1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Cómo salvar la UE del euro, esa trampa del neoliberalismo más radical

El ‘Brexit’ de 2016 puede ser para el neoliberalismo lo que la caída del muro de Berlín fue para el socialismo en 1989. Los líderes europeos progresistas tienen que encontrar una salida a la trampa de la moneda única

Stefano Fassina 7/09/2016

<p>Angela Merkel y Wolfgang Schäuble en el Bundestag alemán.</p>

Angela Merkel y Wolfgang Schäuble en el Bundestag alemán.

Tobias Koch

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Recientemente tuvo lugar la cumbre de Ventotene entre el primer ministro Renzi, la canciller Merkel y el presidente Hollande. En la agenda del día figuraban asuntos trascendentales: los conflictos geopolíticos a las puertas de la Unión Europea, la seguridad interna, los flujos migratorios y el crecimiento económico. Además, soplaba un viento que animaba la reunión y que anunciaba el impulso renovado de los ideales instaurados por los padres fundadores acerca de la unidad de Europa. Sin embargo, no se avanzó nada en la tarea de corregir, o siquiera analizar, las razones fundamentales que están detrás de la actual desintegración de la UE.

Como ya sucedió con las élites "sonámbulas" en los prolegómenos de la Primera Guerra Mundial, las clases dirigentes europeas gobiernan de espaldas a la realidad, aun cuando los indicios son de una evidencia meridiana. El voto del Brexit, como espejo de lo que parece estarse desarrollando al otro lado del atlántico, ilustra la inestabilidad económica, social y democrática del orden neoliberal que padece un número cada día mayor de familias trabajadoras y miembros de la clase media. Tanto en los EE.UU. como en el Reino Unido, países que se han caracterizado por implementar programas de corte evidentemente neoliberal tanto a derecha (Reagan y Thatcher) como a izquierda (Clinton y Blair), los sentimientos contra la élite dominante son más perceptibles. En este contexto, el Brexit de 2016 puede ser para el neoliberalismo lo que la caída del muro de Berlín fue para el socialismo en 1989.

A pesar de lo evidente de la situación, las conversaciones entre los líderes y funcionarios de la Unión Europea y la zona euro siguen maniatadas por el conformismo europeísta, como si la cultura, los tratados y la agenda política que guían la integración europea y que determinan la actualidad del espectáculo no estuvieran fuertemente arraigados en el neoliberalismo. El neoliberalismo ha fracasado, pero para la eurozona, la manifestación política neoliberalista más radical, todo continúa como si nada. Seguimos escuchando llamamientos a conformar los Estados Unidos de Europa o, como poco, a seguir con la filosofía de "más Europa", y a crear el puesto de ministro de Hacienda de la zona euro. Por su parte, la izquierda, y sobre todo una gran parte de lo que se conoce como "izquierda radical", propone algo todavía peor: una democratización profundamente irreal de la UE, en la que todo aquel que señale la inestabilidad de la moneda única y reflexione sobre un Plan B que pretenda salvar la UE yendo más allá del euro es tachado de soberanista, neonacionalista, populista y asociado seguidamente con Grillo, Salvini, Le Pen y Farage.

La recesión o contracción prolongada de la economía de la zona euro  es culpa de la construcción misma de un sistema monetario basado en la devaluación del trabajo.

La pobreza del análisis que domina la agenda política es auténticamente vergonzosa, sobre todo en el bando socialista, a pesar de las posiciones adoptadas por cada vez más y más economistas progresistas o mediáticos. La semana pasada, un intelectual respetado, un icono de la izquierda radical, sin duda alguien libre de sospecha de albergar sentimientos antieuropeos, Joseph Stiglitz, ofreció un análisis pormenorizado de la poca estabilidad que acusa el orden económico y social de la eurozona. En su libro El euro: como una moneda común amenaza el futuro de Europa (The Euro: How a Common Currency Threatens the Future of Europe), el galardonado en 2011 con el Premio Nobel de Economía explica que el euro produce desarrollos divergentes en los países participantes, que genera estancamiento y, en el mejor de los casos, que apuntala una precaria estabilidad, provocada por una desesperada política monetaria y basada en altos niveles de desempleo. En resumen, la recesión o contracción prolongada de la economía de la zona euro no es el resultado de una respuesta inadecuada a una crisis exógena, o la consecuencia de la irresponsabilidad fiscal de gobiernos nacionales, sino que es culpa de la construcción misma de un sistema monetario basado en la devaluación del trabajo. El problema fundamental de la eurozona no es la austeridad, sino haber "constitucionalizado" una versión extrema del neoliberalismo que ni siquiera los conservadores más exultantes durante el apogeo de la época de Reagan y Thatcher se hubieran atrevido a proponer. Tanto los estatutos del BCE, como el Pacto Presupuestario, acompañados ambos por una continua devaluación del trabajo iniciada en Alemania con las recomendaciones realizadas por el "borrador Hartz", son el acto más antieuropeo perpetrado en el seno de la UE en época de paz.

Existen soluciones sobre el papel que pueden reconducir la moneda común por una senda en favor del trabajo. En el libro de Stiglitz se puede encontrar un buen número de ellas: desde imponer severas regulaciones a los movimientos de capital y al sistema bancario para obligarles a dar servicio a la economía real, hasta reestructurar la deuda pública; desde aparcar el pacto presupuestario y promover en su lugar un New Deal que financie medidas medioambientales, hasta aumentar la renta en países con superávit comercial. El problema, que Stiglitz evidencia, pero que los ciegos seguidores del sueño de Altiero Spinelli de formar los Estados Unidos de Europa son incapaces de percibir, es la ausencia del mínimo consenso nacional que apruebe las correcciones necesarias. Por desgracia, el demos europeo no existe, las profundas raíces culturales, históricas y sociales hacen que el demos solo exista en un contexto nacional; o lo que es lo mismo, la democracia existe única y exclusivamente en el ámbito nacional.

En este contexto, es ridículo que los países periféricos de la zona euro se enfrenten con Berlín por un desliz en el déficit fiscal de apenas unas décimas de un punto porcentual. Pero también lo es pretender mejorar la competitividad y confiar en la demanda nacional de países vecinos promoviendo medidas adicionales únicamente en el lado de la oferta cuyo objetivo sea devaluar aún más el mercado laboral. Esta política, que recomiendan e implementan todos los países europeos, no sirve para nada si lo que se quiere es mejorar la situación relativa de una economía en particular, aunque es extremadamente eficaz en deprimir la demanda nacional de los países de la zona euro, perpetuar el estancamiento y arrojar a las familias trabajadoras y a las clases medias en brazos de fuerzas nacionalistas y xenófobas que están maquinando un torbellino de calamidades, como consecuencia del miedo y la inseguridad que generan los ataques terroristas y los flujos migratorios.

Existen soluciones sobre el papel que pueden reconducir la moneda común por una senda en favor del trabajo.

Por muy difícil que sea, el debate sobre las políticas a aplicar debe confrontar la incómoda verdad que se nos presenta y dar cabida a alternativas que promuevan ajustes en el euro. Los líderes europeos progresistas tienen que encontrar el coraje intelectual y político para admitir que el euro fue una metedura de pata de proporciones históricas, y encontrar así una salida a esta trampa que nos permita revitalizar la democracia, promover el pleno empleo (o trabajos dignos) y reducir las desigualdades. El profesor Stiglitz propone un par de alternativas a la postura "para salir del paso" adoptada actualmente: un "divorcio amistoso" que permita crear un euro del norte de Europa y un euro del sur de Europa; y la salida de la zona euro de Alemania y sus satélites.

Caminar como sonámbulos detrás de una Alemania mercantilista es una actitud suicida no solo para la eurozona, sino para la Unión Europea en su conjunto.

--------------------------------------------------------------------------------

Traducción de Álvaro San José.

Stefano Fassina fue viceministro de Finanzas en Italia, en el Gobierno de Enrico Letta. Es diputado por Sinistra Italiana (Izquierda italiana ). Es economista y trabajó para el FMI.

Este texto está publicado en Social Europe.

Recientemente tuvo lugar la cumbre de Ventotene entre el primer ministro Renzi, la canciller Merkel y el presidente Hollande. En la agenda del día figuraban asuntos trascendentales: los conflictos geopolíticos a las puertas de la Unión Europea, la seguridad interna, los flujos migratorios y el crecimiento...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Stefano Fassina

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

5 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Daniel

    El problemón que tenemos encima es la desinformación colosal que producen continuamente a través de todos los medios aquellos que sacan beneficios de esta economía. Decir que entre unos pocos ricachones y sus cómplices políticos nos están llevando a a revolución industrial (donde casi todos somos mineros en las nuevas minas de carbón) está tan lejos de la telerealidad que nadie lo cree, a pesar de los grilletes que cada vez son más obvios. El problema es que todo el mundo cree que los grilletes se los pone uno mismo. Un gran éxito del márqueting, lo de "vivir por encima de las posibilidades".

    Hace 5 años 2 meses

  2. Gekokujo

    Varoufakis se equivoca, la UE y aún menos la gente que manda en el BCE están dispuestos a cambiar en nada que perjudique los intereses de sus lobbistas. El euro ya ha demostrado que es una poderosa herramienta para atar en corto a los descarriados, como el propio Varoufakis comprobó cuando era ministro. Desgraciadamente la única opción de Grecia era y supongo que todavía es, salir del euro y tratar de mejorar su economía. Eso presuponiendo que hay un gobierno honrado, competente y dispuesto a ello. El Reino Unido, a pesar del pánico por el brexit ha podido comprobar que su economía se ha visto favorecida por la repentina devaluación de la libra y los ingleses con posibles han seguido viniendo a España a veranear... ¿Entonces?

    Hace 5 años 2 meses

  3. ANTONIO TOSTON DE LA CALLE

    Al principio me preguntaba como ese valor tan raro del Euro, 1,y sus centimos, hasta que un amigo me lo dijo: "Es que es el valor de DOS MARCOS alemanes. ¡¡¡No podía de ser de otra manera!!!.Nos la han metido doblada¡¡¡.

    Hace 5 años 2 meses

  4. Antonio Tena

    Muy interesante! Creo que nos daría una visión más clara traducir también la contestación que Varufakis hizo de este artículo en Social Europe. Son dos reflexiones que valen la pena.

    Hace 5 años 2 meses

  5. pasabaporalli

    La única solución, desde mi punto de vista. es deshacer la ue y recuperar la soberanía perdida. Cuanto mas grande sea el pastel, mas avaricias va a despertar. Creo que la atomización del engendro es la única forma de salvar a las personas.

    Hace 5 años 2 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí