1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Sánchez, el hombre que creyó ser líder del PSOE

Rosa María Artal 29/09/2016

<p>Puño.</p>

Puño.

La Boca del Logo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El candidato Willy Stark, interpretado por Sean Penn, habla con su asistente cuando entra en el compartimento del tren la jefa de campaña:

--Willy no será gobernador, lo sabe-- le comenta a la recién llegada.
--¿Se lo has contado?-- pregunta ella. Pero no, no se lo ha contado, ha sido su propia deducción –-aún con ilusiones, como aguardando que le rebatan--. El candidato era el único que todavía desconocía su papel de figura de paja, para dar aires de renovación, pero no quien el sistema quería para el puesto. 

Todos los hombres del Rey es un libro de Robert Penn Warren, escrito en 1946, y que recibió el Premio Pulitzer. El político la recreó para el cine en 1949 y, con el título original, se rodó de nuevo en 2006. Es un clásico. De gran éxito popular. El candidato que vive en la ignorancia de ser utilizado y que, en la ficción, reacciona logrando el puesto y usando también las trampas y suciedades del sistema.

Estupefactos ante el espectáculo que nos está brindando el PSOE --aunque viniera anticipado por múltiples datos-- vemos que la obra de Penn Warren cobra enorme actualidad. La política en sí misma se está convirtiendo en espectáculo. El periodismo también. Es fácil distinguir ya candidatos y candidatas de diseño. En Ciudadanos, surgidos casi de la nada, claramente. Hasta el PP se ha apuntado a salpicar de modelos más estéticos su inamovible ideología y concepción de a qué se dedica su partido: prioritariamente a la búsqueda de sus propios intereses con amplitud de licencias. Podemos supo utilizar a su favor el modo de hacer que hoy se lleva --muy volcados en la televisión-- para lograr un cambio y mayor justicia social.  

Pedro Sánchez, elegido secretario general del PSOE, no llegó a comprender lo que se quería de él. Es quien más se parece a esa primera fase de Willy Stark. 

El PSOE es hoy una amalgama de “sensibilidades”, como gustan decir, y muchos rostros de cemento. Arrastra una deriva común a gran parte de la socialdemocracia europea. Tras la caída del Muro de Berlín, ya no hacía falta ofertar un Estado del Bienestar para competir con el comunismo soviético. Su derechización se ha llevado por delante al partido socialista italiano, tiene en mínimos a los franceses, debilita al de los países nórdicos aunque aguante algo mejor, y prácticamente solo resiste en Portugal en donde incluso gobierna. El PSOE español empezó a hundirse cuando Zapatero sucumbió a los recortes que le pedía Bruselas en 2010 y con la reforma de la Constitución para dar “prioridad absoluta” al pago de las deudas, al cumplimiento del déficit. 

El PSOE español empezó a hundirse cuando Zapatero sucumbió a los recortes que le pedía Bruselas en 2010 y con la reforma de la Constitución para dar “prioridad absoluta” al pago de las deudas, al cumplimiento del déficit

La elección de Sánchez, en competición con Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, parecía optar por el candidato menos a la izquierda y más moldeable. Su físico, del que entonces hacía gala con profusión, también le situaba en el modelo candidato de hoy. Se avino a utilizar y ser utilizado por la presidenta andaluza Susana Díaz. Ella le ayudó a desbancar a Madina que era el favorito. Se dice que a cambio de dejarle el sitio para cuando decidiera saltar a la política nacional. Sánchez no cumplió con su parte.  Más aún, se atrevió a tomar decisiones por sí mismo. 

Tras 9 meses sorteando las cortapisas para no pactar con Podemos y los nacionalistas, creciendo el acoso de la prensa --El País en particular--, Pedro Sánchez mantiene el No y abre la puerta a su ya única salida: intentar ese gobierno progresista. El candidato se les ha ido de las manos. Se acabó la fiesta.

La secuencia que vivimos en las últimas trepidantes horas muestra todos los pasos del golpe. Felipe González se va a la Cadena SER y revela un trágico secreto: Sánchez le engañó. ¡A él! Parecía que iba a abstenerse en la investidura de Rajoy para darle el gobierno y osó no hacerlo. Ya estaba bien de florituras. El PSOE ha vuelto a perder votos con Sánchez a pesar de cómo le han arropado… a palos. Y lo ha hecho en el País Vasco, donde antes les votaban “a pesar de las cosas que hicimos allí, papapa”, dijo González sin empacho, helando la sangre de muchos. 

Felipe González es el Capitán del Grándola vila morena, pero al revés. No da la señal para llenar de claveles y rosas el futuro sino para derechizarlo. Piezas clave están en la jugada, incluso la impulsan. Desde Andalucía, Susana Díaz, generosa ella, anuncia su disposición a trabar donde se le requiera: la Secretaría general, naturalmente. Y se plantan 17 dimisiones en la mesa de Ferraz para echar a Sánchez. ¿Son suficientes? Bueno hay más vacantes, murió el gran Pedro Zerolo. Puede servir. 

Felipe González es el Capitán del Grándola vila morena, pero al revés. No da la señal para llenar de claveles y rosas el futuro sino para derechizarlo

Tiras y aflojas, opiniones, programas especiales, palomitas dicen. Sin pañuelos para llorar por tanta inmundicia. El País lleva a portada su editorial sin acabar el día con un entresacado. Muy duro, comentan, llama a Sánchez “insensato sin escrúpulos” saturando el saco de sus bilis. Ni los políticos más corruptos han recibido ese trato.  

El jueves continúa igual, con la ruptura hecha. Tenemos el privilegio de conocer a la enviada de Susana Díaz, criada a su sombra. Es una mujer resoluta, Verónica Pérez, que afirma: “En estos momentos la única autoridad en el PSOE soy yo”.  Ha sido un descubrimiento impactante para el resto de España. Nos ha dado auténtica seguridad en el futuro, si es ése el que se marca.

Han desempolvado a Corcuera y a Bono, que habla de tener “decoro” y marcharse. Hay también, por supuesto, voces sensatas y preocupadas. Desde Pérez Tapias a Odón Elorza, desde Javier Solana y Borrell a Miquel Iceta. Pero el mando tiene bien agarradas las riendas.

Susana Díaz culmina entre aplausos del PSOE andaluz la faena. Toda la culpa es de Sánchez. Bueno, y de Podemos, de quien, dice, les hará como a Izquierda Unida. Ella, que los echó con cajas destempladas cuando le habían brindado su apoyo imprescindible para gobernar. Creyó que podría ganar con mayoría absoluta, pero no, perdió votos y se quedó en remojo varias semanas. El problema del PSOE es mucho más profundo. Un discurso el de Susana Díaz de otro tiempo, sin un ápice de autocrítica, manipulando datos, absolutamente alejado de la realidad que viven millones de personas. Pide un Congreso… después de que haya gobierno. Por tanto no cabe otra opción que la de Rajoy. Para ella y para el resto de los amotinados.

No querían esto de Pedro Sánchez. Muchas personas sueñan con cambios y no viene mal darles un poco de cuerda, pero todo ha de seguir igual. Poderosos intereses en juego, en España y en la Europa de mando neoliberal. En realidad, todo está muy atado y la soga para moverse es corta. Fernández Díaz acusa al Parlamento ¡Al Parlamento!, la representación democrática de la voluntad popular, de “hacer el trabajo sucio al independentismo” por querer investigar las grabaciones que le implican precisamente en juego sucio. Y García-Margallo sale con voz de catacumba a meter miedo y quién sabe si algo más. Habla de una “auténtica emergencia nacional” por el “desafío catalán” y la crisis del PSOE. Un pestilente olor a tenebroso pasado nos inunda.

Pedro Sánchez no supo ver que no se le quería para cambiar nada. Lo peor es que limpiar toda esta podredumbre es nuestra única esperanza. 

El candidato Willy Stark, interpretado por Sean Penn, habla con su asistente cuando entra en el compartimento del tren la jefa de campaña:

--Willy no será gobernador, lo sabe-- le comenta a la recién llegada.
--¿Se lo has contado?-- pregunta ella. Pero no, no se lo ha contado,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jesús Díaz Formoso

    A DESALAMBRAR - LA RABASSA MORTA: 1931: Los desahucios y lanzamientos de los aparceros catalanes y el fin de la Autonomía Catalana. Los Terratenientes contra los Agricultores; resultado: el Borbón al exilio. Ahora los desahucios y lanzamientos (EJECUCIONES EN INDEFENSIÓN, lo que calla –más bien OCULTA- la PAH y la actriz que es su profeta) afectan a los hipotecados (también a los Jornaleros); ¿otro Borbón a la fuga? VIVA LA REPÚBLICA FEDERAL ¡! La rabassa morta o cepa muerta era un tipo de contrato muy extendido en Cataluña, por medio del cual se le cedía a un agricultor una porción de tierra para que cultivara vides en ella mientras vivieran los dos tercios de las cepas que plantara. A cambio, debía entregar al propietario una parte de su cosecha anual. La naturaleza jurídica de este contrato es discutida: mientras que la mayoría lo consideran como un censo enfitéutico,1 otros piensan que es una especie de alquiler. En el siglo XVIII se produjo un aumento demográfico y, como consecuencia de éste, del valor de las tierras, al mismo tiempo que la inflación se disparaba. La facilidad para exportar sus excedentes llevó a los rabassaires a intentar por todos los medios la prolongación en el tiempo de sus contratos. Para ello emplearon la técnica de plantar sarmientos al lado de las cepas moribundas, sustituyéndolas, con lo que la vida de las viñas se alargaba indefinidamente. Esta situación tan estable y el incremento constante de los precios de venta del vino y del aguardiente, condujo a los agricultores de las comarcas vinícolas catalanas a un período de prosperidad cuya consecuencia inmediata fue un aumento demográfico que triplicó la población. En estas comarcas el jornalero agrícola prácticamente desapareció, limitándose las grupos sociales a propietarios y rabassaires, que, al tener el dominio útil de la tierra, eran inscritos casi como propietarios en los registros de la propiedad. A su vez, los propietarios de las tierras, que poseían el dominio directo, se consideraron perjudicados y el conflicto se resolvió a favor de ellos cuando la Audiencia de Barcelona falló en 1756 que el contrato se disolvería por la muerte de las viñas o pasados cincuenta años de su firma. Esta desnaturalización del sistema fue origen de nuevas disputas con la llegada de la filoxera (originaria de Francia) a Cataluña a finales del siglo XIX, ya que la plaga provocó la destrucción de las cepas originarias, la caída en los ingresos de los agricultores y la sustitución de aquellas por otras de origen americano cuya vida era mucho menor. El artículo 1656 del Código Civil de 1889 consagró la duración del contrato a cincuenta años. Los agricultores se unieron en la Unió de Rabassaires. En 1934, el Parlamento de Cataluña, aprobó la Ley de Contratos de Cultivo (Llei de Contractes de Conreu), que permitía a los rabassaires, mediante el pago de una indemnización previa a los terratenientes, convertirse en propietarios de la tierra que cultivaban. Esta ley, sin embargo, fue anulada por el Tribunal de Garantías Constitucionales, un hecho que fue el detonante de la insurrección de la Generalidad de Cataluña en octubre de 1934. ( https://es.wikipedia.org/wiki/Rabassa_morta ). En Cataluña, uno de los principales propósitos del presidente Companys, uno de los fundadores de la Unió de Rabassaires, era la de realizar una reforma agraria adaptada a las especificidades del campo catalán, en el que miles de pequeños agricultores dedicados al cultivo de la uva, no disponían de la propiedad de la tierra, sino que la cultivaban bajo contratos a largo plazo que dependían de la vida de las viñas (rabassa morta). El programa de la Unió de Rabassaires propugnaba el acceso a la propiedad de la tierra por parte de los pequeños agricultores, los rabassaires.9 Así, el Parlamento de Cataluña aprobó, el 11 de abril de 1934, la Ley de Contratos de Cultivo (equivalente de la ley de arrendamientos estatal que no pudo ser aprobada en las Cortes Españolas en el verano de 1933), la cual garantizaba a los rabassaires la explotación de tierras durante un mínimo de seis años y la posibilidad de comprar las parcelas que hubieran estado cultivando durante al menos quince años. Ello llevó a la derecha catalana de la Lliga, representante de los terratenientes catalanes, y que colaboraba en las Cortes Españolas con la CEDA, a reclamar la declaración de inconstitucionalidad de la ley, pidiéndole al gobierno Samper que recurriese la ley ante el Tribunal de Garantías Constitucionales, cosa que hizo. El recurso se basaba en una presunta invasión de competencias estatales, las referentes a las obligaciones contractuales (que el artículo 15 de la Constitución de 1931 reservaba al Estado), en tanto que la Generalidat aducía que en virtud del artículo 12 del Estatuto, le correspondía la legislación en materia de política social agraria. El 8 de junio de 1934, el tribunal declaró, por 13 votos a 10 y sin que muchos de sus integrantes hubiesen oído el caso,incompetente al Parlamento de Cataluña sobre el tema y anuló por tanto la ley. La respuesta de la Generalidad fue la aprobación por el Parlamento de Cataluña de una ley virtualmente idéntica, aunque Samper y Companys iniciaron una negociación a lo largo del verano para buscar una fórmula que hiciera compatible la ley con la Constitución. A las ocho y diez minutos de la tarde del 6 de octubre, Lluís Companys apareció en el balcón de la Generalidad acompañado de sus consejeros y proclamó "l'Estat Català de la República Federal Espanyola": “¡Catalanes! Las fuerzas monárquicas y fascistas que de un tiempo a esta parte pretenden traicionar a la República, han logrado su objetivo y han asaltado el Poder. Los partidos y los hombres que han hecho públicas manifestaciones contra las menguadas libertades de nuestra tierra, y los núcleos políticos que predican constantemente el odio y la guerra a Cataluña constituyen hoy el soporte de las actuales instituciones. (...) Cataluña enarbola su bandera, llama a todos al cumplimiento del deber y a la obediencia absoluta al Gobierno de la Generalidad, que desde este momento rompe toda relación con las instituciones falseadas. En esta hora solemne, en nombre del pueblo y del Parlamento, el Gobierno que presido asume todas las facultades del Poder en Cataluña, proclama el Estado Catalán de la República Federal Española, y al establecer y fortificar la relación con los dirigentes de la protesta general contra el fascismo, les invita a establecer en Cataluña el gobierno provisional de la República, que hallará en nuestro pueblo catalán el más generoso impulso de fraternidad en el común anhelo de edificar una República Federal libre y magnífica”.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Jesús Díaz Formoso

    Aqui http://blogs.publico.es/dominiopublico/17965/el-momento-constituyente-la-democracia-ya-no-cabe-en-la-transicion/ - se censuró mi comentario, un escueto "VIVA LA REPÚBLICA". Acongojante.

    Hace 5 años 1 mes

  3. Carlos

    Enhorabuena por el articulo. Me encanto la alusión al Grandola Vila Morena de Zeca Afonso, buenisimo ...Gracias

    Hace 5 años 1 mes

  4. Jesús Díaz Formoso

    https://laverdadofende.wordpress.com/2013/05/03/desenmascarando-progres-antepasados-franquistas-en-el-psoe-y-prisa/ - De traca; y son pocos los que están "expuestos"; la realidad es todavía más dura.

    Hace 5 años 1 mes

  5. Jesús Díaz Formoso

    ES LA MONARQUÍA, COLEGA. Tal es la Línea Roja –mental-, implantada a base décadas de corrupción en nombre del Socialismo. La línea roja es la MONARQUÍA. Entre un Estado Federal y “nuestro” engendro autonómico, no existen muchas diferencias relevantes, como luego veremos. El centralismo es una fuerza centrípeta, concentradora de poder, mientras la descentralización lo es centrífuga. El centralismo revive en un afán de evitar la “desvertebración” del poder en España. Los jacobinos, que llevaron el terror a los Revolucionarios franceses eran también centralistas. Concentración de poder, frente a Libertad. Mayo del 68 fue, en buena medida, una protesta contra el Centralismo del poder. En España, la Revolución del 68 (y la Constitución de 1869) es la que crea un Poder Judicial Centralizado; primera y determinante centralización de la función pública jurisdiccional, de la que nunca conseguimos salir ya; y que como toda concentración de poder, generó una élite exenta de todo control real; germen del totalitarismo judicial, basado en la irresponsabilidad de sus integrantes. CASTA. La Constitución de 1931 (II República) comienza el camino de la indeterminación orgánica territorial; permite la constitución de “regiones autónomas”, pero con una complejidad de trámites –fruto del “consenso” interpartidista- lleno de normas de “contención” (1.- Propuesto por la mayoría de los Ayuntamientos de la región, o al menos los que comprendan 2/3 de la población; 2.- Aceptación en referéndum, al menos, por las 2/3 partes de los electores de la región; 3.- Aprobación final por Las Cortes). Además se reconocía que cualquiera de las provincias que formaran parte de una Región Autónoma o parte de ella, era titular de un “Derecho de Secesión” para retornar al Poder Central. En cuanto a las Competencias que podrían ser cedidas, no tenían verdadera entidad. La única Región Autónoma constituida fue la Catalana (Declaración de Maciá que dio lugar al Estatuto de Nuria). Todo se frustró con la Rebelión Militar de la Generalitat contra la República (1934). Finalmente el Tribunal de Garantías Constitucionales (Sentencia de 6 de junio de 1935) suspendió el funcionamiento de la Generalitat, condenando a Lluís Compayns y a su gobierno a 30 años de reclusión mayor. Al final de la dictadura franquista, el PSOE adopta la “Resolución sobre Nacionalidades y Regiones”, aprobada en el Congreso XIII del PSOE (Suresnes - octubre de 1974), que por su interés, reproducimos a continuación: “Ante la configuración del Estado español, integrado por diversas nacionalidades y regiones marcadamente diferenciadas, el PSOE manifiesta que: 1) La definitiva solución del problema de las nacionalidades que integran el Estado español parte indefectiblemente del pleno reconocimiento del derecho de autodeterminación de las mismas que comporta la facultad de que cada nacionalidad pueda determinar libremente las relaciones que va a mantener con el resto de los pueblos que integran el Estado español. 2) Al analizar el problema de las diversas nacionalidades el PSOE no lo hace desde una perspectiva interclasista del conjunto de la población de cada nacionalidad sino desde una formulación de estrategia de clase, que implica que el ejercicio específico del derecho de autodeterminación para el PSOE se enmarca dentro del contexto de la lucha de clases y del proceso histórico de la clase trabajadora en lucha por su completa emancipación. 3) El PSOE se pronuncia por la constitución de una REPÚBLICA FEDERAL DE LAS NACIONALIDADES QUE INTEGRAN EL ESTADO ESPAÑOL por considerar que este estructura estatal permite el pleno reconocimiento de las peculiaridades de cada nacionalidad y su autogobierno a la vez que salvaguarda la unidad de la clase trabajadora de los diversos pueblos que integran el Estado español. 4) El PSOE reconoce igualmente la existencia de otras regiones diferenciadas que por sus especiales características podrán establecer órganos e instituciones adecuadas a sus peculiaridades”. EL ESTADO DE LAS AUTONOMÍAS (Constitución de 1978): La Ley 1/1997, para la Reforma Política opta por el Centralismo, por el método expeditivo de obviar toda referencia a la descentralización. Así surgen –con el único amparo de la Legislación “Fundamental” franquista- las autonomías vasca y catalana, luego consolidadas en el Título Octavo –y Disposición Adicional Primera y Derogatoria Segunda). La voluntad popular fue desgajada de la artificiosa construcción territorial del constituyente del 78. Así, el caso gallego: Se dio por aprobado pese al 72 % de abstención (más del 80 % en Orense), pese a la vergonzosa campaña publicitaria institucional a favor del Estatuto de la abstención. Que es el actual. Ante los problemas que causaba la ocurrencia de los nuevos demócratas de toda la vida, por acuerdo de Calvo Sotelo y Felipe González, se encargó a una comisión “de expertos”, presidida por García de Enterría (que poco tiempo después fue detenido –no juzgado- con cientos de millones en la frontera, que pretendía “sacar de España” -blanquear-; nuestros expertos, es que ya se sabe como son). Y entonces llegó la LOAPA (Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico), 14 de cuyos 38 artículos serían anulados por el Tribunal Constitucional. El resto es la historia en la que aún estamos inmersos. Como sabemos, el “Estado de las Autonomías” ha sido la primera fuente de problemas políticos y, sobre todo, competenciales, de estos “otros” 40 años. Así, por ejemplo, en 1985, el Tribunal Constitucional resolvió ¡¡ 135 !! Conflictos competenciales entre el Estado y las CC.AA. Todo ello ha dado lugar a una enorme conflictividad judicial; en especial en la Jurisdicción Contencioso Administrativa (no solo en ésta). Ejemplo de esta inseguridad extrema, en la que no se sabe nunca quien es la administración competente en una misma materia, es la Legislación sobre costas, cuya litigiosidad es proporcional a la inseguridad de determinación de la legislación aplicable, en casi cualquier supuesto; pues confluyen normas estatales y autonómicas que se desarrollan sobre diversos ámbitos competenciales confluentes en un mismo territorio; ¿es medio ambiente o aguas interiores?; ¿es tributación autonómica o legislación tributaria estatal invadida por leyes autonómicas? ¿la carretera o el puerto se sujeta a normas estatales o autonómicas (según qué competencias delimitemos dentro de un mismo asunto)? La ausencia de seguridad jurídica, derivada de la maraña competencial, que no deja de complicarse nunca es, exclusivamente, fruto del más que defectuoso sistema competencial diseñado por los constituyentes postfranquistas. En realidad, una descentralización política como el Estado de las Autonomías (patente española; sin desarrollo comercial), que en lugar de solucionar el problema territorial que arrastramos desde hace siglos, lo ha agravado hasta extremos inauditos. Como vemos día a día desde hace 40 años. Empezando por el Castellano que, como su propio nombre indica, es la lengua oficial de España, la imposición centralista, que se disfraza de descentralizada –nada más falso- mediante el engendro jurídico y político del Título Octavo de la Constitución, no ha dejado de agredir nuestra solidaridad interterritorial. Un Estado Federal (hay muchas opciones dentro de él; aunque algunas son de similar conflictividad que el demencial sistema autonómico actual; así, el llamado Federalismo asimétrico), soluciona todos estos conflictos, que atenazan nuestra convivencia; ante la complacencia de la CASTA Política y financiera, verdaderos beneficiarios de nuestros problemas, que por eso enquistan y nunca resuelven. Divide y vencerás. ¿Cuáles son las diferencias entre Estado Autonómico y Estado Federal? Definiré como Estado a una comunidad humana asentada sobre un mismo territorio que se define como libre no aceptando la imposición de otros tributos que los que ella misma decida imponerse. Es el inicio de la primera revolución; la Guerra de la Independencia Americana de 1776; que tuvo lugar por el rechazo a pagar los impuestos decididos desde la metrópolis de la colonia, que luchó y consiguió su independencia; para someterse solo a su propio poder tributario; el de su Parlamento. ¿Y, qué pasa con la Jefatura del Estado en un Estado Federal? Pues que se ha de votar periódicamente, entre todos los Estados Federados, un Jefe del Estado. O lo que es igual, que se acaba el Régimen Postfranquista, en el que el Jefe del Estado es inviolable, es impuesto con carácter vitalicio, inmune a cualesquiera elecciones políticas. ESTA ES LA VERDADERA LINEA ROJA. LA MONARQUÍA, garante del “atado y bien atado”. Con un Estado Federal se acaba con la indefinición del titular de las competencias públicas sobre un mismo territorio, se acaba con el caos político, legislativo y judicial, implantando la Seguridad Jurídica. Cada Estado Federado es titular de su propio poder tributario, y se habrán de pactar (bien en la nueva Constitución, bien por los respectivos Parlamentos) las aportaciones de cada uno al sostenimiento de las cargas públicas comunes –para todos los Estados federados. Nada más. Ni nada menos. No tengamos miedo. Tampoco a que cada sujeto político sea titular de su propio poder tributario. Se llama Libertad. VIVA LA REPÚBLICA FEDERAL!!

    Hace 5 años 1 mes

  6. kamilore

    Análisis "Gourmet"... Gracias por sus artículos Sra. Artal

    Hace 5 años 1 mes

  7. M cinta

    Muy buen resumen de la situación. Felicidades por tu lucidez Rosa María

    Hace 5 años 1 mes

  8. JRG

    Muy buen artículo. . Una cosa que me está impresionando es la unanimidad en todos los grandes medios de comunicación. Todos ellos están dándolo todo por defenestrar lo antes posible a Sánchez y justificar que era absolutamente necesario darle la patada "por España". . Ahora mismo, llevan más de media hora dándole voz a Pradas en el programa de Ana Rosa (T5)... mientas que con Susana Griso (A3) tienen a Carmona. Ambos con el mismo discurso. Explicando lo malo y terrible que ha sido Sánchez y justificando -con la ayuda de los periodistas- la futura abstención a Rajoy. Sin que se note mucho, claro. . Y en La Sexta, el amigo Ferreras lleva un par de días sacando sistemáticamente a Angélica Rubio, otra de la cuerda anti-Sánchez... encima disfrazada de analista. Junto con toda su trole habitual de "camaradas". . Es vergonzoso, patético. Ya están en la fase de la construcción del relato. Tienen que convencer que es lo mejor "para España" y para el PSOE. que sino, vienen los malos y los independentistas. Vomitivo.

    Hace 5 años 1 mes

  9. Jon

    Total y tristemente de acuerdo

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí