1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Elecciones vascas

Podemos propone duplicar el presupuesto de la renta básica en Euskadi

El 27% de los perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos son migrantes. Este colectivo no llega al 7% de la población vasca

Isabel Camacho Bilbao , 19/09/2016

Malagón

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hay unas siglas que truenan en Euskadi: RGI, las iniciales de Renta de Garantía de Ingresos. Una ayuda económica que, con una inversión de 461 millones de euros, convierte al País Vasco en la comunidad más generosa en su lucha contra las desigualdades. Casi 64.000 personas --17.665 extranjeras-- perciben hoy una ayuda mensual mínima de 630 euros y una máxima de en torno a los 1.100. Sin embargo, la RGI no ha logrado terminar con los índices de pobreza ni, en el otro extremo, convencer a quienes la tildan de injusta y exigen medidas contra el fraude. Ahora, Elkarrekin Podemos da un giro copernicano --también respecto al programa estatal de Unidos Podemos-- y propone duplicar la inversión actual y un futuro referéndum para que la ciudadanía vasca decida sobre la implantación de una Renta Básica Incondicional en la comunidad autónoma.

Un total de 64.391 personas se beneficiaron el pasado mes de agosto de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) en Euskadi. El Gobierno vasco proporciona esa ayuda a quienes no disponen de recursos o no ingresan lo suficiente para vivir. Pueden ser personas sin trabajo, asalariados con sueldos muy bajos, pensionistas, inmigrantes, etcétera. El Ejecutivo destinará este año 461 millones --el 40% del gasto total de España en renta de inserción--, cantidad que incluye la prestación complementaria de vivienda (PCV), una ayuda periódica, complemento de la RGI. Esta prestación es subjetiva, es decir, que pueden acceder a ella todos aquellos que reúnan los requisitos. Por ello, el presupuesto se puede incrementar en caso de necesidad para que nadie se quede fuera.

Un total de 64.391 personas se beneficiaron el pasado mes de agosto de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) en Euskadi

La mensualidad mínima de RGI para una persona es de 630 euros mensuales, a las que se pueden añadir otras ayudas. El máximo se sitúa en torno a los 1.100 euros al mes, dependiendo del número de hijos, con los 250 euros a la ayuda para vivienda.

“No hay duda de que Euskadi es la más generosa del Estado junto a Navarra, y si se compara con cualquier otra comunidad es un éxito. Pero el balance de los últimos 27 años desde que se instauró, aunque con distintos nombres, es muy insuficiente con respecto a los objetivos”, explica Daniel Raventós, profesor universitario de Economía, presidente de la Red Renta Básica y uno de los mayores expertos internacionales.

La RGI genera en Euskadi un vendaval de controversias. Hay una opinión extendida en la ciudadanía de que su distribución es injusta y el fraude, notable, a pesar de que el lehendakari ha asegurado durante la campaña que apenas se sitúa en torno al 0,4% del gasto total, y los más realistas no suben del 0,7%.

Casos como el de un yihadista empadronado en Bilbao que cobraba la renta después de muerto; el de una mujer de más de 100 años fallecida hacía años, o el de algunos inmigrantes empadronados en distintos domicilios o inscritos con distintas identidades desatan las críticas de una población que desde que estalló la crisis vigila cómo se destinan sus impuestos. Y recela ante los datos oficiales que concluyen que apenas el 7% de la población percibe más del 27% del presupuesto.

“Cuando aparecen realidades nuevas, hemos de reconsiderar nuestras actitudes, nuestros hábitos. A veces, cuando estas realidades se presentan con gran rapidez, nuestra mentalidad se queda rezagada, y resulta así que tratamos de extinguir los incendios rociándolos con productos inflamables”, escribía Amin Maalouf en su celebérrimo Identidades asesinas.

El PP desató la caja de los truenos cuando el exalcalde de Vitoria, Javier Maroto, apuntó directamente al corazón de los inmigrantes acusándolos de aprovecharse de las ayudas y no querer trabajar. Le salió mal la jugada, pero parte de la opinión de la calle compartió su acusación. Estos días en que los partidos vascos sacan toda la artillería para recabar votos, el “rescate social”, como ha elegido llamarlo EH Bildu, pasa desapercibido en los discursos de los candidatos. Un asunto con demasiadas fisuras. Alguna referencia, respuesta si se pregunta y listo. Sin embargo, todos los programas incluyen propuestas de cambios en la RGI.

Elkarrekin Podemos se se ha comprometido a duplicar la partida destinada a la RGI si llega al Gobierno

La más renovadora lleva la firma de Elkarrekin Podemos, que se ha comprometido a duplicar la partida destinada a la RGI si llega al Gobierno. Pili Zabala, su candidata, ha explicado que se necesita elevarla a 800 millones para cubrir las necesidades de las 130.000 personas que se considera viven hoy en riesgo de exclusión. La diferencia presupuestaria saldría del cobro de los 2.500 millones de euros que las haciendas vascas calculan que se defrauda en la declaración de la renta. Una unidad especial de la Ertzaintza, formada para ello, sería la encargada de investigar el fraude. Este es el plan.

La marca morada recoge en su programa el compromiso de abrir un debate social el primer año de legislatura sobre la necesidad de lograr la Renta Básica Incondicional (RBI) en Euskadi. Su objetivo es que la ciudadanía lo discuta y se muestre a favor o en contra. Una vez finalizado el proceso, se establecerían los mecanismos necesarios para convocar una consulta que pregunte sobre la implantación de ese tipo de renta universal en la comunidad.

Su idea es explorar vías de confluencia con colectivos sociales y políticos. Durante el proceso, dotaría de ayuda técnica y financiera a las diputaciones vascas de los tres territorios para favorecer la viabilidad de la implantación de la renta incondicional.

Cuando llegue el tiempo de los pactos poselectorales, la iniciativa podría ser compartida sin demasiado esfuerzo con EH Bildu, que ya mostró su interés, incluso organizó un simposio, sobre las posibilidades de su implantación en Gipuzkoa cuando permaneció al frente de la diputación de ese territorio hace dos legislaturas.

En su programa para los comicios del 25S, Bildu aboga por crear un proyecto de ley de Renta Básica para la infancia y la adolescencia, así como reducir la edad de los beneficiarios de 23 a 18 y los años de empadronamiento de 3 a 1.

Bildu aboga por crear un proyecto de ley de Renta Básica para la infancia y la adolescencia, así como reducir la edad de los beneficiarios de 23 a 18 

La pregunta es si la propuesta de Elkarrekin Podemos es una entelequia o si es posible en una sociedad como la actual distribuir la riqueza, que es finalmente de lo que se trata. Daniel Raventós está convencido de que la RBI se puede financiar mediante una reforma fiscal, y mediante la integración de la política fiscal con la política social. “No se tocarían partidas fundamentales, como las de sanidad y educación, pero sí otras, como la de la Casa Real. Las prestaciones inferiores a la renta básica desaparecerían, pero no las superiores: los beneficiarios de estas cantidades no ganarían ni perderían. La reforma significaría una gran redistribución de la renta de los sectores más ricos al resto de la población. Lo contrario de lo que se ha producido a lo largo de las últimas décadas, especialmente en los últimos años”, explica por teléfono desde su Catalunya natal.

El experto derriba el argumento más citado de que no hay dinero para tal hazaña y recalca que se trataría de distribuir el 20% de la riqueza entre el resto de la población. “A partir de lo que la gente declara se puede financiar una renta básica igual al umbral de la pobreza. La renta básica no es una propuesta para acabar con la pobreza. Si lo fuera, estaría bien, pero no tendría tanto interés. Lo importante es que aumentaría la libertad real de la inmensa mayoría”. Y lo explica. “Si se percibe una renta de por vida no te pueden imponer las condiciones de trabajo como actualmente. Por el contrario, aumentaría el poder de negociación de los trabajadores. Si percibes 700 euros incondicionalmente, no te van a ofrecer una mierda de trabajo por 750”. También fomentaría la innovación tecnológica. “Hay trabajos que no son rentables para nadie si se tiene que aumentar el trabajo. Puede haber trabajos que tengan que desaparecer siempre que la gente tenga la existencia garantizada con la renta básica”, sostiene el doctor en Economía y profesor de la Universidad de Barcelona.

Una de las críticas más comunes en boca de políticos, supuestos expertos y también en parte de la ciudadanía es que con unos ingresos fijos nadie trabajaría. Algo similar a los argumentos esgrimidos por algunos liberales para criticar la actual RGI de Euskadi. Para ilustrarlos, suelen contar una anécdota que ocurrió en el Parlamento autónomo vasco en un debate sobre la renta básica. Un diputado del PNV preguntó “¿Quién de ustedes trabajaría con una renta básica?”. Nadie levantó la mano.

“La Renta Básica Universal (RBU) no desincentiva el trabajo como pueden hacer otros subsidios condicionados, como la misma RGI”, defiende Raventós. Porque un subsidio condicionado lo pierdes cuando aceptas un trabajo quizá mal pagado y con una temporalidad de dos meses. En cambio con la RBU, claro que pagarías más impuestos a partir del euro número uno que ganas por encima de la renta, pero en total no pierdes”.

“La Renta Básica Universal (RBU) no desincentiva el trabajo como pueden hacer otros subsidios condicionados, como la misma RGI”, defiende Raventós

Y continúa: “Esas críticas que afirman que quienes perciben una renta son vagos y que nadie querrá trabajar si tiene una ayuda de por vida han existido siempre. Es cierto que las rentas condicionadas pueden tener un problema, aunque menor, de fraude, precisamente por ser condicionadas. Una renta condicionada, sea más o menos generosa como la de Euskadi o más o menos rácana como la de Murcia, por citar dos extremos, están condicionada a tener otra fuente de renta. No la puedes recibir si tienes un trabajo. Existe la trampa de la pobreza; cuando te ofrecen un puesto de trabajo te ofrecen otra renta, normalmente una porquería. Pero puedes perder el subsidio condicionado si lo aceptas. Y, claro, hay gente que intenta compaginar, aunque no sea legal, mantener el empleo y el subsidio condicional. Con una RBI no desaparece la trampa pero queda muy menguada porque cualquier otra fuente de renta es acumulable aunque pagues más impuestos. Estoy recibiendo 500 euros de renta y me ofrecen un trabajo por cien euros más por unos meses y no lo acepto. En cambio, si recibo una renta que, según nuestro modelo de financiación está exento de IRPF pero no el euro número uno que ganas a partir de la renta básica, si yo no pierdo esta renta, si tengo un puesto de trabajo y no pierdo la renta, la trampa, si no desaparece, queda muy menguada”.

Así pues, en su opinión, la RBU favorecería la búsqueda de empleo, contrariamente a lo que aseveran partidos como el PP vasco, que recoge en su programa lo siguiente: “Las personas que perciben estas ayudas económicas (refiriéndose a la RGI) tienen que salir de la situación del subsidio en la que se encuentran ya que el cobro de ayudas sociales no puede constituir un fin en sí mismo, sino un paso previo para superar situaciones de exclusión. El objetivo final es salir del sistema de protección. La mejor política social es aquella dirigida a la inserción laboral de las personas en situación de exclusión o riesgo de exclusión. El sistema de protección social ha de tener puerta de entrada y puerta de salida. Este hecho conlleva un compromiso del perceptor de ayudas sociales en su formación y en la búsqueda activa de un empleo, así como su disposición para el empleo y de revertir a la sociedad el esfuerzo que ésta realiza”.

Uno de los factores más polémicos en el caso vasco es que del total de perceptores de la RGI, el 27% es migrante. Un porcentaje que suele interpretarse con dos tipos de claves. Aquella que considera que en números relativos no son mayoría, como sostienen muchos. Y, la otra, que arguye que ese porcentaje es alto teniendo en cuenta que representan algo menos del 7% del total de la población. “Las personas que vienen desde países pobres no lo hacen porque conozcan las condiciones que van a encontrar al llegar, sino porque en sus lugares de origen carecen de una existencia material garantizada. Con renta o sin ella, seguirán viniendo”, replica Raventós.

La RBU se ha implantado de manera experimental en la India y África pero solo en Alaska se ha desarrollado, aunque de forma muy particular. “Tienen una fundación semipública–semiprivada a través de los beneficios que obtiene, fundamentalmente, del petróleo. Lo que gana se reparte entre toda la población, independientemente de que se sea rico o pobre. El año que hubo más ganancias, correspondió a tres mil dólares anuales por persona, que no es mucho, pero tampoco para despreciar, por ejemplo, en una familia de tres miembros”, explica.

Raventós: “Cualquier subsidio de los que tenemos en España, pero también en Europa, está siempre sujeto a unas condiciones: ser pobre, no llegar a determinado nivel de renta, estar en el paro"

Añade Raventós con ironía que él ha debatido con economistas y rectores universitarios que aducen que en Alaska se puede desarrollar porque tienen petróleo, como si en Siberia no extrajeran más. “Siendo una financiación muy diferente a la que debe proponerse en una economía como la de la Unión Europea mediante financiación publica, es una asignación monetaria incondicional a toda la población”.

“Cualquier subsidio de los que tenemos en España, pero también en Europa, está siempre sujeto a unas condiciones: ser pobre, no llegar a determinado nivel de renta, estar en el paro. Tenemos que demostrar que estamos en una situación concreta para tener derecho a él. La RBU es como el derecho al sufragio universal allá donde existe, sin condiciones: hombre o mujer, rico o pobre, heterosexual u homosexual, católico o ateo. Todos tenemos derecho”.

Autor >

Isabel Camacho

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

10 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. javier

    Recetas que sólo sirven para profundizar aún más en la división entre trabajadores y cobradores de limosnas que a veces no son tales,para que muchos vivan del cuento,sobre todo inmigrantes,bien aconsejados por Onejetas que habría que hablar a parte de esas sabandijas y además apoyados por la pseudoizquierda española en su totalidad,Podemos,IU,Bildu,PSOE, y la derecha caciquil y corrupta,PP,nacionalistas,etc...¿Qué bien se saben los inmigrantes o refugiados los derechos que tienen en España,por venir de fuera?.La mayoría,hemos sido inmigrantes en España y fuera y no nos han dado nada,sólo el desprecio más absoluto y como granero de votos,por parte de las autoridades y los partidos de izquierdas,en teoría defensores de los trabajadores.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Patxi

    Esa propuesta no tiene ningún sentido, duplicar la RGI serían 1.250 euros al mes sin trabajar, osea supondría cobrar más que la mayoría de trabajadores, con esas ayudas poca gente trabajaría y se llenaría más de inmigrantes dispuestos a vivir sin dar un palo al agua

    Hace 4 años 6 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    Lamento las faltas. Vuelvo a colgar el coentario corregido levemente: Hay que distinguir dos bloques de situaciones (lo que no se hace): En primer lugar, el bloque de los Pensionistas (jubilaciones, enfermedades). Aquí la Renta Básica debe estar garantizada, con nuestros IMPUESTOS (el sistema público ha sido expoliado; las Cajas Separadas son un fraude; de la Caja General sale un butrón que da a la Caja de las Pensiones; esto es un HECHO). En segundo lugar, el bloque del Paro y las Rentas Básicas en sus diferentes denominaciones. Aquí sus perceptores pueden trabajar. Y casi todos quieren hacerlo. Lo que necesitan, pues, no es una Renta Básica, sino TRABAJO REMUNERADO Y DIGNO. Es en este segundo bloque que se hace visible la diferencia entre el Capitalismo (nos encontramos inmersos en su versión más delictiva, el Neoliberalismo sin conciencia; los Psicópatas al poder) y el Socialismo. El Capitalismo necesita un “Ejército de Reserva de trabajadores en paro”, subsidiados o no (subsidios que pretenden alcanzar una falsa “paz social” mediante la asignación de una limosna sujeta a arbitrariedades administrativas y, sobre todo, legislativas -así como al fraude, siempre presente en cada pliego de este sistema perverso, y que en cuanto a los perceptores de Rentas Básicas, es infinitamente menor que el fraude de los ricos y los muy ricos; que además goza de impunidad estructural). El SOCIALISMO exige una Planificación económica por parte de los Poderes Públicos; y sobre todo, que esa Planificación cuente con los controles que impidan que sea el germen de una nueva clase dominante “comisarial”, que ha sido el “pecado” que siempre ha destruido los logros revolucionarios; porque exige el compromiso perseverante de todos en la defensa de la Libertad frente a la casta revolucionaria. Por eso el camino al Socialismo ha de ser GRADUAL; la Revolución sólo triunfa cuando es meditada y querida por la mayoría, sin castas –que siempre surgen de la falta de cultura de los Revolucionados, de su situación general de necesidad; de los esquemas plantados y abonados desde el Sistema que se sabe cercano a su fin; y que se sustituye a sí mismo en el supuesto extremo de la insostenibilidad de la explotación “clásica” (que es hacia dónde ahora el Sistema nos empuja por medio de “su” Movimiento inmóvil de los de las manitas al aire). Estamos pues, ante una propuesta REACCIONARIA. Tenemos Derecho al trabajo; no tenemos derecho a vivir sin trabajar. Un Economía Socialista; PLANIFICADA por una clase política SUPERVISADA por los ciudadanos; por una Casta Política que sienta en su nuca el aliento examinador de los Ciudadanos; una clase política que no se encierre en castillos lejanos, rodeados de policías para evitar su JUSTO LINCHAMIENTO por un pueblo estafado. Planificada pues, por nosotros, los dueños del terruño y del fruto de nuestro trabajo y sudor. El ejemplo ejemplar está en los Jornaleros Andaluces: No quieren peonadas, sino trabajar la tierra que los terratenientes (a quienes se subsidia su improductividad) conservan estéril; y hacer suyo el fruto de su trabajo ofrecido a esas tierras. Y que se ven en tal situación de miseria que NECESITAN la peonada, la mínima ayuda a su supervivencia. No la quieren, pero la necesitan; por la ausencia de opciones. Este es el debate; el de los Grises (nada es blanco o negro); el de las IDEOLOGÍAS, que los ninis de la Nueva Política de ayer y hoy rechazan, en su visión simplista de la sociedad, tan falsa como sus proclamas vacías. Si no tienes trabajo y puedes trabajar, TIENES DERECHO A UN TRABAJO, NO A UNA EXPECTATIVA DE RECIBIR SUBSIDIOS, la CARIDAD nunca es un derecho, sólo una expectativa sin exigibilidad; la limosna no es justicia. Este debate (o no debate, más bien) está en íntima relación con la situación (perversamente vocada a la privatización, “gracias” a los gravísimos Delitos de Corrupción que arrastramos desde … siempre; corrupción e impunidad) de nuestros Servicios Públicos; en especial de los que suponen Derechos Fundamentales Asistenciales (Educación, Sanidad, …, ¿Vivienda?). Su gratuidad ante la necesidad es lo que iguala a los ciudadanos. No son una Renta Básica, sino el reflejo de la SOLIDARIDAD; LA JUSTICIA Y LA IGUALDAD de una sociedad. Una vez han sumido en la miseria a millones de ciudadanos, no solo mediante el robo de sus viviendas, maquillado por la profeta sistémica de la PAH y sus Pissarellos de CEPS, UPF y JpD, principalmente (o lo que es igual, por los apóstoles del Sistema, hechos carne entre nosotros por intercesión divina de los diabólicos capos de los Medios de Incomunicación y Control Social), proceden a la Oferta Pública de Compra de Acciones; una OPA HOSTIL sobre los Derechos Humanos. ESTOS SÍ SON SEDICIOSOS. Canallas malnacidos. Mafiosos que nos ofrecen protección contra … sus señoritos, contra ellos mismos, representantes en la sombra del sistema perverso, para el que todo, también la vida y el desarrollo humano, se cifra en términos económicos: SU RIQUEZA OBTENIDA CON NUESTRA ESCLAVITUD; SU DOMINIO ALCANZADO GRACIAS A NUESTRA DIVISIÓN.

    Hace 4 años 6 meses

  4. José M.

    Supongo que el País Vasco y Navarra tengan más recursos para medidas sociales no tendrá nada que ver con el pacto fiscal vasco que hace a ambas regiones que no aporten nada al resto del estado para el reparto de riqueza siendo de las regiones más ricas. Si Podemos fuera realmente de izquierdas iría en contra de dicho pacto fiscal vasco, pero claro, como en estas regiones tienen tantos votos, sus ideales de izquierdas se relajan por sus ansias de conseguir votos.

    Hace 4 años 6 meses

  5. ander

    Bajar el requisito de empadronamiento a 1 año solo valdría para agudizar el efecto llamada. Muchos de los que llegan vienen con el itinerario aprendido, saben que ayudas pedir hasta llegar al RGI. Sino, como se explica que africanos que hablan francés vengan a euskadi sin saber el idioma cuando a pocos kilómetros podrían vivir y trabajar en una lengua que conocen

    Hace 4 años 6 meses

  6. Alex

    Interesante artículo. Matizaría un punto. Cuando Isabel Camacho escribe "Un porcentaje que suele interpretarse con dos tipos de claves. Aquella que considera que en números relativos no son mayoría, como sostienen muchos.(...)", creo que está trasladando mal el argumento de quienes defienden que es normal que un 7% de inmigrantes reciban el 27% de las RGI. El argumento es que reciben más RGI porque es un colectivo al cual la pobreza castiga mucho más.

    Hace 4 años 6 meses

  7. Jesús Díaz Formoso

    Hay que distinguir dos bloques de situaciones (lo que no se hace): En primer lugar, el bloque de los Pensionistas (jubilaciones, enfermedades). Aquí la Renta Básica debe estar garantizada, con nuestros IMPUESTOS (el sistema público ha sido expoliado; las Cajas Separadas son un fraude; de la Caja General sale un butrón que da a la Caja de las Pensiones; esto es un HECHO). En segundo lugar, el bloque del Paro y las Rentas Básicas en sus diferentes denominaciones. Aquí sus perceptores pueden trabajar. Y casi todos quieren hacerlo. Lo que necesitan, pues, no es una Renta Básica, sino TRABAJO REMUNERADO. Es en este segundo bloque que se hace visible la diferencia entre el Capitalismo (nos encontramos inmersos en su versión más delictiva, el Neoliberalismo sin conciencia; los Psicópatas al poder) y el Socialismo. EL Capitalismo necesita un “Ejército de Reserva de trabajadores en paro”, subsidiados o no (subsidios que pretenden alcanzar una falsa “paz social” mediante la asignación de una limosna sujeta a arbitrariedades administrativas y, sobre todo, legislativas (así como al fraude, siempre presente en cada pliego de este sistema perverso, y que en cuanto a los perceptores de Rentas Básicas, es infinitamente menor que el fraude de los ricos y los muy ricos; que además goza de impunidad estructural). El SOCIALISMO exige una Planificación económica por parte de los Poderes Públicos; y sobre todo, que esa Planificación cuente con los controles que impidan que sea el germen de una nueva clase dominante comisarial, que ha sido el “pecado” que siempre ha destruido los logros revlucionarios; porque exige el compromiso perseverante de todos en la defensa de la Libertad frente a la casta revolucionaria. Por eso el camino al Socialismo ha de ser GRADUAL; la Revolución sólo triunfa cuando e meditada y querida por la mayoría, sin castas –que siempre surgen de la falta de cultura de los Revolucionados, de su situación general de necesidad; de los esquemas plantados y abonados desde el Sistema que se sabe cercano a su fin; y que se sustutuye a si mismo en el supuestos extremo de ser insostenibe (que es hacia dónde ahora el Sistema nos empuja por medio de “su” Movimiento inmóvil de los de las manitas al aire). Estamos pues, ante una propuesta REACCIONARIA. Tenemos Dereco al trabajo; no tenemos derecho a vivir sin trabajar. Un Econmía Socialista; PLANIFICADA por una clase política SUPERVISADA por los ciudadanos; por una Casta Política que sienta en su nuca el aliento examinador de los Ciudadanos; una clase policía que no se encierre en castillos lejanos, rodeados de policías para evitar su JUSTO LINCHAMIENTO por un pueblo estafado. Planificada pues por nosotros, los dueños del terruño y del fruto de nuestro trabajo y sudor. El ejemplo ejemplar está en los Jornaleros Andaluces: No quieren peonadas, sino trabajar la tierra que los terratenientes (a quienes se subsidia su improductividad) conservan estéril; y hacer suyo el fruto de su trabajo sobre las tierras. Y que se ven en tal situación de miseria que NECESITAN la peonada, la mínima ayuda a su supervivencia. No la quieren, pero la necesitan por la ausencia de opciones. Este es el debate; el de los Grises (nada es blanco o negro); el de las IDEOLOGÍAS, que los ninis de la Nueva Política de ayer y hoy rechazan, en su visión simplista de la sociedad, tan falsa como sus proclamas vacías. Si no tines trabajo y puedes trabajar, TIENES DERECHO A UN TRABAJO, NO A UNA EXPECTATIVA DE RECIBIR DE LA CARIDAD. Este debate (o no debate, más bien) está en íntima relación con la situación (perversamente vocada a la privatización, “gracias” a los gravísimos Delitos de Corrupción que arrastramos desde … siempre; corrupción e impunidad-) de nuestros Servicios Públicos; en especial de los que suponen Derechos Fundamentales Asistenciales (Educación, sanidad, ¿vivienda?). Su gratuidad ante la necesidad es lo que iguala a los ciudadanos. No son una Renta Básica, sino el reflejo de la SOLIDARIDAD; LA JUSTICIA Y LA IGUALDAD de una sociedad. Una vez han sumido en la miseria a millones de ciudadanos, no solo mediante el robo de sus viviendas, maquillado por la profeta sistémica de la PAH y sus Pissarellos de CEPS, UPF y JpD, principalmente (o lo que es igual, por los apóstoles del Sistema, hechos carne entre nosotros por intercesión divina de los diabólicos capos de los Medios de Incomunicación y Control Social), proceden a la Oferta Pública de Compra de Acciones; una OPA HOSTIL sobre los Derechos Humanos. ESTOS SÍ SON SEDICIOSOS. Canallas malnacidos. Mafiosos que nos ofrecen protección contra … sus señoritos, contra ellos mismos, representantes en la sombra del sistema perverso, para el que todo, también la vida y el desarrollo humano, se cifra en términos económicos: SU RIQUEZA GRACIAS A NUESTRA ESCLAVITUD. SU DOMINIO GRACIAS A NUESTRA DIVISIÓN.

    Hace 4 años 6 meses

  8. JESUS MANUEL PEREZ MARQUEZ

    ESTO DE LA RENTA BASICA TENDRIA QUE APRENDER SUSANITA CON SU COMPLICE CIUDADANOS Y HACERLO EN ANDALUCIA,ANDA SUSANITA PACTO CON LA DERECHA ERES LA VERGUENZA DE LA IZQUIERDA.

    Hace 4 años 6 meses

  9. Sociología de combate

    Que el coste de la RGI actual sea una quinta parte de lo que se defrauda en Euskadi demuestra cuales son las preferencias de los políticos.

    Hace 4 años 6 meses

  10. sugar

    La propuesta de Bildu es mejor , mas justa y abarcaria a mas gente y ha merecido 2 lineas.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí