1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

GASTROLOGÍA

De primer plato, teta

Ramón J. Soria 31/08/2016

<p>Una mona, amamantando a su hijo.</p>

Una mona, amamantando a su hijo.

PEXELS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

No soy pediatra ni médico nutricionista pero no es ninguna novedad afirmar que hay toneladas de investigaciones y estudios científicos demostrando las enormes ventajas y bondades de la leche materna tanto para el bebé como para la madre. El calostro tiene anticuerpos que activan el sistema inmune del bebé, la lactancia materna reduce significativamente infecciones, alergias, obesidades, enfermedades autoinmunes y futuros problemas de salud de todo tipo.

No digo nada que no hayamos escuchado y leído mil veces. Todas las madres lo saben. Todos los pediatras no se cansan de explicarlo. Sin embargo la duración de la lactancia materna sigue siendo cada vez más corta en los países desarrollados. La tetina de silicona del biberón y las leches industriales siguen ganando el terreno a la teta y al pezón de piel.

En el Reino Unido sólo el 1% de las madres da el pecho a sus bebés a los seis meses del nacimiento, en EEUU son algo más del 18% y en España poco más del 11%. La incorporación al trabajo es el principal obstáculo que encuentran para continuar con este tipo de alimentación. Está claro que la legislación laboral española no ayuda.

Cualquier madre que quiera dar el pecho a su bebé lo tiene complicado, deberá hacer virguerías con los horarios y las tomas, vivir en una ciudad pequeña y utilizar el sacaleches para dejar en la nevera raciones suficientes. Sólo hay que recordar el barrunto mediático micromachista (o macro) que desencadenó Carolina Bescansa cuando llevó su hijo al congreso porque le tenía que dar el pecho.

Pero tampoco está demás traer aquí los millones de euros que durante décadas se han gastado los laboratorios fabricantes de las leches industriales, llamadas “de fórmula”, para convencer a las madres de que su leche es “igual” o “casi igual” que la leche materna, o la tendencia social a considerar la lactancia materna poco moderna, el tópico de que “estropea el pecho”, o “es una molestia” o “algo anticuado”.

Asombra además que en muchos países occidentales se persiga o condicione a las madres lactantes y no se las permita que den el pecho en cualquier lugar porque se considera ¿obsceno?, ¿vulgar?, ¿incómodo? O que colgar una foto de una madre lactante en ciertas redes sociales se considere igualmente ¿pornográfico?, ¿vulgar? ¿agresivo? Hace unos días, en un parque de Dartford, Inglaterra, una madre lactante fue increpada por otra mujer para que se fuera a amamantar a su bebé a otro lugar porque, además, “distraía” a su marido. La madre se defendió rociando de leche a la intrusa. Dar la teta se ha convertido en el siglo XXI en una forma de militancia, una reivindicación de la maternidad, de la alimentación natural y de otra forma de vivir nuestro tiempo, la crianza, la educación de los hijos y las hijas. 

Una hora de ausencia del trabajo durante los nueve primeros meses es insuficiente y ridículo

Algunos somos antropólogos a la inversa. Los que fuimos niños de pueblo luego hemos podido mirar la modernidad de los entornos y los comportamientos urbanos como quién mira a un exótico y raro aborigen. En los pueblos de España de hace cuarenta años, a pesar del puritanismo católico trentista y los tabúes sexuales de todo tipo, las mujeres se sacaban la teta en cualquier lugar o circunstancia para dar de mamar al bebé y no había en la estampa mayor rareza o militancia lactante, sólo un gesto “natural” integrado en la vida cotidiana.

Las madres no tenían que esconderse, disimular o avergonzarse. Tampoco las miradas ajenas contemplaban el acto con ninguna intencionalidad parafílica más allá de la belleza que siempre supone la estampa, tantas veces reproducida por los pintores clásicos. Sin embargo es aquí, en las modernas sociedades urbanas donde la teta y la lactancia, el pezón y sus fantasías, están cargadas de turbias significaciones: políticos mirando con horror las tetas de las Femen, juicio a los pechos militantes de una estudiante que hace tiempo protestó contra cierta capilla universitaria, tetas lactantes censuradas en Internet por los Zuckerberg Boys.

Pero es que ya desde hace décadas, antes incluso que de existiese el Photoshop, los pechos de las modelos de los anuncios se retocaban y retocan para que tengan el volumen y la altura adecuada, y sobre todo se borran los pezones que suelen marcarse debajo de la ropa o los bikinis. ¿qué toxicidad, violencia o maldad hay detrás de un pezón cuya función biológica es darnos con comodidad el primer plato de nuestra existencia?

¿Por qué les damos leche de polvo? ¿Le gustaría a usted un entrecot a la pimienta de polvo? ¿O un cocido madrileño de polvo?

Oye chico, ¡que esto es una sección de gastronomía, no de pediatría! Sí, pero me ha pedido Teresa Camps, amiga pediatra, que hable de todo esto desde Gastrología porque, a pesar de las “ligas de la leche” y otros grupos de autoayuda, hoy diría que hasta de autodefensa por lactancia natural, la lactancia materna sigue disminuyendo en España a pasos agigantados. Además mamar no deja de ser otra cosa que comer el primer guiso de nuestra vida. Así que la gastrología y la teta tienen mucho que ver.

No quiero caer aquí en la crítica chusca de cierta parafilia a la que son aficionados no pocos japoneses y anglos adultos que sienten placer sexual lactando tetas. ¡Pobres!, ¿tal vez sus madres nunca les permitieron mamar a gusto y les quedó esa necesidad no satisfecha, ese hambre? Pero no conozco a ningún padre que no haya dejado de probar la leche de la madre de su hijo o hija y no había en ello ninguna intención erótica sino una mera y natural curiosidad gastronómica: ¿a qué sabrá ese primer plato que gusta tanto a mi bebé? 

¡Pues por eso!, el mejor alimento del mundo para un bebé recién nacido y durante sus primeros meses de vida es la teta. Lo primero que degusta, saborea, apetece, disfruta una persona, cualquier persona, todas las personas del mundo es la leche de su madre. Somos mamíferos, por si con tanto face, tanto WhatsApp e Instagram lo han olvidado. ¿Por qué les damos entonces leche de polvo?, ¿le gustaría a usted un entrecot a la pimienta de polvo? ¿O un cocido madrileño de polvo? ¿o un revuelto de ajetes y setas de polvo?, ¿de fórmula?

Sabores del mundo

Hoy sabemos que la flora bacteriana intestinal de bebés criados a pecho en España es distinta a la de los bebés criados a pecho en Suecia, que la leche que mama un recién nacido en Francia puede tener sabor a coles de Bruselas o puede que en China tenga sabor a anís estrellado, en la India a curri o en España a ajo. La leche toma el sabor de lo que come la madre y lo cierto es que, a pesar de las generalizadas falsas creencias, al bebé no le importa nada que tenga ese sabor u otro cualquiera siempre que sea de la teta de mamá.

Eso sí, puede que ese saborcillo se nos quede de alguna forma en la memoria y por ahí comience ya la educación de nuestra cultura gustativa. En cambio las leches “de fórmula” saben todas igual así que de alguna forma estamos educando a los bebés del mundo con un mismo, homogéneo y aburrido sabor. Además, en tiempos de crisis, la lactancia materna no sólo es el mejor y más sano sistema de alimentación infantil, sino también el más barato. Y si deseamos que nuestras hijas e hijos sea unos consumidores soberanos, unos gastrónomos críticos y no meros devoradores de donuts y hamburguesas démosle teta y no polvitos de la madre celestina.

Dar la teta al hijo, donde quiera, cuando quiera, sin recato, es una forma de comenzar a luchar por nuestra soberanía

Así que dejémonos de historias o rancios pudores, las tetas son el mejor primer plato de nuestra vida y además son bonitas con pezón incluido, Zuckerberg cuéntanos qué tienes contra los pezones, las tetas, la lactancia. Su uso reivindicativo también me gusta porque se convierte en un arma pacífica contra las ideologías rancias y represoras que aún nos colonizan. Corren rumores de que si escribes “pezón, pezón, pezón” en el face viene la CIA a tu casa a ver si no eres un subversivo peligroso o uno del Daesh con un cuchillo jamonero por infiel o un obispo con un hisopo empapado de agua hirviendo por pecador o el director general de Nestlé con una litrona de leche “de fórmula” para que te la bebas sin respirar. Yo aún no lo he escrito, por si acaso.

Pero no, esto es algo muy serio. Desde Gastrología pedimos por tanto al gobierno (futuro, en funciones, fantasma) una reforma del permiso por lactancia. Una hora de ausencia del trabajo (que se puede dividir en dos medias horas) durante los nueve primeros meses es absolutamente insuficiente y ridículo, como bien saben todas las madres que quieren dar el pecho a sus hijos de forma natural y no a base de biberones con su leche en la nevera. Dar la teta al hijo, donde quiera, cuando quiera, sin recato, es una forma de comenzar a luchar por nuestra soberanía alimentaria y también de educar el paladar y el afecto de las personas. Criemos gastrónomos.

No soy pediatra ni médico nutricionista pero no es ninguna novedad afirmar que hay toneladas de investigaciones y estudios científicos demostrando las enormes ventajas y bondades de la leche materna tanto para el bebé como para la madre. El calostro tiene anticuerpos que activan el sistema inmune del bebé, la...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ramón J. Soria

Sociólogo y antropólogo experto en alimentación; sobre todo, curioso, nómada y escritor de novelas. Busquen “los dientes del corazón” y muerdan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Isabel

    En serio? Mi bebé tiene casi un año y seguimos con pecho con muchísimo esfuerzo, virguerias y sobretodo sacaleches, no creo que se pueda estar mas a favor de lactancia, y aún así no entiendo que tendrán que ver pechos que reivindican el aborto con esto. No mezclemos por favor. Basta de manipular y politizarlo todo.

    Hace 5 años 1 mes

  2. Irati

    Gran post, sí señor. Aunque no sé si te das cuenta en el berenjenal en que te has metido, este tema despierta pasiones encontradas... Quisiera destacar el factor ecológico como un factor más para defender la lactancia natural, en contraste con los recursos naturales que consume y la polución y residuos que conlleva la producción, transporte y consumo de la " leche" de fórmula. Saludos lactivistas.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí