1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Modelos sí, pero en silencio

Diego E. Barros Chicago , 20/09/2016

<p>Colin Kaepernick durante un partido de pretemporada el pasado 27 de agosto</p>

Colin Kaepernick durante un partido de pretemporada el pasado 27 de agosto

YOUTUBE

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A Colin Kaepernick, quarterback de 28 años de los San Francisco 49ers le han llamado antipatriota. Lo han invitado a marcharse del país. Le han dicho que se calle y juegue. No le han dicho que se calle y juegue, negro, pero se sobreentiende; Kaepernick lo es. Le han llamado gentuza e ingrato. Aficionados y periodistas han cuestionado su sinceridad y han exigido su expulsión de la National Football League (NFL), cuya temporada oficial echó a andar la pasada semana. Incluso un congresista republicano de Iowa, Steve King, lo ha vinculado con el Estado Islámico. 

Podría decirse que Kaepernick, que ni siquiera es el quarterback titular de los históricos 49ers, se ha convertido, para algunos, en el enemigo público número uno. Su pecado ha sido hincar la rodilla en el suelo mientras suena el himno de los EEUU antes de cada partido, una costumbre que en este país se reproduce en todo acto deportivo desde la práctica profesional hasta el partido del equipo de alevines de la escuela. La respuesta debe ser la misma: descubrirse la cabeza y ponerse en pie. Así lo dictan, repiten, el respeto al país y, claro, a los que mueren allende los mares por defenderlo/nos.  

El pasado 27 de agosto en un partido de pretemporada, Kaepernick no lo hizo. Mientras todos asistían en pie a la ceremonia del himno, el mariscal de los de San Francisco permaneció sentado, casi escondido, en el banquillo. Un gesto, una protesta silenciosa a la que puso voz tras el partido. “No me voy a levantar y enorgullecerme de una bandera y de un país que oprime a afroamericanos y otra gente de color”, dijo el deportista en declaraciones recogidas por la propia NFL. Y abrió la caja de Pandora. 

Hicieron ruido, como suele ser habitual, los despechados, aquellos que se sienten insultados por mí y por todos mis compañeros aunque nunca hayan puesto un pie en el campo de batalla o siquiera vestido el uniforme. Pero la protesta de Kaepernick, que paulatinamente ha encontrado apoyo en compañeros dentro y fuera de la NFL, también ha puesto de manifiesto nuevamente el problema de (auto)censura en torno a lo que se considera políticamente correcto (en cuestiones de himno y bandera hay que ser más papistas que el papa) que enfrenta la sociedad estadounidense desde hace décadas. 

Ha sorprendido la postura de la liga. Bien porque de lo que se trata es de dinero, bien por sentido común. Cuando la polémica amenazaba con convertirse en asunto de Estado ―el propio Obama le mostró su apoyo y recordó lo obvio: 1ª Enmienda constitucional, libertad de expresión; recordemos que en EEUU es legal quemar la bandera como símbolo de protesta― la NFL señaló: “Se anima a los jugadores pero no es obligatorio permanecer en pie mientras suena el himno nacional”. En términos semejantes se pronunció el equipo del interesado. Lo cierto es que las camisetas de Kaepernick se han situado entre las tres más vendidas de la NFL. Irónicamente, puede que gracias a gente que decide darse el gusto de quemar 100 dólares para grabarlo en vídeo.  

Dejando a un lado el que ya cerró en su día Samuel Johnson al señalar aquello de que el patriotismo es el refugio de los canallas, en el caso Kaepernick se han dado cita tres debates capitales en una democracia. 

En primer lugar, lo obvio: la libertad de expresión. La misma que garantiza la 1ª Enmienda de la Constitución de los EEUU. El argumento que se apoya, no solo en la ley, sino en el sentido común. 

En segundo término está una vez más EEUU y la raza. “Para mí, esto es más grande que el fútbol y sería egoísta por mi parte mirar hacia otro lado. Hay cuerpos en las calle y personas que reciben vacaciones pagadas y sin castigo tras cometer asesinatos”. El jugador de los 49ers hacía referencia así a la violencia policial y a las injusticias que el sistema judicial todavía ejerce sobre la minoría afroamericana. Iba más allá y se posicionaba del lado del movimiento Black Lives Matter, azote del conservadurismo más rancio, surgido en 2012 tras la muerte del adolescente Trayvon Martin por los disparos de un vigilante de seguridad, George Zimmerman. Una muerte que los tribunales no castigaron. 

Se da la circunstancia de que este año precisamente se cumple el 70 aniversario de la integración racial en la liga profesional de fútbol estadounidense. En 1946 Los Angeles Rams firmaron a Kenny Washington y Woody Strode, los dos primeros jugadores afroamericanos de la moderna NFL. Ese mismo año Paul Brown, dueño de los Cleveland Browns de la All American Football Conference colocó en su alineación a Bill Willis y Marion Motley. Tan solo un año antes Jackie Robinson se había convertido en el primer hombre de color en jugar un partido en las Grandes Ligas de béisbol.

En realidad, meras anécdotas ya que la discriminación fuera y dentro de las canchas deportivas siguió existiendo hasta bien entrados los años setenta y tras la aprobación de los Derechos Civiles. En 1961, Walter Beach III jugaba para los Boston Patriots de la American Football League (rival de la NFL y con la que se fusionaría en 1966) cuando, tras protestar porque los jugadores negros del equipo serían alojados en un hotel diferente al de sus compañeros blancos en un desplazamiento al sur del país, fue despedido. En 1965 jugadores negros amenazaron con boicotear el partido de las estrellas que se iba a celebrar en Nueva Orleans después de que se les hubiera prohibido la entrada varios restaurantes de la ciudad e incluso a la histórica Bourbon Street. La protesta fue apoyada por sus compañeros blancos y finalmente el partido fue trasladado a Houston. Estos y otros episodios se recogen en Third and Long (2011), un documental dirigido por Teresa Moore que recorre la historia de los afroamericanos en un deporte en el que ahora son mayoría. 

Sírvase una curiosidad como ejemplo. Kaepernick juega en una posición que tradicionalmente estaba vetada a los afroamericanos. La mentalidad racista mantiene que éstos son buenos para correr y placar pero no para dirigir el juego desde la posición de quarterback

El tercer debate resulta anatema para aquellos que insisten en una falacia de primer orden: no hay que mezclar deporte y política. Olvidan los supuestos guardianes de un olimpismo puro que toda actividad humana es, de una forma u otra, una manifestación política. Queramos o no, lo único que los diferencia es el grado y significación. Olvidan también uno de los argumentos que gustan de usar pero únicamente a conveniencia: los deportistas son modelos. En realidad, no lo son más que de sí mismos. O no deberían serlo. Pero es indudable que su figura, para bien o para mal, tiene mucha influencia

Casi en parte de la mitología hemos convertido las medallas conquistadas por Jesse Owens en los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín, bajo las narices de la supuesta superioridad aria representada por Adolf Hitler. 

Fue precisamente en los campos deportivos donde se comenzaron a jugar muchas de las batallas que solo comenzarían sobre el papel con la aprobación en 1964 de la Ley de los Derechos Civiles. Icónica es la foto de varios deportistas afroamericanos tras una mesa dando una conferencia de prensa en Cleveland en 1967. Para apoyar a Muhammad Ali ―protestón, bocazas, activista, héroe, mito, el más grande de todos los tiempos―, que se había negado a ir a Vietnam, estaban, entre otros, el propio Beach (retirado un año antes) y un tal Lev Alcindor, que más tarde cambiaría su nombre a Kareen Abdul-Jabbar. Un año después, en los JJOO de México, Tommie Smith y John Carlos alzaron sus puños enguantados en cuero negro al cielo azteca. El gesto, emocionante y simbólico como pocos, les costó a sus protagonistas no solo sus carreras sino casi sus propias vidas.  

Kaepernick, a su manera y afortunadamente salvando el camino recorrido, no ha sido el primero ni será el único. 

Ocurre que duele que nos recuerden las propias vergüenzas. Lo del escenario, el motivo y la forma es lo de menos. A los deportistas se les pide que sean modelos pero en silencio ―proteste, joven, pero no moleste, con moderación―. De otra forma sería imposible vender espíritu olímpico y valores en países que continúan sin respetar los derechos humanos.

A Thomas Jefferson se le suele atribuir erróneamente una de las más bellas frases de la mitología estadounidense: “la discrepancia es la más alta expresión del patriotismo”. Si no lo hizo, bien podría haberla pronunciado el autor de la Declaración de Independencia, habida cuenta de las veleidades libertarias insertas en el ADN de los llamados Padres Fundadores de EEUU. Lástima que en esas ansias de romper cadenas con la metrópoli británica olvidaran incluir por sus propios intereses a una parte de los que también poblaban la nueva nación. 

En eso, hoy como ayer, no hemos cambiado tanto.

A Colin Kaepernick, quarterback de 28 años de los San Francisco 49ers le han llamado antipatriota. Lo han invitado a marcharse del país. Le han dicho que se calle y juegue. No le han dicho que se calle y juegue, negro, pero se sobreentiende; Kaepernick lo es. Le han llamado gentuza e ingrato....

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Vive en Chicago y es profesor universitario. Escribe donde le dejan y, en ocasiones, hasta le pagan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí