1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

El espíritu del Tsahal

Israel ejecutó a docenas de prisioneros de guerra, según el diario ‘Haaretz’. Como en otros casos que implican al Ejército “más moral del mundo”, la investigación posterior queda en nada

Joan Cañete Bayle 21/09/2016

<p>Foto colgada por un soldado israelí en su Instagram de un niño palestino en la mirilla de su fusil.</p>

Foto colgada por un soldado israelí en su Instagram de un niño palestino en la mirilla de su fusil.

Instagram

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Publica una exclusiva el diario Haaretz sobre que el Ejército de Israel ejecutó a docenas de prisioneros de guerra que se habían rendido, alguno de ellos heridos, en el transcurso de una de las guerras acontecidas en las primeras décadas de su existencia. El texto es vago, no cita cuándo sucedió el crimen de guerra ni la nacionalidad de los ejecutados. Pese a que Aluf Ben, el respetado periodista autor de la información, afirma que se trata de “uno de los crímenes de guerra más graves en la historia del IDF [Ejército de Defensa de Israel en sus siglas en inglés, Tsahal en el acrónimo hebreo]”, y que el Ejército israelí “lo encubrió y lo silenció”, la noticia ha pasado bastante desapercibida.

No están los tiempos en Israel como para cuestionarse demasiado el papel del Ejército por algo sucedido “en las primeras décadas del nacimiento del Estado”, cuando no hace mucho, por ejemplo, en su discurso con motivo del día de homenaje a las víctimas del Holocausto, el vicejefe del Estado Mayor del IDF, el mayor General Yair Golan, dijo, refiriéndose al país y al Ejército: “Si hay algo que me asusta acerca del recuerdo del Holocausto, es encontrar entre nosotros hoy en 2016 señales de los repugnantes procesos que se dieron en Europa y en Alemania 70, 80, 90 años atrás”.

Se abre una investigación interna que suele acabar en nada o casi nada y así, hasta la próxima

El texto de la noticia de Aluf Ben acaba así: “Hacer públicos los detalles hoy es importante para entender la historia de la ética de combate del IDF y para aprender lecciones de liderazgo, educación y de mando cara el futuro”. Con este párrafo, Ben repite uno de los mantras habituales cuando se hace público que el IDF comete algún exceso: hay que reflexionar y aprender de ello para que no vuelva a suceder, porque  el IDF es “el Ejército más moral del mundo”. Se abre a continuación una investigación interna que suele acabar en nada o casi nada (en el caso que denuncia Aluf Ben, el oficial que ordenó las ejecuciones fue juzgado y sentenciado a “una pena ridícula” y su superior, ascendido) y así, hasta la próxima.

El ritual se ha escenificado en infinidad de ocasiones porque la lista de excesos es muy larga. El proceso está encapsulado en una frase famosa de Golda Meir en la que define no ya el espíritu del Ejército, sino del propio país: “Cuando llegue la paz quizás con tiempo seremos capaces de perdonar a los árabes por haber matado a nuestros hijos, pero será más difícil para nosotros perdonarlos por habernos obligado a matar a sus hijos”. A muchísimos de estos niños a los que se refería Golda Meir los ha matado el Ejército del Estado hebreo.

El Tsahal es uno de los Ejércitos más poderosos del mundo. Su misión es “Defender la existencia, la integridad territorial y la soberanía del Estado de Israel, proteger a los habitantes de Israel y la lucha contra todas las formas de terrorismo que ponen en peligro la vida cotidiana”. En el denominado espíritu del Tsahal, se llama a sí mismo "defensivo a nivel estratégico, sin ambiciones territoriales". Sin embargo, a grandes pinceladas, la historia del IDF desde su fundación en 1948 puede dividirse en dos fases. Una primera anexionista, la que va desde 1948 a 1967 en la que el Estado de Israel crece a base de guerras con sus vecinos (que Israel aún hoy llama en defensa propia) desde el territorio que le da el Plan de Participación de la ONU hasta la ocupación de toda la Palestina histórica más el Sinaí y el Golán.

Y una segunda como fuerza de ocupación, básicamente de los territorios palestinos ocupados en la Guerra de los Seis Días. En esta segunda fase se suceden conflictos de diferente naturaleza, como la guerra del Yom Kippur, la del Líbano o, más recientemente, los enfrentamientos con Hizbolá. Dos ideas más sobresalen en el 'Espíritu del Tsahal': que Israel no puede permitirse perder ni una sola guerra y que la fuerza con la que actúa el Estado hebreo debe ser tan disuasoria que sus enemigos se lo pensarán dos veces antes de atacar.

El IDF es uno de los pilares de la sociedad israelí y del proyecto sionista. Todos los ciudadanos israelíes (con excepciones significativas, como los religiosos o los palestinos con ciudadanía israelí) cumplen tres años de servicio militar obligatorio. Después pasan a la reserva, donde pueden ser movilizados para maniobras o para participar en conflictos bélicos. Los rangos del Tsahal nutren la vida pública del país, siendo muy habituales los militares que se pasan a la política, en partidos de izquierda y derecha. En las calles de las localidades israelíes es habitual ver a los jóvenes con el uniforme y su inseparable fusil. Un soldado está al servicio de la comunidad, como la propaganda se encarga de repetir de forma continua. Es el Tsahal, pues, una mezcla de un alto nivel de profesionalización militar, grandes medios, milicia popular, enorme peso político y prestigio social.

Iman tenía 13 años y murió después de que un capitán israelí vaciara en su cuerpo un cargador entero

El Ejército es también la primera línea de la ocupación. La justicia militar es la que rige en los territorios ocupados, y el palestino de a pie conoce sobre todo a dos tipos de israelíes: el militar y el colono. En muchas ocasiones, dado el propio carácter del Tsahal, el militar y el colono son lo mismo. Los soldados que lidian con los palestinos allí donde coinciden, en los check points, o en la calles de Hebrón, o en Gaza antes de los acuerdos de Oslo, suelen ser chavales muy jóvenes, armados hasta los dientes con poder, literalmente, sobre la vida de los palestinos. A pie de check point, resulta muy difícil creer en uno de los mandatos del 'Espíritu del Tsahal': “Los soldados están obligados a proteger la dignidad humana. Cada ser humano tiene valor, independientemente de su origen, religión, nacionalidad, sexo, estatus o posición”.

El trabajo en los territorios ocupados de ONG's israelíes como B'Tselem, Breaking the Silence, Yesh Din y Machsomwatch llevan años documentando, denunciando y difundiendo estos abusos. Se da a pie de calle de la ocupación un abuso de baja intensidad, en muchas ocasiones mezquino y ruin, perfectamente documentado, e impune. Tan solo hace falta darse una vuelta por las redes sociales para encontrar docenas de vídeos e historias que se dan a diario desde hace años. El Tsahal y la sociedad israelí se retroalimentan mutuamente, así que no es de extrañar que a medida que la sociedad israelí va cayendo en una deriva extremista que hay quien llama fascista, los “accidentes aislados” de abusos a civiles palestinos aumentan.  La respuesta del Tsahal es anunciar comisiones internas de investigación y abrir grandes debates sobre la relación entre el individuo y el conjunto. Justo lo que Aluf Ben escribe en su último párrafo.

Un daño endémico

Iman al Hams tuvo una comisión de investigación. Iman tenía 13 años y murió en Rafah en el 2004 después de que un capitán del Ejército israelí vaciara en su cuerpo un cargador entero de su arma, 17 balas. Tras un largo proceso de investigación interna en el IDF y un juicio militar, el capitán acabó ascendido a mayor. En marzo del 2016, el soldado Elor Azaria mató de un disparo en la cabeza a Abdel Fattah al-Sharif, un palestino que estaba tumbado en el suelo, malherido. La ejecución fue grabada por un voluntario de la ONG  B'Tselem. Binyamin Netanyahu llamó al padre del soldado y le dijo: “Confía en la investigación del Ejército”. En el juicio, los cargos al soldado fueron rebajados de asesinato a homicidio involuntario. El 16 de marzo del 2003 la activista estadounidense Rachel Corrie murió en Rafah atropellada por una excavadora del Ejército. La investigación militar concluyó que el conductor no vio a la muchacha y que esta murió por golpes no producidos por la excavadora.

Y así sigue una amplísima lista. “El daño a los palestinos [bajo ocupación], incluyendo casos de violencia y tiroteos  que resultaron en herida o muerte, es endémico a la ocupación, que lleva en vigor casi 50 años”, se lee en el informe de B'Tselem The Occupation's Fig Leaf: Israel's Military Law Enforcement System as a Whitewash Mechanism, en el que se denuncia que las investigaciones internas del Ejército son un gran “mecanismo de encubrimiento”. Como lo que sucedió en las primeras décadas de vida del Estado de Israel con la ejecución de esos prisioneros de guerra que denuncia Ben Aluf en el Haaretz. Entre otros motivos, estas comisiones de investigación no van a ningún lado porque el cuerpo de abogados que investiga son los mismos que previamente han asesorado a los soldados sobre cómo deben actuar. Es decir: el Tsahal se investiga a sí mismo y la gran mayoría de las veces, oh sorpresa, o se encuentra inocente o se castiga con penas muy leves.

Los soldados cuelgan en las redes fotos y vídeos de lo que hacen, humillación de mujeres, niños en la mirilla del fusil

Lo mismo sucede en las operaciones militares a gran escala. La de Gaza del verano del 2014 mereció que el informe de la ONU acusara al Ejército israelí de haber cometido “crímenes de guerra”. La misma acusación recaía sobre los grupos palestinos considerados internacionalmente como terroristas. Basta tan solo repasar la historia del Tsahal para encontrar desde su fundación multitud de episodios oscuros, desde episodios de limpieza étnica hasta multitud de víctimas civiles en acciones militares indiscriminadas en los territorios ocupados y en el Líbano, pasando por el uso de munición prohibida y el habitual recurso al castigo colectivo a la población civil.

De vez en cuando, aparece algún vídeo como el de Elor Azaria en Hebrón, o los propios soldados (que no dejan de ser en muchos casos jóvenes que estrenan la veintena) cuelgan en las redes sociales fotos y vídeos de lo que ven y de lo que hacen, humillación de mujeres en check points, niños en la mirilla del fusil del francotirador. Es cierto que la presión a la que los soldados de cualquier Ejército se ven sometidos en combate es muy alta. También lo es que ninguna organización está libre de que algún individuo (o muchos individuos) transgredan las normas, pero cuando alguien transgrede las normas no lo publicita, ni lo retuitea o es recibido como un héroe en su pueblo. Cuando alguien vulnera normas que no deben romperse se esconde, no lo hace a la vista de todo el mundo. Si las normas se rompen en público, es porque o bien esas normas no existen o bien porque reina una impunidad generalizada.

Ya lo dijo Golda Meir.

Publica una exclusiva el diario Haaretz sobre que el Ejército de Israel ejecutó a docenas de prisioneros de guerra que se habían rendido, alguno de ellos heridos, en el transcurso de una de las guerras acontecidas en las...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Joan Cañete Bayle

Periodista y escritor. Redactor jefe de 'El Periódico de Catalunya'. Fue corresponsal en Oriente Medio basado en Jerusalén (2002-2006) y Washington DC (2006-2009). Su última novela publicada es ‘Parte de la felicidad que traes’ (Harper Collins).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Mapas

Joan Cañete Bayle

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Alex Gorritxategui

    Magnífico artículo. Gracias.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí