1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Un visitante excepcional

Un hombre posa frente al cementerio. “Espero tardar muchos años en regresar a un sitio como este”. La exposición ‘Welcome Mr. Hitchcock’ cuenta la visita del cineasta a San Sebastián en 1958

Asier Mensuro 21/09/2016

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

La fecha es el 23 de julio de 1958, el lugar la ciudad de San Sebastián y más exactamente Polloe, el cementerio de la capital guipuzcoana. Un hombre de unos sesenta años posa junto al letrero del camposanto. En un inglés perfecto con acento británico exclama: “tras la visita de hoy, espero tardar muchos años en regresar definitivamente a un sitio como este”. Sus dos acompañantes ríen con la ocurrencia. Uno de ellos anota en una libreta el chiste y el otro dispara su cámara fotográfica.

El peculiar grupo se introduce en el cementerio, recorre sus múltiples avenidas flanqueadas por tumbas y mausoleos a ambos lados y se detiene en diversos puntos del camino para tomar más fotografías.

Es temprano y los visitantes son escasos, pero los pocos con los que se cruzan parecen reconocer a la figura central de este singular trío, a juzgar por el asombro que se dibuja en sus rostros.

El personaje viste un traje oscuro que a duras penas consigue disimular su figura rechoncha.  Camina de forma parsimoniosa con las manos en  la espalda a lo Napoleón Bonaparte y posee un rostro sagaz e inquisitivo, con una mirada atenta que parece absorber todo lo que le rodea.

Aunque el rictus de su boca se mantiene serio, hay algo expresivo en su mirada que deja entrever un profundo sentido del humor. Cuando habla, lo hace con una cadencia lenta, como si revisase una y mil veces cada una de sus palabras para asegurarse de que es la adecuada antes de dejarla salir. No podías ser de otra manera, al fin y al cabo, este hombre es el gran Alfred Hitchcock.

—Ha sido una magnífica idea venir aquí de buena mañana Mr. Herreros. Buenas vistas de la ciudad, aire puro. Me parece el lugar idóneo para tomar las fotos que ilustren su artículo —argumenta el cineasta.

—Mi compañero Vicente Ibáñez es uno de los grandes fotógrafos españoles —afirma con orgullo Enrique Herreros—. Estoy seguro que el esfuerzo de venir hasta aquí merecerá la pena. Las imágenes serán impactantes y divertidas a la vez; y creo que el título que he pensado también será de su agrado: “el rey del suspense sorprendido en los lugares de su inspiración”.

—Sin duda, un titular acertado —añade el realizador británico permitiéndose una pequeña sonrisa de aprobación.

Alfred Hitchcock, el genial director de cine, “Hitch” como cariñosamente le apodaban los habitantes de Los Ángeles desde que se había trasladado a vivir a Hollywood, se encuentra en la capital guipuzcoana con motivo del lanzamiento en Europa de su última película hasta la fecha, la hoy mítica Vértigo, de entre los muertos.

El preestreno de este esperado título se incluye en la programación a concurso del festival de cine donostiarra; y los ejecutivos de la Paramount han planificado el evento a conciencia, y han creado una auténtica operación de marketing en la que no se dejaba nada al azar.

Se pacta la publicación de un reportaje de la estancia del cineasta con la revista española La Gaceta Ilustrada. Su autor, Enrique Herreros, conocido periodista y publicista, es el responsable de muchas y magníficas campañas dentro del mundo del cine. Para este reportaje había elegido la más singular de las localizaciones posibles, lo que convertía al artículo en algo único, muy alejado del standard de reportajes de la época.

Hitchcock, inquieto por primera vez desde que aterriza, apenas bebe ni come nada

En este viaje promocional, el propio Hitchcock asume el papel de estrella y emulando los cameos que protagoniza dentro de sus películas,  se  dedica a posar y actuar en diversos rincones de la ciudad ante fotógrafos como Paco Mari y Vicente Ibáñez; mientras realiza ingeniosas declaraciones ante el nutrido grupo de periodistas que cubren el festival de cine.

Tras su paseo por la necrópolis regresa al hotel María Cristina, donde da una rueda de prensa para hablar de su próxima película, Con la muerte en los talones, cuyo rodaje ha pospuesto una semana para poder acudir a la cita donostiarra.

Los asistentes se sorprenden ante la definición que ofrece del cine de suspense: “se trata de un refinamiento de las antiguas películas de monstruos. Mis películas han demostrado que no había necesidad de recurrir a lo terrorífico ni a lo truculento para mantener latente el interés del público, logrando que el espectador esté pendiente de lo que sucede ante sus ojos, pero sin necesidad de gritos ni excesos. Es una conquista de la que estoy satisfecho de verdad”- afirma ante los periodistas.

El ágape que acompaña a la presentación resulta ser frugal y el cineasta británico, aconsejado sabiamente por Herreros, abandona la reunión cinéfila para trasladarse al puerto de pescadores donostiarra, donde degusta una docena de sardinas a la brasa.

Consumado gourmet, el director británico dedica gran parte de su estancia a conocer la gastronomía local. Dos días antes había acudido a una comida de bienvenida en la sociedad gastronómica Gaztelubide y había cenado en el mítico restaurante Casa Nicolasa, donde descubre los chipirones en su tinta.

Este plato parece que fue de su gusto y un año más tarde, cuando la actriz Eva Marie Saint acuda a San Sebastián a presentar en el certamen cinematográfico Con la muerte en los talones, Hitchcock no dudará en recomendarle este guiso.

El martes 22 había comido en uno de los restaurantes más antiguos de la zona, la célebre Casa Cámara, de los pasajes de San Juan. Todo indica que se quedó con hambre, a juzgar por las divertidas instantáneas que  toma el fotógrafo Paco Marí en Bayona, donde vemos al mago del suspense consultando con interés los menús de los restaurantes La Rascasse y Les Arceaux, a pesar de que apenas han transcurrido un par de horas desde que se sentó a la mesa.

Estas comidas, a las que le acompaña su esposa la guionista Alma Reville, muestran una estampa familiar y poco conocida del cineasta que encanta a los periodistas locales, complacidos con el aprecio que la pareja muestra por la cocina de la zona.

—Parece que disfrutan con la gastronomía vasca —pregunta un periodista local.  

—Una vez desaparecido el primer impulso sexual propio del inicio de cualquier relación de pareja, comer juntos se convierte en una alternativa más que aceptable a hacer el amor —responde con ironía Hitchcock.

Otra de las actividades que ocupa su tiempo está íntimamente ligada con el fervor religioso. Hitchcock, igual que Buñuel, es educado por los jesuitas. Pero mientras el aragonés se convierte en un ateo convencido, el inglés es un católico devoto. Quizá por ello visita las iglesias de Santa Teresa, San Vicente y la basílica de Santa María en San Sebastián, así como la de Santa María en Bayona.

El fotógrafo Paco Mari, consciente de la plasticidad de estas imágenes, retrata al cineasta sentado en los bancos de madera y en lo alto del púlpito de la catedral francesa. Además, la estancia del director coincide con el centenario de las apariciones de Lourdes a la niña Bernadette Soubirous, por lo que el cineasta se desplaza hasta el santuario para sumarse a la celebración. Hitchcock se inca de rodillas ante la imagen de la virgen francesa y pronuncia una oración rodeado de enfermos, incienso y velas.

Pero volvamos al miércoles 23, día más importante de su visita y fecha elegida para la presentación a concurso de Vértigo, de entre los muertos.

A pesar de su apretada agenda, Hitchcock encuentra tiempo para dedicárselo a otra de sus aficiones favoritas, el coleccionismo de antigüedades. Acompañado por Herreros e Ibáñez visita diversas tiendas de Donostia. En una de ellas posa en el escaparate inmóvil como una estatua de cera del museo de Londres. Los chiquillos pegan su nariz al cristal del establecimiento, impresionados por la veracidad y parecido de la supuesta estatua con el conocido director. Hitchcock se mueve poniendo en evidencia el engaño y ante el júbilo de los muchachos, regresa a la calle para firmarles un autógrafo.

Cae la noche y el cineasta acude a la proyección de su película en el teatro Victoria Eugenia con puntualidad británica. El edificio estrena este año un nuevo alumbrado eléctrico, por lo que tiene un aspecto imponente pero el verdadero espectáculo espera en su interior. La platea y los palcos están a rebosar. Nadie ha querido perderse este acontecimiento cinematográfico en el que San Sebastián se codea con lo más granado del cine de Hollywood.

Ana Mariscal aparece en el escenario y, tras unas breves palabras de presentación, invita a subir al escenario al maestro del suspense que es aplaudido a rabiar por un auditorio rendido a sus pies.

—Disculpen que sea breve, pero es que estoy impaciente por ver la película. ¡Me han dicho que tiene un suspense! —pronuncia jocoso, arrancando una sonora carcajada entre el público asistente.

Las luces de la sala se apagan. Se hace el silencio. Detalles de un rostro femenino en la pantalla, el último de ellos un primer plano de uno de sus ojos, y de la negrura de la pupila dilatada surge una espiral que deja al público hipnotizado y pegado a sus asientos.

Los títulos de crédito de Saúl Bass con los que arranca Vértigo, de entre los muertos impresionan a todos los asistentes. Uno de ellos es apenas un quinceañero, un jovencísimo Iván Zulueta que queda profundamente impactado por el trabajo del diseñador norteamericano y por la propia película de Hitchcock.

Contra todo pronóstico, la acogida de la película en San Sebastián es más bien fría y el público tarda en aplaudir. Los ejecutivos de la Paramount lo achacan al duro final de la cinta y arrancan al director la promesa de suavizarlo antes de su lanzamiento comercial.

La proyección da paso a la fiesta. Hitchcock está ajeno a todo lo que sucede a su alrededor. Inquieto por primera vez desde que aterriza en tierras vascas, apenas bebe ni come nada en toda la noche.

58 años más tarde, San Sebastián es elegida Capital Europea de la Cultura y recupera la estancia del cineasta

El festival llega a su fin y con él, el momento más esperado cada año, la lectura del palmarés. La hoy mítica Vértigo, de entre los muertos no consigue alzarse con la Concha de Oro, máximo galardón del festival que recae en la película polaca Eva quiere dormir, de Tadeusz Chmielewski. El filme de Hitchcock tiene que conformarse con una Concha de Plata compartida con la película de Mario Monicelli Rufufú. 58 años más tarde, San Sebastián es elegida Capital Europea de la Cultura y recupera la estancia del cineasta británico.

Pedro Usabiaga, comisario de la exposición, saca a la luz más de un centenar de fotografías, muchas de ellas inéditas, y consigue recrear con acierto un viaje mítico que, a pesar del tiempo transcurrido, sigue muy presente en el imaginario de todos los donostiarras. Con gran sencillez, la exposición consigue que el visitante sea un testigo de excepción del periplo del cineasta, o más concretamente, de su peculiar mirada sobre un territorio que desde entonces, ha quedado impregnado de la magia de este genio del séptimo arte.

La exposición Welcome Mr. Hitchcock que puede visitarse en el Espacio 2016 de San Sebastián hasta el próximo 14 de octubre, es un caso singular y un ejemplo perfecto del camino a seguir por parte de las instituciones respecto a las posibilidades que ofrece el cine. Desde San Sebastián, el mago de la intriga parece querer decirnos: “¿Se dan cuenta de cómo se hace? ¿Entienden lo que hay que cambiar? Por favor, tomen buena nota”.

La fecha es el 23 de julio de 1958, el lugar la ciudad de San Sebastián y más exactamente Polloe, el cementerio de la capital guipuzcoana. Un hombre de unos sesenta años posa junto al letrero del camposanto. En un inglés perfecto con acento británico exclama: “tras la visita de hoy, espero tardar muchos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Asier Mensuro

Especialista en arte contemporáneo. Apasionado de la cultura popular, ha sido comisario de exposiciones de cine y de cómics. Es coautor de La pintura en el cómic, escrito junto a Luis Gasca, libro que obtiene el galardón mejor labor en pro de la historieta, en los XXXVIII Premios de cómic del diario Avisos 2014.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Juan del Sur

    “El rey del suspense sorprendido en los lugares de su inspiración”: pero, ¡qué ocurrente, qué genial, qué oportuno! Muero. "Mientras realiza ingeniosas declaraciones ante el nutrido grupo de periodistas que cubren el festival de cine": sí, ingeniosísimas. Bueno, tenía que tratar de ponerse a la altura de Herreros. "Para este reportaje había elegido la más singular de las localizaciones posibles": una singularidad nunca vista y que jamás se volvió a ver. “El inglés es un católico devoto”: y qué quieren, ¡es un imbécil profesional, no deja nada librado al azar! (Dicho sea de paso, me gustó ver al inca —a quien tampoco respeto— entreverado con Hitchcock.) “Contra todo pronóstico, la acogida de la película en San Sebastián es más bien fría y el público tarda en aplaudir”: San Sebastián tiene mi admiración y agradecimiento eternos. “Vértigo” es la peor basura que vi en mi vida. Inolvidable. Fin-fin-fin: El autor de la nota es “apasionado de la cultura popular”: ¡vaya, vaya! Acabáramos.

    Hace 5 años 2 meses

  2. Juan del Sur

    “El rey del suspense sorprendido en los lugares de su inspiración”: pero, ¡qué ocurrente, qué genial, qué oportuno! Muero. "Mientras realiza ingeniosas declaraciones ante el nutrido grupo de periodistas que cubren el festival de cine": sí, ingeniosísimas. Bueno, tenía que tratar de ponerse a la altura de Herreros. "Para este reportaje había elegido la más singular de las localizaciones posibles": una singularidad nunca vista y que jamás se volvió a ver. “El inglés es un católico devoto”: y qué quieren, ¡es un imbécil profesional, no deja nada librado al azar! (Dicho sea de paso, me gustó ver al inca —a quien tampoco respeto— entreverado con Hitchcock.) “Contra todo pronóstico, la acogida de la película en San Sebastián es más bien fría y el público tarda en aplaudir”: San Sebastián tiene mi admiración y agradecimiento eternos. “Vértigo” es la peor basura que vi en mi vida. Inolvidable. Fin-fin-fin: El autor de la nota es “apasionado de la cultura popular”: ¡vaya, vaya! Acabáramos.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí