1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Una abstención 'por poderes'

La ‘Operación Sargento Chusquero’ no ha dado puntada sin hilo. Quizás no era tan chusca. Sabía lo que pretendía, y va a conseguirlo

Miguel Pasquau Liaño 5/10/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas a financiar este despliegue?

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- 

No podrían entenderse los modos y los tiempos de la Operación Sargento Chusquero (por utilizar la magnífica expresión de Borrell) si no se es consciente de cuáles eran sus dos objetivos: el primero, evitar que Sánchez pudiera forjar una propuesta de gobierno “alternativo” con Podemos; y el segundo, conseguir la abstención a una investidura de Rajoy sin contaminar o marcar, como un pecado original, a quien habrá de llegar pronto como sucesor o sucesora de Sánchez. Una abstención “por poderes”, sin dar la cara. Para una y otra cosa hacía falta algo tan neutro, insípido, feo, burocrático y provisional como una “gestora”.

Lo que se pretendía no era acabar “ya” con Sánchez. No había prisas en eso. Al contrario. A los críticos de Sánchez les habría encantado que durase un poco más, el tiempo necesario para que el líder o la lideresa que lo sustituyera llegase, sin mancha, después de la delicada decisión de facilitar la investidura de un Gobierno del Partido Popular. Sánchez “sirvió” en un primer momento para frenar a Madina (a quien podrían admitir como cabeza de cartel para no perder por mucho, pero no como secretario general, porque esa silla está reservada), y Sánchez todavía “servía” para ponerle cara a un PSOE en declive y, como sostiene Ignacio Escolar en un brillante artículo, “comerse el marrón de la abstención”: un servicio al partido que Sánchez decidió no desempeñar. Quisieron asignarle a Sánchez el papel de una Gestora del partido, él se resistió, reivindicó su derecho a hacer política, y tuvieron que sustituirlo... por una Gestora. 

Lo exigía el guión

Ese es el sentido de la conspiración (el término creo que es exacto). Un grupo de barones y de socialistas influyentes se dan cuenta de que Sánchez, hombre de poco carisma y destinado a preparar el camino al Mesías, podía estar tramando en serio un gobierno con Podemos apoyado por nacionalistas, lo que produciría dos consecuencias: por un lado, se rompería el discurso sostenido por algunos de que el PSOE es el dique contra la marea de Podemos y de los que quieren romper España; por otro lado, podría consolidar más de lo esperado el liderazgo de Sánchez, contra todos los planes, proyectos y pronósticos.

Curtidos en intrigas de aparato, y siempre al servicio del partido, supieron que no había más camino que una operación rápida

La sindicación entonces era inevitable: contra Sánchez se unieron quienes quieren urdir otro liderazgo en el PSOE, y quienes, al margen del liderazgo concreto, se sienten más cerca del PP que de Podemos (lo cual no tiene por qué ser pecado, pero sí es algo que todavía les cuesta reconocer a casi todos, quizás por problemas de discurso electoral). El objetivo no podía ser otro que una “gestora”, es decir, un camión de la basura, una alcantarilla, una entelequia formada por personajes secundarios, funcionarios del partido, de fidelidad contrastada a los que mandan y sin pretensiones de proyección personal, dispuestos a acaparar la suciedad (“el marrón”) para que así la calle quede limpia y decente para el Mesías que ha de venir, sin pecado concebido o concebida. 

Es así, no lo duden. Sabían lo que querían. El objetivo de la Operación Sargento Chusquero era la Gestora. El cese de Sánchez podían haberlo obtenido por procedimientos estatutarios impecables, pero tales procedimientos tenían un inconveniente: comportaban la necesidad de una sustitución inmediata del líder por otro u otra, y ese “otro” u “otra” da la impresión de que sólo quiere llegar a la secretaría general del partido una vez que el PSOE esté ya colocado en la oposición a un gobierno de Rajoy, debido a un fracaso electoral “de Sánchez” y a una abstención técnica, “impuesta por las circunstancias”. Hacía falta una gestora que desalojase a Sánchez y demorase la entronización de la nueva Secretaría (con acento en la “i”) General. Curtidos en intrigas de aparato, y por supuesto siempre al servicio del partido, supieron que no había otro camino más que una operación rápida que generase una situación de excepcionalidad.

La pensaron y la ejecutaron de una manera que pareció chusquera, pero resultó eficaz: la dimisión de los 17 concertada en fraude de ley (digo en fraude de ley porque por un medio aparentemente legal persiguieron un resultado contrario a la norma, que es el cese del secretario general por la decisión de una minoría de miembros de la Ejecutiva —17 contra 18—); el forzadísimo discurso sobre el vacío de poder que ningún jurista podría tomarse en serio (“Pedro Sánchez ha dejado de ser secretario general”); la “Única Autoridad, que soy yo” (reconozcan que eso sí fue genial); tres miembros de la Comisión de Garantías (convertida en Comisión de Chapuzas) entregando en mano una “resolución” (igual que si 176 diputados —mayoría absoluta— hacen una “ley” en un bar) que quizás estaba ya escrita desde hacía alguna semana por algún experto; el voto sobre qué se vota; las previsibles torpezas de Luena y su equipo (como lo de esa “urna a traición”, colmo del estrambote); el pánico a la escisión del partido; y la Gestora, es decir, el partido en punto muerto. 

Ese era el objetivo: una Gestora obviamente no puede negociar un Gobierno alternativo. Habrá, pues, abstención, no lo duden. Una abstención “técnica”, sin decisión propiamente política, sin consulta a las bases, porque la función de la Gestora no es otra más que comerse ese marrón: para eso se ha hecho todo. Para muchos dirigentes socialistas nunca hubo dudas, desde el 20-D, de que el PSOE debía abstenerse en la investidura de Rajoy; la duda era cómo y cuándo hacerlo sin que se notara demasiado. Sánchez, engañando en privado a González pero cumpliendo su pública promesa electoral, dijo que no, y se les ocurrió lo de la Gestora.

Una zanja que no puede coserse

Llegamos así a algo que venimos atisbando desde hace tiempo como el verdadero drama del PSOE, y que lo está tensando hasta el desgarro desde el 20-D. El PSOE ha presumido siempre, con razón, de que en su seno hay pluralismo, diferentes sensibilidades, disputas y desencuentros por múltiples razones ideológicas, políticas y personalistas. Esa complejidad interna ha hecho del PSOE algo vivo y atractivo durante mucho tiempo. En el momento actual, sin embargo, en fase avanzada de cuarto menguante y con penuria desigual de votos según territorios, y ante el previsible escenario de tener que decidir una y otra vez, como segunda o tercera fuerza electoral, qué política de pactos va a seguirse, se abre una fractura que más bien es una zanja para la que no caben “costuras”, porque es un conflicto de intereses en el que unos ganan y otros pierden.  

Esa “zanja” divisoria no es la que separaría a susanistas o sanchistas, por favor, claro que no: estoy seguro de que muchos militantes y dirigentes del PSOE preferirían tener más donde elegir. Es algo más grave, de gran calado político y estratégico: se trata de una radical discrepancia en la elección entre dos prioridades que son excluyentes: o sostener un proyecto político diferenciado del PP, que pueda llevar al PSOE a aliarse coyunturalmente con Podemos; o sostener un proyecto diferenciado de Podemos que lo pueda llevar coyunturalmente a aliarse con el PP. Son dos posturas que no pueden reconciliarse, y es lo que está en juego a corto, a medio y a largo plazo en el PSOE.

¿Impedir gobiernos del PP, de Podemos? Ambas líneas estratégicas son legítimas, pero no caben en un mismo partido

Es lo que lo divide en dos partes (no necesariamente iguales), y que pese a haberse eludido durante un año, con el consiguiente mareo de perdiz, repetición electoral y bloqueo de la situación política, ha llegado al momento de la verdad: ¿cuál es la prioridad? ¿A qué se le da más importancia, en caso de tener poder de decisión?, ¿a impedir gobiernos del PP cuando sea posible, o a impedir gobiernos de o con Podemos? Ambas líneas estratégicas e ideológicas son legítimas, no faltaba más. Pero no caben en un mismo partido. Sólo serían conciliables con grandes victorias electorales generalizadas que ni están ni se esperan.

Reparemos en lo siguiente: el PSOE de Andalucía, de Extremadura, y quizás el de Castilla la Mancha, puede aspirar, todavía, a ganar elecciones en sus territorios (es decir, a ser la fuerza más votada), y por tanto a gobernar sin la necesidad del apoyo de Podemos: puede bastar con Ciudadanos, o con la abstención del PP, que podría obtenerse fácilmente si el PSOE hace lo propio y no fuerza alianzas con Podemos en el Estado o en otras Comunidades Autónomas. Por eso a algunas federaciones territoriales del PSOE (sobre todo las del sur) les interesa, objetivamente, un pacto con el PP de no agresión a nivel nacional, un pacto del bipartidismo, con arreglo al cual ambos serán adversarios en todos los procesos electorales, no gobernarán en coalición, pero ninguno de los dos partidos urdirá, en circunstancias ordinarias, un pacto de perdedores contra el más votado.

Es el pacto de la lista más votada, último bastión del bipartidismo (puesto que, de respetarse, Podemos quedará siempre en el gallinero, y no podrá influir en la conformación de gobiernos ni condicionarlos a menos que ganase holgadamente las elecciones). Pero este pacto, ansiado por el PSOE de Andalucía, es demoledor para el PSOE en otros territorios como Madrid, Galicia, Castilla León, Valencia, Aragón, Baleares, y por otras razones añadidas, País Vasco y Cataluña, porque lo convertiría en irrelevante y lo dejaría sin argumentos de ningún tipo frente a Podemos. El resultado no es “suma cero”: con ese pacto, una parte del PSOE gana, y otra pierde. Por eso hablo de zanja. 

Quizás el sargento no era tan chusquero

La Operación Sargento Chusquero no ha dado puntada sin hilo. Quizás no era tan chusca. Sabía lo que pretendía, y va a conseguirlo. El PSOE del sur tiene poder, cuadros y aparato para defender sus intereses, que en este caso encuentran buenos aliados en ciertas esferas del PSOE, las que están en continua ósmosis con élites financieras y mediáticas. No sé si es bueno para España facilitar ahora un gobierno del PP, pero lo que sí sé es que resulta ventajoso para el PSOE del sur (unas organizaciones que necesitan el poder para no caer en el vértigo), porque da la impresión de que en el sur puede seguir valiendo el bipartidismo.  

¿Se imaginan al PSOE rogando al Rey que proponga como candidato a Rajoy?

Apoyados en el impulso del papa emérito (Felipe González), mimados por una obsequiosa y fullerísima campaña de intoxicación informativa de El País (que parece haber vendido sus penúltimas reservas morales para invertirlas en cinismo), y propulsados por el explicable descontento de muchos dirigentes y cargos socialistas que no vivieron con entusiasmo la elección de Sánchez ni la gestión del partido por su equipo low cost (la expresión es de una amiga cuyo nombre me encantaría dar, pero no puedo para no comprometerla), han conseguido las dos cosas que se proponían: evitar la negociación de un Gobierno alternativo con Podemos, y demorar la elección del próximo secretario o secretaria general hasta después de la incómoda abstención en la investidura de Rajoy como presidente del Gobierno.

A menos, eso sí, que a Rajoy le susurren al oído sus consejeros que busque unas terceras elecciones, para lo que bastaría con no proponerse de nuevo como candidato por no confiar en el endeble soporte de la abstención, probablemente no unánime, de un partido que no sabe bien dónde va. ¿Se imaginan, entonces, el estropicio? ¿Se imaginan al PSOE rogando al Rey que proponga como candidato a Rajoy? Aunque tengo para mí que todo está hablado, y que el sargento no ha dado la orden antes de cerciorarse de que Rajoy no le traicionaría.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
CTXT ha acreditado a cuatro periodistas --Raquel Agüeros, Esteban Ordóñez, Willy Veleta y Rubén Juste-- en los juicios Gürtel y Black. ¿Nos ayudas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Miguel Pasquau Liaño

(Úbeda, 1959) Es magistrado, profesor de Derecho y novelista. Jurista de oficio y escritor por afición, ha firmado más de un centenar de artículos de prensa y es autor del blog "Es peligroso asomarse". http://www.migueldeesponera.blogspot.com/

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Fernando

    Excelente artículo, en la forma y en el fondo.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Joselito

    Me temo que en sus elucubraciones,por mucha seguridad con que las haga, no ha dado ni una. El futuro se encargará de repartir uno y todos de sus argumentos, porque está dando usted por supuesto que la humanidad es racional y en este asunto de los socialistas como en todos los demás hay un importante componente emocional de la gente. Ahí es donde usted pincha el hueso y no lo considera. Pero le envidio la seguridad con la que pontifica usted sobre lo divino y lo humano. Si realmente fuese usted infalible debería contratarlo Rajoy, le serviría mucho mejor que Arriola.

    Hace 5 años 1 mes

  3. CONSOLACION MORENO

    La verdad es que se van ha quedar sin gobierno ,sin oposición y sin veracidad y sí como traidores al partido del que tanto y tanto dicen estar orgullosos: QUEDA HASTA MAL POR EL MAL HUSO DADO socialismo.

    Hace 5 años 1 mes

  4. Joan

    Este es el típico caso de que "no caerá esa breva " de que la militancia consiga que el partido de otro giro de 90º y se expulse a la casta sociata...

    Hace 5 años 1 mes

  5. Pachi Arroyo

    Buen análisis. Triste realidad.

    Hace 5 años 1 mes

  6. Andrés

    Brillante hasta más no poder. En lo que dice y en cómo lo dice. No había leído nunca a Miguel Pasquiau, pero desde ahora forma parte de mis imprescindibles.

    Hace 5 años 1 mes

  7. Jesús Díaz Formoso

    EL PUCHERAZO ELECTORAL: 37 años; y un montón de huesos (con un poco de pellejo alrededor). Una noticia falsa sobre el resultado electoral, publicada masivamente horas antes del cierre de las Urnas, que llama a votar al PP, es un acto de campaña electoral. No estamos ante un asunto trivial. Estamos ante la esencia de la Democracia: El proceso electoral. Dirigido -asombroso- por aquéllos a quienes no hemos elegido: Las Juntas Electorales. O lo que es lo mismo: Jueces y Catedráticos. Ya están todos: Políticos, Banqueros, Jueces y Catedráticos. Todos ellos contra el Pueblo. No les gustamos. Nos necesitan, pero no quieren que pensemos. Sediciosos contra el Pueblo. A las cinco de la tarde, como los toros. Esa era la hora a partir de la cual mucha gente se levantó de la hamaca de la playa o cogió el coche desde la montaña, otros despertaron súbitamente de su plácida siesta, y a toda velocidad, todos ellos, se dirigieron, con el carnet de identidad en la boca, a su colegio electoral con la firme convicción de evitar que una especie de hibrido entre Chávez y Stalin, un peligrosísimo bípedo implume, mediante la técnica del “sorpasso”, pudiese okupar la Presidencia del Gobierno español, con el apoyo del PSOE. Se lo acababan de contar todas las teles, radios y diarios digitales. Pero todavía tenían unas pocas horas para impedirlo, obviamente, con su voto al PP. Con las prisas, incluso se olvidaron de coger la pinza para la nariz. Era el 26 de junio de 2016. Como muestra, un botón: http://www.elperiodico.com/es/noticias/politica/encuestas-electorales-pie-urna-elecciones-2016-5229898 - A LAS 17´00H - “El PP gana las elecciones y Podemos sobrepasa al PSOE, según las encuestas a pie de urna”. Es la técnica del voto del miedo, esta vez ejecutada sin sonrojo, por medio de actos presuntamente delictivos. Es la valentía que surge de la conciencia de la impunidad de los ganadores de la Guerra Civil y sus mamporreros. La campaña del miedo había acabado ya; pero no habían logrado atemorizarnos como querían; muchos votantes estaban absolutamente desmotivados y la abstención era su refugio. Y eso no podía ser: El Sistema de esta sociedad “atada y bien atada” presentaba grietas, que inquietaban al poder real; a “Los Mercados”, que aunque no lo parezca, es un sujeto real formado por ¿personas? con nombre y apellidos; con muy poca variedad de apellidos, en realidad. La llamada al voto que se produjo, mediante la falsedad de la información, por lo demás delictiva (presuntamente, vaya papelón presunto) en la misma tarde del día de las elecciones -26J- era incuestionablemente la llamada a votar al PP. Y esos votos tardíos, computaron. Y lo cambiaron todo. Los resultados dependen más de los últimos votos (restos) que de los demás; ellos son los que asignan los últimos diputados de cada circunscripción. PUCHERAZO. Conforme al artículo 50. 4 - LOREG “se entiende por campaña electoral, a efectos de esta Ley, el conjunto de actividades lícitas llevadas a cabo por los candidatos, partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones en orden a la captación de sufragios”. El momento de las elecciones es el momento en el que el ciudadano ha de sentirse más libre para ejercer su derecho al voto. Por ello, la Ley Electoral (LO 5/1985, de Régimen Electoral General -LOREG) en su Artículo 144: Delitos en materia de propaganda electoral, dispone: “1. Serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año o la de multa de seis a veinticuatro meses quienes lleven a cabo alguno de los actos siguientes: a) Realizar actos de propaganda una vez finalizado el plazo de la campaña electoral”. Y, el día de las elecciones, como es obvio, HA FINALIZADO LA CAMPAÑA ELECTORAL (así, conforme al Artículo 51, 3º – LOREG, La campaña electoral “Termina, en todo caso, a las cero horas del día inmediatamente anterior a la votación”). Hay otros tipos delictivos presuntamente aplicables a este supuesto, como el del Artículo 145 – LOREG (Delitos en materia de encuestas electorales: Quienes infrinjan la normativa vigente en materia de encuestas electorales serán castigados con la pena de prisión de tres meses a un año, multa de doce a veinticuatro meses e inhabilitación especial para profesión, oficio, industria o comercio por tiempo de uno a tres años), los tipificados en los artículos 140 y 141 (éste último sería aplicable a SIGMA DOS, la “encuestadora” fraudulenta del PP y CiU), ambos de la LOREG, así como el Delito genérico del Artículo 404 del Código Penal (Prevaricación Administrativa), o el Delito previsto en el artículo 450 del mismo Código Penal, al dejar de perseguir los delitos de que tengan conocimiento, entre otros, que dejaremos sólo apuntados ahora. La novedad no es la Corrupción Política; la novedad es que ya tampoco es novedad la corrupción judicial; de ese Consejo de Comisarios Políticos Judiciales, al que conocemos como Consejo General del Poder Judicial. Ese que nombra -por ejemplo- a los Presidentes de las Audiencias Provinciales y a los de los Tribunales Superiores de Justicia de las CC.AA., y a los Magistrados del Tribunal Supremo, ese cuya Sala II puede -o no- encarcelar a cualquiera, excepto al reyecito impune por principio. Pero todos esos jueces nombrados a dedito por los Comisarios Político-Judiciales, SON PRECISAMENTE QUIENES TIENEN EL CONTROL DE LAS ELECCIONES, por medio de las diferentes JUNTAS ELECTORALES, donde las mayorías siempre las ostentan los JUECES Y MAGISTRADOS. La actual Ley Orgánica 5/1985, de 19 de Junio, del régimen electoral general, como la anterior, establece el absoluto control por parte de los Jueces elegidos a dedo por los comisarios políticos del Consejo General del Poder Judicial, de todo el proceso electoral. Por ejemplo, al máximo nivel (en los niveles inferiores la situación es la misma), el art 9 de la LOREG establece “La Junta Electoral Central es un órgano permanente y está compuesta por: a) Ocho Vocales Magistrados del Tribunal Supremo, designados mediante insaculación por el Consejo General del Poder Judicial. b) Cinco Vocales Catedráticos de Derecho o de Ciencias Políticas y de Sociología, en activo, designados a propuesta conjunta de los partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores con representación en el Congreso de los Diputados”; “4. Los Vocales eligen, de entre los de origen judicial, al Presidente y Vicepresidente de la Junta en la sesión constitutiva que se celebrará a convocatoria del Secretario. 5. El Presidente de la Junta Electoral Central estará exclusivamente dedicado a las funciones propias de la Junta Electoral desde la convocatoria de un proceso electoral hasta la proclamación de electos y, en su caso, hasta la ejecución de las sentencias de los procedimientos contenciosos, incluido el recurso de amparo previsto en el artículo 114.2 de la presente Ley, a los que haya dado lugar el proceso electoral. A estos efectos, el Consejo General del Poder Judicial proveerá las medidas oportunas”). Las Resoluciones de las Juntas electorales, se pueden impugnar … ante los Tribunales. Absoluto control de la corrupción política, en su vertiente judicial, del proceso electoral.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí