1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Colombia: justicia o paz

El 72% de los colombianos apoya el acuerdo entre las FARC y el Gobierno, según un sondeo reciente. Partidarios del Sí y del No plantean su visión del conflicto y sus dudas sobre el proceso

EVA MURGUI Medellín , 14/09/2016

<p>Vendedora en el centro histórico de Cartagena, ciudad en la que se firmará el acuerdo el 26 de septiembre.</p>

Vendedora en el centro histórico de Cartagena, ciudad en la que se firmará el acuerdo el 26 de septiembre.

E.M.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

"¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?" es la pregunta a la que deberán responder sí o no los colombianos en el plebiscito que tendrá lugar el próximo 2 de octubre.

La aplicación plena del convenio de paz negociado en La Habana representa una profunda transformación de un país que lleva más de medio siglo en guerra. Según el último sondeo de IPSOS, para la revista Semana y RCN Radio, el 72% de los encuestados apoya el acuerdo de paz, contra el 28% que votaría No.

Ante este momento histórico para Colombia, partidarios del Sí y del No plantean su visión del conflicto y sus dudas sobre el proceso.

“Quiero darle la oportunidad a la palabra frente al fusil”

Juan Carlos Villamizar (39 años) lleva unos días muy intensos, recorriendo el país en un mes clave para incidir en la transición que vive Colombia. Es consultor en pedagogía de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES), que promueve la consolidación de la paz, con énfasis en comunidades afectadas por el conflicto armado interno.

“Mi voto es sin ninguna duda por el Sí. No es un voto por Juan Manuel Santos ni por Álvaro Uribe, ni por las FARC”, explica este colombiano. “Es un voto por acabar con un conflicto de más de 50 años, siendo consciente de que el Sí no va a permitir de inmediato una paz duradera y estable”, reconoce Villamizar. “Se trata de una paz que comienza a desarrollarse en medio de una guerra, aunque resulte paradójico, porque existen aún otros sectores armados con los que no se ha conseguido negociar”. En este sentido, este consultor votará afirmativamente “para darle la oportunidad a la palabra frente al fusil”. Asimismo, apunta: “Después de cuatro años de negociaciones, es importante darle peso a la política por encima de la violencia”. Por lo que “es un voto para cualificar la democracia, ante un reto tan grande e histórico para nuestro país”, opina Villamizar.

Si gana el Sí el próximo 2 de octubre, implica también “reformular la participación ciudadana, para que otros sectores sociales puedan acceder al poder político”, explica este bogotano. En este sentido, según este consultor de derechos humanos, “a partir de ese día empieza la participación real de la sociedad civil, y será con la implicación de todos que se implementen todos los puntos del acuerdo”. Después de compartir reflexiones en un foro sobre la reparación de las víctimas del conflicto en el exterior, Villamizar asegura: “Queremos a su vez una paz mestiza, plural y diversa”.

“La paz no se ha conseguido, ni está cerca”

Carlos Tamayo (50 años) trabaja como comunicador social y votará No en el referéndum, “pero no quiere decir que no quiera la paz”, asegura indignado, mientras termina su bandeja paisa, un plato tradicional que combina 14 alimentos, en una taberna de Salento. Este vallecaucano se muestra disconforme con el convenio firmado en La Habana, ya que, opina, “los asesinos han quedado libres completamente”. “Quienes hayan cometido crímenes de lesa humanidad deben pagar con cárcel o una sanción visible y compensatoria para las víctimas”, razona este periodista.

“La paz no se ha conseguido, ni está cerca”, opina Tamayo. “Lo único que se ha conseguido es silenciar las armas en algunos frentes de las FARC, ya que otros --especialmente en las zonas límites con Venezuela-- no están de acuerdo con lo pactado.” De hecho, “siguen secuestrando y extorsionando”, asegura. Por otro lado, según este colombiano, “los miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) tienen una mentalidad más fuerte y siguen activos, presionando al gobierno para que negocie también con ellos.”

No obstante, este vallecaucano está seguro que ganará el el próximo 2 de octubre. “En Colombia tenemos una dictadura encubierta, ya que el presidente Santos tiene la mayoría del Congreso comprada, con la famosa mermelada: son los incentivos que paga a alcaldes, gobernadores, diputados y senadores a cambio de garantizar el Sí”.

Por otro lado, este periodista se queja que tras 10 años luchando por una emisora para su pueblo, el gobierno se lo ha denegado, mientras que el Ministerio de Comunicaciones ha anunciado que entregará la licencia de 31 emisoras no comerciales a las FARC.

El Gobierno colombiano y las FARC han pactado desarrollar programas para sustituir los cultivos ilícitos de coca, que crecieron durante el conflicto y alimentan el narcotráfico. Para este comunicador, las FARC “no piensan dar ni un peso a las víctimas”, y añade: “La guerra es un negocio, así que creo que los guerrilleros se cambiarán sólo de nombre”.

“Necesitamos el Sí para que las futuras generaciones tengan una sociedad más justa y solidaria”

Para Nubia Marlen (60 años), profesora de literatura ya jubilada, el proceso de paz es necesario después de medio siglo de guerra en el que “hemos sufrido todo tipo de vejámenes, desarraigos, orfandad, expropiación, y lo más grave, retraso en salud y educación”. Esta docente, quien ha vivido y trabajado siempre en Bogotá, se ha retirado a vivir a un pequeño pueblo colonial de Santander. “Éste es un país rico en tierras y recursos, y los colombianos somos gente con pujanza, que queremos avanzar”, reclama.

“Mi voto por el Sí es para que las futuras generaciones tengan una sociedad más justa, solidaria y ecuánime”, opina Marlen, y recuerda al escritor colombiano William Ospina: “Todos cometieron errores, pero se equivoca el que trata de convertir en héroes a unos y en villanos a otros”. Esta profesora de Literatura añade que “se debe trabajar el recuerdo y reconciliarnos con la memoria”.

“La guerrilla está haciendo campaña por el Sí con el fusil en la mano”

“Éste puede que sea el anuncio más importante que he hecho en mi vida”, dijo el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos. Para Daniel Sandoval (27 años), el mandatario está abanderando un proceso poco transparente y una paz confusa en algunos de los aspectos más importantes, como la entrega de los menores de edad por parte de la guerrilla, así como la impunidad para sus miembros, principal crítica de los opositores al acuerdo,  liderados por el expresidente Álvaro Uribe. “Me parece que las FARC deben responsabilizarse por sus actos, y pagarlo con cárcel”, opina este joven, mientras atiende detrás del mostrador en una acogedora librería de Medellín.

“La guerrilla está haciendo campaña por el Sí con el fusil en la mano… ante eso, ¿quién les va a decir que no?”, opina Sandoval. Un campesino humilde, que es el que realmente ha sufrido la violencia, “no puede rechazar la paz”, explica. Durante años, la guerrilla colombiana despojó de sus tierras a miles de campesinos. Ahora, tras el pacto, muchas serán devueltas a sus legítimos dueños. Para este librero no es suficiente: “En Colombia no va a haber paz porque falta acabar con el ELN, la delincuencia común, el hurto, la inseguridad,...”.

“No sabemos si los guerrilleros de las FARC cambiarán su brazalete por el del ELN, así que esto nos va a hacer daño a largo plazo, porque podrán seguir matando bajo otras siglas”, asegura este joven. “La gente debe votar No para dejar la puerta abierta y que se replanteen esos puntos indefinidos, y conseguir un acuerdo de paz serio y real”.

El Gobierno colombiano ha publicado el acuerdo final de paz, negociado en Cuba a finales de agosto y que se firmará el próximo 26 de septiembre en Cartagena. Éste deberá ser ratificado en las urnas para proceder a su implementación. Cualquier ciudadano puede consultar este documento completo, lo que para Sandoval no garantiza un proceso transparente, ya que  “¿quién va a leerse 300 páginas?”.

“A partir de ahora el camino para negociar no serán las armas”

Michael Montoya (32 años) es un economista social y votará a favor, aunque es consciente de que muchos colombianos están esperando una judicialización de las FARC, por la que sus miembros paguen por todos sus crímenes. “Esto sería lógico -- asegura-- si se hubiera ganado la guerra por la vía armada. Sin embargo se trata de una negociación, donde ambas partes desean pactar para mejorar la situación actual de ambos lados”. Para este economista, los puntos pactados se enfocan fundamentalmente en redireccionar el gasto público del armamento hacia destinos más productivos y reincorporar a los soldados de la guerrilla en labores productivas de la economía, principalmente en la agricultura. En este sentido, Montoya asegura que para llevar a cabo estos acuerdos “se necesita una transición y una inversión económica significativa, pero es mejor eso, que financiar una guerra”. Para facilitar la reinserción, los guerrilleros tendrán algunas subvenciones económicas que podrán destinar a comprar una vivienda o emprender pequeños negocios. Este gasto y los privilegios otorgados a los guerrilleros son el principal argumento de los opositores al acuerdo. Montoya opina como un miembro del equipo negociador del gobierno, Roy Barreras: "La guerra es mucho más costosa que la paz".

Otro punto importante de lo pactado en La Habana, que este joven de Medellín considera imprescindible, es que los líderes guerrilleros tengan participación política para que su voz sea escuchada, sobre todo porque “a partir de ahora la vía para hablar no serán las armas”.

Asimismo, este joven economista piensa que sería positivo que el Estado se enfocara en reincorporar a los soldados de la guerrilla en sectores más productivos como el industrial, a través de capacitación profesional, para que tengan mejores oportunidades laborales y sociales.

“¿Cómo decirles a las víctimas que olviden en nombre de la paz?”

Claudia Vélez (44 años) es peruana, pero reside con su familia en Bogotá desde hace unos años. Sin haber vivido en primera persona el conflicto colombiano, pero sí el terrorismo de Sendero Luminoso que azotó su país de forma sangrienta en los ochenta, Vélez siente el deber moral de expresarse por la tierra que la ha acogido. “Nadie que viva aquí rechaza la paz”, asegura esta freelance, pero no está dispuesta a pasar por alto muchos de los puntos que fueron aceptados, “en nombre de un bien mayor”, como que “muchos asesinos no vayan a la cárcel ni un solo día y no tengan siquiera que pedir perdón”.

Esta peruana asegura que después de conocer a personas que han perdido muchos familiares, y que aún desconocen el paradero de sus hermanos o padres, lo tiene claro: “¿Cómo decirles a todos ellos que pasen página y olviden en nombre de la paz?”.

Por otro lado, esta arquitecta discrepa en que el acuerdo firmado implique modificar la Constitución de Colombia o cómo se ha planteado la única pregunta del plebiscito.

Según lo pactado, el movimiento político que surja del fin de las FARC contará con representación parlamentaria garantizada durante 10 años. Hasta las elecciones de 2018, con portavoces que tendrán voz, pero no voto. En este punto, Vélez tampoco está de acuerdo: “Es injusto que los líderes de las FARC tengan más representación que otros grupos mucho más numerosos, como los afrodescendientes o los indígenas”. 

"¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?" es la pregunta a la que deberán responder sí o no los colombianos en el plebiscito que tendrá lugar el próximo 2 de octubre.

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

EVA MURGUI

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí