1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El renacer de Detroit

La que fuera capital mundial del automovilismo se reinventa después de la bancarrota. Nuevos proyectos y negocios revitalizan la ciudad para diseñar su futuro y evitar la gentrificación

Ariadna Cortés Detroit , 28/09/2016

<p>Intervención artística en una casa abandonada de Detroit.</p>

Intervención artística en una casa abandonada de Detroit.

Pol Julià

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Speramus Meliora; Resurget Cineribus. Pocos lemas encajan tan bien con la realidad a la que se refieren como el de Detroit, Michigan: “Esperamos cosas mejores; resurgirá de las cenizas”. Desde que en 1805 el asentamiento que le dio origen se quemara por completo, la ciudad ha tenido que sobreponerse a múltiples crisis. La última culminó en 2013, cuando se convirtió en la primera gran urbe de los Estados Unidos en declararse en bancarrota después de décadas de declive. Por aquel entonces diferentes documentales ya se habían encargado de mostrar al mundo la desoladora situación de la otrora cuarta ciudad más grande del país. Entre 1950 y 2013 su población se había reducido de 1,85 millones de habitantes a menos de 700.000, un proceso que dejó 70.000 edificios abandonados, muchos ellos ahora saqueados, quemados o derribados. La pérdida de puestos de trabajo en la industria del motor, unos servicios públicos extremadamente deficientes y una tasa de criminalidad que año tras año colocaba Detroit en la cabeza del ranking de las localidades estadounidenses más peligrosas fueron las principales causas del éxodo. Sin embargo, y aunque la cifra global sigue disminuyendo, en los últimos años la metrópoli ha recibido nuevos habitantes atraídos por las posibilidades que ofrece un lugar del que nadie espera demasiado.

Uno de los primeros colectivos en interpretar lo que está sucediendo como una oportunidad ha sido el de artistas, que encuentran inspiración en el paisaje postindustrial e incluso lo utilizan como lienzo. “Los alquileres baratos y la comunidad artística, mucho más pequeña y conectada que en otras ciudades, son otros de los atractivos”, explica Noah Elliott Morrison, músico, fotógrafo y videoartista de 30 años. Después de licenciarse y tener una breve experiencia en el extranjero como profesor de inglés, Morrison decidió instalarse en la ciudad del motor para desarrollar su faceta artística. Aquí se ha centrado en plasmar mediante fotografías y piezas de videoarte cómo la naturaleza ha tomado los lugares abandonados. “En otro sitio me habría perdido, sería otro pez en el mar, pero aquí todo el mundo se conoce y se te abren más puertas”.

Noah Elliott Morrison en la entrada del centro para artistas y emprendedores Ponyride.

Noah Elliott Morrison en la entrada del centro para artistas y emprendedores Ponyride.

Una de ellas le llevó a la dirección de operaciones de Ponyride, un centro que ofrece espacios para artistas y emprendedores a un precio muy asequible. Situado en Corktown, el barrio más antiguo de la ciudad y uno de los que más se ha revitalizado, actualmente acoge más de 30 proyectos y organizaciones. “Tenemos una lista de espera muy larga, sobre todo gracias al alquiler barato, pero también a toda la atención mediática que recibimos y que atrae inversiones para los negocios y donaciones para los proyectos con misión social”, explica Morrison. Aunque no hay ningún requisito específico para acceder a un espacio, la dirección del centro intenta que los nuevos inquilinos puedan colaborar con los que ya están instalados. “La colaboración no se puede forzar, no le decimos a nadie que debe hacerlo, pero es algo que sucede de manera natural, tanto aquí como en Detroit en general”, apostilla. Muchos de los negocios puestos en marcha en Ponyride comparten un mismo perfil: arrancaron gracias a una campaña de micromecenazgo y todas o la mayoría de sus ventas se realizan online. Las marcas de ropa Détroit is the New Black y The Dirt Label, la compañía de muebles Floyd y la distribuidora de café Anthology son algunos ejemplos.

Nuevas oportunidades, sectores en crecimiento

“Los pequeños negocios son los que han mantenido viva la ciudad”, afirma Alexandra Clark, que creció en una Detroit que se iba apagando debido a la deslocalización de la producción del sector del automóvil. Por eso, después de recorrer el mundo durante ocho años estudiando los secretos del chocolate, hace dos esta joven de 28 decidió volver y abrir aquí su tienda, Bon Bon Bon. Era la primera chocolatería que se inauguraba en 40 años. “La gente estaba preparada”, dice Clark. “La industria automovilística nos ha hecho firmes defensores de los productos locales, todos estamos dispuestos a ayudarnos mutuamente, así que es un buen entorno para abrir un negocio”. Los inicios, sin embargo, no fueron fáciles. “Ser una mujer emprendedora que quiere montar una tienda de bombones en Detroit no es la mejor carta de presentación para acudir a un banco”. De hecho, comenzó vendiendo sus productos al por mayor.

Aparecer en la prestigiosa revista Forbes como una de los 30 emprendedores menores de 30 a tener en cuenta en el  sector de la alimentación le dio el empujón definitivo. “Antes ni siquiera me concedían una tarjeta de crédito, y ahora me llaman para ofrecerme líneas de crédito de 200.000 dólares”, detalla la maestra chocolatera. Actualmente tiene ocho empleados, una tienda en el centro y los sábados también vende sus bombones en el pequeño taller donde los fabrica, ubicado en Hamtramck, en el área metropolitana. En breve, no obstante, trasladará la producción a un local cercano pero diez veces mayor para asumir el aumento de volumen que implicará su salto a la venta online a nivel nacional. “Hamtramck recibe poca atención, en cierto modo ha sido olvidado, pero aquí están ocurriendo muchas cosas”, responde Clark preguntada por el futuro de la zona. “Si estuviese en cualquier otro sitio sentiría que me estoy perdiendo algo”.

Alexandra Clark, en el taller donde se producen los bombones de Bon Bon Bon. 

Alexandra Clark, en el taller donde se producen los bombones de Bon Bon Bon. 

Una sensación parecida es la que tiene Tobi Adebisi, de origen nigeriano, que vino a los Estados Unidos para estudiar ingeniería informática. “Todo el mundo me hablaba bien de las startups tecnológicas de la ciudad, así que decidí venir aquí a hacer prácticas”, relata este ingeniero de 22 años. La elegida fue Detroit Labs, una empresa de desarrollo de aplicaciones móviles que ha crecido rápidamente y ya cuenta con casi un centenar de trabajadores y una gran sede en la avenida Woodward, la arteria principal del centro. Cuando finalizó su beca, Adebisi pasó a formar parte de la plantilla de la compañía, donde se ha especializado en aplicaciones para iOS. De la experiencia destaca que “el ambiente de trabajo es muy estimulante, lo que más valoro es que me permite crecer profesionalmente”.

Como él han llegado muchos otros jóvenes atraídos por las oportunidades laborales que ofrece el creciente sector tecnológico. La industria manufacturera sigue siendo una de las principales fuentes de trabajo, pero ahora está inevitablemente ligada a la innovación tecnológica. Materiales con nanotecnología, medicamentos biotecnológicos o robots industriales son algunos de los productos que se fabrican aquí. Incluso las Big Three de la industria automovilística (General Motors, Ford y Chrysler), que mantienen sus cuarteles generales en el área de Detroit, hacen enormes inversiones en el desarrollo tecnológico de sus vehículos.

Tobi Adebisi en las oficinas de la compañía de desarrollo de aplicaciones Detroit Labs.

Tobi Adebisi en las oficinas de la compañía de desarrollo de aplicaciones Detroit Labs.

Según Adebisi, “la economía de la ciudad ha pasado de estar centrada en la fabricación de coches a la tecnología en general, con el software liderando esta evolución”. Las universidades cercanas han añadido diferentes programas y cursos para adaptarse a esta tendencia, y muchas empresas acuden a ellas para contratar empleados. “Cuanto más tiempo pase, más importante será la tecnología, y Detroit habrá estado ahí desde el principio, así que llevará ventaja”, opina el ingeniero informático, que también destaca el cambio que ha notado desde que llegó hace poco más de dos años. “Cada vez veo más tiendas y restaurantes. Además, en 2020 vamos a tener equipo de fútbol, y solo una ciudad que está creciendo puede pensar en este tipo de cosas”.

Repensar la ciudad postindustrial

Max Nussenbaum, de 26 años, decidió mudarse a Michigan hace cuatro. Estaba en la universidad y se apuntó al programa Venture for America, que conecta recién licenciados con startups en ciudades emergentes. “Quería ir a algún sitio con muchos problemas, pero que estuviera en un punto de inflexión, y Detroit es el mejor ejemplo de esta idea”, explica. Una vez aquí, y junto con otros tres compañeros, decidió comprar una casa, restaurarla e instalarse en ella. Les costó solo 8.000 dólares, menos de lo que recaudaron entre la campaña de micromecenazgo que lanzaron para el proyecto de remodelación y los fondos que obtuvieron de un programa que premia iniciativas innovadoras. “Antes de hacerlo nos preguntamos si era una idea demasiado loca, pero todo el mundo nos decía que en Detroit no lo era”.

La experiencia que adquirieron en el proceso y esa sensación de posibilidad que transmite la ciudad les llevó a montar poco después su propia startup de gestión de propiedades, Castle, que inicialmente tuvo su sede en la casa que comparten. “Nos dimos cuenta de que las compañías del sector están muy anticuadas”, comenta Nussenbaum, “¡aún utilizan fax!”. Se sirvieron de su formación tecnológica para crear un sistema más eficiente y transparente que la competencia, y ahora la empresa cuenta con un equipo de 15 personas, gestiona más de 700 propiedades en el área metropolitana y se está planteando ampliar su mercado a otra ciudad similar el próximo año. Sobre la situación del mercado inmobiliario opina que es difícil generalizar: “Hay algunas zonas que están mejorando pero otras no, y no sé si nunca van a recuperarse”. El contraste de calles bien cuidadas con otras plagadas de casas en ruinas y solares vacíos es observable en casi todos los barrios.

Max Nussenbaum en el porche de la casa que ha restaurado.

Max Nussenbaum en el porche de la casa que ha restaurado.

“Detroit nunca será lo que era, y justamente por eso ahora tenemos la oportunidad de replantear el modelo de ciudad”, apunta el emprendedor, que confía en que no se repitan los errores de otras metrópolis. A pesar de que no hay consenso sobre si se está dando o no un proceso de gentrificación, lo cierto es que el centro y los barrios más próximos acaparan muchos de los incentivos públicos y las inversiones privadas. La mayoría de los nuevos negocios y también los recién llegados, sobre todo jóvenes bien formados, se instalan allí. El resto de vecindarios, que han perdido buena parte de sus habitantes en favor de suburbios con mejor calidad de vida, registran tasas de pobreza elevadas. “Debemos ser capaces de hacer mejorar la economía de una manera inclusiva, sin convertir Detroit en otro gueto para ricos, como le ha ocurrido a Nueva York”, enfatiza Nussenbaum.       

El demócrata Mike Duggan, el actual alcalde, ha montado un equipo multidisciplinar para diseñar la nueva Detroit. Uno de sus miembros es el especialista en arquitectura del paisaje Omar Davis, que llegó hace apenas cinco meses. “El objetivo es decidir cómo queremos que sea la ciudad dentro de 10 o 20 años y empezar a trabajar ahora para hacerlo posible”, detalla Davis, de 31 años. El reto es mayúsculo. “El sistema, en general, está hecho un desastre”. La propia administración municipal acumuló una deuda de más de 18.000 millones de dólares mientras proporcionaba unos servicios públicos negligentes. El paisajista considera que, en cierto modo, hay que empezar desde cero: “En el código municipal, por ejemplo, ni siquiera hay una clasificación del suelo para poder definir los espacios verdes, algo incomprensible en un sitio lleno de solares vacíos y huertos urbanos”.

El paisajista Omar Davis, en la terraza de su casa, en Corktown. 

El paisajista Omar Davis, en la terraza de su casa, en Corktown. 

El ayuntamiento está organizando reuniones para recoger las demandas de los vecinos, un proceso especialmente complicado por la desconfianza gestada en un pasado lleno de corrupción y promesas incumplidas. El anterior alcalde, el también demócrata Dave Bing, propuso reducir el tamaño de la ciudad, pues la dispersión de la población es uno de los principales obstáculos para la administración, que no tiene recursos suficientes para atender todas las zonas. La idea, sin embargo, fue rechazada unánimemente. El equipo actual, de momento, ha lanzado un plan para que todos los barrios tengan los servicios necesarios a un máximo de 20 minutos a pie o en bicicleta.

Aunque la lista de problemas a los que hay que hacer frente es muy larga, dos sobresalen por su importancia. Uno es el imprevisible e insuficiente servicio de transporte público, y el otro, el sistema educativo público, uno de los peores del país. En cuanto al primero ya se han hecho algunos avances, como, por ejemplo, una línea de tranvía que actualmente está en construcción gracias a una colaboración público-privada. El segundo nadie sabe cómo abordarlo. Tampoco debe pasarse por alto la cuestión del desempleo, cuya tasa lleva una trayectoria descendente pero que, con un 12,5%, casi triplica la mediana del estado de Michigan. Davis cree que todavía es demasiado pronto para saber hacia dónde va la ciudad, que salió oficialmente de la bancarrota en 2014, pero tiene claro que “el proceso de rediseño debe contar con la participación activa de sus habitantes, pues es justamente su sólida red comunitaria lo que hace de Detroit un lugar único”.

Speramus Meliora; Resurget Cineribus. Pocos lemas encajan tan bien con la realidad a la que se refieren como el de Detroit, Michigan: “Esperamos cosas mejores; resurgirá de las cenizas”. Desde que en 1805 el asentamiento que le dio origen se quemara por completo, la ciudad ha tenido que sobreponerse a...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Didac Gonzalez

    Artículo realmente interesante y muy documentado, que hace reflexionar sobre el futuro de las ciudades postindustriales, de las cuales en España tenemos unas cuantas.

    Hace 5 años

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí