1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

Gracias por defender un periodismo de servicio público. Suscríbete a CTXT

Tribuna

La democracia exige un Gobierno de progreso

PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos deben pactar un acuerdo de mínimos sin Rajoy y potenciarlo en el Parlamento

Bonifacio de la Cuadra 18/09/2016

<p>Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias.</p>

Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias.

Luis Grañena

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Se pongan como se pongan los partidos que examinan con exquisitez al adversario para fijar líneas rojas que le resulten insuperables, es del todo posible establecer ahora en España un Gobierno de progreso, aglutinado en torno a planteamientos políticos que, para no entrar en detalles, pueden consistir en lo contrario de lo que ha sido el Gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy. El apoyo parlamentario y, en su caso, el control, potenciará democráticamente ese Ejecutivo.

Claro está que un programa de Gobierno avanzado puede contener otros ingredientes que no se reduzcan a enmendarle la plana al Ejecutivo saliente. Pero la realidad electoral del 26J y el agrupamiento de escaños en la segunda sesión de investidura, mediante los 180 noes a Rajoy frente a los 170 síes, pone muy fácil el camino para un acuerdo político, si los líderes de la oposición son capaces de concentrarse en esa realidad aritmética y extraer de ella las convenientes consecuencias políticas, sin distraerse, por el momento, con aspiraciones más ambiciosas. El tiempo permitirá ampliar los objetivos. (En cuanto a un eventual Gobierno con solo 85 escaños, ahí está el ejemplo --entre otros-- de Ada Colau, que gobierna, y bien, el Ayuntamiento de Barcelona con 11 de los 41 concejales de ese municipio).

La realidad electoral del 26J y el agrupamiento de escaños en la segunda sesión de investidura, mediante los 180 noes a Rajoy frente a los 170 síes, pone muy fácil el camino para un acuerdo político

El desastre del PP, que usó y abusó durante cuatro años de una mayoría absoluta que le permitió dilapidar los avances sociales logrados, normalizar la corrupción como herramienta política y favorecer únicamente a quienes detentan poder, ofrece la ventaja política de que el grado de indignación producido en la mayoría de los españoles pueda convertirse en el número de escaños suficientes para desalojar a Rajoy de la Moncloa. Los 85 escaños del PSOE más los 71 de Unidos Podemos suman ya 156, a los que podrían unirse nacionalistas y separatistas --basta con que todos se concentren, como objetivo prioritario, y prometedor, en la desaparición de Rajoy y el PP del Ejecutivo--, hasta superar la cifra mágica de los 175 diputados.

Puede ocurrir que las fuerzas secesionistas exijan compromisos inminentes y no les convenza el argumento de que el desalojo de Rajoy ya es para ellos un avance en sí mismo. O, desde el otro lado, acaso los barones socialistas, anclados en la vieja política, o los antiguos líderes, disfrazados de jarrones chinos, apuesten todavía por el bipartidismo y por la novedad del patrioterismo centralista, con olvido del Jordi Pujol de sus amores... En ese caso, los principales promotores del Gobierno del Cambio --PSOE y Unidos Podemos-- deberían acudir a la solución B.

La solución B

La solución B no es otra que implicar a Ciudadanos, cuyos 32 diputados podrían contribuir con su voto afirmativo a la investidura de Pedro Sánchez en la primera votación o con su abstención en la segunda. Ciudadanos tiene ya experiencia de pactar con el PSOE y con el PP y de votar favorablemente a su respectivo candidato a presidente del Gobierno, tras las correspondientes negociaciones y los pactos previos a ambas sesiones de investidura. Cuenta con un núcleo común. Los cambios de criterio en aras de la gobernabilidad de la Patria deberían impedir a Ciudadanos establecer vetos a otras formaciones, tras haber sido tan amable con el PP.

Los cambios de criterio en aras de la gobernabilidad de la Patria deberían impedir a Ciudadanos establecer vetos a otras formaciones, tras haber sido tan amable con el PP

La incompatibilidad ideológica entre Ciudadanos y Podemos --esgrimida mutuamente como línea roja insalvable-- no vale para dejar de pactar una investidura que, además de los puntos comunes de regeneración política, anticorrupción, modificación de la ley electoral y cambio democrático, entre otros, aportaría el suculento regalo de la desaparición de Rajoy y el PP del poder ejecutivo. No existen argumentos para oponerse, desde ninguna de esas tres formaciones --PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos--, a constituir un Gobierno del cambio, no para dejarlo esclerotizado gobernando, sino investido, pero también vigilado y controlado. No es preciso acudir al ejemplo de la Transición, durante la que fueron capaces de pactar nada menos que las reglas del juego de la democracia políticos que venían de las cárceles de Franco o del exilio con gerifaltes del régimen.

Unidos Podemos hará bien aparcando, si es preciso, su inteligente propuesta de consultar a los catalanes sobre su voluntad de permanencia en España, pero sin dejar de avisar que el paso del tiempo pasivamente, modelo Rajoy, es una fábrica de independentistas. Si Podemos se implica, como debiera, en la configuración de un Gobierno de progreso, deberá aceptar de Ciudadanos todo aquello que no huela a Rajoy, que algo hay, y avanzar por ese camino. Es lo que está haciendo con el PSOE el líder de IU, Alberto Garzón, que ha trasladado a Pedro Sánchez unas condiciones para respaldar su investidura que son, entre otras, una reforma fiscal progresiva, un plan de empleo; derogación de la reforma laboral, la ley Mordaza y la LOMCE; un nuevo Estatuto de los Trabajadores, la garantía de suministros básicos, y una reforma de la Ley Electoral que garantice mayor proporcionalidad.

El 9 de marzo de 2016, centenares de intelectuales demócratas iniciaron la publicación de un manifiesto titulado ES POSIBLE Y NECESARIO UN GOBIERNO DEL CAMBIO: REPETIR LAS ELECCIONES NO ES SOLUCIÓN, que alcanzó 10.108 firmantes. Contrarios a la continuidad del Gobierno de Rajoy, los manifestantes apostaron por los “tres partidos que abogan por el cambio y la reforma”, a partir de los comicios del 20-D, y estimaron que “sería una irresponsabilidad que en los  próximos días no fuesen capaces de lograr una mayoría suficiente que evite las elecciones y abra una nueva etapa política en España”.

Si Podemos se implica, como debiera, en la configuración de un Gobierno de progreso, deberá aceptar de Ciudadanos todo aquello que no huela a Rajoy, que algo hay

No fueron capaces. Se repitieron las elecciones el 26J. Miles de votantes publicaron otro manifiesto el 28 de julio último y lo han repetido el 30 de agosto: POR UN GOBIERNO DE PROGRESO. POR UN ACUERDO DE PSOE, UNIDOS PODEMOS Y CIUDADANOS. Proponen a las tres fuerzas del cambio que se sienten a “dialogar para acordar unos mínimos que satisfagan las demandas ciudadanas”. Les piden “los esfuerzos necesarios para conseguir un nuevo Gobierno que ponga fin a los recortes, inicie un proceso de regeneración democrática  y responda a las necesidades sociales más urgentes”.

Para que esas iniciativas lleguen a buen fin, habida cuenta del debate interno del PSOE, ni Alberto Garzón ni Pablo Iglesias deberían plantear unos objetivos democráticos de máximos que hagan tambalear al partido de Pedro Sánchez. Por el contrario, deben contribuir a apuntalarlo, porque el PSOE, clave en la Transición, el proceso constituyente y la oposición, creó zonas oscuras y frágiles durante sus largas etapas en el poder. Todavía colean, en perjuicio de la democracia que los socialistas contribuyeron a traer. Ayudarles a regenerarse es una tarea democrática, compatible con la pugna política y enteramente beneficiosa para la gente, los ciudadanos, el pueblo.

La República, aparcada

Hay un ejemplo de renuncia temporal a los objetivos democráticos máximos: el aparcamiento de la opción republicana para la jefatura del Estado. Hace dos años, a propuesta de Izquierda Plural, el Congreso de los Diputados debatió y votó una moción instando al Gobierno a que convocara un referéndum sobre Monarquía o República. Esa moción --histórica, porque fue la primera vez que se produjo una votación parlamentaria sobre esa materia, desde que se aprobó la Constitución de 1978-- fue derrotada por 274 votos en contra (los del PP y el PSOE unidos, con la adhesión de UPyD), 26 a favor (IU, PNV, ERC, Amaiur y BNG) y la abstención de CiU.

Es buena señal que para la formación de un Gobierno de progreso no se impongan por nadie exigencias democráticas de alto calado

Incluso con ese precedente, las formaciones políticas que han concurrido en las dos últimas convocatorias a las elecciones generales no llevan en sus programas --al menos, no lo resaltan-- ese referéndum sobre la jefatura del Estado, que en el proceso de regeneración de nuestra democracia habrá que abordar. Pero es buena señal que para la formación de un Gobierno de progreso no se impongan por nadie exigencias democráticas de alto calado, como esa, que dificultaría el acuerdo.

En cambio, resulta muy criticable que en asuntos políticos en los que existe unanimidad en la oposición parlamentaria para tratar de hacer entrar en razón al Gobierno del PP, se actúe con debilidad o timidez. Me refiero al recurso interpuesto por el Congreso de los Diputados ante el Tribunal Constitucional para que el Gobierno en funciones del PP pueda ser sometido a control parlamentario. La democracia necesita una decisión urgente.

No es de recibo que el máximo intérprete de la Constitución, una vez admitido el recurso del Parlamento el 13 de junio último, y cumplido a finales de agosto el plazo para las alegaciones de las partes, no resuelva el conflicto “dentro del mes siguiente”, como se lo exige la ley por la que se rige el Alto Tribunal --sacrosanta obligación jurídica--, es decir, a finales de septiembre. La importancia de esa sentencia para el normal funcionamiento de la institución parlamentaria y el ejercicio de su función de control al Ejecutivo no permite retrasarla por el disfrute de los señores magistrados de sus vacaciones de agosto. Precisamente ese mes fue declarado hábil por el propio tribunal a efectos de registro y plazos. El objetivo de esa medida fue el de poder resolver asuntos relativos al proceso secesionista de Cataluña y a la candidatura de Arnaldo Otegi para las elecciones autonómicas vascas del 25 de septiembre. Pero, ¿qué es realmente más importante y urgente?

En conclusión: el PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos están obligados a alcanzar un acuerdo viable para investir al líder socialista como presidente de un Gobierno de cambio y de progreso, cuya primera virtud residirá en desalojar a Rajoy y al PP del Ejecutivo. Y mientras ese momento llega, la oposición al Gobierno en funciones debe exigir al Tribunal Constitucional que cumpla su propia ley y sentencie en el actual mes de septiembre el recurso sobre el control parlamentario de la oposición al Gobierno, esencial en esta democracia.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

16 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. juan

    Hay muchos artículos de este calado en CTXT pero se echan en falta otros donde se pida también al PSOE algo importante, que él también debe ceder, no es posible pretender gobiernos moncolores por parte de quien solo tiene el 22% de voto. Si se dice que hay una mayoría que no quiere a Rajoy en realidad hay una mayoría que quería otro gobierno donde estén también sus votados. A lo mejor el PSOE debería ofrecer una composición del gobierno y negociar un programa conjunto con Podemos y hasta con Ciudadanos si se empeña en meterlo en la ecuación, pero siempre respetando los pesos de cada uno en lo programático, y en lo concreto a lo mejor no llegando a la proporcionalidad pero casi. Eso sí sería respetar lo votado.

    Hace 4 años 6 meses

  2. Blanca

    Muy buen artículo. Pero me parece que no van a pactar. Hoy no hay políticos que sean personas de estado. Esa es mi pesimista opinión.

    Hace 4 años 6 meses

  3. Jesús Díaz Formoso

    LA DEMOCRACIA INTERNA DE LOS PARIDOS POLÍTICOS EXIGE RESPETO A LAS DECISIONES DE LAS BASES. ¿Qué coño es un "Gobierno de Progreso? ¿cuál es el "interés General"?. Que el IBEX siga pastoreándonos; cada vez con más brutalidad. Los "Barones" en sus "Feudos", ¿QUé coño tienen que ver con intereses generales o gobernos que vaya usted a saber cómo progresan. El Progreso y el interés es el de siempre: El Progreso de los Ricos y el interés de los corruptos. Los Barones Rampones que quieren convertir a su Secretario General en un Barón RAMPANTE al más puro estilo de Calvino, el de la trilogía, el del Sur, no el otro. Don Bonifacio, los tiempos cambian; el Progreso ya no viste chaqueta de pana, sino trajes de ior; ya no come tortilla en el campo, sino caviar en el palacio. Otrora estimado Caballero Demediado, los tiempos cambian, y la estulticia permanece.

    Hace 4 años 6 meses

  4. JESUS MANUEL PEREZ MARQUEZ

    HAY CON DOS HUEVOS PEDRO MANTENTE EN TUS TRECE

    Hace 4 años 6 meses

  5. JESUSMANUEL PEREZ MARQUEZ

    HAY CON DOS HUEVOS ,MANTENTE EN TUS TRACE PEDRO

    Hace 4 años 6 meses

  6. Mig

    La transición fue guay y lo de hoy no. Se te ve el plumero, Bonifacio. http://ctxt.es/es/20160427/Firmas/5722/Transicion-1978-consenso-Constitucion-fracaso-politico.htm

    Hace 4 años 6 meses

  7. Mig

    Tanta palabrería para justificar una falacia . «La democracia exige lo que yo desee» No. La democracia exige que los representantes cumplan con el mandato de sus votantes. Ciudadanos tiene un programa opuesto al de Podemos y hasta más neoliberal que el PP. El PSOE debe elegir. Lo demás es basura.

    Hace 4 años 6 meses

  8. Islusejo

    Respete la democracia...ese es el problema de la izquierda...no saben perder

    Hace 4 años 6 meses

  9. A Burbida

    Espero que no se produzca nada de lo que este señor desea o propugna, ¡¡¡hay fachas hasta bajo las piedras!!!.

    Hace 4 años 6 meses

  10. Ramón

    Según el Sr. Bonifacio de la Cuadra, gobierno de progreso supone aparcar la República. Lo explicita claramente:"es buena señal que para la formación de un Gobierno de progreso no se impongan por nadie exigencias democráticas de alto calado, como esa, que dificultaría el acuerdo." O sea, que la República es una exigencia democrática de "alto calado". En fin...penoso el nivel de los defensores de gobiernos de "progreso" monárquico.

    Hace 4 años 6 meses

  11. Nicolás Berlanga

    Otro ejercicio de lucidez de Bonifacio de la Cuadra. Su sabiduría reside en desvelar lo obvio, lo esencial. Además su referencia al revulsivo democrático a pedir al Tribunal Constitucional sobre la autoinflingida mutilación del gobierno en funciones me parece esencial. Bravo de nuevo al veterano periodista y escritor.

    Hace 4 años 6 meses

  12. Agartha

    perdón, ha habido un error involuntario en el nombre del articulista. Sr. De la Cuadra, disculpeme y tenga por corregido el error.

    Hace 4 años 6 meses

  13. Agartha

    Sr. De la Fuente, ¿Y ese Gobierno de progreso que Vd. propugna, auspiciado en, al menos uno de su brazos por el IBEX, incluiría propuestas como la que podíamos encontrar en un comentario de otro articulo de esta revista digital que hablaba de algo así como un “Ministerio de la Recuperación del Expolio”, dedicado a la recuperación de todos los bienes, empresas, recursos y servicios que nos han sido arrebatados, a todos los ciudadanos, mediante la impostada venta -en muchas formas- al mundo privado de la riqueza del país?

    Hace 4 años 6 meses

  14. Agartha

    Es un hecho que llevamos desde el inicio de la pseudorevolución “quincemayista”, de los burguesitos con las manos al aire, con un sistema sistémico que se ha cargado cualquier atisbo de existencia de partidos de izquierda real y nos intenta convencer de que la izquierda reside en los Ciudadanos de Javier Solana, en el PSOE de los Gal y en Podemos, ultima creación del doctor Frankenstein , que ni son de izquierdas ni de derechas, lo que significa que son de derechas (no es neutral quien se queda quieto frente a la injusticia, su neutralidad le hace partícipe). Algunos llevamos años intentando paliar las consecuencias de ese proceso de pacotilla que fue el de las “manitas al aire”, luchando por sacar de la cárcel a los torturados, luchando contra la privación delictiva de los Derechos Fundamentales de reunión, manifestación, libertad de expresión, tutela judicial sin indefensión, vida o integridad física (siguiendo la Jurisprudencia del TEDH, que considera el derecho a la salud como parte de los derechos a la vida y a la integridad)…., victimas del verdugo sistema, y de ese proceso revolucionario de pacotilla –que precisaba de victimas para dar espaldarazo a sus supuestos líderes-, proceso revolucionario de pacotilla consecuencia del cual ahora nos quieren clavar a Rivera como un tipo que puede integrar un Gobierno de izquierdas, por el que nos quieren “vender” al Alberto Garzón de los Gatitos como un espécimen de comunismo radical, por el que se ha promocionado hasta el asco a una actriz en paro que nunca tuvo una hipoteca como la voz de los pobres hipotecados, con su foto mirando a la eternidad con las palmas hacia fuera como José Antonio, un día sí y otro también en todas las televisiones, en todas las portadas de todos los medios, como si su efectividad frente a los desahucios, inferíor al 0’001%, fuese justificación para esta sobrepresencia mediatica, siendo que en realidad los interesados en este liderazgo artificial no eran sino los beneficiados por él: la Banca, a quien nadie desde la PAH pidió más allá de una cesión en pago, siendo que nadie exigió que terminasen las ejecuciones hipotecarias en indefensión, reduplicada garantía constitucional ignorada durante años (art. 24-1 Constitucion, tutela judicial efectiva, “sin que en NINGÚN CASO pueda producirse indefensión”). Desde luego que necesitamos un cambio, pero este no puede encontrarse en el Gobierno de aparente progreso que el articulista propone: un Gobierno de derechas disfrazado de pazguata izquierda. Y un aviso a navegantes: recuerden que las más terribles reformas desde el punto de vista ciudadano, de las garantías y derechos básicos, han venido, en este país y en otros de nuestro entorno, precisamente de la mano de los llamados “gobiernos de izquierda”, que se comportan cual la derecha más rancia. Saludos.

    Hace 4 años 6 meses

  15. Cantaliso

    Pretender que para echar a la derecha del PP se deba pactar con la derecha del PP es ridículo.

    Hace 4 años 6 meses

  16. Manolo el de la bomba

    Qué manía con meter en la ecuación a Ciudadanos. Que no, hombre, que no. Que el partido de la marioneta de lBEX, el señor Rivera, sólo nació (empujado por los poderes fácticos) para frenar el ascenso de Podemos y que pudiera entrar o formar parte de un gobierno. Así que va a ser que no. Ya han dicho incluso que ni siquiera se abstendrían en un acuerdo de gobierno PSOE-Podemos, así que las cartas están echadas. La única opción plausible es que el PSOE se deje de marear la perdiz y empiece a negociar con Podemos un gobierno de coalición. Y a partir de ahí, a negociar con los partidos vascos y catalanes. No hay más.

    Hace 4 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí