de la sombra del lenguaje que poseía antes del 11M y el 15M, una construcción demoledora, infalible, que acotaba los marcos libertad y democracia. Ahora, al parecer, acota solo el marco orden y/o patria. Con menos juego de piernas, pero con cierta efectividad, a juzgar por los resultados en circunscripciones donde nadie le chulea la cosa patria. Pero el lenguaje processista es, sin duda, el mejor del Top-3. Por lo que se merece un párrafo, que se inicia después de este punto y aparte. Alehop.

El lenguaje processista toca el culo, como quiere y cuando quiere, a los marcos Catalunya, democracia y libertad, por lo que puede situar fuera de ellos a quien no quiera o no se deje. Es tan poderoso que, en fin, evita incluso hacer políticas al respecto de lo que dice, de tal manera que, posiblemente, solo es un lenguaje. Sustituir la acción por el lenguaje es, por cierto, la fantasía sexual para cualquier político planetario. De hecho, las únicas políticas reales que ha amparado ese lenguaje no han sido indepes, sino de austeridad y economía creativa. Lo que puede conducir a la idea de que el Processisme no es necesariamente independentismo. Carece de obra legislativa al respecto, al menos, y ha posibilitado la aparición de un independentismo nuevo, jamás visto en ninguna parte del mundo mundial, que consiste, básicamente, en autoproclamarlo, como sucede con el barcelonismo, por ejemplo. Para ser del Barça, en fin, no es necesario jugar en el equipo, estar en la junta, ver los partidos o, ni siquiera, querer que gane la Champions. El lenguaje processista toca el culo, como quiere y cuando quiere, a los marcos Catalunya, democracia y libertad.

Ha creado, vamos, una identidad política sustentada en el lenguaje, en una manifestación anual en la que se confirma y renueva el lenguaje y, hasta ahora, en poco más. Que se dice rápido. Otra originalidad: no es un lenguaje de un solo partido. Lo comparten varios partidos, varios medios e individualidades periodísticas, y una porción importante de la sociedad, que lo consume con avidez. Eso supone una absoluta novedad en el género. Y aún posee otra originalidad, tal vez la mayor: más que el Estado --en este caso, la Gene; la Gene, al fin y al cabo, no es una ONG--, o los partidos, en su creación ha participado una organización civil, la ANC, sin lugar a dudas el fenómeno político-institucional más importante de las últimas décadas y un fenómeno a estudiar. Es un engranaje que une pueblo --vigilen el palabro “pueblo”; cuando lo escuchen, en Catalunya,  Madrid, Murcia o Ulán Bator, cambien, si pueden, de acera; es un intento de evitar el término sociedad, más contradictorio y abierto-- con sus instituciones, en un momento en el que las instituciones se estaban quedando al raso, por temas de corrupción, distanciamiento y degradación democrática --como era el caso de la Gene; por un tubo, por cierto--. De hecho, la ANC, si atendemos a su obra y no a su autodefinición, es un ente institucionalista, de cohesión en torno a las instituciones, antes que indepe. Durante un tiempo, a un sector de Podemos le dieron para el pelo non-stop por fantasear con crear un lenguaje posperonista, importado de América. Mientras le daban para el pelo, nadie atendió que esa institución y ese lenguaje estaban naciendo, de manera improbable, en una pequeña región de Europa. Y que posibilitarían que, en una situación de final de Régimen, se viviera un momento inaudito de cohesión con lo viejo --partidos, políticos y mentalidades viejas-- en, lo dicho, un final de Régimen. 

Bueno. Todo esto viene a cuento de que es el segundo día de la cuestión de confianza. Hablan los grupos parlamentarios, les contesta el Presi, por lo que la cosa puede servir para observar cómo, recurriendo a su vez al lenguaje antes que a la política, el Presi va a ganar por KO.

Empieza la tunda con Arrimadas, de C's --su partido comparte, básicamente, lenguaje con el PP; tiene, quizás, más elaborados las imágenes y los marcos que envuelven el conflicto lingüístico--. Arrimadas no aporta novedades a anteriores discursos --el Procés es una ocurrencia que viene a ocultar la inexistencia de políticas sociales, de las que C´s, por otra parte, no puede hablar, por ausencia de lenguaje--. La novedad es el tono. Ayer, de hecho, Puigdemont ofreció un referéndum con pregunta, fecha, quorum y negociación del resultado pactados con el Estado. Es decir, un referéndum para perderlo, un punto final, o un cambio de velocidad espeluznante en el Procés. Un chollo, que no será aceptado por el Estado, pues carece de lenguaje no para asumir, sino tan solo para discutir sobre plurinacionalidad, que es lo único que le supondría aceptar el referéndum. Aun así, la Cámara ha interpretado que lo de Puigdemont es una petición de negociación, que en el caso de Arrimadas ha significado, lo dicho, la incorporación de un tono de buen rollo, que desarticula un tanto el único poderío lingüístico de C´s. La mala milk en cuando aparece el tema territorial.

Habla Iceta, mientras los golpistas bombardean el Palacio de la Moneda de Ferraz. Aun así, uno de los pocos líderes territoriales ofrece a Puigdemont un marco de negociación y una reforma federal --tan improbable como el Procés--, a cambio de su apoyo a un gobierno socialista en Madrid. Cuando acaba de decir eso, por cierto, la agencia EFE lo cuelga en la red, y la cuenta Twitter del PSOE de Castilla La Mancha lo retuitea como prueba de que, sic, “se confirman las sospechas: Sánchez tenía un plan oculto para pactar con independentistas que quieren romper España”, y como indicio de que amplias extensiones, cargadas de futuro, del PSOE, carecen de un lenguaje diferenciado del PP. En cierta manera, la propuesta de Iceta, que podría tener algún valor sexy --sexy moderado; Iceta, que posee el lenguaje para plantear la posibilidad de un referéndum, no puede utilizarlo, por ausencia de esa capacidad en el PSOE--, queda invalidada por los compañeros del metal manchego.

Habla Iceta, mientras los golpistas bombardean el Palacio de la Moneda de Ferraz.

Rabell de CSQEP. Utiliza el tono que utilizó Arrimadas. También ha interpretado la propuesta de Puigdemont como una búsqueda de pista de aterrizaje. El referéndum lo es. Posibilita el encuentro entre processistes y federalistas. En otro Procés interminable, pues el referéndum es irrealizable en el país favorito de la Divina Providencia, más ahora, como ilustran las aportaciones intelectuales del PSOE de Castilla La Mancha. Si bien el Procés posee un lenguaje cachas, no lo posee un Procés federalista, que queda engullido, ñam, en la respuesta de Puigdemont.

Empieza el festival Albiol/PP. Y empieza bien. Uno de los usuarios de un lenguaje propagandístico, decodificado por Lakoff, empieza decodificando el lenguaje del Procés, a lo Lakoff, un tipo del que, por otra parte, Albiol no ha oído hablar en su vida . “Ustedes solo crean relato”. Dice. Grande. Luego va y el discurso se le escapa de las manos. Sin citar a la bicha, pilla el DeLorean, retrocede una década y le sale el lenguaje de cuando ETA y el marco orden frente al caos. Aun así, también desarticulado por la propuesta de ayer, y con todo el buen rollo que puede --que siendo mucho, es muy poco--, ofrece --en nombre, al parecer, del Gobierno-- diálogo en el tema de financiación, reconocimiento cultural y de la realidad catalana --ojo, es mucho más de lo que puede incorporar su lenguaje, por lo que lo más probable es que no sea cierto--. En su respuesta, Puigdemont se lo come con patatas.

Habla Anna Gabriel. Un lenguaje propio. Y difícil. Y críptico. Todo en él es ideología, autoformulación y engarce de temas en el que definirse ideológicamente. Cuesta un huevo entenderlo. Es decir, encontrar los hilos de discurso entre tantos discursos. Bajo ese aspecto de lenguaje comunicativamente ruinoso fluye un lenguaje con, supongo, un alto poder de cohesión para la comunidad CUP, que está protagonizando una legislatura contradictoria --quizás, fruto de la confusión del independentismo de izquierdas con el Processisme, que no es necesariamente independentista ni de izquierdas--, si bien sus tensiones internas parecen ser, progresivamente, menores. Creo entender que, referido al caso que nos ocupa, ofrece a Puigdemont paz por territorios, una preferencia por el referéndum unilateral, antes que por el pactado --no sabemos cómo se hace uno u otro, por otra parte--, y apoyo en esta cuestión de confianza, si bien no necesariamente en los futuros presupuestos. Puigdemont, en su respuesta, ubica la CUP en el campo de los sospechosos de ser enemigos del Procés, es decir, de Catalunya. Y de forma rapidita.

Sin citar a la bicha, pilla el DeLorean, retrocede una década y le sale el lenguaje de cuando ETA y el marco orden frente al caos.

Finalmente, toma la palabra Jordi Turull, de JxS. No solo no es necesario que diga algo, sino que no tiene nada que decir. Pero, en lo que es un ejercicio de poderío lingüístico, hace de poli malo --es decir, se ubica en el otro extremo del carácter ecuménico que ha emitido hoy el Presi--, y reparte leña a todo el abanico parlamentario. Puede. Y, en política, se hace lo que se puede. Exhibe con ello, por si no había quedado claro, la más efectiva máquina lingüística disponible en la política peninsular.

Acaba la cosa. Votación. Puigdemont gana la cuestión de confianza --(JxS + CUP)--. Y, lo dicho, otro año, que es mucho cuando no se tiene qué decir, pero sí muchas maneras de decirlo. Ha anunciado que convocará elecciones si pierde la próxima votación de presupuestos --sobre noviembre--. Pero es poco probable. Se supone que la CUP los votará, o se caerá del campo semántico Procés. Si no los vota, tampoco pasaría nada. Se colarían los del año anterior. Los presupuestos, en fin, son irrelevantes en una autonomía intervenida, como es el caso. Son importantes solo para demostrar la hegemonía lingüística y prolongarla. Un sistema propagandístico solo existe y es efectivo en el poder. Fuera de él resulta humorístico, como ha demostrado, otra vez, Albiol.

Hasta la semana que viene, amiguitos.

Resumen de lo publicado. Ayer Puigdemont cogió una Hoja de Ruta, obsoleta, nacida para consumo interno y jamás aplicada, le grapó un referéndum y la prolongó un añito más. Hasta que, todo apunta a ello --la política, como cualquier otro uso humano, es, básicamente, costumbre--, vuelva a ser otra Hoja de Ruta...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección. Su último libro es 'Los Domingos', una selección de sus artículos dominicales (Anagrama).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Marga

    Espléndido análisis. ¿Conclusión tras su lectura? O morir de risa, o suicidarse.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí