1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Operación Investidura: sellar el ‘silencio’ sobre la sociedad secreta llamada ‘Reino de España’

Mariano Rajoy se ha convertido en una efigie del secreto, del silencio y la invisibilidad, solo perturbado por el machacón grito mediático de “que gobierne él”

Rubén Juste de Ancos 31/08/2016

MALAGÓN

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El sociólogo alemán Georg Simmel, en su texto sobre sociedades secretas, decía que “el secreto no está en conexión con el mal, el mal está en conexión con el secreto. Por razones fáciles de comprender, lo inmoral se oculta, aun en los casos en que no hay temor de ningún castigo social, como sucede en algunos extravíos sexuales”. Simmel a su vez apuntaba que un secreto compartido por un colectivo debe descansar sobre la mutua protección y confianza, para lo cual la acción protectora, “probablemente la más radical de ellas, es hacerse invisible”. Estas sentencias quizá puedan resultar al lector familiar, más si se observa la compleja situación que vive el país los últimos años: no sabemos por qué, pero cada vez se habla menos y se calla más.

Recordemos al rey emérito Juan Carlos, que ha pasado de exhortar a Chávez a que se calle a abdicar y pasar a un silencio absoluto

Valga enunciar los numerosísimos casos de corrupción que en los últimos años han llevado a variadas personalidades de la política y de la empresa a callar, arrastrando a los medios de comunicación en su mutismo. Si no, recordemos al rey emérito Juan Carlos, que ha pasado de exhortar a Chávez a que se calle a abdicar y pasar a un silencio absoluto, incluyendo en el mismo a toda la familia real, con la infanta Cristina llevando la delantera en la procesión. También el Senado, hoy sumido en un silencio sepulcral que ahoga a Rita Barberá. O el disco duro del ordenador de Bárcenas, silenciado 35 veces. Por no mencionar la conversión del silencio en deber y la palabra hecha delito en forma de Ley Mordaza.

Pero sin ir tan lejos, en la misma investidura, por ejemplo, predominan más los silencios aderezados de una parafernalia de pactos y medidas a la carta que una serie de explicaciones contundentes, intentando que medios molestos como CTXT acudan al pleno.

Este mutis vivendi se hace carne si observamos a Mariano Rajoy, convertido en una efigie del secreto, del silencio y la invisibilidad, solo perturbado por el machacón grito mediático de “que gobierne él”. Pero para evitar la tentación de la carne, ya está Ciudadanos para hacer del silencio un espíritu indestructible en el nuevo gobierno, escribiéndolo a fuego en el memorándum con Rivera. Pensemos por un momento que esto fuera cierto, que todo lo que sucede es producto de un secreto oculto y que todo es una artimaña, ¿qué quieren ocultar y quiénes lo ocultan?

Este mutis vivendi se convierte en carne si observamos a Mariano Rajoy solo perturbado por el machacón grito mediático de “que gobierne él”.

En primer lugar, hay un elemento que define una sociedad secreta, y es la confianza, fuente de protección del secreto: de quien se confía se espera que no revele. Pongamos como ejemplo que Rajoy pertenece a una sociedad secreta y tiene un círculo de confianza que le permite encerrar el secreto. Comenzando por un análisis poco exhaustivo, Rajoy ha proporcionado a lo largo de los años una serie de nombres que formaban parte de sus “confiados”, por los cuales era capaz de poner “la mano en el fuego”: en las diputaciones de Castellón y Valencia, Carlos Fabra y Alfonso Rus; en el Ayuntamiento de Valencia a Rita Barberá; y en la Comunidad a Francisco Camps (muestra de lealtad es aquel “siempre estaré a tu lado, o delante o a un lado” que dedicaba al expresidente valenciano. En Baleares tenía al expresidente Jaume Matas, hoy en tercer grado, con quien compartía barco y vacaciones. En Madrid no fue tan explícito, quizá por ser feudo de su enemiga Esperanza Aguirre. Pero tenía al delfín de la lideresa, Francisco Granados, finalmente destituido en 2011, quien le apoyó en el Congreso de Valencia en junio de 2008, junto al aparato valenciano en su totalidad (en un congreso presidido por el murciano Valcárcel y la alcaldesa Barberá). Finalmente, el más importante, su querido Luis (Bárcenas), a quien arropó en sus famosos SMS.

Si tomamos a todos los antes nombrados, encontramos elementos en común: fueron figuras clave en actividades y operaciones económicas que involucraban a empresarios con la Administración, y que suponían la donación de una parte de los beneficios al partido y otra a los participantes, todo de forma soterrada. En la Comunidad Valenciana, el PP tenía a Ortiz (70% del suelo de Alicante y tres de cuatro contratas del ayuntamiento, financió al PPCV, investigado en la Operación Brugal), en Madrid a Marjaliza (60% del suelo de Valdemoro y presente en ocho ayuntamientos del PP y cuatro del PSOE --según el propio constructor--, ingresos que iban a sótanos y áticos, o a Suiza donde Marjaliza tenía 30 millones y Granados 1,5 millones); en Baleares, Matas tenía a Antonio Pinal (recibió 27 millones en contratos y reformó la sede del PP).

Orgías

Pero no sólo les unía la firma de un contrato. Los grupos que se formaban tras esas operaciones pasaban a sellar su relación secreta y concupiscente a partir de determinados ritos y festejos. Las fiestas de Marjaliza y Granados en Madrid, cacerías de 9.000 euros aderezadas por timbas de póquer y prostitutas, precedidas por un ritual para novicios, bautizados con la sangre derramada de sus trofeos. En Mallorca, el exceso se hizo norma, y políticos, policías y empresarios podían disfrutar de fiestas y orgías en locales nocturnos, pagado todo con el archivo de denuncias, a cambio de consumiciones, prostitutas, Viagra y locales disfrutados en exclusiva. Todo organizado por el consejero de Interior de Matas, José María Rodríguez, y el segundo del Ayuntamiento de Palma, Álvaro Gijón, quien figura como firmante en adjudicaciones al constructor que financió la sede del PP, Antonio Pinal. El secreto podía resguardarse gracias a su mutua degradación moral, compartida y celebrada por los participantes.  En cambio, Ortiz prefería llevárselos en su yate, a Ibiza junto a Castedo o por el Mediterráneo junto al presidente de Bancaja, Aurelio Ortíz (financió al constructor con 150 millones de euros, comprando a éste suelo por valor de 250 millones). El presidente de Bancaja era claro en sus deseos compartidos con Ortí: “Yo lo que quiero es follármela y que no se maree tío. A ver si se va a marear como Eugenio y tú estás ahí trincando y yo mirando”.

Los grupos que se formaban tras esas operaciones pasaban a sellar su relación secreta y concupiscente a partir de determinados ritos y festejos.

La concupiscencia avanzaba a sus anchas entre la política y las empresas, celebrándose por todo lo alto, dando por hecho que todos los allí presentes eran cómplices de mantener un mismo secreto: una degradación moral que no podía ser pública. Lacan les guiaba, pues el deseo de uno era deseo del Otro.

Pero en toda sociedad secreta hay una jerarquía, que proporciona que unos miembros permanezcan anónimos frente a otros. Esto hace que si bien los anteriores fueran conocidos unos por otros, en otros niveles se disfrutara de cierta confidencialidad. Pueden llamarse los Grandes, como así eran llamados en época de los Comuneros denunciaban la corrupción del Consejo Real. Los anteriores, a su lado, son meros intermediarios, atados por los ingresos crecientes y una vida de excesos, que les hacían ser yonkis del dinero y los excesos. Así, en el caso balear, Villar Mir y Florentino Pérez fueron adjudicatarios de la mayor parte de obras de mayor envergadura, pero en el caso del primero, fue su yerno, el compi yogui de Letizia Ortiz, Javier López Madrid, quien se acercó a la sede del PP para el pago por los servicios. No hubo festejo, sólo un apunte en la libreta de Bárcenas, escondida como la carta perdida de Alan Poe. Tampoco en la adjudicación a FCC del velódromo de Palma, investigada por el juez Castro.

Por su discreción y quizá por el apoyo mediático, quizá son menos señalados y menos explorados los pelotazos que unen a los Grandes con los Pequeños en esta sociedad. Pues no hace falta investigar mucho para ver cómo casos de corrupción en Madrid, en Valencia o Baleares se solapan con eventos deportivos y proyectos urbanísticos de mayor magnitud que involucraban a miembros de la sociedad yonki y los Grandes. Ejemplos destacados son: la Volvo Ocean Race o el Audi en Alicante; la Copa América, la Ciudad de las Ciencias; en Mallorca los mundiales de ciclismo; en Madrid los Juegos Olímpicos.

Así, los enamorados del dinero, Sonia Castedo y el constructor Ortiz, hablaban sobre la visita a Alicante del Rey. Ortiz bromeaba con la frase de Chávez para indagar sobre el encuentro: ¿Por qué no te callas? (…) ¿No estuviste toda la noche de parranda con el Rey? A lo que Castedo confirmó, diciendo que “parece la momia de Tutankamon”. La alcaldesa era anfitriona de la Audi MedCup en 2008 en la que participaba el rey Juan Carlos con el barco Bribón, patrocinado por Telefónica y La Caixa (empresas en las que trabajarían después Urdangarin y la Infanta) y dirigido por Pedro Campos Calvo-Sotelo, sobrino del expresidente de UCD y patriarca de Ferrovial, Leopoldo Calvo-Sotelo. Pero eso era el preludio de una relación más estrecha, pues en 2011 acogerá la Volvo Ocean Race para la cual fue contratada la consultora de Urdangarin para organizar la salida de la regata, cobrando cinco millones de euros y en la cual participaba el equipo Team Telefónica, dirigido por Campos Calvo-Sotelo, contando en 2011 y 2015 con la participación del rey Juan Carlos y el patrocinio del Consell de Fabra con 6 millones.

Saltando a Valencia, unos años antes, en 2004, en plena burbuja, el mismo Urdangarin pudo organizar otro evento, el Valencia Summit, gracias al apoyo de Camps y los tres millones de la Generalitat Valenciana, a través de la Sociedad de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Una periodista del diario Levante relataba lo impresionada que le dejaron “las bandejas cargadas de comida de dos estrellas Michelin, canapés de interminable nombre, propios de los restaurantes más selectos. Los camareros se acercaban a las mesas y ofrecían aquellos manjares y se encargaban de que no faltara la bebida. Todo nos parecía impresionante. Estábamos abrumados por el despliegue de ese evento por todo lo alto. Era nuestra primera salida como estudiantes acreditados”. La Ciudad de las Ciencias y su recién estrenado edificio fueron sede y financistas de Urdangarin. Un complejo que costó 1.282 millones,  con un sobrecoste de 625 millones, levantado por la constructora de Florentino (Dragados), y los Entrecanales (Acciona), iniciado por Zaplana e inaugurado por Camps.

La Ciudad de las Ciencias y su recién estrenado edificio fueron sede y financistas de Urdangarin.

En Mallorca, Urdangarin se asociaba con Matas para organizar los mundiales de ciclismo, ayudándose de las Koplowitz, adjudicatarias del Palma Arena por 46,7 millones y con un coste final de más de 100 millones. En Castellón, feudo de Fabra, Nóos recibió del Villarreal 600.000 euros. En Madrid, el ayuntamiento se preparaba en 2007 para los Juegos con una inversión de 6.000 millones que iban a parar a la cuenta de resultados de las empresas de construcción del Ibex35 en un momento de parón de la construcción: un balón de oxígeno para las empresas propiedad de Villar Mir (OHL), Florentino y los March (ACS) y los Del Pino Calvo-Sotelo (Ferrovial). Para tal evento Gallardón ofreció a Urdangarin liderar la candidatura, el cual finalmente se limitó a asesorar, ingresando 120.000 euros para su fundación sin ánimo de lucro.

Pero tal maraña de grandes y pequeños no podría sobrevivir sin una casa que les resguarde y les permita coordinarse. Esta gran Casa se llama Ibex35, donde encuentran el apoyo financiero, político y mediático: allí han estado Urdangarin (Telefónica) o el abogado de la Infanta (Miquel Roca, en ACS y Abertis), junto a toda una maraña de altos representantes del Estado (una quinta parte de todos los consejeros de empresas Ibex35) que han decidido apadrinar a la sociedad yonki y los grandes del PP, aglutinados en Bankia. Pues en la entidad nacionalizada por el PP están los préstamos a Ortiz (150 millones), préstamos blandos al consejo de administración de Bankia (Rato y compañía), al expresidente –encarcelado-- de la CEOE Díaz Ferrán (131 millones) y su vicepresidente Arturo Fernández (2 millones). Todo, junto a los numerosos préstamos que regaron a la Gran beautiful people constructora del PP durante los últimos quince años: a los todopoderosos Florentino Pérez (620 millones, aún sin cuantificar los que proceden de Bankia), Esther Koplowitz (1.000 millones en créditos junto al BBVA, cuyo pago ha sido pospuesto a 2018), Villar Mir (344 millones al 0% de interés, concedidos mientras López Madrid, su yerno, era consejero) o al dueño de la quebrada Martinsa Fadesa, Fernando Martín (1.000 millones para la compra de Fadesa a Manuel Jové, autorizados por el responsable de créditos a empresas Carlos Vela, quien después pasó a ser CEO del grupo constructor). Pero, por fortuna, las condenas de muchos de los miembros de la sociedad yonki del PP están próximas a expirar y el enorme agujero generado por Grandes y Pequeños del PP en Bankia se ha podido arreglar con el préstamo europeo aceptado en 2012.

Ahora los bancos del Ibex se frotan las manos ante la venta a uno de ellos de Bankia, por lo cual tratan de cuidar bien al PP, que por algo tiene mayoría y mucho que esconder. Para el apoyo mediático de la operación ya tienen a El País, cobijo de la sociedad de Grandes del Reino: propiedad de Telefónica, la Caixa (pretendiente de Bankia) y Santander (pretendiente del Banco Popular), grandes accionistas del Ibex35 (Santander a través de los bancos custodio accionistas del banco), y protectores de ilustres en apuros como Rato, la Infanta, Urdangarín, Zaplana, Acebes, y un largo etcétera.

Los bancos del Ibex se frotan las manos ante la venta a uno de ellos de Bankia.

Pero el entramado queda huérfano sin una vertiente política que defienda la operación “silencio”, la cual queda recogida en las “150 medidas para mejorar España”, donde Ciudadanos no menciona la palabra Bankia ni un solo momento. Tampoco dice qué hacer con las entidades financieras nacionalizadas, cuyo rescate ha llevado a aceptar la privatización de las cajas de ahorros e hipotecar la soberanía económica del país, desde 2012 dependiente del Banco Central Europeo. Tampoco lo dijo en marzo, quizá porque Zapatero autorizó la fusión de Caja Madrid y Bancaja, la salida a Bolsa de Bankia, además de las famosas preferentes.

Pero aún queda una ventana de oportunidad. Pues como decía Simmel, “la debilidad de las sociedades secretas está en que los secretos no se guardan mucho tiempo, hasta el punto de que con razón se dice que un secreto entre dos ya no es secreto”. Sólo así se entiende la espantada e indignación que produce el que Pedro Sánchez hable con Podemos. Ante esto, quizá valdría la pena que Podemos verbalizara aquello que Pedro Sánchez quiere decir, pero no se atreve. Quizá así se evite que todo termine como la última escena de Eyes wide shut, donde Pedro y Rajoy, confiándose ambos sus desviaciones sexuales y locuras entre sociedades secretas, finalicen su tensión con un “follemos” que lo arregle todo.

El sociólogo alemán Georg Simmel, en su texto sobre sociedades secretas, decía que “el secreto no está en conexión con el mal, el mal está en conexión con el secreto. Por razones fáciles de comprender, lo inmoral se oculta, aun en los casos en que no hay temor de ningún castigo social, como sucede...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Rubén Juste de Ancos

Doctor en Sociología. Asesor de Unidos podemos en el Congreso. Amante del periodismo de Marx e Ida Tarbell. Esta decía que "no hay medicina más efectiva para llegar a los sentimientos de un público fervoroso que las cifras".

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

3 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Chano

    Ya ni os leen, 2 comentarios en 16 días....y son publicitarios....

    Hace 5 años

  2. Jesús Díaz Formoso

    https://www.youtube.com/watch?v=ZT_osfyCdSI

    Hace 5 años 1 mes

  3. Jesús Díaz Formoso

    CURSO DE ECONOMÍA NEOLIBERAL: Del narcotráfico al Poder Financiero. Tema 1 - http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2001/03/16/471731.shtml // Tema 2 - http://www.20minutos.es/noticia/75124/0/llevaba/dentro/cocaina/ - A nosotros nos meten el dedo en el culo antes de subir a un avión; a ellos les inspeccionan 1 de cada 1.000 containers; y cuando ese 1 pita coca, no se investiga. Tema 3 - Los Jueces propuestos para la Audiencia Nacional ... que investigan estas cosillas, no son propuestos por los partidos, sino por sus dueños. Que no son los militantes, aclaro.

    Hace 5 años 1 mes

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí