1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

El CETA se acerca: la socialdemocracia en su laberinto

Las élites económicas europeas han empezado su particular cruzada para salvar el tratado con Canadá. La posición de los socialistas está plagada de contradicciones y ambivalencias

Adoración Guamán / Pablo Sánchez Centellas 14/09/2016

<p>Protesta contra el CETA.</p>

Protesta contra el CETA.

#NoalTTIP

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Este miércoles 14 de septiembre comienza en el Parlamento Europeo el debate sobre el Estado de la Unión, uno de los momentos estelares de esta cámara durante el cual sus miembros pueden interrogar a la Comisión acerca de sus líneas políticas y ‘ayudar’ (que no codecidir) en la fijación de la futura dirección de la UE. En este debate hay temas fundamentales, Brexit, refugiados, terrorismo, pero las miradas y el mar de fondo que sacuden la UE están en buena medida enfocados en próximas reuniones, en las que el protagonismo lo tienen la Comisión y el Consejo.

En concreto, los días 22 y 23 de septiembre tendrá lugar en Bratislava una reunión informal del Consejo de Ministros de Comercio de los Estados miembros de la EU. El orden del día está centrado en tres temas: TTIP, CETA y los instrumentos de defensa comercial, pero sin duda la cuestión que más revuelo y atención está despertando es el debate sobre el futuro del CETA, el acuerdo que la Unión Europea ha negociado con Canadá.

No es para menos, el calendario obliga, porque la cumbre entre la UE y el país norteamericano del 27 de octubre está fijada como el gran día para la firma del acuerdo, y queda mucho camino por recorrer. Los defensores “del libre comercio”, como les gusta presentarse a los liberales y conservadores, deben asegurar a contrarreloj el apoyo de la familia socialdemócrata europea para que el acuerdo llegue a buen puerto y no se atore en el barrizal en el que se ha visto sumido el TTIP. De hecho, en estos momentos, es posible afirmar que mientras en EE.UU. ha comenzado una particular ofensiva para “salvar el TTIP”, las élites económicas europeas, los conservadores y liberales han empezado su particular cruzada para “salvar el CETA”, y la misma se está desarrollando en distintos escenarios.

Los defensores del tratado están rehuyendo la entrada en el debate concreto para mantenerse en el plano de la discusión sobre argumentos banales

El Parlamento Europeo se ha convertido, afortunadamente, en el primer terreno de batalla y en concreto la comisión de Comercio Internacional, la ya famosa INTA, se reunía de nuevo para tratar el tema el día 31 de agosto. Esta vez ya no deberían haberse esgrimido argumentos vagos respecto del texto del CETA, que lleva dos meses publicado en todas las lenguas oficiales de la UE. Al contrario, en esta ocasión era posible descender a lo concreto, hablar de los porcentajes arancelarios que se reducen y cómo va a afectar esto a la agricultura europea, de los servicios que ambas partes han accedido a desregular y de su impacto en nuestros servicios públicos o en la regulación de algunas actividades profesionales, de los desmesurados poderes del Comité Mixto del CETA que lo convertirá en un acuerdo vivo tras su aprobación --lo que implica que podrá evolucionar en el futuro sin que nadie controle hacia dónde va--, del fin del principio de precaución o de la bienvenida a la carne clorada en nuestras casas si se aprueba el acuerdo.

Pero esto no sucedió, los defensores del tratado están rehuyendo la entrada en el debate concreto para mantenerse en el plano de la discusión sobre argumentos banales. Entre los eurodiputados conservadores el preferido es el del “buen hermano canadiense”, manteniendo que “los aliados canadienses son nuestros amigos y comparten nuestros valores”; en cambio, los liberales sacan pecho del flamante presidente Trudeau (otro liberal) para sostener el grado de “progresismo” del CETA, sin un solo argumento concreto que lo demuestre. Frente a ellos, dos mujeres, Anne-Marie Mineur y María Arena, del Grupo de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica (GUE/NGL) y del grupo socialdemócrata, respectivamente. Sus argumentos son, en cambio, de fondo. Ambas han criticado la inconsistencia jurídica y democrática de la aplicación provisional de todo o de parte del CETA,  la incompatibilidad de parte del acuerdo con el derecho de la UE o el discurso vacío de los supuestos beneficios económicos del acuerdo que no sólo no están probados sino que se han desmentido en diversos informes. La contestación que reciben es propia del nivel de los que tienen enfrente: las llaman ignorantes y populistas. Ambas saben que les toca dar la batalla pero su papel en esta cruzada es bien distinto.

Por aritmética parlamentaria, la postura del grupo socialdemócrata europeo es clave para el futuro de los acuerdos de comercio e inversión

Mientras que el GUE/NGL (donde se incluyen Izquierda Unida y Podemos), al igual que otros grupos como los Verdes, tienen una postura firme respecto de estos tratados de nueva generación, la posición de los socialdemócratas es bastante más compleja y está plagada de contradicciones y ambivalencias. De hecho la postura de María Arena es muy minoritaria.

La aritmética parlamentaria sitúa per se al grupo de los socialistas y demócratas en la delicada postura de ser la clave para el futuro de los acuerdos de comercio e inversión. Y no hay nada claro. Muchos eurodiputados socialistas todavía utilizan la dicotomía bueno/malo para apoyar o rechazar el CETA (y Canadá) frente al TTIP (EE.UU.), lo que se nota especialmente entre el SPD alemán y el PS francés. En cambio, otras eurodiputadas, como la socialista Inmaculada Rodríguez-Piñero, se han desgañitado por media UE y toda España cantando las virtudes del TTIP (y del CETA). A ella, como a otros diputados socialdemócratas que se subieron rápidamente al carro del apoyo al TTIP, los últimos bandazos de los distintos partidos que componen su grupo europeo les han pillado de traspié. Se ha escrito mucho acerca de las razones que han llevado a destacados socialdemócratas (en Francia o en Alemania) a dar por muerto o moribundo el TTIP y todos los análisis críticos apuntan a que la razón fundamental de este giro repentino es la misión que comentábamos antes: “Salvar el CETA”. Aquí también entra en juego la negativa a aparecer como una fuerza política que rechaza la postura de la Comisión Europea y el temor al peor calificativo que se puede recibir dentro de las filas socialdemócratas (eurófobo). Todo ello hace que muchos diputados socialistas busquen cualquier salida para poder votar a favor de este acuerdo con Canadá y jurar a la vez que han mantenido la defensa de sus líneas rojas, que ahora mismo están un tanto desdibujadas. Para esto parecen dispuestos no sólo a dar por muerto -- ya veremos-- el TTIP sino incluso a añadir contenidos al acuerdo con Canadá, algo que jurídicamente parece descabellado en este punto del proceso de adopción del tratado, cuya negociación, recordamos, se cerró en 2014.

En este juego del gato y el ratón también han entrado los sindicatos cercanos a los socialdemócratas. En concreto, parece que entre los sindicatos alemanes próximos al SPD y la confederación canadiense de sindicatos (CLC) se está negociando un protocolo que les permitiría poder votar a favor salvando el honor de la familia. El hecho de que Sigmar Gabriel haya verbalizado su “oposición” al TTIP y que él mismo provenga del poderoso sindicato del metal alemán IG-Metal es una pista de por dónde van los tiros. De hecho, entender la posición sindical respecto de estos tratados requiere de un pausado ejercicio. En primer lugar, es importante saber que la postura de la mayoría de los sindicatos contra el CETA, TTIP y/o TISA se fragua en las organizaciones que están más preocupadas por los efectos de los laudos de los tribunales de arbitraje sobre la privatización de los servicios públicos. Más allá de estos sindicatos, y sin querer generalizar, es posible afirmar que una parte de los sindicatos de la industria mantiene una postura más tibia, similar a la de la mayoría de políticos socialdemócratas. En este sentido, incluso desde sedes sindicales se ha llegado a defender las oportunidades que el comercio internacional y el fomento de la inversión pueden significar para la industria, los posibles (que no probados) efectos cuantitativos a nivel de empleo y por ende un potencial (ridículo) crecimiento en afiliación e influencia. Las contrapartidas en forma de privatizaciones, reducción de derechos sociales, de protección ambiental, etc., son criticadas, pero se acepta la posibilidad de que en el interior de estos tratados se coloquen “salvaguardas” para minimizar los daños colaterales y mantener el supuesto crecimiento económico.

Es posible afirmar que una parte de los sindicatos de la industria mantiene una postura tibia, similar a la de la mayoría de políticos socialdemócratas

Esta postura no sólo peca de falta de conocimiento del contenido del CETA sino también de una visión estrecha de los objetivos y cometidos del movimiento obrero. Ya se cuentan por decenas los informes que afirman que el CETA ni va a producir grandes avances en cuanto al crecimiento económico (Canadá es un mercado muy pequeño y las ganancias por rebajas de aranceles serán pocas) ni va a atraer una gran inversión extranjera hacia Europa (y al revés ya existe) ni va a permitir que las pymes europeas se enriquezcan porque a quienes va a beneficiar fundamentalmente es a las grandes empresas. Lo que sí que está claro en cambio es que el contenido del CETA permite la desregulación de sectores clave, la apertura de la contratación pública con la limitación de las posibilidades de insertar cláusulas sociales y de protección ambiental, el establecimiento de mecanismos dirigidos a subvertir los procedimientos de decisión democráticos y la discriminación entre empresas extranjeras y nacionales por la imposición de los mecanismos de arbitraje, entre otras muchas consecuencias que incluyen la entrada posible de Organismos Genéticamente Modificados no permitidos en la actualidad o la adopción de procedimientos menos saludables en el procesado de los alimentos. Ciertamente, la creación de empleo (si fuera probable) es un digno objetivo para que lo defiendan los sindicatos pero no parece sostenible frente a todo lo demás, especialmente cuando, por añadidura, no va a producirse. Como colofón debe afirmarse que, por mucha cláusula social que se integre, ninguna es lo suficientemente potente para impedir unas consecuencias que están integradas en el ADN del acuerdo.

En todo caso, ahora mismo el peso recae en la Confederación Europea de Sindicatos (CES). Para evitar una confrontación con amigos de toda la vida como el SPD y, a cambio de alguna mejora en otras políticas en el marco laboral (como es la revisión en ciernes de la directiva de desplazamiento de trabajadores, muy importante para países del norte de Europa y que está provocando una confrontación con los países del Este que pone de manifiesto las enormes diferencias de concepto existentes respecto de los derechos laborales en la UE), la Confederación parece dispuesta a dar su brazo a torcer y apoyar el CETA si se respetan una serie de líneas rojas, que evidentemente no sólo no se respetan, sino que son pisoteadas. El problema es la profundidad del análisis que se haga del texto. Por ejemplo, si se pide la exclusión total de servicios públicos y se lee el texto sin mirar los anexos o sólo se lee el capítulo de servicios sin atender al capítulo de inversiones podría parecer que existe una exclusión, pero lo cierto es que no, que sólo hay una reserva parcial que deja fuera un amplio conjunto de servicios que hoy consideramos como públicos.

Nuestro nivel de protección de los derechos laborales debería de estar bastante por encima de las normas de la OIT

Como decíamos, en la estrategia de “Salvar al CETA” y según las últimas noticias, todo parece indicar que en ese Protocolo anexo al CETA que se está negociando se incluiría un compromiso de Canadá para ratificar alguno de los convenios de la OIT fundamentales que todavía no ha asumido. Pecata minuta, todo sea dicho, puesto que teóricamente nuestro nivel de protección de los derechos laborales debería estar bastante por encima de las normas de la Organización Mundial del Trabajo. De nuevo un ejemplo, Canadá no ha ratificado el Convenio 98 sobre sindicación y negociación colectiva ni el 81 sobre inspección de trabajo, y estos son probablemente los objetivos que plantea la CES. Angola los ha ratificado, Burkina Faso y Bangladesh, también. No es necesario decir más.

¿Nos vamos a contentar con esto?

Si finalmente los socialistas se alinean con la derecha para aprobar, aunque sea “provisionalmente”, el CETA van a dejar en la estacada a las mayorías sociales de la UE y van a dar la espalda a la movilización más importante a nivel transnacional que hemos visto desde el movimiento antiglobalización. Ya nos han demostrado que no fueron capaces de plantar cara a las llamadas políticas de austeridad, que aceptaron la juridificación de los principios neoliberales de la estabilidad presupuestaria y que no les ha temblado la mano a la hora de modificar en ese sentido constituciones o intervenir países para imponer reformas suicidas.  Pero tienen la oportunidad de redimir alguno de sus errores. No está escrito en ningún lado que rechazar la política comercial de la Unión Europea tal y como existe hoy sea un crimen o sea “antieuropeo”. Al contrario, si hay algo que choca de frente con la consecución de una Europa democrática, social, inclusiva y solidaria son estos tratados y la Lex Mercatoria que impulsan.

Este miércoles 14 de septiembre comienza en el Parlamento Europeo el debate sobre el Estado de la Unión, uno de los momentos estelares de esta cámara durante el cual sus miembros pueden interrogar a la Comisión acerca de sus líneas políticas y ‘ayudar’ (que no codecidir) en la fijación de la futura dirección de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Adoración Guamán

Es profesora titular de derecho del trabajo en la Universitat de València y autora del libro TTIP, el asalto de las multinacionales a la democracia.

Autor >

Autor >

Pablo Sánchez Centellas

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. sefer

    Hay que oponerse al TTIP, tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EE.UU.)Y EL ceta (Tratado de libre comercio entre Canadá y Europa) con todas nuestras fuerzas. El objetivo de este tratado es doble: primero, eliminar todo tipo de obstáculos aduaneros entre EE.UU.y/o Canadá y la UE, incluidas las llamadas barreras no arancelarias, como son las Constituciones y la Leyes de los Estados firmantes, que no podrán intervenir en la regulación e intervención de sectores económicos estratégicos; y segundo, el poder atribuido a las grandes corporaciones para denunciar a los Estados cuando entiendan que estos ponen obstáculos al libre comercio, el acceso al mercado y la libre distribución de bienes y servicios. La pérdida de soberanía de los Estados, es clara. A esto nos lleva esta gentuza, a lo que hay que oponerse con todas nuestras fuerzas.

    Hace 5 años 2 meses

  2. sefer

    Hay que oponerse al TTIP, tratado de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (EE.UU.) y el CETA ( tratado de libre comercio entre la UE y Canadá) con todas nuestras fuerzas. El objetivo de estos tratado es doble: primero, eliminar todo tipo de obstáculos aduaneros entre Canadá, EE.UU. y la UE, incluidas las llamadas barreras no arancelarias, como son las Constituciones y la Leyes de los Estados firmantes, que no podrán intervenir en la regulación e intervención de sectores económicos estratégicos; y segundo, el poder atribuido a las grandes corporaciones para denunciar a los Estados cuando entiendan que estos ponen obstáculos al libre comercio, el acceso al mercado y la libre distribución de bienes y servicios. La pérdida de soberanía de los Estados, es clara. A esto nos lleva esta gentuza, a lo que hay que oponerse con todas nuestras fuerzas.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí